Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 13 de julio de 2020
Miles de asientos vacíos

El K-Pop ataca de nuevo y supuestamente boicotea evento de Trump

Diego Ortiz

k-pop.jpg

Tulsa, Oklahoma
Tulsa, Oklahoma

Cientos de fanáticos del K-Pop y usuarios de la red social Tik Tok se adjudicaron el boicot al primer acto de campaña para la reelección de Donald Trump. Habrían solicitado entradas para la reunión del pasado sábado en Tulsa (Oklahoma) sin ninguna intención de ir, aumentando la expectativa para un evento que apenas alcanzó un cuarto de la capacidad presupuestada.

A principio de semana, Brad Parscale, coordinador de la campaña de reelección del presidente norteamericano, Donald Trump, se manifestaba notoriamente entusiasmado. A través de su cuenta de Twitter, Parscale anunció que se habían solicitado más de un millón de entradas para el primer mitin de Donald Trump en tiempos de coronavirus, agendado para el pasado sábado 20 de junio.

Para hacer frente a tanto apoyo, la organización reservó un estadio con capacidad para 19 mil personas e incluso instaló un escenario exterior para los cientos de miles de fanáticos que quedarían fuera del cotizado evento. El día del mitin llegó, mas los cientos de miles de seguidores no.

Cientos de fotos circularon las redes sociales dando cuenta de un estadio semi vacío durante el acto. El medio norteamericano The New York Times informó que, de acuerdo con conteo del Departamento de Bomberos de Tulsa, sólo 6 mil 200 personas llegaron. El escenario exterior no fue utilizado.

De acuerdo con cientos de fanáticos de K-Pop en redes sociales y usuarios de Tik Tok, la nueva red social china de moda entre los más jóvenes, lo ocurrido el sábado no fue un grosero error de cálculo del coordinador de la campaña: los jóvenes habrían solicitado miles de entradas para el evento sin ninguna intención de participar con el objetivo de abochornar la campaña del actual presidente Trump.

Al parecer, lo lograron. Además de cancelarse la visita de Trump y su vicepresidente, Mike Pence, al escenario exterior, el candidato a la reelección fue registrado bajando del helicóptero presidencial cabizbajo y con su corbata desecha, en imágenes que fueron compartidas con el título de “the walk of shame” (la caminata de la vergüenza) por las redes.

Por su parte, el equipo del presidente aseguró que el accionar de K-popers y Tiktokers no tuvo nada que ver con la baja asistencia. Tim Murtaugh, vocero de la campaña de Trump, aseguró que un grupo de manifestantes reunidos en las afueras del estadio impidió que los simpatizantes del presidente entraran al mitin.

Parscale, en tanto, difundió un comunicado dando a entender que el boicot no tuvo nada que ver. A pesar de anunciar a principio de semana que había un millón de solicitudes de tickets para un evento al que llegaron poco más de 6 mil personas, el coordinador de la campaña indicó que “constantemente eliminamos números de teléfono falsos, como hicimos con decenas de miles en el acto de Tulsa, para así calcular el posible número de asistentes”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Quiero leer algunos articulos

Añadir nuevo comentario