Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de enero de 2021
Platas brasileñas

Fiscal Ximena Chong dejó caer en 2018 la arista del aporte de $100 millones de OAS a Bachelet

Interferencia

Hace dos años Giorgio Martelli, ex administrador de la campaña presidencial, se auto-inmoló asegurando que esos fondos financiaron sus trabajos profesionales. Chong no siguió la hebra del caso, levantando sospechas de favoritismo político.

Nota: este artículo fue corregido en los términos en que se indican al final del mismo.

Ayer el diario Folha de Sao Paulo reveló que, como parte de un acuerdo de delación compensada con la justicia de Brasil, Léo Pinheiro, el ex presidente de la compañía brasileña de construcción e ingeniería civil OAS -involucrada en numerosos escándalos de financiamiento ilegal de la política en varios países de Sudamérica a cambio de obtener multimillonarios contratos de infraestructura pública- afirmó que el ex Presidente Lula da Silva sirvió como intermediario a la hora de gestionar aportes para la última campaña presidencial de Michelle Bachelet.

El empresario, que en agosto de 2015 fue condenado por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita, aseguró que en 2014 aportó, a petición de Lula poco más de 100 millones de pesos chilenos para “los intereses de la campaña de Bachelet”.

“Esta cantidad se pagó a través de un contrato ficticio firmado con la empresa Martelli y Asociados, una vez que terminó la campaña”, afirmó Pinheiro.

Sus dichos generaron grandes titulares en la prensa chilena. Sin embargo, esa información no era nueva. El 10 de febrero de 2017 el ex administrador de la campaña presidencial de Bachelet, Giorgio Martelli, declaró ante la fiscalía que a inicios de 2014 -después de que la militante socialista volviera a La Moneda- había suscrito un acuerdo por, precisamente, 100 millones de pesos con la constructora OAS.

En la ocasión Martelli, quien también manejó las finanzas de la campaña de Bachelet en 2006 y la de Eduardo Frei Ruiz-Tagle en 2009, aseguró que hizo una serie de labores para OAS y que llegó a completar la mitad del trabajo convenido. Entre estos un mapa y cartografía de la isla de Chiloé, en momentos en que la compañía brasileña figuraba como socio de la sudcoreana Hyundai para construir el puente sobre el Canal de Chacao. Todos estos trabajos se realizaron una vez que Bachelet ya estaba instalada nuevamente en La Moneda.

En julio del año pasado, la fiscal Chong decidió no seguir con la arista que involucra a Bachelet con OAS, pero proseguir en el caso del ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami.

Ni tan amigos

Ayer, la fiscalía chilena afirmó que pediría a Brasil obtener la declaración completa de Pinheiro, petición que hoy los diarios La Tercera y El Mercurio destacaron en su portadas. Sin embargo, Léo Pinheiro no es un desconocido para el Ministerio Público de nuestro país. El año pasado, la fiscal Ximena Chong viajó a Brasil para indagar las pistas financieras de OAS en Chile, pero el ex presidente de la constructora se negó a declarar ante la prosecutora chilena.

Varias fuentes cercanas al bacheletismo consultadas por INTERFERENCIA aseguran que los aportes brasileños no formaban parte de la ecuación del financiamiento electoral. “Estábamos completamente financiados, era una carrera ganada, por eso nos pudimos dar el lujo incluso de rechazar a donantes”, afirma un asesor de esa campaña.

Y si bien las huellas brasileñas en la campaña de Bachelet no están claras, lo cierto es que hay varios antecedentes de la estrecha relación entre OAS y la ex Concertación. Varios reportajes publicados por Ciper en su momento apuntaba a ello.  Entre ellos los artículos “Las redes políticas de la empresa que pagó millonarias coimas en Brasil” y “OAS en Chile: el prontuario que rodea la construcción del Hospital de Rancagua”.

Personeros que participaron en la campaña de Bachelet en 2013 insisten en que la candidata no era el personaje favorito para el Brasil de Lula, sino que Marco Enríquez Ominami. Un intercambio de whatsapp en noviembre de 2013 entre dos ejecutivos de OAS, revelado por Ciper en 2016, fue el siguiente:

–¿Cuándo se definirá la elección (en Chile)?

–La primera vuelta será el día 17/11 y es posible que se resuelva para esa fecha con la victoria de Bachelet. En caso que esto no ocurra tenemos dos situaciones distintas. Segunda vuelta Bachelet (versus) cualquier otro candidato, sin duda Lula va a hacer un gesto por ella. Bachelet (versus) Marco, vamos a estar en una situación difícil.

Nota: INTERFERENCIA publicó erróneamente que la Fiscalía sobreseyó a Michelle Bachelet en el caso que sigue la fiscal Ximena Chong. En realidad, Bachelet no fue imputada en la causa.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Muy buena página de periodismo alternativo

Excelente diario electrónico, serio, profundo y una concepción moderna del periodismo que el país necesita. Gracias mil.

Añadir nuevo comentario