Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 10 de diciembre de 2019
Entrevista a Mauricio Lepin

Habla el protagonista de la foto histórica de la bandera mapuche en Plaza Italia: “Estoy orgulloso que haya sido un mapuche quien la sostenía”

Paula Huenchumil

Con ocho perdigones en el cuerpo, Mauricio Lepin proveniente de Galvarino, sostuvo la bandera wenüfoye que flameó en la marcha más grande Chile del 25 de octubre en la cima de la estatua de la Plaza Italia, hoy rebautizada por los ciudadanos como la Plaza de la Dignidad. La foto tomada por la actriz Susana Hidalgo es catalogada como histórica. 

Mauricio Lepin Aniñir (27 años) nació en Galvarino, Región de la Araucanía, en la comunidad mapuche Pelantaro. Su nombre es desconocido, sin embargo es el protagonista de un de las fotografías más viralizadas de las actuales protestas en Chile, tomada por la actriz Susana Hidalgo.

Lepin es quien aparece en la cima de la estatua de la Plaza Italia, hoy rebautizada por los ciudadanos como la Plaza de la Dignidad, con la wenüfoye (una de las bandera mapuche) que flameó en la marcha más grande Chile del 25 de octubre de este año. Una foto catalogada como histórica. 

bandera.jpg

Mauricio Lepin, el protagonista de la fotografía de Susana Hidalgo durante la marcha del viernes 25 de octubre
Mauricio Lepin, el protagonista de la fotografía de Susana Hidalgo durante la marcha del viernes 25 de octubre

Con ocho perdigones en el cuerpo recibidos esa misma semana de parte de Carabineros de Chile y cuatro tatuajes- dos kultrun, su abuela machi y la leyenda de kay kay filu- Lepin subió la estatua del general Manuel Baquedano. “Fui con más ánimo a la marcha histórica, porque quieren asustarnos, pero hay que salir con más ganas”.

El jueves 14 de noviembre, el día de conmemoración del primer año del asesinato de Camilo Catrillanca le llegó otro perdigón, esta vez en la cabeza, por lo que tuvo que ser trasladado a urgencia. 

“Con la muerte del peñi se empezaron a ver las cosas desde otra perspectiva, las personas empezaron a ver cómo caía el montaje, comenzaron a ver cómo se reprime al pueblo mapuche, a ver lo que pasaba realmente, porque cuando asesinaron a Matías Catrileo y Alex Lemun, la televisión solo se dedicó a mentir y contaron la historia que querían contar.  Fue lamentable el asesinato del peñi, pero de alguna forma sirvió para que muchas personas abrieran lo ojos. Los chilenos no tienen que olvidar quienes eran y por qué murieron. La lucha debe continuar, o sino el gobierno va a hacer lo que quiere”.

Maurico Lepin estudió en una escuela rural de Pelantaro que fue gestada por su abuelo que era lonko (autoridad ancestral). Su abuela era machi. Cuando ellos fallecieron fue adoptado por unos tíos. En la enseñanza media emigró a Temuco donde estudió en el Internado Indígena, ahí comenzó a participar en organizaciones como Wechenewen (fuerza de los jóvenes) donde se dedicaban principalmente a fortalecer su cultura. “Habían niños que tenían apellido mapuche, pero no tenían idea de lo que significaban”. En esos años comenta que que también estuvieron en las ceremonia de Jaime Mendoza Collio, mapuche que fue asesinado por la espalda por Carabineros el 12 de agosto de 2009 -durante el primer gobierno de Michelle Bachelet- en el contexto de recuperación territorial productiva del Fundo San Sebastián de Angol.

Con 18 años Lepin se fue a vivir a Santiago a estudiar para técnico en logística en Santiago en el Instituto Los Leones, además de trabajar. Tiene un hijo de siete años, “en honor a mis abuelos, se llama Weliwen ‘nuevo amanecer’. Mi hijo sabe que es mapuche, de dónde venimos y lo que significa esto”.

- ¿Cómo fue emigrar desde tu comunidad a Temuco?

- Como niño mapuche viví la discriminación en la ciudad, era por el tema del apellido y por cómo hablábamos. De la comunidad hacia afuera la lengua mapuche era muy discriminada.

- En Santiago ¿también sentiste discriminación?

- Cuando entré al instituto a estudiar en Santiago, yo trataba de hablar con alguien y no me prestaban mucha atención. Uno siente y ve lo que va pasando. Con el pasar de tiempo, cuando comenzaron a usarse las redes sociales de forma más masiva y aparecieron otros medios de comunicación, las personas se empezaron a dar cuenta que no era verdad lo que decía la televisión. Hoy algunas personas me preguntan por palabras en mapudungun, porque quieren saber lo que significa y me da gusto enseñar. 

