Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 26 de marzo de 2019
Documento de transparencia

Los abultados aportes del Ejército a fundaciones afines

Nicolás Massai D.

La institución castrense aportó, entre 2010 y 2017., un total de 1.260 millones de pesos a distintas fundaciones y corporaciones. La fundación Señoras del Ejército, fundada por Lucía Hiriart, fue por lejos la más beneficiada.

En la sección efemérides del sitio web de la Corporación Conservación y Difusión del Patrimonio Histórico Militar (CPHM) se destaca al 11 de septiembre de 1973 como el momento en que tuvo lugar el “Pronunciamiento Militar”. 

La CPHM, que se fundó en 2001, está integrada en su mayoría por gente del mundo militar. De hecho, el comandante en jefe, general Ricarzo Martínez, es el presidente honorario de la organización. Pero también lo integran muchas personas del mundo civil, entre ellos el empresario Andrónico Luksic, la historiadora Patricia Arancibia Clavel, el ex director de El Mercurio Cristián Zegers, el ex gerente general de SQM Patricio Contesse, la directora del Museo Violeta Parra Cecilia García-Huidobro, y el director de empresas Juan Antonio Guzmán.

Esta corporación se sustenta con los aportes de empresas como el Banco de Chile, el Banco Crédito e Inversiones, la Caja de Compensación Los Andes y Endesa, entre otros. Además, entre 2016 y 2017 recibió aportes por 79 millones de pesos de parte del Ejército de Chile, tal como consta en una solicitud de transparencia a la que accedió INTERFERENCIA (ver documento).

La donación, según el Ejército, tiene como justificación entregar un monto que ayude al mantenimiento de la corporación, entre otros objetivos.

No es la única entidad a la que la institución castrense le ha aportado recursos. La lista la integran cuatro sociedades de distintas características, dentro de las que está también la Pontificia Universidad Católica (PUC). El total de estos aportes, realizados entre 2010 y 2017, suma unos 1.260 millones de pesos.

Unas fueron más beneficiadas que otras, por cierto. Mientras la PUC solo recibió 3 millones, la Fundación de Señoras del Ejército recibió más de 1.000 millones de pesos, siendo por lejos la más beneficiada.

Las señoras

La Fundación Señoras del Ejército fue fundada por la viuda de Augusto Pinochet, Lucía Hiriart, en 1984. Su sede está ubicada en calle Asturias, en Las Condes, en la misma casa que ocupó durante muchos años el matrimonio Pinochet-Hiriart, según un reportaje de Ciper.

El objetivo principal de esta fundación, según su sitio web, es apoyar “material y espiritualmente a familias de la institución que más lo necesiten”; esto se traduciría en entrega de alimentos, medicamentos y hasta canastas familiares.

Para cumplir con esta misión, el Ejército le entregó 1.072 millones de pesos entre 2010 y 2017, con montos que variaron bastante con el paso de los años. Si en 2014, la fundación recibió 52 millones, al año siguiente fueron 302 millones, y luego, en 2016, 338 millones de pesos

Acorde al mismo artículo de Ciper, la fundación realizó entre 2010 y 2014 una serie de ventas de sus propiedades mientras su presidenta era Ana María Pinochet, la cónyuge del ex general Juan Miguel Fuente-Alba, quien en ese entonces se encontraba a la cabeza de la institución. Durante ese mismo tiempo, y después de que ambos dejaron sus puestos tanto en la fundación como en el Ejército, Pinochet aumentó el patrimonio familiar de su matrimonio, adquiriendo distintos bienes inmuebles y automóviles por una suma superior a los 680 millones de pesos.

Griffiths en el directorio

“Es bueno establecer que el Pronunciamiento Militar no fue una asonada, tampoco un asalto al poder para una aventura golpista; al contrario fue el único y último recuso para rescatar el timón, cuando ya la nave del Estado se precipitaba en el despeñadero del desgobierno, la anarquía y el hambre”.

Este párrafo corresponde a una editorial de 1993 publicada en un anuario de la Academia de Historia Militar, el que todavía se encuentra disponible en su sitio web. Esta institución, creada en 1977 en plena dictadura, tiene como finalidad “investigar y difundir la historia militar, con énfasis en la de Chile y su Ejército”.

Está compuesta por personas del mundo civil y militar, y en su directorio sigue apareciendo el general en retiro John Griffiths, quien actualmente se encuentra procesado por la ministra de la Corte Marcial, Romy Rutheford, por presunto mal uso de pasajes para salir al extranjero, lo que gatilló su renuncia del Ejército en octubre de 2018.

La Academia de Historia Militar, para cumplir con sus objetivos, recibió 105 millones de pesos por parte de la institución castrense entre 2016 y 2017. Estos recursos tuvieron como fin aportar al “funcionamiento de la academia”, entre otras cosas.

Según respondió el Ejército en la solicitud de transparencia, fechada el 6 de septiembre de 2018, este año no han habido “aportes efectuados” a ninguna de estas entidades.

Adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF donaciones_del_ejercito.pdf1.49 MB

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario