Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de octubre de 2020
Política presidencial

MEO reaparece en encuestas al tiempo que desarrolla una labor silenciosa para acercar posiciones entre la DC, PS y el Frente Amplio

Víctor Herrero A.

Desde que volvió a aparecer en los matinales de la TV en julio, Marco Enríquez-Ominami ha recuperado popularidad y credibilidad. ¿La cuarta es la vencida?

Hay quiénes comparan a Marco Enríquez-Ominami con Salvador Allende. Desde luego no tanto por ideología, sino por la porfía de presentarse una y otra vez a las elecciones presidenciales.

El ex diputado socialista y ex candidato presidencial ha sido dado por muerto muchas veces. Pero como reza un viejo dicho, en la política nunca mueres a no ser que mueras de verdad.

Tras muchos meses e incluso en el ostracismo más absoluto, esta semana una encuesta situó a MEO como uno de los personajes más reconocidos de la política nacional. En la encuesta semanal de Cadem, este lunes Marco Enríquez-Ominami apareció como el cuarto personaje más conocido de la política chilena, detrás de la ex presidenta Michelle Bachelet, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, y la edil de Providencia, Evelyn Matthei. Ello, desde luego, no se traduce en una preferencia de votos a la hora de una elección presidencial.

El retorno de MEO probablemente se asocie a que volvió a ser un rostro en la TV. En efecto, desde el 15 de julio Marco Enríquez-Ominami ha participado casi todos los días en varios matinales de la televisión chilena, para conversar sobre las maneras de enfrentar la pandemia del Coronavirus o para opinar sobre el debate del retiro del 10% de las AFP.

Sin embargo, más allá de las apariciones en pantalla, el ex candidato presidencial -que de elección en elección sufrió la pérdida de la mitad de sus votantes, pasando de 20% en 2009, a 10% en 2013 y 5% en 2017- también ha realizado una labor silenciosa a nivel de las bases de varios partidos políticos.

Además de ser uno de los fundadores del Grupo de Puebla, que reúne a varios líderes progresistas de América Latina, entre ellos el presidente de Argentina, Alberto Fernández, MEO ha sostenido una serie de encuentros poco conocidos con miembros de los distintos partidos de la oposición, desde el Frente Amplio a la Democracia Cristiana.

“Aunque pocos lo sepan, hoy en día Marco y el PRO se han convertido en una bisagra dentro de la centro izquierda”, afirma uno de sus asesores.

De manera silenciosa, MEO ha realizado encuentros por redes sociales con dirigentes de la DC y el PS, que han sido poco conocidas en la opinión pública. Es más, un miembro del entorno del líder del PRO asegura que las conversaciones con Álvaro Elizalde, presidente del PS, y Andrés Santander, secretario general de ese partido, son inéditas por cuanto hace casi una década que los lazos estaban cortados.

INTERFERENCIA contactó a Marco Enríquez-Ominami para preguntarle si está en sus planes una cuarta candidatura presidencial. “Me parece desafortunado presidencilizar el debate hoy cuando tenemos 14 mil muertos en Chile, lo más prudente es trabajar para la unidad”, afirmó. “Hoy tenemos un gobierno insensible y un presidente sin empatía, pero me acuerdo de esa película de James Bond que vi de joven en el exilio: ‘Nunca digas nunca jamás’”.

Roberto Izikson, cientista político y gerente de la encuestadora Cadem, afirma que la irrupción de MEO como uno de los personajes más reconocidos no es una sorpresa. Pero a la hora de evaluar una eventual cuarta candidatura presidencial, Marco Enríquez-Ominami enfrenta un desafío cuesta arriba.

“Aún no aparece como candidato de forma espontánea y tiene un rechazo de 56%, que es alto para un candidato presidencial”, asegura el encuestador. “Además ese rechazo no ha disminuido con el tiempo”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

geniales!!!

He visto algunas publicaciones, y me han parecido interesantes.

Qué raro, cuando la Concertación presentó como candidato al Sr Eduardo Frei, el MEO apareció. a lo Joaquín Lavín , no había medio que no lo mostrara y ahora, nuevamente , irrumpe como "candidato Presidencial" ; siendo instalado por la CADEM, La derecha astuta, hace un trabajo inteligente, sin escrúpulos, usando el método del cura de Catapilco.

"... En efecto, desde el 15 de julio Marco Enríquez-Ominami ha participado casi todos los días en varios matinales de la televisión chilena..." Quien dirige y que financiamiento responde a ésta "popularidad"?

Añadir nuevo comentario