Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 15 de abril de 2021
Exclusivo

Así se gestaron las amenazas a la fiscal Chong, en voz del autor de la carta

Diego Ortiz

En su declaración ante el ministerio público, el imputado Daniel Goldberger reconoce haber escrito la carta con amenazas dirigidas a la persecutora. Además de pedir disculpas, el psicólogo de la UDD explica que la idea de la misiva surgió de él como una alternativa “no violenta” al plan inicial de tirarle huevos a la casa de Chong.    

“Si usted considera que esta carta constituye una amenaza seria hacia su integridad sicológica (sic) y física, entonces está en lo correcto”. Lo anterior corresponde a un fragmento de la carta elaborada por un grupo de ultraderecha dirigida a la fiscal jefe de Delitos de Alta Complejidad, Ximena Chong. La misiva fue entregada al hijo de la persecutora, en la entrada de su casa.

Las amenazas, según la declaración judicial del 28 de diciembre del imputado Daniel Goldberger Garcés – a las que INTERFERENCIA tuvo acceso –, nacieron como una alternativa “no violenta” al plan inicial: tirarle huevos a la casa de Chong. “Me pareció que lo más pacífico era hacer una carta”, indica en su declaración.

El fiscal Francisco Jacir, a cargo de la investigación que gatilló la carta, indicó durante la formalización del caso que era una “carta que contenía una directa, seria y verosímil amenaza a ella [Chong]”.

Goldberger, psicólogo de la Universidad del Desarrollo (UDD) y dueño de la automotora Carmania, es uno de los ocho imputados en prisión preventiva por amenazar a la autoridad judicial el 6 de octubre pasado. La carta, de acuerdo con su declaración ante el Ministerio Público, fue redactada “en un 90 o 95%” por él; algo de lo que asegura estar arrepentido.

El fiscal Francisco Jacir, a cargo de la investigación que gatilló la entrega de la misiva, indicó durante la formalización del caso que era una “carta que contenía una directa, seria y verosímil amenaza a ella [Chong]”.

Pero luego de aquella primera instancia, siete de los ocho imputados fueron puestos en libertad por la jueza del Séptimo de Garantía, Tatiana Escobar, quien estimó que la prisión preventiva era desproporcionada. Sólo Pablo Martínez Castro, quien entregó la carta junto a Goldberger en la casa de la fiscal, quedó con la cautelar de prisión preventiva por la tenencia de una subametralladora UZI en su domicilio.

Días después, la decisión de Escobar fue revocada por la sexta sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, quedando la totalidad de los formalizados en prisión preventiva por ser considerados un peligro para la seguridad de la víctima.

Según informó Gendarmería, Martínez Castro se encuentra privado de libertad en la Unidad Especial de Alta Seguridad de Santiago 1, mientras que el propio Daniel Goldberger, Gabriel Jara Vivanco, Osvaldo Urcola Díaz-Valdés, Benjamín Morelos-Zaragoza Wotherspoon y Fernando Hasler Martínez se encuentran en el Centro de Detención Preventiva del mismo penal. En tanto, las dos mujeres dentro del grupo, Solange Aravena Martínez y Paula Narváez Orrego, cumplen con la cautelar de prisión preventiva en el Centro Penitenciario Femenino Mayor Marisol Estay de San Miguel.

La historia detrás de las amenazas a la fiscal Chong es relatada por su propio artífice en su declaración judicial, siendo reproducida a continuación.

Si bien se ha publicado en varios medios nacionales que los ocho responsables de las amenazas a la fiscal Chong pertenecerían al grupo de ultraderecha La Vanguardia, desde fiscalía indicaron a esta redacción que los imputados no tienen vínculo formal con la agrupación. Sin embargo, declaraciones de Goldberger apuntan a que Sebastián Izquierdo, cara visible de la agrupación derechista, podría haber estado más presente de lo que se cree el día que se redactó la carta.

