Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 28 de octubre de 2020
Entrevista

Marcelo Catrillanca: “Cuando murió Camilo tuve que cambiar mi forma de vida”

Maximiliano Alarcón G.

marcelo_catrillanca.jpeg

Crédito: Agrupación de Fotógrafos Independientes de Los Ríos
Crédito: Agrupación de Fotógrafos Independientes de Los Ríos

INTERFERENCIA conversó con Marcelo Catrillanca tras el término de la comisión investigadora de la Cámara de Diputados. El padre de Camilo cuenta cómo pasó de un bajo perfil a un rol protagónico buscando verdad y justicia para su hijo.

El 14 de noviembre de 2018, día en que el comando jungla de Carabineros asesinó a su hijo, la vida de Marcelo Catrillanca tomó otro curso.

“Antes de la muerte de Camilo yo era un obrero. Pero cuando murió Camilo tuve que cambiar mi forma de vida, aprender de política, ver las declaraciones del ministro del Interior. Tuve que venir acá, buscar la justicia y creo que hemos avanzado, porque siento que la justicia hoy no se burla como lo hicieron con otros peñis muertos”, dijo el mismo a INTERFERENCIA.

Marcelo Catrillanca era un hombre trabajador de bajo perfil de la Comunidad de Temucuicui Tradicional ubicada en Ercilla, pero un crimen cometido por el Estado de Chile lo llevó a centrar su vida diaria en asuntos políticos, todo para que la muerte de Camilo Catrillanca no quedara impune.

Una de las vías –además de la estrictamente judicial– fue la comisión investigadora conformada por la Cámara de Diputados, la que busca establecer una verdad política en este asesinato. El lunes de la semana pasada fue la última audiencia de ésta y desde el 9 de enero pasado, cuando fue la primera reunión de la instancia, Marcelo Catrillanca asistió de manera casi ininterrumpida.

Durante estos meses visitando el edificio del Ex Congreso Nacional en Santiago, lugar de la comisión, la sensación más importante que le ha quedado al padre de Camilo Catrillanca es que los políticos “son unos mentirosos”, afirmando que el discurso de que en La Araucanía existe terrorismo es tan sólo para militarizar y así proteger los intereses de privados, como las empresas forestales.

En la sesión del 10 de junio estuvo exponiendo el ministro del Interior, Andrés Chadwick, el mismo que a pocas horas del asesinato de Camilo Catrillanca dijo que esto se había dado en el contexto de un enfrentamiento.

Un metro a la espalda de la autoridad de gobierno, en las sillas del público, estaba sentado Marcelo Catrillanca. Al poco de comenzar la cita, la diputada mapuche Emilia Nuyado (PS) saludó la presencia del padre de Camilo. Chadwick se volteó y con una sonrisa forzada esperó una respuesta de Marcelo, pero éste lo ignoró, pues se trataba de uno de los que él apunta como mentirosos.

“Ellos son políticos, siempre van a buscar la forma de engañarte, de hacerte huevón. Él busca el gesto porque sabe que está la cámara cerca, pero no se puede, porque hoy puede ser muy ministro pero mañana no y tendrá que enfrentarse a la sociedad. Uno tiene que entender que él es un agente político, con Sebastián Piñera son primos y tienen intereses en el país. Pinochet mataba gente por pensar distinto, ellos matan porque tienen sus intereses en las comunidades”, dice Catrillanca.

Si bien hasta antes del asesinato de su hijo dedicaba su tiempo al trabajo, la política no era algo ajeno para Marcelo. Su padre es el lonko de la Comunidad de Temucuicui Tradicional, Juan Catrillanca. Por esto mismo las conversaciones sobre cómo mejorar la situación del pueblo mapuche eran habituales entre Marcelo y Camilo Catrillanca.

“En la casa, cuando comíamos, en actividades familiares, siempre pensábamos en cómo arreglar las cosas. A veces somos nosotros los responsables de mostrarle al gobierno las cosas que están haciendo mal. Con Camilo podíamos discrepar en algunas cosas, pero siempre tuvimos claro que si a alguno le pasaba algo, el otro iba a responder”, relata.

De esta forma, apenas su hijo fue asesinado, Marcelo Catrillanca tuvo que reservarse el dolor y mantenerse estoico en las acciones políticos que le tocaría liderar. Estaba consciente de que él debía hacerse cargo, porque así lo hablaba con Camilo y la experiencia de otras muertes en el pueblo mapuche le indicaban que así debía ser.

“Es importante el resguardo de la familia. Yo vi a los papás del peñi Alex Lemun, a los de Jaime Mendoza Collío, que por el dolor les fue muy difícil hacerse cargo de lo que vino después de la muerte de sus hijos. Lo mejor es que los papás se hagan cargo de estas situaciones, como la situación de Brandon Hernández Huentecol que la lleva adelante su mamá, quien no tiene muchos conocimientos políticos. Por eso es importante que los dirigentes enseñemos el camino a los otros para que puedan defenderse ante cualquier cosa que les pase”, señala.

Más allá del avance particular del caso de Camilo Catrillanca, donde la Fiscalía de La Araucanía calificó el delito como homicidio simple, Marcelo Catrillanca cree que la búsqueda de la verdad en la muerte de su hijo es un precedente para evitar nuevos asesinatos en el pueblo mapuche, como también los montajes de los aparatos del Estado en torno a sus integrantes.

“Esto va a servir para otras personas, porque ya no salen limpios los montajes de Carabineros. En Cañete, un carabinero con apellido mapuche le dispara a otro carabinero y dijeron que fueron los mapuche. El que salió herido, con la muerte de Camilo, tuvo que salir a decir la verdad, que durante tres años mintió, que no habían sido los mapuche sino que su colega”, cita como ejemplo.

Este jueves los diputados de la comisión investigadora se reunirán para comenzar a trabajar en el informe final de la instancia y según mencionaron fuentes que la integran a nuestro medio, es probable que además del rol de Carabineros en el asesinato, se apunte la responsabilidad política de Andrés Chadwick y el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, tal como ocurrió en la comisión de Operación Huracán con el ex titular de Interior, Mario Fernández, y el subsecretario Mahmud Aleuy.

Más allá del resultado, Marcelo Catrillanca continuará siendo una voz política del pueblo mapuche desde su comunidad, alegando por la necesidad de un “entendimiento entre dos naciones”, fórmula que cree puede resolver el conflicto.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario