Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 26 de noviembre de 2020
Especial: Historia del modelo económico

El primer estudio sobre los grupos económicos en Chile lo hizo el estudiante de Derecho Ricardo Lagos en 1960

Ernesto Carmona Ulloa (*)

incertidumbre_y_desconfianza_en_la_bolsa_de_comercio_a_comienzos_de_los_anos_60.jpg

 Incertidumbre y desconfianza en la Bolsa de Comercio a comienzos de los años 60
Incertidumbre y desconfianza en la Bolsa de Comercio a comienzos de los años 60

“'La concentración del poder económico'... va creando un súper-grupo, constituido por la unión de los más poderosos grupos económicos de una nación. Allí se encuentra la cúspide de la concentración del poder económico. Allí, en un reducido número de personas, termina el largo proceso de concentración de capitales”. Esto lo escribió el abogado Ricardo Lagos Escobar en 1960, 40 años antes de ser presidente de la República. Fue el primero en indagar cómo el poder de la riqueza manipula la economía del país. Su investigación es la principal base para aproximarse a la evolución de los grupos económicos en Chile en los últimos 60 años.

En su investigación, realizada en 1960 con datos reales de 1958 -los más "recientes" entonces disponibles tenían dos años de antigüedad-, estableció que 11 grupos económicos, controlados por un reducido número de personas, dominaban las finanzas, la industria, la agricultura, el comercio (la minería era explotada por empresas estadounidenses). Asimismo, comprobó que al interior de ese bloque de 11 miembros tres bancos controlaban e! conjunto, convirtiéndolo en un gran conglomerado, un súper grupo de 11 grupos. Con su trabajo, Lagos obtuvo el título de abogado de la Universidad de Chile. De los 11 grupos sólo sobrevive el nombre del sub grupo "Matte", denominado entonces "Matte- Alessandri", pero con otros Matte. Lagos lo registró como apéndice del Banco Sudamericano, la cabeza financiera del conglomerado más potente de ese tiempo.

"Es un grupo fundamentalmente influyente. Son pocas las sociedades que tiene", escribió. Controlaba dos empresas agrícolas, tres compañías de seguros y la Sociedad de Renta Urbana (SRU), propietaria de numerosos edificios del centro de Santiago, entre otros los de calle Phillips. El carácter "fundamentalmente influyente" se debía a sus vínculos con Pizarreño, la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC), La Papelera, y otras 63 empresas.

asamblea_empresarial_en_el_teatro_municipal_a_mediados_de_los_anos_60.jpg

 Asamblea empresarial en el Teatro Municipal a mediados de los años 60
Asamblea empresarial en el Teatro Municipal a mediados de los años 60

La denominación "Matte Alessandri" derivó del matrimonio de Arturo Matte Larraín -candidato presidencial de la derecha en 1952, en competencia con Carlos Ibáñez del Campo, el radical Pedro Enrique Alfonso y Salvador Allende-, entonces presidente de la SRU, con Rosa Esther Alessandri Rodríguez, hija del dos veces presidente Arturo Alessandri Palma y hermana del ex mandatario Jorge Alessandri Rodríguez, cabeza vitalicia del directorio de la Papelera desde fines de los '30, exceptuando su período presidencial (1958-1964).

Cuando la editorial Del Pacífico publicó el texto (1961), Lagos cursaba un post grado -becado por la Universidad de Chile- en el Departamento de Economía de la Universidad de Duke, Durham, Carolina del Norte, EE.UU. El libro se transformó en un clásico, de consulta obligada, con cuatro reediciones. En esos años, "la cuestión económica" era enigmática.

En 1964, fue una novedad que los candidatos presidenciales Salvador Allende Gossens y Eduardo Frei Montalva tuvieran equipos económicos. El asesor principal de Allende en esa postulación fallida fue Max Nolf; entre los economistas de Frei Montalva sonaban Sergio Molina y Alvaro Marfán.

La Concentración... provocó polémicas. Alberto Baltra Cortés, economista y político radical, impartía la cátedra de Economía Política de la escuela de Derecho. Lagos era su ayudante y también su correligionario, militante de! Grupo Universitario Radical (GUR), sector "guatemalteco", llamado así por solidarizarse con Jacobo Arbenz, depuesto por la CIA.

El GUR, con presidentes en centros de alumnos de varias escuelas de la Universidad de Chile, fue un semillero de líderes políticos. Entre otros, emergieron Jorge Arrate, Julio Stuardo, Edmundo Villarroel, Eduardo Trabucco, Patricio Cuéllar, Juan Facuse y Genaro Arriagada, quien terminó en el POC.

ricardo_lagos_cuando_era_secretario_general_de_la_u._de_chile_en_1971.jpg

 Ricardo Lagos, cuando era secretario general de la U. de Chile en 1971
Ricardo Lagos, cuando era secretario general de la U. de Chile en 1971

El profesor-ayudante Lagos lideró la ruptura del GUR con el partido cuando los radicales ingresaron al gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez con Carlos Martínez Sotomayor, "Chicharrita", como canciller. Entre los adultos tuvieron el apoyo de Baltra y de Ana Eugenia Ugalde, hija de Pedro León Ugalde, en cuya casa se fraguó la rebeldía. Un proceso similar vivió después el Partido Demócrata Cristiano, cuando sus dirigentes estudiantiles Luis Maira, Miguel Ángel Solar y Antonio Cavalla, entre otros, emigraron a la izquierda. Chile, América Latina y el mundo vivía una década de radicalización, con la rebelión estudiantil del "mayo francés" (1968) y la guerra en Vietnam.

El director del seminario de título fue Rubén Oyarzún y su ayudante, el estudiante Ricardo Claro Valdés, hijo de millonario y millonario en dólares él mismo, dueño de fábricas, puertos y medios, censurador/prohibidor de películas a comienzos de los años 2000 en su cable Metrópolis- Intercom. Oyarzún le pidió un informe sobre la tesis de Lagos y Claro argumentó que era "poco seria". Sin embargo, el trabajo fue aprobado con la nota máxima, adquiriendo el derecho a ser publicada por la Editorial Jurídica, pero no ocurrió. Dicen que lo impidieron Jorge Alessandri y otros poderosos empresarios de la época. El libro lo publicó la editorial Del Pacífico, "influida" por el Partido Demócrata Cristiano (PDC), que en 1958 lanzó el célebre libro “En vez de la miseria”, del prestigiado economista PDC Jorge Ahumada, fallecido en Venezuela en 1965.

El periodista Augusto Olivares Becerra entrevistó a Lagos en Las Noticias de Última Hora y a otro estudiante, autor de una polémica tesis sobre técnica legislativa, Jorge Tapia, después ministro de Educación de Salvador Allende. "El pecado de ser demócrata: dos jóvenes en el index derechista" fue el título de la nota publicada el 24 de octubre de 1960. Una década después, Olivares sería consejero de prensa del Presidente Salvador Allende, junto a quien murió en La Moneda.

La revista TIme también se ocupó del tema el 28 de noviembre de 1960. Su corresponsal Mario Planet, bajo el título “Who owns what?”, escribió: "Los estudiantes latino americanos son bien conocidos por molestar a sus mayores con motines y piedras. La semana pasada, Ricardo Lagos, un delgado estudiante de economía y leyes de la Universidad de Chile, se las arregló para cumplir el mismo fin de una manera distinta: escribió un libro". La Nación lo llamó "el Mozart de la economía": "Lagos es en economía lo que Mozart era en la música, un virtuoso. Su trabajo es el fruto de su propio talento". Pero esto no era una lisonja, sino ironía del columnista Sergio Vergara, quien sugería que el libro lo había escrito Baltra ("¿No será que habla por boca de otro?"), pero el profesor sólo había escrito el prólogo. Lagos explicó que Vergara era ejecutivo del Banco Sudamericano, el principal protagonista de los 11 grupos económicos investigados', hoy (2002) venido a menos (el holding Scotiabank de Canadá adquirió el 56,5% del Sudamericano en 2000).

El prologuista no escatimó elogios para su discípulo: "En Chile no había cifras ni estudios que permitieran darse alguna idea acerca de la economía y del real poder económico. La obra de Ricardo Lagos es sobresaliente. Dos son sus principales méritos: contiene una valiosa investigación original y afirma una tesis de profundas consecuencias". Alberto Baltra remató su presentación citando a Franklin Delano Roosevelt: "La libertad de la democracia no está a salvo si el pueblo tolera el crecimiento del poder privado hasta el punto de hacerse más fuerte que el Estado mismo".

''Los grupos de Lagos"

Los 11 grupos identificados por Lagos fueron el Banco Sudamericano, Banco de Chile, Banco Edwards, Banco Nacional del Trabajo, Grace-Copec, Banco Español, Banco Continental, Cosatán, Banco de Crédito e Inversiones y Banco Panamericano. La mitad del libro describe las teorías sobre el cartel, el holding y el grupo económico. "Medio de sustituir la libre competencia", entre muchas otras. El texto de la solapa abunda en elogios propios de hace 40 años: "[Lagos] logra enfocar la materia en forma tan inteligente", "[ ... ] resulta una obra liviana, muy atrayente y facilísima de leer y comprender", "[ ... ] el lenguaje claro y simple, libre en absoluto de tecnicismos que usa el autor", "Es como si hubiera traducido a términos corrientes y de uso general el lenguaje técnico que emplean los economistas en sus producciones", etcétera.

El capítulo tres aborda "la concentración de influencia" y el cuatro, el grupo económico. Al entrar en el tema de fondo, se percibe al futuro profesor, el hombre vehemente apuntando con el índice: "Esta materia es muy importante para la debida comprensión de la segunda parte de este libro. Es el antecedente teórico necesario para la interpretación de la realidad chilena".

el_libro_de_lagos.jpg

 El libro de Lagos
El libro de Lagos

En la segunda parte comienzan a aparecer extensas listas de sociedades anónimas, más su capital expresado en escudos, moneda de la época. Son cientos de empresas entrecruzadas formando telarañas de intereses interconectados, pero sin identificar las personas que manejaban la trenza, los actores de la telaraña, aunque la trama fue descubierta al encontrar los mismos nombres y apellidos en los directorios de distintas sociedades anónimas. Lagos reclama que ''un ex Presidente de la República es ahora presidente de un Banco" sin decir que se trataba de Gabriel González Videla y que el Banco es el Francés e Italiano.

En el sub grupo "Matte" queda en la nebulosa cuál de los Matte tenía las riendas, entre todos los miembros de esa extensa familia, tan variada que de sus ramas surgieron Eugenio Matte Hurtado, inspirador ideológico de la República Socialista de 1932, y Claudio Matte Pérez, que enseñó a leer a varias generaciones con su silabario recordado como El Ojo, además de Rebeca Matte Bello, la única gloria de la escultura chilena. Entonces, 1960, la cabeza del grupo era Arturo Matte Larraín, yerno de Arturo Alessandri. Faltaba un año para que éste y Jorge Alessandri invitaran a integrar el directorio de La Papelera a Eliodoro Matte Ossa, padre de Eliodoro Matte Larraín, el presidente del holding CMPC en 2002.

Entre los 11 grupos, Lagos detectó tres principales -de orden financiero- manejando al conjunto e influyendo sobre todo el mundo de los negocios a partir de los bancos Sudamericano, De Chile y Edwards. En definitiva, un solo súper grupo de 11 miembros controlando o influyendo a 290 de las 1.300 compañías o sociedades anónimas que existían en el país. "En otras palabras -dice el autor-, el súper grupo controla el 22,4% de las sociedades anónimas y su capital es equivalente al 70,6% de todos los capitales de estas sociedades. Hay que repetirlo -insiste el futuro profesor universitario-: el 22,4% de las sociedades anónimas posee el 70,6% de los capitales" [de 1.300 empresas]. Sólo el 10% de la propiedad accionaria todavía hoy permite controlar o influir una sociedad, que -a su vez- puede dominar a otras empresas.

La concentración en el mundo de los negocios también se reproducía en toda la sociedad, casi igual que hoy: el 9% de la población activa obtenía el 43% del ingreso nacional, mientras el 91 % debía conformarse con el 57%3 restante. Dicho en otros términos, 9 de cada 100 chilenos devoraban la mitad de "la torta" (43%), mientras los otros 91 debían conformarse con el resto (57%).

"Los directores de este Banco [de Chile] figuran como directores en las siguientes sociedades... ", escribe Lagos, pero sin entregar un solo nombre. Afirma que esa entidad financiera concentra el 42,8% de toda la inversión bancaria, demostrándolo con un listado de 45 empresas, entre ellas Cristalerías Chile, luego perteneciente a Ricardo Claro Valdés. En el análisis del grupo Banco Español menciona tres apellidos que con el tiempo quedaron fuera de la escena: "En este grupo los vínculos comerciales unen a tres conjuntos familiares: Furman, Pollack y Lamas".

El grupo Banco Edwards arropaba a El Mercurio y a las demás publicaciones del clan, en tanto los otros medios de comunicación relevantes pertenecían a otros protagonistas del súper grupo, situación que no ha variado un ápice en 40 años, sólo que con otros grupos. También señaló la eterna simbiosis política-negocios: "Los grupos económicos no actúan esporádicamente sobre la política. Su peso es constante en todo momento".

Concluye mañana

(*) Extracto del libro “Los dueños de Chile”; Ediciones La Huella y www.wordtheque.com, Módena, Italia; octubre 2002. Carmona Ulloa, colaborador de INTERFERENCIA, falleció a los 77 años de edad el sábado 7 de noviembre recién pasado.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Lo sabia todo, y lo aprovechó al máximo, para su beneficio.

No es de extrañar lo del ex alcalde de estación central, hablaba muy bonito de la gente necesitada, pero es UDI

Añadir nuevo comentario