Ahora se están dando cuenta que los mapuche no somos terroristas. Cuando iba a una entrevista de trabajo, veían mis apellidos y me decían “ah ustedes son los que queman los camiones” y como era nuevo, muchas veces tenía que callar. Pero también luego les decía que tenían que respetar mi sangre indígena como yo respeto sus creencias cristianas.

Igual entiendo que es porque los medios de comunicación han dicho durante mucho tiempo cosas que no son. Difunden que somos terroristas o que somos flojos y muchas personas se quedaron con eso. Antes era muy difícil que un mapuche llegara a la universidad, el chileno es bastante racista con los colores de piel, mientras más moreno sea el mapuche es más discriminado.

La foto histórica

- ¿Tenías planeado subir con la bandera mapuche a la estatua de la Plaza Italia?

- Desde el día uno comencé a participar en las marchas de ahora. Ese día me organicé con un grupo de amigos, llegamos tipo cuatro y media de la tarde. Empezamos a avanzar hacia el epicentro como podíamos, porque era impresionante la cantidad de personas. Algunos logramos llegar ahí, tenía pensado llegar a la estatua, pero no subir. En ese lugar habían personas de la Garra Blanca y gracias a un amigo pudimos pasar porque estaba como cercado. 

Llegué a los pies de caballo, tenía la bandera mapuche amarrada en el cuello y la bandera de mi amigo la tenía en la mano que era de la Garra Blanca. Vi que uno de los chicos se bajó y pensé “ya que estoy aquí, tengo que llegar arriba”. Le pasé a mi amigo el teléfono para que me sacara una foto si lograba subir y me dijo “ya pero despliega mi bandera primero”. 

Le pasé el celular, subi y no lo veía. Le saqué el mástil a su bandera y se lo puse a la bandera mapuche. Me paré arriba y la desplegué. No estuve más de diez minutos y luego puse la otra, la bandera de mi amigo como cinco minutos.

Bajé, le pregunté si había sacado una foto, y me dijo “justo me llamaron”, así que me olvidé. Solo pensé que había tenido la fortuna de subir.

Pasaron como tres días y mi amigo Pablo Millalen, subió una foto, diciendo que la imagen representaba parte de la lucha y ahí comenté la foto “adivinen quien sostiene la bandera”, pero nunca me enteré quien subió la foto.

entrevista.jpg

Mauricio Lepin Aniñir entrevistado por INTERFERENCIA
Mauricio Lepin Aniñir entrevistado por INTERFERENCIA

- ¿Qué sentiste al ser el protagonista de una de las fotos más icónicas de las manifestaciones en Chile?

- He visto que ya se convirtió en un afiche. Obviamente siento el orgullo. El otro día vi la foto en un paradero y ahí se lo dije a mi hijo, él llegó al colegio contando que era su papá que aparecía con la bandera mapuche.

He visto muchas personas con la bandera mapuche estos días, lo que es muy bonito, pero hay muchas personas que no sabe qué significa. Estoy orgulloso que haya sido un mapuche el que sostenía la bandera.

- ¿Qué piensas del actual estallido social?

- Creo que no deberían decirle “estallido social”, esto es más una revolución. Hablaba con mi padres y conversábamos acerca de la valentía de los jóvenes, me decían “nosotros somos adultos cobardes”, tenemos que pagar cuentas, estábamos sumisos al capitalismo, esclavizados, por eso me prefiero llamarle revolución. 

- Y respecto al último anuncio de los parlamentarios, acerca del acuerdo constitucional, ¿crees que logrará resolver las demandas ciudadanas?

- Esperamos que se haga una verdadera asamblea constituyente que involucre a los verdaderos ciudadanos, a los vecinos, porque estamos aburridos de los mismo. Queremos a gente de abajo. Pero mi respuesta fácil y sencilla, no les creo mucho, conociendo a los políticos será lo mismo pero solo escrito de otra forma y como siempre tendrá letra chica como cualquier contrato.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Excelente

Es primera vez que leo esta pagina!megusta y me interesa mantener contacto atraves de ella! los felicito por informar sobre la realidad que sucede en Chile. Yo soy exiliada de la dictadura de Pinochet. Un abrazo fraterno para ustedes!! NO TRANZAR!!

gracias por contarnos esta historia,

Apoyando la prensa independiente

Muy inportante informar la verd Mi pueblo indómito Siempre empies

Hola, gracias

Me gustaría que pudieran publican lo siguiente, ya que es una oportunidad de articulación histórica acá en Ñuble. De antemano Gracias! "En el contexto de las manifestaciones sociales que como país hemos presenciado desde el 18 de octubre en adelante se han podido documentar, constatar y denunciar, sistemáticas y graves vulneraciones de derecho, especialmente a niñas, niños y jóvenes las que nos parecen cobardes, atroces y repudiables. Considerando la realidad país y basados en nuestro compromiso ético, Trabajadoras/es de Infancia y adolescencia de la Región de Ñuble, autoconvocadas/os declaran lo siguiente a la opinión pública: La Infancia y adolescencia viene siendo vulnerada sistemáticamente y de manera horrible desde hace ya mucho tiempo. El año 1990 Chile firma la Convención Internacional de los Derechos del Niño, compromiso de Estado, que garantiza el disfrute y goce de los derechos enunciados en dicho documento. A pesar de esto, según datos de dominio público, entre el año 2005 y 2016, en Chile mueren 1313 niñas, niños y jóvenes en centros de SENAME. Esta cifra es más dolorosa aún, si sumamos los 2071 casos de violencia y maltrato grave, y 310 agresiones sexuales que ocurrieron el 2017 en estos mismos centros. Estas irracionales cifras nos hablan de la decidía e inoperancia con que el Estado ha abordado el tema de Infancia. Señalar que, el Estado de Chile aún no se responsabiliza de la protección de niños, niñas y jóvenes en situación de abandono, pese a que han pasado casi 30 años de la ratificación de la convención referida. El Estado ha delegado la función de protección de los sujetos de derecho a terceros, denominadas como Organizaciones Colaboradoras de Sename – OCAS, las cuales son instituciones privadas, desligándose del compromiso suscrito en la convención, respecto de velar por el bienestar integral de niños, niñas y jóvenes; otorgando en la actualidad, recursos mínimos para el funcionamiento de programas residenciales, lo que se traduce en condiciones precarias tanto para niñxs y jóvenes, como también para trabajadores que se desempeñan en el sistema residencial. Las estadísticas antes mencionadas, dejan fuera a los niños víctimas de las operaciones policiales del mal llamado “conflicto de la Araucanía”, que no es otra cosa que la protección de las inversiones forestales de privados en esos lugares. En las “zonas de conflictos”, las niñas, niños y jóvenes pertenecientes a nuestros pueblos originarios, son víctimas y testigos de violencia diaria, sin contar con organismos garantes que puedan interceder por ellas/os. Hacemos manifiesto nuestro rechazo a las formas de control social que ha implementado el estado, en especial con la población infanto adolescente y que han derivado en graves violaciones de derechos ampliamente difundidas y denunciadas por estos días en distintos medios. Como equipos multidisciplinarios que intervenimos en historias dolorosas y de abandono físico y/o afectivo sabemos que los proceso reparatorios de este tipo requieren de un proceso largo y especializado, mermando el normal desarrollo evolutivo de estas personas. Concordamos con la defensoría de la Niñez quienes han señalado a través de su vocera Patricia Muñoz, que “en Chile se han violado grave, sistemática y generalmente los derechos humanos”. Según el INDH y el Colegio médico, la cifra de personas detenidas es de 5012 personas, siendo en su mayoría Niñas, niños y adolescentes y de ese universo, un porcentaje importante son los que socialmente llamamos “Niños SENAME”. Ya a esta altura estos organismos han cuantificado a 22 muertos, 5 de ellas/os por acción directa de agentes del Estado. Se debe añadir que además existen causas por apremios ilegítimos, violaciones, abusos sexuales, torturas confirmadas y formalizadas en fiscalía, además de los más 300 traumas oculares severos, todas acciones irracionales en las que nuevamente son las niñas, niños y jóvenes quienes aparecen como las victimas más recurrentes. Emplazamos a las autoridades a corregir a la brevedad estas atrocidades, generando los mecanismos técnicos y financieros que se requieran para garantizar el pleno ejercicio y goce de sus derechos a la población infanto juvenil de Chile. Necesitamos que la institucionalidad en su totalidad sea garante de estos derechos. Hacemos un llamado a las trabajadoras y trabajadores que intervienen en infancia a sumarse a esta instancia regional de organización y diálogo. Chillán, noviembre de 2019.-"

Añadir nuevo comentario