Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 20 de febrero de 2020
No se aborden 'causas subyacentes'

Estudio británico califica a Chile como uno de los países con mayor riesgo político y vaticina protestas hasta 2022

Lissette Fossa

Verisk Maplecroft, una empresa británica con presencia en los cinco continentes, analizó las manifestaciones en todo el mundo e incluyó a Chile y a Hong Kong entre los países más riesgosos. La firma llama la atención sobre la represión policial frente a las manifestaciones, la que puede poner en riesgo a los empleados de las firmas internacionales avencidadas en el país.

La empresa inglesa de análisis de datos y estudio de riesgo industrial, económico y social, Verisk Maplecroft, publicó este jueves un estudio que analiza el aumento de protestas en todo el mundo durante el 2019 y revela a Chile, junto a Hong Kong “en términos de la gravedad y la frecuencia de las protestas” , son los territorios más riesgosos del mundo.

En su informe, la empresa  -con más de 10 años de experiencia con empresas, inversionistas y gobiernos, y con presencia en México, Reino Unido, Estados Unidos y varias ciudades de Europa- analiza el aumento de protestas a nivel mundial, lo que sorprendió “a muchos gobiernos sin preparación” ante esos fenómenos.

El documento muestra “los puntos críticos” que han visto los mayores aumentos en los disturbios entre el comienzo de 2019 y principios de 2020. Durante este período, Chile y Hong Kong han elevado vertiginosamente su riesgo trepando en el ranking de 198 países. Chile pasó del puesto 91, al 6°. Mientras que Hong Kong pasó del 117° al 26°. Otros países que han sufrido crisis sociales como Nigeria (en el puesto 8), Líbano (13°) y Bolivia (21°), también registraron algunos de los mayores cambios negativos en el índice del informe británico.

mapa_riesgo_chile.jpg

Mapa elaborado por Verisk Maplecroft
Mapa elaborado por Verisk Maplecroft

El número de países calificados de riesgo extremo en el Índice de Disturbios Civiles de Verisk Maplecroft, también ha aumentado, pasando de 12 países en 2019 a 20 países en esta área, en enero de 2020. Entre los que entraron a esta categoría están Etiopía, India, Líbano, Nigeria, Pakistán y Zimbabwe.

“Una calificación de ‘riesgo extremo’ en el índice, que mide los riesgos para las empresas, refleja la mayor amenaza posible de interrupción del transporte, daños a los activos de las empresas y riesgos físicos para los empleados por disturbios violentos. La mayoría de los sectores estudiados, que abarcan minería, energía, turismo, comercio minorista y servicios financieros, han sentido un impacto durante el año pasado”, expresó la empresa en su página web.

Sobre el origen de las protestas, el informe afirma que esto responde a situaciones diferentes en cada país, pero que hay ciertos factores en común. Verisk Maplecroft identifica como factores de riesgo de manifestaciones los recortes de subsidios, la inflación y “el debilitamiento de los mecanismos que permiten canalizar el descontento”. El documento vaticina que las protestas seguirán y van a expandirse en otros países, por en los próximos 12 meses.

“Nuestro pronóstico de referencia para Chile es una reducción menor en los disturbios en los próximos seis meses, mientras que el país permanecerá en la categoría de riesgo extremo hasta al menos 2022, aunque la proyección permite cierta incertidumbre. Significa que no esperamos que se aborden las causas subyacentes de los disturbios en Chile, a pesar de que las manifestaciones han logrado abrir un proceso de revisión constitucional, que durará de 2020 a 2023”, afirma el estudio.

El documento hace referencia a las causas de las protestas en Chile, que se relacionarían, según expresan, con “la desigualdad de ingresos y los altos costos de vida, pero fueron desencadenadas por un aumento aparentemente trivial de 30 pesos en el precio del pasaje de metro”.

La empresa también alerta sobre las violaciones a los derechos humanos, cometidas en distintos países donde las protestas han estallado:

“Las violaciones de los derechos humanos, incluidas las detenciones arbitrarias y el uso de violencia indiscriminada, representan un riesgo para los manifestantes y cualquier miembro del personal de la empresa en las cercanías de los disturbios en curso. El uso de la violencia, a su vez, radicaliza a los manifestantes, provoca respuestas violentas y, en última instancia, alimenta aún más los disturbios, consigna.

La empresa advierte de que es probable que las manifestaciones en el mundo sean parte de lo que llaman “una nueva normalidad”. 

“La rabia acumulada que se ha convertido en protestas callejeras durante el año pasado ha sorprendido a la mayoría de los gobiernos. Los formuladores de políticas en todo el mundo han reaccionado principalmente con concesiones limitadas y represión por parte de las fuerzas de seguridad, pero sin abordar las causas subyacentes. Sin embargo, incluso si se abordan de inmediato, la mayoría de las quejas están profundamente arraigadas y tomarían años en solucionarse. Con esto en mente, es poco probable que 2019 sea un destello en la sartén. Es probable que los próximos 12 meses se produzca más de lo mismo, y las empresas y los inversores tendrán que aprender a adaptarse y vivir con esta ‘nueva normalidad’”, concluye.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Deberían dejar el link del informe o fuente

Gracias.

Añadir nuevo comentario