Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de abril de 2021
Ejército

Generales Fuente-Alba y Oviedo también serán formalizados por fraude al fisco en caso FAM

Laura Landaeta

Según oficio de fiscalía del año 2018, la investigación realizada demuestra que se desviaron ilegalmente los dineros hacia los afectados por el fraude del FAM. Esto ocurrió entre los años 2008 y 2016, lo cual involucra a los tres comandantes en jefe de ese período: Juan Miguel Fuente-Alba, Humberto Oviedo  y Óscar Izurieta, cuyo caso ya se conocía.

Entre junio y julio de 2008 el alto mando del ejército, encabezado en ese entonces por el general Oscar Izurieta, determinó la necesidad de buscar una solución al caso de los militares estafados por el FAM, los cuales; según registros oficiales de INTERFERENCIA, ascendían a 509 uniformados y ex uniformados de la IV división de Aysén.

Esta solución se implementó al margen de la ley durante 8 años y tres períodos de comandancia en jefe diferentes: hoy se imputará -además del general Izurieta- al general Humberto Oviedo y al general Juan Miguel Fuente Alba, los dos siguientes comandantes en jefe del ejército luego de 2010.

El FAM, que nació en la década de los 50 como una forma de apoyo entre oficiales y suboficiales para reunir dinero para aumentar el monto de su retiro, con los años fue transformándose en una caja pagadora de algunos oficiales y mermando las finanzas de este fondo tipo “Cutufa” que terminó por colapsar en 2005 y dejar a sus abonados sin dinero.

Pero el tema no terminó ahí, tras la estafa piramidal que generó este Fondo de Ayuda a los militares, el cual, pese a ser privado y no oficial, era recortado de la planilla de funcionarios y guardado en una cuenta corriente de la institución. Por esta razón Izurieta viendo el escándalo que se avecinaba decidió cortar de raíz el tema y lo hizo ordenando una acción ilegal que hoy se determina según la investigación judicial en curso, como fraude al fisco, con una cifra superior a los 3.500 millones de pesos utilizados por la institución entre los años 2006 y 2016 para reponer los dineros gastados que pertenecían a la tropa.

En 2005 el general Santelices le informó al comandante en jefe de este vacío en las arcas del FAM y, luego de un reportaje en televisión donde el abogado de los militares acusa el fraude, Izurieta determinó que se busque una forma de resarcir a los uniformados los que, al cierre de la cuenta del FAM, recibieron sólo 2 mil pesos, pese a que se les había prometido al menos 8 millones si cotizaban regularmente durante sus años de servicio.

Es así como, tras evaluar varias alternativas, la comisión encargada de elaborar el informe encontró una solución. La comisión estuvo formada por el director de personal de la época, el general Ricardo Toro, el director de finanzas Cristian Le Dantec, el auditor general Juan Arab, el secretario general del ejército Guillermo Porcile, El jefe de Estado Mayor Alfredo Ewing, Comandante de operaciones terrestres, el comandante Fuenzalida y el comandante de la IV División de Ejército Luis Lobos.

Según señala Izurieta en su declaración judicial del pasado 14 de septiembre, él no participó de la evaluación de salidas al conflicto. “Yo lo dispuse a este equipo, yo les planteé el problema y ellos eran quienes estudiaron las alternativas de solución para el personal de la IV División de Ejército”, declaró.

A comienzos de octubre de 2008, este equipo ya planteaba soluciones concretas. Fue así cómo se generó una reunión en las oficinas de la comandancia en jefe del ejército, al menos así recuerda Izurieta en su declaración.

Desde ese año y hasta 2016, el dinero del FAM fue devuelto a algunos de los oficiales y suboficiales afectados a través de varios subterfugios. Sin embargo, citados a declarar Oviedo y Fuente-Alba, los dos comandantes en jefe posteriores a Izurieta y en cuyos períodos también se desviaron recursos fiscales para este fin, ambos señalaron que no estaban al tanto de esta actividad.

¿Cuáles eran las alternativas?

En escrito oficial de fiscalía, el fiscal Luis Ernesto González, en autos RIT:1356-2018 señala que tras su investigación de la denuncia hecha a Contraloría de la República número 745 de marzo de 2018, se determina que para acceder a recursos que permitieran pagar los dineros adeudados por el FAM, se crea el “Plan de Cultura y clima organizacional”, el cual vinculaba a la Comandancia en Jefe del Ejército, dirección de personal, Comando de Personal, Dirección de Finanzas, Educación y al IV DE. Para contar con el presupuesto necesario para cancelar estos montos adeudados, se generan flujos de dinero asociados a este plan mediante remesas extraordinarias o del presupuesto ordinario del ejército, situación que sucedió entre 2008 y 2016.

Los mecanismos de pago incluían comisiones de servicios nacionales, intra e interregión; contratos a personal a honorarios y a contrata de funcionarios en retiro, extensión de cese de sueldo y despacho anticipado de de fecha de retiro, becas educacionales, misiones de paz en el extranjero, especialidades secundarias con menos requisitos que otros uniformados, beneficios económicos. 

Todas ellas fueron informadas en una reunión el 5 de octubre de 2008 del Comandante en Jefe junto a la guarnición de Coyhaique. Posteriormente el 23 de octubre se realizó una segunda reunión el 23 de octubre en las cuales, tanto a personal activo como en retiro se les informa lo siguiente (ver cuadro).

Los personales del Cuadro Permanente de las promociones que tengan entre 25 y 28 años de servicio, a quienes se les adeudaban entre $10.081.775 y $11.437.050 por concepto de FAM, se les ofrece no ser considerados en el primer llamado a retiro y una extensión de 7 meses en la fecha de cese de sueldo en el proceso de retiro. Similar situación ofrecida a oficiales y suboficiales que tuviesen entre 15 y 24 años de servicio. 

Para aquellos que tenían menos de 15 años en servicio se les ofrece el mismo beneficio y se le suma adicionalmente otros beneficios. Es así por ejemplo como oficiales y suboficiales con 10 a 14 años activos se les invita además  a participar como enviados a operaciones de paz, cursos de especialización secundaria, curso de WHINSEC y becas de especialización. Misma situación que la ofrecida a quienes tienen más de cinco años en servicio. 

Los militares que a 2008 se encontraban en retiro pero se les adeudaba dinero del FAM, reciben como compensación la propuesta de ser reintegrados a la institución en categoría de personal honorario, sumando a sus pagos de pensión este dinero. A ellos se les ofrecen cargos administrativos y de asistentes de funcionarios activos en diferentes áreas de la institución. En total se trata de nueve ex uniformados en 2008. Las contrataciones deberían ser a escala en los siguientes años: 2009, 2010, 2011 y 2012 a razón de 17 personas por año.

También se ofrece abrir cupos para postular a la dotación antártica, una de las mejor pagadas del país si así lo desearan. Todo esto consignado en un memorándum oficial de la institución.

Cabe consignar además que las asignaciones y contratas a honorarios fueron sólo en el papel desde 2012 lo que significa además que se pagaron servicios no prestados

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario