Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 23 de Octubre de 2021
Perfil del embajador en China

Luis Schmidt, el hombre de confianza de Piñera en China y amigo de Sutil que fue clave en la donación de ventiladores de la CPC

Diego Ortiz
Camilo Solís

Luis Schmidt Montes, embajador chileno en China

Luis Schmidt Montes, embajador chileno en China
Luis Schmidt Montes, embajador chileno en China

Embajador en China dos veces, acompañó al mandatario el 2019 durante la polémica gira por el país en donde se reunió con empresas tecnológicas en compañía de dos de sus hijos, ambos con intereses en el rubro. Hoy, toma distancia de su rol en la compra de ventiladores: “las órdenes venían del Minsal”.

“Y esto es como el far west, entonces yo andaba poco menos que con un maletín lleno de billetes, cosa que el Estado no puede hacer. Me retaban de Cancillería, que ese no era mi papel, que qué pasaba si me engañaban”, dijo el embajador chileno en China, Luis Schmidt a Ciper Chile en un artículo respecto de la compra de ventiladores mecánicos en el país asiático.

A pesar de los “retos”, Schmidt lo hizo igual: se transformó en el enlace de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) en el país asiático para comprar ventiladores mecánicos en medio de la pandemia. 

Con la ayuda del embajador, los dineros de la CPC -facilitados por el presidente del gremio y amigo personal de Schmidt, Juan Sutil - y el visado del Ministerio de Salud (Minsal), se compraron 515 ventiladores mecánicos chinos en el contexto de una pandemia que avanzaba rápidamente en Chile y de escasez de insumos médicos, en especial de estos aparatos.

El gremio empresarial desembolsó $10 mil millones en la operación -aunque estos servirían también para generarle a las empresas aportantes beneficios tributarios.

De los 515 aparatos, según detalla un informe elaborado por el Minsal y revelado por La Tercera, sólo 172 alcanzaron a utilizarse, mientras que los 343 restantes nunca ingresaron a la red asistencial nacional. En la actualidad, apenas 32 se encuentran operativos, con 483 ventiladores almacenados y juntando polvo en bodegas de la cartera de Salud. 

De lo que sí sabe Schmidt es de negocios, interés que comparte con el mandatario Sebastián Piñera. La experiencia en este mundo, específicamente en lo relacionado a la agricultura y a la industria frutícola, fue factor determinante para que Piñera lo apuntara embajador el año 2010 en China,

Y es que Schmidt, ingeniero civil de profesión, poco sabe de implementos médicos. “Soy un embajador, no un técnico en ventiladores ni doctor”, aseguró durante una entrevista al mismo medio, para luego agregar que las órdenes para elegir y comprar los elementos venían directamente “de Santiago y del Minsal”. 

De lo que sí sabe es de negocios, interés que comparte con el mandatario Sebastián Piñera. La experiencia en este mundo, específicamente en lo relacionado a la agricultura y a la industria frutícola, fue factor determinante para que Piñera lo apuntara embajador el año 2010 en China, entonces ya una potencia mundial en términos económicos. 

Schmidt llegó a la embajada en Asia en un incómodo momento, luego de que Hernán Somerville, presidente de la Asociación de Bancos y primera elección de Sebastián Piñera para el cargo, renunciara a pocos meses de asumir por “razones personales”. Shmidt sortearía aquel impasse y ejercería el cargo durante la totalidad del mandato de Piñera, siendo vuelto a elegir como embajador en China para el segundo periodo del político-empresario.

Tanto para llegar a la embajada china como para seguir en el cargo durante dos períodos presidenciales, su bagaje empresarial sería clave.

El brazo del empresariado en Oriente

“El tema geopolítico podría haberse dicho cuando se vendieron todas las eléctricas a los españoles”, sentenció Luis Schmidt Montes cuando en noviembre de 2020 se hizo pública la contundente llegada de la estatal china State Grid al mercado chileno mediante la compra de la Compañía General de Electricidad (CGE), empresa encargada de la distribución de energía eléctrica al sector industrial y doméstico. Esto, en comparación con otro momento de la historia de la inversión extranjera en la que Chile recibió ingentes recursos de empresas de España.

Aseguró Schmidt que cuando se trata de China “la gente se asusta”, pero que la inversión del país asiático es necesaria y que aún está muy por debajo de la inversión que países como Japón o Estados Unidos tienen en nuestro país en otras materias clave como la minería.

Schmidt ya había participado en tentativas previas de State Grid -la que es considerada el grupo eléctrico más grande a nivel mundial- para llegar al rubro energético en Chile, cuando en su primer periodo como embajador atendió a los intereses que la estatal china había mostrado por participar del entonces prometedor proyecto de Hidroaysén. 

Desde el Tratado de Libre Comercio firmado en la Apec de 2004, los lazos comerciales con la República Popular China no han hecho más que crecer hasta convertirse en el principal socio de comercio exterior de Chile. 

Durante la pandemia eso no ha sido distinto. Según el último Informe mensual de comercio exterior de Chile correspondiente al mes de abril, China concentró el 37,1% de las exportaciones hechas por Chile, lejos del 15,5% de Estados Unidos; situación que se replica para las importaciones, con un 24,7% provenientes de China y un 18,4 de Estados Unidos. 

Su desempeño en la Fedefruta lo llevó entre 2005 y 2009 a la presidencia de la SNA. Como presidente de esa corporación encabezó misiones empresariales en China, en compañía del ministro de Agricultura de Michelle Bachelet, Álvaro Rojas y algunos parlamentarios.

Schmidt ha sido parte activa en el incremento de estas relaciones. En el mundo empresarial goza de la fama de ser uno de los pioneros en haber incrementado el comercio con China desde mucho antes de haber sido nombrado embajador por Sebastián Piñera por primera vez en 2011. 

Empresario de la fruta, ha trabajado como productor y exportador de frutas y semillas desde el año 1969, según declara en su currículum disponible en Linkedin. Tuvo un paso de 13 años por Viña Undurraga, donde se desempeñó como gerente de producción. Se acercó al mundo gremial cuando entre 1997 y 2006 fue presidente de la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta), asociación gremial nacida en 1985 y que agrupa a los productores frutícolas a nivel nacional. Entre 2001 y 2005 fue vicepresidente del Comité Asia-Pacífico de la Confederación de la Producción y Comercio (CPC), dando cuenta de su experiencia como exportador al mundo asiático. 

Su desempeño en la Fedefruta lo llevó entre 2005 y 2009 a la presidencia de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), centenaria organización gremial que vela por los intereses de los influyentes empresarios del agro. Como presidente de esa corporación se encargó de encabezar misiones empresariales en China, en compañía del ministro de Agricultura de Michelle Bachelet, Álvaro Rojas y algunos parlamentarios. Además, en agosto de 2007 acompañó a Bachelet a Japón en la promulgación del Acuerdo de Asociación Económica Estratégica entre Chile y aquel país, el Tratado de Libre Comercio. 

Cuando llegó a la embajada chilena en China su nombramiento levantó comentarios positivos por la experticia de Schmidt en el mundo asiático como exportador agrícola, pero también suspicacias por los eventuales conflictos de intereses que su relación comercial de años con Oriente pudiera significarle en el ejercicio de este cargo público. 

Una vez terminado el primer mandato de Piñera, Schmidt volvió a presidir la Fedefruta en 2016, sin embargo su regreso a Chile y a ese cargo fue más bien corto, ya que en 2018 Piñera volvió a recurrir a Schmidt para que se encargara de la embajada en China. Un boomerang perfecto. 

Actualmente Schmidt, según registros del Diario Oficial y también según sus declaraciones de intereses disponibles en el sitio de Infoprobidad, tiene propiedad en diversas sociedades, varias de ellas relacionadas al rubro de la exportación y el comercio. Envases del Pacífico SA (Edelpa) es una de ellas, la cual es una empresa dedicada al desarrollo de envases flexibles que extienden la duración de contenidos a comercializar, especiales para el comercio exterior. 

Schmidt también tiene propiedad en Comercializadora Asia Pacífico, sociedad de responsabilidad limitada cuyo nombre de fantasía es “Asia Pacific Trading Center Ltda”, la cual se dedica en lo principal a comercializar todo tipo de bienes en Chile y el extranjero; y además en una corporación denominada “sociedad chino chilena de fomento”.  

Con ese bagaje no caben dudas de que Schmidt fue la bisagra clave en las historias del far west que Chile tuvo que afrontar para hacerse con los anhelados ventiladores mecánicos chinos, en compañía de su antiguo amigo y compañero de predios agrícolas, Juan Sutil.  

Sin embargo, en la entrevista que el embajador dio a La Tercera, Schmidt asegura que este es un impasse que a él ya no lo toca. Quedó en el pasado. Ahora el producto estrella que viaja desde los aeropuertos de la República Popular China directo al Arturo Merino Benitez en Santiago es la vacuna Coronavac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac, producto que hasta el 10 de abril al menos había ingresado al país en una cantidad cercana a las 13 millones de dosis, según el Minsal

“Hoy estoy en el tema de las vacunas. Claro, como están las cosas en Chile, podrían decir que las vacunas que estoy enviando no sirven para nada”, señaló Schmidt en la entrevista. 

El hombre de Piñera en China

Una de las iniciativas que el propio Schmidt destaca de su gestión como embajador es la creación del Chile Week durante su primer periodo, evento que busca acercar a exportadores chilenos al mercado asiático, presentando a Chile como un país confiable para la inversión. “Ya es toda una tradición”, aseguró en entrevista con la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

El Chile Week no es la única instancia enfocada en estrechar las relaciones comerciales de ambos países de las que ha participado Schmidt. Incluso, uno de los últimos eventos de este tenor realizados en China se transformaría en escándalo. 

El 22 de abril de 2019, una comitiva chilena llegó al país asiático para participar del ProChile Innovation Summit, donde 43 emprendedores nacionales buscaban estrechar lazos comerciales con gigantes tecnológicos chinos. Junto al presidente, también viajaron sus dos hijos, Cristóbal y Sebastián Piñera Morel; despertando fuertes críticas en Chile por nepotismo. 

La familia de Schmidt también tiene cierta relación con Piñera, específicamente con el manejo de su fortuna. Magdalena Schmidt, hija del embajador, trabajó como analista en Moneda Asset Management, administradora de fondos que maneja parte del fideicomiso del mandatario. 

Dos días después de su arribo, INTERFERENCIA reveló que Cristóbal y Sebastián crearon una empresa enfocada en robótica apenas un mes antes del viaje. Cristóbal, por su parte, era dueño de Hopin, una empresa con intereses también en el área tecnológica. Dos de los socios de este último también viajaron junto a la comitiva chilena en un evento comercial exclusivo permitiría hacer contactos con gigantes de la industria china como Huawei, Xiaomi y Bid, entre otros. 

Si bien el caso provocó un pronunciamiento de Contraloría al respecto (favorable para el clan Piñera) y críticas tanto de la oposición como el oficialismo, la situación no perturbó a Schmidt, quien cerró filas detrás de Piñera y sus hijos emprendedores. En entrevista con El Mercurio, el embajador -quien acompañó al mandatario durante los eventos- catalogó como “todo un éxito” la iniciativa, sin hacer mención alguna a los conflictos de interés que generaba la inclusión injustificada de Sebastián y Cristóbal Piñera Morel en la comitiva. 

La familia de Schmidt también tiene cierto tipo de relación con Piñera, en particular con el manejo de su fortuna a través de uno de sus fideicomisos ciegos. Magdalena Schmidt Gabler, hija del embajador e ingeniera comercial de la Universidad de Chile, trabajó entre marzo de 2018 y 2020 como analista de inversiones de renta variable para Latinoamérica y para el mercado nacional en Moneda Asset Management, administradora de fondos que maneja parte del fideicomiso del mandatario. 

A través del fondo de inversión Pionero, Moneda Asset Management ha sido responsable en el pasado de la gestión de más de $17 mil millones del patrimonio de Sebastián Piñera, según su declaración de patrimonio correspondiente a cuando fue candidato a la Presidencia por segunda vez. Magdalena Schmidt ha representado a este fondo de inversión -uno de los más importantes de la administradora- en varias juntas ordinarias de accionistas de empresas en las que Moneda Asset tiene participación.

Además, Luis Schmidt no es el único de la familia en que Piñera ha depositado su confianza para un cargo público. Su sobrina, María Carolina Schmidt, es la ministra de Medio Ambiente, cargo que ocupa desde agosto del 2018 cuando reemplazó en la cartera a la saliente Marcela Cubillos. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Bien venido el periodismo libre e independiente

Compraron deshechos ,igual que Lagos con los trenes españoles

Añadir nuevo comentario