La historia detrás de las amenazas a la fiscal Chong es relatada por su propio artífice en su declaración judicial, siendo reproducida a continuación.

Amenazas “no violentas”

La declaración de Daniel Goldberger Garcés parte con el psicólogo y ex alumno del colegio particular André School pidiendo disculpas. “Quiero manifestar que estoy arrepentido de los hechos”, indica. Luego, pasa a entregar antecedentes “que contextualizan el hecho [de la entrega de la carta], de manera no de justificar, sino de explicar lo ocurrido y mi participación en los mismos”.

Como contexto antes de responder a las consultas del Ministerio Público, Goldberger asegura sentirse frustrado y ofuscado por el estallido social. En particular, el psicólogo de 36 años menciona olores “muy molestos” a neumático en su departamento, proveniente de manifestaciones cercanas; el cierre de su empresa, la compraventa de automóviles Carmania; y tener que acompañar a su pareja al trabajo en la mañana luego de que manifestantes la hicieran cambiar su ruta “de forma muy violenta”.   

“Existía la percepción de que existía (sic) una persecución sistemática y persistente contra carabineros”, relata Goldberger a la fiscalía. Es durante esta discusión que los presentes en la oficina del Rechazo deciden tomar acciones en contra de la fiscal Ximena Chong

Luego, comienza a detallar los hechos que llevaron al grupo a amenazar a la fiscal Chong. Reunidos en el “comando del Rechazo”, ubicado en el piso 22 del edificio de Avenida Apoquindo 6550, un grupo de 20 a 25 personas discutía sobre el acontecer nacional. Se discutían dos cosas, según relata Goldberger: la presencia de grupos nazi en las manifestaciones del rechazo y la caída de un manifestante de 16 años desde el puente Pío Nono, arrojado por el carabinero Sebastián Zamora.

“Existía la percepción de que existía (sic) una persecución sistemática y persistente contra carabineros”, relata Goldberger a la fiscalía. Es durante esta discusión que los presentes en la oficina del Rechazo deciden tomar acciones en contra de la fiscal Ximena Chong, responsable de investigar los hechos en el puente Pío Nono y quien solicitó prisión preventiva para Zamora.

¿La solución? Daniel Goldberger propuso escribir una carta amenazante y entregarla en casa de la fiscal. “Yo quería algo que generara ruido, pero que no fuera violento, que no implique el ejercicio de la violencia y que también hiciera ruido mediático”

“Empezaron a discutirse ciertas ideas, una de las cuales adhirió preferencia, que era la de ir a tirar huevos a afuera de su casa”, indica. El plan no le agradaba al socio de Carmania. “Les dije que no estaba de acuerdo […] porque me parecía molesto, era una forma de atentar contra la propiedad privada”, explicó, agregando que “no adhiero a formas que puedan implicar la posibilidad de romper propiedad pública o privada”.

¿La solución? Daniel Goldberger propuso escribir una carta amenazante y entregarla en casa de la fiscal. “Yo quería algo que generara ruido, pero que no fuera violento, que no implique el ejercicio de la violencia y que también hiciera ruido mediático”, aseguró. La moción fue apoyada por los presentes, por lo que el autor de la propuesta redactó la carta que posteriormente irían a dejar en caravana al domicilio de la funcionaria.

Respecto al objetivo detrás de la carta, el profesional de 36 años apuntó que esperaban “hacer algo que haga ruido mediático, para, de una manera no violenta, ponerle freno al ataque contra carabineros”.

El Ministerio Público abrió el interrogatorio consultando por quiénes estaban presentes en la oficina de Apoquindo 6550 al momento de elaborarse la carta. El imputado aseguró que siete de los ocho imputados estaban, siendo Paula Narváez la única ausente en aquel momento.

Entre los demás asistentes, el psicólogo de la UDD describe a un personaje bastante particular presente en el inmueble el día en que amenazaron a la fiscal. “Había un tipo que usa un peinado tipo Elvis”, detalló, mismo estilo utilizado por Sebastián Izquierdo, uno de los líderes de La Vanguardia. Goldberger no individualizó a la persona con peinado de Elvis, sin que se volviera a hablar de él durante su declaración.

Consultado por como se comunicaban, Daniel Goldberger indicó que no existía un canal formal para aquello, perteneciendo a varios grupos a la vez. Además de La Vanguardia, los autores de las amenazas a la fiscal Chong fueron apuntados por medios como miembros del grupo nacionalista “Aún Tenemos Patria”. El psicólogo negó pertenecer a ese grupo durante el interrogatorio.

Respecto al objetivo detrás de la carta, el profesional de 36 años apuntó que esperaban “hacer algo que haga ruido mediático, para, de una manera no violenta, ponerle freno al ataque contra carabineros”.

Pero hoy, estando en prisión preventiva, Daniel Goldberger se arrepiente. “En mi estado de ofuscación uno actúa sin medir las consecuencias. Nunca tuve la intención de hacerle daño a nadie. Ahora, en perspectiva, entiendo que la fiscal estaba haciendo su trabajo. Ahora considero que lo que hice fue un acto infantil y estúpido”, reflexionó el psicólogo.

Hasta el momento, la carta “no violenta” dirigida a la fiscal Chong, donde se amenaza su “integridad física y psicológica”, le ha significado casi un mes en prisión preventiva a Daniel Goldberg. El plazo para la investigación termina a fines de febrero, fecha en que los ocho imputados podrían recuperar su libertad o bien ser condenados por los hechos.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Se hacen los machitos en las marchas, cuando los cuidan los pacos. Ahora lloran como nenas...

Buen reportaje, pero la redacción no está ni para quinto básico. Se comieron palabras, se pierde el hilo en la lectura, hay singulares donde deben ir plurales.

A mis periodistas estrella de Interferencia.cl, les deseo el mejor de los futuros en su cometido de informar eficientemente, lo que hacen no tiene precio. Un gran abrazo de su fiel seguidor, Manuel.

Qué curioso que un psicólogo describa una carta con amenazas como algo "no violento". Creo que tendrían que realizarles exámenes psicológicos a quienes entran a estudiar la carrera. Después de todo serán quienes se encarguen de la salud mental de los vhilenos que, por lo demás, está bastante dañada, porque es una sociedad traumartizada.

Encuentro increíble q un llamado sicólogo, diga q enviar una carta amenazando la seguridad física y sicológica de una persona, no sea un acto violento! Creo q este individuo no tiene claro lo q es el concepto violencia y eso en un sicólogo, guau, deja harto q desear como profesional, se nota q no maneja su propia profesión, menos lo q significa dañar al prójimo!

En Punta Peuco hay un lindo ramillete de "valientes soldados" que se creyeron el cuento que eran los verdaderos patriotas. Allí están por criminales y ningún juez los torturó como ellos en su valentía hasta hacían desaparecer los cuerpos de miles de chilenos, ahora por ley natural de la vida se mean y cagan. Hay un abogado que pide conmiseración para ellos, pero ellos fueron uno psicópatas al igual que el "sicópata del tambor" y que después asesino a Ämbar. pero ellos actuaron por la patria. hoy aparecen unos igualitos y con cinismo uno dice ue está arrepentido. Los asesinos de la Alemania Nazi no los mandaron para su casa, más aún a los 94 años el contador del más siniestro campo de concentración lo mandó a la cárcel y esto fue un par años atrás. Argentina a su plana mayor de generales los mandaron a cárceles comunes y allí murieron. No tuvieron un hotel de 5 estrellas como en Chile. Aplíquese la ley, pero no los manden a un jardín siquiátrico al estilo "nanito Calderón" y con una mamá lloriqueando por la tele y tener un montón de pelotudos hablando en los matinales de TV. Iván Moreira estaría en su salsa hablando divinas huevadas.

Añadir nuevo comentario