Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 8 de agosto de 2020
Coletazos de llegada de Briones

Las razones de la salida del director de la Dipres

Víctor Herrero A.
Nicolás Massai D.

portada_cerda.png

Rodrigo Cerda, ex director de la Dipres. Foto: Dipres
Rodrigo Cerda, ex director de la Dipres. Foto: Dipres

No son temas familiares. La salida de Rodrigo Cerda tuvo que ver con que el giro hacia un mayor gasto público sería, a su juicio, una política poco planificada, mientras que también resentiría el aterrizaje en pleno de Evópoli en el Ministerio de Hacienda.

El martes 26 de noviembre, más de un mes después de que comenzara el estallido social en Chile, los legisladores oficialistas estaban contentos. El ministro de Hacienda, Ignacio Briones (Evópoli), había logrado despachar en tiempo casi récord la ley del presupuesto para 2020. Esta aumentó en 4,5% el gasto fiscal respecto de este año –más de 74 mil millones de dólares–, en lo que el propio Ejecutivo denominó como énfasis en una "agenda social".

A un lado del titular de Hacienda se encontraba quien hasta este jueves se desempeñaba como director de la Dirección de Presupuestos (Dipres), Rodrigo Cerda Norambuena. A esas alturas, según información recogida por INTERFERENCIA, este economista de la Universidad Católica y doctor de la Universidad de Chicago ya estaba en desacuerdo con la dirección que había tomado Hacienda de aumentar el gasto fiscal.

Cerda es un hombre cercano a Felipe Larraín. Ambos tenían una muy buena relación laboral, pues, entre otras cosas, habían trabajado juntos durante el primer gobierno de Sebastián Piñera y luego en el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales, más conocido como Clapes UC. En marzo de 2018, a la siga de Larraín, arribó nuevamente a Hacienda, esta vez a cargo del presupuesto nacional.

Una fuente de Hacienda, que pidió reserva de su nombre para este artículo, indicó que la salida de Cerda desde Dipres se sabía desde la partida de Felipe Larraín como jefe de la cartera, el pasado 28 de octubre. Unos días antes, según este funcionario, ya se sabía que Sebastián Piñera daría un giro en la conducción económica de su gobierno, por lo que se interferiría el objetivo por el cual había llegado el economista a dirigir el presupuesto.

"Tenía dos misiones: reasignar el gasto y, si era posible, minimizarlo. La reasignación ha sido muy difícil, porque como sabes, los programas tienen padrinos políticos. Ahora, con este giro de gobierno, no es que el problema sea el aumento del gasto fiscal, sino que el desorden del gasto. Que el gasto aumente no es el problema. La pregunta es si este gasto está financiado, y la respuesta es que no lo está", dijo este funcionario, lo que habría contrariado a Cerda.

La llegada de los Evópoli

Según otro alto funcionario de Hacienda, que habló bajo la misma condición de reserva con INTERFERENCIA, Rodrigo Cerda también se sintió incómodo con la llegada de militantes de Evópoli a la conducción del Ministerio de Hacienda, encabezados por el mismo ministro Ignacio Briones, miembro del think tank Horizontal, creado en 2011 por Hernán Larraín Matte (hijo del actual ministro de Justicia) y Felipe Kast.

Briones continúa figurando como integrante del directorio de Horizontal, donde también se encuentra el economista Pablo Correa González, ex gerente de estudios y comunicaciones del Banco Santander y actual vicepresidente del BancoEstado, cargo que ocupa desde el 26 de abril de 2018. Acorde al testimonio del funcionario de Hacienda que conversó con este medio, Cerda no tuvo buena llegada con Correa.

La distancia del ahora ex director de la Dipres con Evópoli sería, según trascendidos, que el partido habría intentado pasarle el costo político de la crisis producto del alza del pasaje del Metro de Santiago. Así se pudo entrever, al menos, en la versión que se echó a correr desde algún sector del oficialismo sobre este episodio. La historia era más o menos así: Gloria Hutt, también militante de Evópoli, ya sabía en septiembre lo del aumento de la tarifa del Metro, y le habría solicitado a la Dipres –entonces a cargo de Cerda– usar un 10% de subsidio para impedir el alza, lo que, según La Tercera, habría sido denegado. Ante esta respuesta, Hutt –supuestamente– advirtió de lo que podría ocurrir a nivel de descontento.

"Rodrigo Cerda estaba indignado desde el comienzo del estallido social, porque sintió que los Evópoli traspasaron cualquier culpa a la Dipres", aseguró esta fuente. "La ministra Gloria Hutt, en cambio, no tuvo ningún costo político".

Ya con la renuncia de Rodrigo Cerda aceptada, el gobierno nombró este jueves en su reemplazo a Matías Acevedo Ferrer, ingeniero comercial y MBA de la Universidad de Chicago, quien durante el primer gobierno de Sebastián Piñera estuvo –entre otros cargos– en la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) como gerente corporativo.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario