Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 21 de abril de 2019
Ahora investigará el Consejo de Defensa del Estado

Bío Bío Week 2017: una sola empresa se llevó más $700 millones de los fondos del Estado

Maximiliano Alarcón G.
Catalina Mundaca

biobioweek.jpg

Gobierno de Chile
Gobierno de Chile

El 24 de enero la Contraloría emitió un informe que señala varias irregularidades en la organización de la feria que organizó el Gobierno Regional del Bío Bío en China ese año. La empresa Asia Reps se vio particularmente beneficiada al adjudicarse más del 70% del presupuesto total.

En 2017 la actividad comercial más importante del Gobierno Regional (Gore) del Bío Bío fue la "Bío Bío Week". Durante cuatro días de septiembre una delegación público-privada de esa zona se instaló en la provincia de Hubei, China, para mostrar las bondades de la región y así atraer inversionistas y turistas asiáticos.

La prensa de Concepción celebró en su momento la iniciativa. "Bío Bío Week: Región da paso clave en Wuhan para acercarse al gigante asiático" tituló el Diario de Concepción -perteneciente en partes iguales a la universidad de esa ciudad y al conglomerado Copesa, que controla Álvaro Saieh-, para después rematar que esa actividad "abre posibilidades insospechadas de desarrollo para Bío Bío".

Pasado poco más de un año, esa actividad de promoción comercial vuelve a salir a flote, pero no por sus bondades. La Contraloría encontró diversas irregularidades en la utilización de los fondos usados, principalmente porque hubo una empresa -Asia Reps- que se vio fuertemente beneficiada.

Desde 2015 y de manera anual se desarrolla en China un evento similar, el "Chile Week’" organizado por la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), la poderosa repartición de la Cancillería que suele estar a cargo de negociar los tratados de libre comercio. Tomando este ejemplo, en 2017 la Región del Bío Bío no quiso ser menos y el Gore impulsó la Bío Bío Week, la que se realizó entre el 6 y 9 de septiembre de ese año en la provincia de Hubei, inmediatamente después de finalizado el Chile Week.

Todo habría pasado desapercibido y el Bío Bío Week sólo sería un punto a favor para la gestión del entonces intendente Rodrigo Díaz (DC), de no ser por Jorge Condeza Neuber. Este personaje es un ex concejal, ex candidato independiente a diputado y empresario penquista, que ocupa parte de su tiempo en fiscalizar a las autoridades. Por ejemplo, en sus archivos hay causas contra el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz (DC); contra la senadora UDI, Jacqueline Van Rysselberghe; e incluso una investigación contra el ex candidato presidencial José Antonio Kast.

A Condeza le llamó la atención que los fondos destinados para el Bío Bío Week fueran 935 millones de pesos. Por esto comenzó a investigar en profundidad los antecedentes de la actividad, lo que lo llevó a presentar una serie de denuncias a la Contraloría.

El pasado 24 de enero el órgano fiscalizador entregó su informe, confirmando las observaciones del ex concejal, pero, además, entregando la resolución al Consejo de Defensa del Estado (CDE) y al Servicio de Impuestos Internos (SII), complicando el futuro de quienes fueron responsables de la actividad.

Asia Reps en abundancia

Después de varias visitas a China del entonces intendente Rodrigo Díaz y algunos consejeros regionales de distintos partidos, el 29 de mayo de 2017 el Gore aprobó la transferencia de 935 millones de pesos al Comité de Desarrollo Productivo del Bío Bío (dependiente de Corfo), para que ellos se encargaran del proyecto “Visibilidad Internacional de la región en el mercado asiático”. Era el total de los fondos destinados para la Bío Bío Week.

Por algún motivo el Comité, cuyo director ejecutivo era Juan Mardones –militante DC cercano al diputado del mismo partido José Miguel Ortiz– decidió tomar un camino diferente al del Chile Week, el cual es organizado por la Direcon junto con ProChile,.

El Comité de Desarrollo Productivo del Bío Bío se inclinó por buscar a un privado que se encargara de la organización del evento. La empresa escogida fue Asia Reps Spa, la que a través de un trato directo firmado el 10 de julio de 2017 recibió $144.999.000 por el concepto de ”Servicio para la definición, desarrollo y fortalecimiento de la oferta económica y comercial exportable y de cooperación tecnológica e institucional de la Región del Bío Bío con la provincia de Hubei, China”.

Asia Reps es una sociedad por acciones con su casa matriz en Chile, constituida por Yung Han Shen y Hsin Yen Shie, dos ciudadanas chinas. Se dedica a la gestión de proyectos entre Asia y Latinoamérica, y en Chile principalmente a la realización de actividades como el Bío Bío Week.

En su informe emanado el 24 de enero pasado, Contraloría determinó que el Comité no presentó la documentación necesaria para acreditar que Asia Reps era el único proveedor. Pero además, identificó que existían otras opciones para el mismo servicio, como la misma Direcon o la Cámara Chileno China de Comercio Industrial y Turismo.

En este primer traspaso de recursos la Contraloría encontró la primera irregularidad. Según establece la Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado, la contratación por trato directo es una excepción que puede darse en casos específicos. En esta situación, el argumento del Comité de Desarrollo Productivo era que Asia Reps era el único proveedor del servicio. Pero los únicos documentos que supuestamente acreditaban esto era una carta en chino, la que no hablaba de ningún monopolio a favor de la empresa, además de una declaración jurada de la propia Asia Reps, en la que señalaron ser “el único proveedor que presta el servicio de intercambio económico y comercial entre Hubei y Chile, avalado por la Cámara de Comercio Internacional de China en Hubei”.

En su informe emanado el 24 de enero pasado, la Contraloría determinó que el Comité no presentó la documentación necesaria para acreditar que Asia Reps era el único proveedor. Pero además, identificó que existían otras opciones para el mismo servicio, como la misma Direcon o la Cámara Chileno China de Comercio Industrial y Turismo.

Poco después del trato directo con Asia Reps, hubo otro traspaso de dineros. El 1 de septiembre de 2017 se aprobó por convenio marco la contratación “Servicio Producción Bío Bío en la Provincia de Hubei, China”. Este acuerdo por 385 millones de pesos fue suscrito por Ricardo Melgarejo Dalmazzo, un empresario de la zona.

Acá Contraloría apuntó a otra posible irregularidad. Melgarejo subcontrató la totalidad de los servicios a la misma Asia Reps por 358.056.425. Según establece la ley de Compras Públicas, sólo está permitida la subcontratación parcial de un contrato. Además, el empresario no indicó que delegaría todos los servicios a la empresa que ya había sido beneficiada con el trato directo.

INTERFERENCIA contactó a Ricardo Melgarejo, quien relató que subcontrató a Asia Reps puesto que había conocido a Yung Han Shen en una actividad en Concepción. Aunque se defendió diciendo que el contrato suscrito con el Comité permitía la subcontratación, Contraloría fue específica en que eso está prohibido.

Con esto, Asia Reps se había llevado ya 508 millones de pesos, pero obtendría aún más. Paralelamente al trato directo con la empresa, el Comité abrió una licitación pública llamada “Servicio que permita diseñar y ejecutar un programa para proyectar y difundir la Región del Bío Bío en el mercado asiático como instrumento de gestión para estimular la apertura de nuevos mercados para la pequeña y mediana empresas locales, atraer inversiones, turismo y el desarrollo del intercambio cultural”.

En este ítem la mejor oferta era la de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, pero por algún motivo la institución no presentó la boleta de garantía de la oferta, por lo que quedó fuera del concurso. En segundo y último lugar estaba postulando Asia Reps, que se llevó la partida de 185 millones de pesos. En este punto en particular, Contraloría no presentó observaciones.

Sin embargo, el órgano fiscalizador señaló que finalmente Asia Reps no realizó la totalidad de las actividades contempladas en el contrato.

Las universidades y de nuevo Asia Reps

Para facilitar la ida de un grupo de invitados, Corfo consideró tres “misiones tecnológicas”, las cuales fueron co-financiadas con tres universidades de la región: la “Misión para la transferencia tecnológica de Hubei, China”, “Misión tecnológica estratégica Wuhan provincia de Hubei, en el marco de la Bío Bío week” y la “Misión tecnológica estratégica Bío Bío Week  en la provincia de China Hubei”.

La adjudicación de estos proyectos también se hizo mediante concurso público quedando seleccionadas las Universidades del Desarrollo (UDD); la Universidad San Sebastián (USS) y la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC). El desarrollo de estas misiones tuvo un costo total para el Gobierno Regional de poco más de 127 millones de pesos.

Sin embargo, la Contraloría cuestionó en su último informe la forma en la cual se aprobó la postulación de estos planteles y la administración de los dineros otorgados para financiar las misiones.

En primer lugar, la aprobación de los proyectos estuvo fuera del plazo establecido en las bases técnicas del concurso. Los postulantes debían presentar su plan al menos 60 días antes de la convención. Sin embargo, estas tres universidades presentaron sus planes en agosto de 2017 y las misiones comenzaban en septiembre del mismo año; es decir, menos de 30 días antes.

Esta no es la única irregularidad. El día 17 de agosto, Mónica Poblete, ejecutiva encargada de la postulación de estos proyectos de misiones tecnológicas, presentó ante el Comité la ilegibilidad de las empresas Alleskarft y Estudio Austral presentadas por la Universidad del Desarrollo, y de Strukton International B.V presentada por la Universidad San Sebastián. Estas tres empresas no cumplian con el requisito de estar instaladas en la Región del Bío Bío.

A pesar de estos puntos, el consejo directivo encabezado por Rodrigo Martínez, asesor directo del intendente y presidente del Comité, las declaró elegibles, señalando la relevancia que tendría la participación de estas empresas para la región. Pero nunca fue aclarado el por qué tendría impacto y de qué forma.

Además de que las universidades ya estaban incumpliendo dos de los requisitos de las bases técnicas de los proyectos de misiones tecnológicas en la Bío Bío Week, los objetivos presentados por las tres universidades eran muy similares, quedando expuesto en los presupuestos que presentaron, los que implicaban igual costo para los tres proyectos. Esto debiese haber descartado a al menos dos de las casas de estudio.

Por otro lado las misiones tenían limitaciones en cuanto al número de participantes. En las bases se definía que podía existir entre cinco hasta 15 beneficiarios en las misiones. Los tres proyectos contemplaron un total de 42 beneficiarios, es decir, el triple de lo estipulado.

Otro de los requisitos que el Gobierno Regional puso a las universidades fue la presentación de al menos dos cotizaciones de pasajes aéreos, lo que tampoco se cumplió. Sólo en la rendición de cuentas se pudo apreciar el monto pagado en exceso, que se estableció mediante la comparación con un presupuesto previo que hizo Sernatur por el mismo viaje, con un costo de $1.455.900 por persona.

En este punto vuelve a aparecer Asia Reps. La UDD y la USS tuvieron como proveedores de los pasajes a la empresa Macrotour SpA, de la cual son socios Shen Yung Han y Hsin Yen Shie, las mismas dueñas de la empresa que se llevó la mayor parte de los fondos del Bío Bío Week

En este punto vuelve a aparecer Asia Reps. La UDD y la USS tuvieron como proveedores de los pasajes a la empresa Macrotour SpA, de la cual son socios Shen Yung Han y Hsin Yen Shie, las mismas dueñas de la empresa que se llevó la mayor parte de los fondos del Bío Bío Week. Esto resultó en un pago en exceso de 12.749.748 entre ambas. Por ejemplo, la UCSC escogió como proveedor a Asia Reps y fue la que más pagó en exceso por los pasajes aéreos, desembolsando $2.200.000 por persona, lo que suma un exceso de $10.417.400.

En total, el sobreprecio pagado por las tres universidades en los pasajes aéreos supera los 23 millones de pesos.

Los planteles educacionales, además, incumplieron la rendición de cuentas que estipulan las bases técnicas. En ellas se señalaba que debían emitir un informe de gastos mensuales dentro de los primeros 15 días hábiles del mes siguiente al que se informa. Mientras que las universidades solo especificaron sus gastos en el informe final del proyecto, que fue presentado por la Universidad del Desarrollo y  la Universidad San Sebastián en enero de 2018.  La Universidad Católica de la Santísima Concepción, en tanto, lo presentó en febrero del mismo año.

Finalmente la última arista en que estas tres universidades y el Comité de Desarrollo Productivo de Corfo fueron cuestionados por la Contraloría General de la República, fue el costo final pagado por los conceptos de traslado y traducción durante la Bío Bío Week.

Estos dos servicios habrían sido pagados a Ricardo Melgarejo mediante la adjudicación de la producción del evento. Sin embargo, también fue pagado a los planteles educativos mediante el proyecto de misiones para la transferencia tecnológica. Por este motivo la Contraloría General de la República objetó, en este ítem, un monto total de más de 18 millones de pesos.

Temas pendientes

El informe de Contraloría señaló otras observaciones menores, como los excesos en los viáticos del alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz (DC), y del de Talcahuano, Henry Campos (UDI), de los cuales este último ya subsanó la situación.

Pero hay materias en las cuales el órgano fiscalizador no se pronunció, por lo que Condeza hizo nuevas presentaciones.

“Creo que existen temas sin resolver. Entre los más importantes está determinar quiénes fueron las autoridades que orquestaron toda esta trama de irregularidades permitiendo, con distintas artimañas, que una sola empresa administre casi el 100% de los gastos de la actividad incurriendo en altísimos costos", aseguró Condeza a nuestro medio. "Eso permite que se vulnere no sólo la ley de compras, sino que reglamentos de Corfo y el Comité, además perjudicando a todos los que viajaron, ya que la gran mayoría concurrió de buena fe, pensando que todo estaba administrado en forma correcta y los fondos habían sido legalmente obtenidos y no tendrían que posteriormente enfrentar cuestionamientos de esta naturaleza".

Entre las dudas que quedaron pendientes, está determinar quién ordenó que Asia Reps administrara más de 700 millones de pesos; saber porque la Universidad de Chile no presentó la boleta de garantía, e investigar quién pagó los pasajes de los editores de Radio Bío Bío, diario El Sur, Diario Concepción y La Discusión.

Los antecedentes ya están en manos del Consejo de Defensa del Estado, el que investigará un posible detrimento al patrimonio fiscal.

INTERFERENCIA se contactó con Rodrigo Díaz, Rodrigo Martínez y Juan Mardones, pero no contestaron los llamados. En tanto, Asia Reps dijo a nuestro medio que nos contactaría de vuelta, pero dicha comunicación no ocurrió.

Rectificación: En la publicación original de este artículo consignamos que el empresario Ricardo Melgarejo Dalmazzo fue funcionario del Sernatur durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, información que no es efectiva, por lo que dicho punto fue eliminado.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Desconocia el descalabro valorico e institucional ocurrido. Extremadamente importante

Añadir nuevo comentario