Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 15 de agosto de 2020
Especial: Elecciones de 1970

El Partido Comunista proclama la candidatura presidencial de Allende

Luis Corvalán

allende

 Salvador Allende y el secretario general del PC. Foto de Álvaro Herrera.
Salvador Allende y el secretario general del PC. Foto de Álvaro Herrera.

Después de arduas negociaciones a fines de 1969, cuatro de los cinco precandidatos presidenciales de la Unidad Popular –Pablo Neruda (PC), Alberto Baltra (PR), Jacques Chonchol (Mapu) y Rafael Tarud (API)- bajaron sus postulaciones. Así, el 22 de enero de 1970, el secretario general del PC, Luis Corvalán, proclamó como el candidato presidencial de los comunistas a Salvador Allende. Este fue el discurso.

Trabajadores de Santiago: 

Pueblo de la capital: 

Queridos camaradas: 

Salió humo blanco. Ya hay candidato único. Es Salvador Allende. 

Vuestros esfuerzos en favor de la Unidad Popular no han sido en vano. Los pájaros de mal agüero, los arenquines de la Derecha han fracasado en sus vaticinios. 

El pueblo ya había dado su palabra y venía a reafirmarla en este acto. ' 

Es cierto que hubo dificultades, pero primó la voluntad unitaria. 

Cientos de miles de trabajadores, de obreros, campesinos y empleados, mujeres y jóvenes, escritores, artistas y profesionales, exigieron enfrentar unidos a la Derecha y al continuismo democratacristiano. 

Este sentimiento prevaleció en los partidos populares. 

Algunos como el MAPU, el Partido Radical y el Partido Comunista, y hoy el API y el PSD lo han demostrado retirando incluso sus candidaturas. No podemos menos que saludar los gestos unitarios de estos partidos y de los que fueron sus abanderados, Jacques Chonchol, Alberto Baltra, Pablo Neruda y Rafael Tarud. Todas las colectividades populares han reafirmado sus decisiones unitarias. 

Bastó que en un instante determinado asomara el peligro de la división, para que el pueblo se hiciera presente y dijera: Eso no puede ser. 

Como es natural, semanas atrás se discutía si éste o el otro era mejor. Pero, desde hace días ello dejó de ser lo principal; porque lo principal es la unidad contra el enemigo común. 

A la Derecha, al señor Alessandri, le salió gente al camino. Los reaccionarios, que han estado cantando victoria a pleno pulmón tendrán que empezar a bajar sus voces. 

No es cierto que la Derecha y su candidato tengan pavimentado el retorno a La Moneda. La Unidad Popular les hará frente en toda la línea. 

La Unidad Popular pondrá en movimiento a las inmensas fuerzas sociales que están por la revolución, que están por el cambio, que están porque el pueblo gobierne al país. 

Tenemos confianza en que, planteada la lucha en estos términos entre el pueblo y la oligarquía, entre los defensores de los intereses de Chile y los rapaces monopolios imperialistas, vendrán nuevos contingentes ciudadanos al cauce de la Unidad Popular, y a don Radomiro Blá-Blá le pasará lo que le pasó a Paquetón. 

Alessandri ofrece un gobierno unipersonal con el afán de ocultar el propósito de los gerentes, de la Derecha y del Partido Nacional de retomar en sus manos la total dirección del país. 

Nosotros ofrecemos un gobierno del pueblo a través de sus partidos y de los representantes de sus organizaciones de masas en las esferas e instituciones correspondientes. 

Nuestras banderas de combate son el Programa de transformaciones revolucionarias que nos une, el Pacto de Gobierno y de Unidad Popular y, por cierto, el candidato. 

 Los partidos populares daremos la batalla contra la mentira y la demagogia alessandrista, y contra el engaño del candidato oficialista. A ellos opondremos el Programa y los cambios institucionales que contempla este Programa y que van dirigidos a sanear la vida política del país. 

luis corvalan

 Luis Corvalán en 1970. Archivo Interferencia
Luis Corvalán en 1970. Archivo Interferencia

Alessandri se ha pronunciado contra las nacionalizaciones. Nosotros, partidos populares, nos pronunciamos en favor de que Chile rescate sus riquezas. En este terreno, la batalla se plantea entre la Derecha que quiere que el imperialismo siga saqueando al país y el pueblo que quiere poner fin a este saqueo. 

