Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 28 de Noviembre de 2021
Convención Constituyente

Convención gira al centro frenteamplista, mientras que un bloque de izquierda busca hacerle el contrapeso

Camila Higuera

En esta nueva etapa de la Convención, el Frente Amplio ha entibiado su discurso de cambio para evitar lesionar la opción presidencial de Gabriel Boric, lo que molesta e incomoda a los convencionales más de izquierda, que buscan nuevas maneras de empujar una agenda más audaz.

Estas últimas semanas, a raíz de las votaciones de los reglamentos y de las elecciones de coordinadores y enlaces transversales para las siete comisiones, se ha podido apreciar cómo el Frente Amplio (FA) ha ido adquiriendo más fuerza. 

El grupo, que en un inicio actuaba como bisagra al pactar con el Colectivo Socialista e Independientes No Neutrales (INN), ahora ya está posicionado como el bloque sobre el que gravita la Convención, constituyéndose en su centro, recibiendo apoyos transversales desde la derecha, pasando por la ex Concertación y ahora por parte de algunos convencionales de Movimientos Sociales Constituyentes (MSC), que está a la izquierda del FA.

Al cerrar la primera etapa de los reglamentos e iniciar el debate constitucional, los bloques políticos que conforman la Convención se han ido reconfigurando, lo que ha implicado que se diluyan un tanto las fuerzas de izquierda que le hacían el contrapeso al Frente Amplio y la ex Concertación en el inicio del proceso. 

Según indican fuentes de la Convención a este medio, este escenario se está volviendo más tenso, en la medida en que se acerca la fecha de las presidenciales, pues el actuar de la Convención comienza a influir más en materia de las campañas y -probablemente- en el resultado final de quién será el nuevo mandatario. 

Esta tensión afecta en particular a MSC, un grupo de 12 convencionales independientes que provienen de fuertes organizaciones territoriales, feministas, de defensa por el agua y el medioambiente, y que se había perfilado como una de las fuerzas de izquierda más fortificada dentro de la Convención, que trabajan codo a codo con los escaños reservados y Pueblo Constituyente. 

Sin embargo, a medida que han ido pasando los meses y las presidenciales rondan el panorama político, esta fuerza se ha diluido poco a poco, y algunos de sus miembros comienzan a considerar importante favorecer la opción de Gabriel Boric, el abanderado presidencial del FA, lo que afecta los equilibrios y las estrategias del sector en la Convención.

Mesura electoral

Lo que estaría pasando es que el Frente Amplio, organización política que ya entró de lleno a la institucionalidad y que tiene la confianza depositada en que serán gobierno a partir de marzo de 2022, está logrando estrechar lazos con convencionales un tanto descolgados de sus colectividades. Esto con la finalidad de dotar de gobernabilidad el posible mandato de Boric, a quien muchos consideran que es el único candidato que está por defender la Convención y no torpedear su trabajo.

En esa línea, la estrategia del FA en la Convención ha sido apostar por la mesura, sin realizar grandes anuncios y sopesando cada paso antes de tomar una decisión política. Hasta ahora sus convencionales se han caracterizado por mantener un discurso más bien conciliador con los sectores tradicionales del espacio, no disruptivo, lo que incomoda crecientemente a los convencionales de la izquierda independiente.

Esta mesura se evidenció por ejemplo durante la primera discusión sobre el plebiscito dirimente que se dio en la Comisión transitoria de Participación Popular. En ese entonces, el grupo de convencionales se inclinaba por no realizar este plebiscito intermedio, argumentando que en caso de que todas las normas alcanzaran el quórum de los ⅔ y por lo tanto, no hayan propuestas de artículo que plebiscitar, se generaría una frustración ciudadana. 

Sin embargo, a medida que iba pasando agua bajo el puente y la materia del plebiscito ya era un tema ineludible, el FA planteó la posibilidad de realizar uno de carácter consultivo, cuyo resultado fuera sometido a votación por el Pleno, dejando en este la facultad final sobre las materias. Tras mucho conversar y llegar a un acuerdo transversal entre escaños reservados, MSC, Pueblo Constituyente y Colectivo Socialista, el FA decidió plegarse a la propuesta, sumándose también INN al final de las negociaciones.

En ese sentido, en los pasillos del Congreso se comenta el acercamiento de algunas convencionales de MSC al Frente Amplio, lo cual ha generado un malestar principalmente en escaños reservados y en algunos convencionales de Pueblo Constituyente.

No fueron recibidas con buenos ojos algunas de las votaciones que se dieron durante la definición de los Reglamentos, particularmente en el de Participación Popular, instancia en la cual Pueblo Constituyente vio rechazada varias de sus propuestas sobre iniciativas populares de normas con votos en contra o abstenciones de algunas convencionales de MSC.

Y si bien han pasado algunas semanas de aquello, ahora se comenta con incomodidad la participación de la convencional Vanessa Hoppe (MSC), actual coordinadora de la Comisión de Sistema de Justicia, en actividades de la campaña senatorial de la frenteamplista Daniela Dresdner, presidenta regional de Revolución Democrática que se está postulando como representante de BioBío. 

Por otro lado, en Pueblo Constituyente –que nació luego de la disolución de la Lista del Pueblo en la Convención (LDP) y que no contempla a todos los convencionales que fueron de la Lista– también han ido aumentando los roces por algo similar a lo de MSC. 

Según indicaron a este medio, en Pueblo Constituyente existirían dos corrientes. Una de ellas sería más bien tibia, que plantean la apertura al diálogo con los otros sectores y que tendría como articuladoras a las convencionales Loreto Vallejos y a Natalia Henríquez, quien desde la semana pasada ocupa la vicepresidencia que se encontraba vacante desde la salida de Rodrigo Rojas de la Convención. La otra corriente, estaría integrada por quienes se identifican como de una izquierda más dura y que ha juntado fuerzas con los convencionales descolgados de la LDP y que están sin un espacio definido, como Manuel Woldarsky, Giovanna Grandón, Alejandra Perez y Tania Madriaga.

Es esta segunda corriente la que ha ido afianzando un trabajo conjunto con los convencionales de escaños reservados que también se identifican como parte de una izquierda más radical que no está dispuesta a transar así como así las negociaciones con el FA, la ex Concertación o Vamos por Chile. Entre estos convencionales de escaños se encuentran Eric Chinga (pueblo Diaguita), Isabel Godoy (pueblo Colla), Natividad Llanquileo y la machi Francisca Linconao, ambas del pueblo Mapuche. 

Según indicaron fuentes de la convención a INTERFERENCIA, estos días se verá en el Pleno la presentación oficial de nuevos colectivos que se han articulado durante las últimas semanas.

Distrito 156: centro de pensamiento popular

En respuesta a esa incomodidad del giro hacia el centro, los convencionales de este nuevo bloque de izquierda conformado por escaños, algunos de Pueblo Constituyente y ex LDP, levantaron una iniciativa que busca conformar algo parecido a un centro de estudio popular, donde organizaciones territoriales, sociales, expertos y académicos puedan presentar iniciativas populares de norma o bien ingresar propuestas de artículos constitucionales directamente a través de los convencionales.

Esta iniciativa, llamada Distrito 156, busca levantar una instancia de participación popular vinculante en base a un catastro preliminar de 600 agrupaciones, asambleas y organizaciones de todo el país que pueden colaborar en respecto a temas del ámbito social, territorial, político, cultural, ecológico, de los Derechos Humanos y económico. La idea es que durante un mes, dichas organizaciones realicen un trabajo colaborativo con los convencionales, abordando los mismo ejes de las Comisiones temáticas de la Convención.

Y tras un mes y medio de planificación, gestionada por convencionales como Elsa Labraña, Tania Madriaga y Manuel Woldarsky, el Distrito 156 fue inaugurado en la tarde de ayer miércoles en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. 

En primera instancia, la creación de esta iniciativa no sólo nació con la finalidad de dotar de mecanismos de participación popular vinculante, sino que también a modo de respuesta a la desventaja que tienen los convencionales independientes y de escaños reservados al carecer de recursos  económicos o de partidos políticos que poseen centros de estudios que se encargan de levantar insumos para las discusiones constitucionales que se aproximan.

Por otro lado, el nacimiento del Distrito 156 responde de cierta manera a una articulación de fuerzas que le hace el contrapeso a la tibieza del Frente Amplio y el arrastre que está teniendo en la Convención. “Creemos que se mantuvo mucho el status quo de cómo la clase política actual ve la participación del pueblo. Frente a eso tomamos la decisión de reunirnos y abrir espacios reales de participación”, indicó el convencional Eric Chinga a este medio.

“Podríamos hablar de que algunos dicen que con esta medida se quiere izquierdizar la Constitución, y a estas alturas como diaguita y como lo he manifestado antes, yo no soy comunista ni capitalista. Yo soy indígena y estamos por apoyar un sistema de participación y no de representación”, puntualizó Chinga.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Como dijo alguien, en la Convención el centro político está "sub-representado". Y los auto denominados "Independientes No Neutrales", y algunos otros - pienso - han defraudado a muchos de los q votaron por ellos !!! Dasa, Bassa, Baranda, Politzer, ... votaron en contra de que figurara la palabra REPÚBLICA, si eso sucedió se puede esperar cualquier cosa. No lo justifiquen con que eso solo sucedió en la votación de los Reglamentos, el problema es que NI SIQUIERA AHÍ podïa haber sucedidio !!! Además, maniifestar que NO SOLO la pseudo-derecha defiende ciertos simbolos y valores patrios, también lo hacemos otros !!!

Añadir nuevo comentario