Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 25 de mayo de 2019
Contraloría interna

Informe interno de la USACH revela serias irregularidades en construcción de emblemático edificio

Nicolás Massai D.

edificio_recicla.jpeg

Foto: USACH
Foto: USACH

El documento cuestiona el proyecto llevado a cabo por el decano Jorge Friedman. Se señala que no hubo un proceso de licitación y que profundizó el déficit económico de la Facultad de Administración y Economía, afectando de paso el financiamiento de otras unidades académicas de ese plantel.

La mañana del 14 marzo de 2017 se inauguró en la Universidad de Santiago (USACH) el edificio Recicla, una construcción impulsada por la Facultad de Administración y Economía (FAE), de 740 metros cuadrados, dos pisos, cinco salones con fines estudiantiles, que se levantó en base a materiales reciclados.

En la ceremonia estuvieron presentes algunas de las principales autoridades de la USACH, entre estas el rector Juan Manuel Zolezzi y el economista Jorge Friedman, decano de la FAE. Ambos secundaron al entonces ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, invitado estelar que llegó al corte de cinta.

Todo fue bombos y platillos esa mañana, con declaraciones muy favorables por parte del jefe de cartera del gobierno de Michelle Bachelet.

"Los 744 metros cuadrados de este edificio construido con materiales de desechos, son relevantes para el medioambiente, pues si no los hubiesen reutilizado hubiesen ido a parar a basurales o vertederos clandestinos”, dijo el ministro en esa ocasión.

Sin embargo, nueve meses después, apareció un informe de la Contraloría Universitaria de esa universidad que daba cuenta de serias irregularidades en la construcción del edificio Recicla, lo que gatilló, a su vez –sumado a otros factores–, un déficit económico en la FAE que se arrastra hasta actualidad y un clima interno de roces y críticas. 

Problemas con empresas

Según el informe de la Contraloría interna de esta universidad del Estado el costo total del edificio Recicla bordeó los $850 millones de pesos, que provinieron de distintos tipos de financiamiento. Entre estos se cuentan, por una parte, “recursos generados por la FAE y administrados por la SDT y, por otra, con fondos provenientes de préstamos otorgados por esa Sociedad y Fondos de la USACH”.

La SDT es la Sociedad de Desarrollo Tecnológico, una entidad privada, relacionada a la USACH, creada en 1990, que administra los ingresos vespertinos y los ingresos por asesorías técnicas que las distintas facultades van generando. Como principales aportantes destacan –acorde a fuentes consultadas por este medio– las escuelas de ingeniería, medicina y administración y economía. Con SDT es que la FAE está endeudada en la actualidad, a partir del sobregiro que realizó a lo largo del tiempo desde 2015, luego de que se le agotaran los excedentes generados por los distintos conceptos. La misma SDT fue la que también suscribió contratos con algunas de las empresas que desarrollaron el proyecto inmobiliario.

No fue necesario que estas sociedades participaran en un concurso para operar en la universidad pública. Ese es uno de los puntos polémicos que mostró el informe del órgano fiscalizador de la USACH –que para ese entonces era encabezado por la contralora Angélica Peña–, que apunta directamente a la responsabilidad de Jorge Friedman, decano de la FAE desde mayo de 2014.

“La modalidad utilizada vía trato directo, sin fundamento legal, facilitó al Decano de la FAE a autorizar la contratación de servicios para la obra sin resguardos legales pertinentes, toda vez que no se entregaron antecedentes que permitieran establecer la idoneidad y conveniencia de la elección de las entidades que participaron en la obra o aceptación del precio convenido”, se lee en el informe.

De hecho, según el documento del organismo, las faenas de construcción del edificio Recicla ni siquiera contaron con la anuencia de la Unidad de Construcción de la universidad en un comienzo. Esta sección solo se hizo presente el 27 de abril de 2016, cuando el contrato entre SDT y la segunda empresa constructora que comenzó a operar en el recinto –M y T Limitada– ya llevaba casi un mes.

Previo a eso, la Empresa Constructora Patricia Ríos López había obtenido una orden de compra el 8 de febrero de 2016 por un monto cercano a los $65 millones. Sin embargo, a solicitud del decano –según el informe de la Contraloría–, se ordenó que este vínculo fuera suspendido, lo que generó molestia por parte de la compañía, que, acorde al documento, habría pensado entablar acciones legales.

Luego vino el contrato entre M y L Limitada y SDT, cuya fecha es del 28 de marzo de 2016. La relación entre ambas tampoco terminó bien. Todavía se encuentra en tramitación una demanda en el 2º Juzgado Civil de Santiago, presentada por M y T en contra de la entidad privada relacionada a la USACH, en la que se solicita a esta el pago de un monto superior a los $100 millones. Entre las distintas acusaciones, está la del incumplimiento de contrato. En esa carpeta judicial, además, existen comprobantes de transferencias desde la cuenta personal del decano Friedman a M y L Limitada, algo inusual en el sector público, según lo afirmaron distintos funcionarios de la universidad a este medio.

INTERFERENCIA se contactó con Juan Pablo Aguirre, director ejecutivo de SDT, para hacer distintos tipos de consultas. La primera: por qué habían firmado contratos con empresas que no habían participado de una licitación pública.

“SDT es una empresa de derecho privado que no se rige por la ley de compras públicas, las empresas son seleccionadas y los gastos autorizados por los decanos y jefes de proyectos de la universidad", respondió vía correo electrónico. "De acuerdo con nuestro contrato de administración, la SDT tiene como función ejecutar los gastos enviados por las unidades de la universidad, no pudiendo rechazarlos”,

En palabras de Aguirre, la gestión de los gastos son de exclusiva responsabilidad de las unidades académicas que, en este caso, recae en el decano Jorge Friedman.

“Todos los gastos, firmas de contratos y pagos de honorarios fueron autorizados por el señor Jorge Friedman, máxima autoridad de la Facultad de Administración y Economía y como miembro del directorio de Empresas USACH, jefe directo de quien suscribe”, agregó.

Dentro de las distintas observaciones que hizo el órgano interno de la USACH, se encontraba también el uso de fondos por rendir que fueron solicitados por distintos funcionarios de la FAE, y que se destinaron a la construcción del edificio Recicla, lo que no se ajusta al objetivo que tiene este concepto, según fuentes que consultó este medio. Por ejemplo, hay un monto de $15 millones en 2016 que fue utilizado para el pago de hormigón a la empresa M y T Limitada.

Consultado por la deuda que el decanato de la FAE mantiene con la SDT –debido al edificio Recicla y otros proyectos–, Aguirre aseguró que es “una cifra cercana a los $600 millones, por ello los gastos del decanato están detenidos y este se encuentra pagando el sobregiro en cuotas mensuales. Para garantizar el cumplimiento de este compromiso, el señor Decano ha debido firmar un compromiso con la SDT a solicitud de quien suscribe, ante notario público con fecha 21 de marzo de 2018”.

INTERFERENCIA contactó al decano Jorge Friedman vía correo electrónico para abordar este tema. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta. Tampoco del rector Juan Manuel Zolezzi.

El pasado 1 de febrero, el mismo Zolezzi envió un correo electrónico al decano Friedman, copiado al vicedecano de la facultad, el sociólogo Alberto Mayol. Le solicitó a Friedman preparar “una rendición de cuentas de los diferentes proyectos de la Facultad, actual y de los tres años pasados”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

estimado, hagan una investigacion de cuanto ha pagado el decano friedman a los maestros de su PYME de construccion que tiene montada en la facultad. Muchas veces se demoran los pagos a funcionarios de la facultad, porque se le da prioridad de pago a "sus maestros". Esto indigna a nosotros que somos administrativos. Jaime Chamorro, jefe de estos maestros. ha ganado muchisimo dinero desde la construccion del edificio chanta recicla hasta la fecha (¿palo blanco del decano?)

Añadir nuevo comentario