Alessandri dice: votar por mí será votar por la disolución del Parlamento. Nosotros decimos: votar por el candidato de la Unidad Popular será votar por la expulsión tanto del Ejecutivo como del Parlamento, de los traficantes de la política, de los gerentes y abogados de los monopolios y crear una nueva institucionalidad, un nuevo poder popular. 

Con el nuevo sistema político que los partidos populares van a establecer, no volverá a suceder lo que está aconteciendo en estos días. Me refiero al hecho de que tanto el Partido Nacional, principal sostén de la candidatura Alessandri, como la derecha democratacristiana, defienden dos negociados, el de las sociedades que se han apropiado del impuesto del 5% de la vivienda, robándoselo "legalmente" a los trabajadores, y el de las empresas Empart del momio Sosa Cousiño y de Pérez Zujovic, que operan a saco en los fondos de los empleados particulares. 

Camaradas: 

Aquí, en este acto, el pueblo le da la partida a la candidatura única de la Izquierda. En estos días hemos sentido el ansia de pelea, el deseo de empezar ya a pararles el carro a la Derecha y a Alessandri. 

Ya proclamado Salvador Allende, hay que iniciar desde mañana mismo este combate. 

Hay que multiplicar los Comités de Unidad Popular, en cada provincia, en cada comuna, en cada  población, en cada sitio de trabajo. Estos Comités de Unidad popular serán comités de lucha, no simplemente comités electorales. 

La organización, la unidad y la lucha del pueblo inclinarán la balanza en su favor, abrirán el camino de su victoria, cavarán la tumba de la Derecha. . 

Somos conscientes que hay gente del pueblo que se encuentra confundida y que la mentira orquestada implica un peligro. Por eso, camaradas, cada uno de ustedes debe ser soldado de esta causa, un organizador, un propagandista del Programa y de la candidatura de la Unidad Popular. 

allende

Propaganda de Allende en la sede del PC, en Teatinos con Compañía.
Propaganda de Allende en la sede del PC, en Teatinos con Compañía.

Este acto ha sido organizado por el Partido Comunista, para respaldar la designación del Candidato Único del Pueblo. Agradecemos la presencia de todos, la presencia de los partidos aliados y reconocemos una vez más, la contribución que cada cual hace a la Unidad Popular. Permítanme señalar también la contribución de los comunistas a la causa de la unidad y agradecer ante el país el aporte personal que a ella ha hecho nuestro querido camarada Pablo Neruda. 

Asimismo, expresamos nuestro reconocimiento para los artistas que han tenido destacada participación en la organización de este acto y que luego se dirigirán a ustedes con sus canciones, con sus versos y con su palabra. 

Compañeras y compañeros: 

Muchos de ustedes, durante los últimos días en la calle, en las poblaciones y también por cartas nos hicieron presente sus angustias y la necesidad suprema de sellar la Unidad Popular designando un solo candidato de izquierda a la Presidencia de la República. 

Hemos coincidido plenamente en estos propósitos. Y hemos actuado en consecuencia. 

Ustedes tienen razón. Tenemos razón. 

Muchos de ustedes han venido directamente desde el trabajo a las marchas y al mitin. Muchos otros lo hacen desde las poblaciones, desde los más apartados rincones, desde los extramuros de la ciudad, donde los ha marginado una sociedad injusta. Todos sentimos el drama de la carestía, de la desocupación, de la falta de viviendas, de la inseguridad, del abandono en que se debate más de la mitad de los chilenos.

Las alzas de precios y de tarifas de los últimos días son la repetición de una política de hambreamiento del pueblo practicada todos los comienzos de año tanto por Alessandri como por Frei. 

No hay por donde equivocarse. Con Alessandri, con Tomic o con cualquier otro personero de las clases dominantes, con cualquier gobierno que se asemeje al de ayer o al de hoy, las cosas seguirían igual o peor. Hay una sola manera de poner fin a este carrusel, cortando por lo derecho, terminando con el juego de quienes se turnan en el poder al servicio de los mismos intereses. Para ello, el pueblo debe abrirse paso hacia el poder. Esta es la gran tarea de hoy y el gran objetivo que movilizará a la gran mayoría de los chilenos bajo las banderas de la Unidad Popular. 

¡Viva la Unidad Popular! 

¡Viva el candidato único del pueblo, Salvador Allende! 

¡Abajo la Derecha! 

¡Abajo el continuismo! 

¡Viva Chile! 

(*) Tomado del libro “Camino de Victoria”, Sociedad Impresora Horizonte, septiembre de 1971. Diseño de portada: Santiago Nattino.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario