Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de agosto de 2019
Más de tres años sin pagar

Minera de LarrainVial suma multas ambientales morosas por más de $2.500 millones

Joaquín Riffo Burdiles
Nicolás Massai D.

El proyecto Pampa Camarones SpA, propiedad de Minería Activa -una empresa de LarrainVial- está a la cabeza del ránking de multas impagas en la Superintendencia del Medio Ambiente, fondos que se adeudan a la Tesorería General de la República. El dato es uno más en la historia de esta compañía localizada en la región de Arica y Parinacota, en la que abundan daños ambientales y conflictos laborales.

A 80 kilómetros de Arica se encuentra la comuna de Camarones, territorio destacado por presentar un proceso de ocupación humana continua por más de 7.500 años, cobijando uno de los patrimonios arqueológicos reconocidos por la ciencia a nivel mundial, como son las momias más antiguas del mundo pertenecientes a la Cultura Chinchorro.

En este mismo sector también opera la minera Pampa Camarones, dedicada principalmente a la extracción de cobre, que en 2016 fue adquirida por Minería Activa, el brazo minero de la empresa financiera LarrainVial.

Pero con la compra, la empresa de servicios financieros tuvo que asumir las enormes deudas que dejaban los antiguos controladores, las que incluyen multas ambientales que arrastra la minera, las que fueron sumándose dadas graves transgresiones, incluida una falta gravísima, tipificada de esa manera por haber causado daño ambiental irreparable.

Las multas hasta la fecha alcanzan cifras por sobre los 2.500 millones de pesos, las que -según información de la Superintendencia del Medio Ambiente y la Tesorería General de la República- no han sido cancelados, posicionando a Pampa Camarones SpA en el primer lugar del ránking de multas impagas del Sistema Nacional de Información de Fiscalización Ambiental (Snifa).

Se trata de una cifra muy superior a los aproximadamente $370 millones que debe Criaderos Chile Mink LTDA, la segunda empresa con mayores deudas registradas en esta superintendencia.

HISTORIA DE LA MINA

La historia de Pampa Camarones comenzó en 2011, cuando la propiedad se dividía entre Pampa Mater, Arrigonia Minería y Samsung C&T Chile Coopper. En septiembre, la empresa recibió la favorable resolución de calificación ambiental (RCA) del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), para el proyecto Explotación Mina Salamanqueja, la que, en medio de un terreno arrendado por 15 años a Enami, consideró la extracción de unas 30 mil toneladas de mineral de cobre.

Luego, en julio de 2012, se aprobó la RCA de la iniciativa Planta de Cátodos Pampa Camarones, destinada al tratamiento de cobre óxido y la producción de 8.400 toneladas de este mineral de alta pureza para exportar desde el puerto de Arica. 

Después de unos años de funcionamiento, la planta cerró por problemas económicos, esto, siete meses después de que el 90% de la propiedad fuera adquirida por US$ 18 millones por Minería Activa, el brazo dedicado a este rubro de LarrainVial, en 2016. La razón en ese entonces fue el mal momento por el que atravesaba el precio del cobre; sin embargo, siempre se supo que este cierre era temporal.

De esta manera, en agosto de 2017, el SEA dio su visto bueno al proyecto de la firma titulado Optimización y Actualización de Procesos e Instalaciones del Proyecto Minero Pampa Camarones, con una inversión superior a los US$ 9 millones y cuyo objetivo era ampliar la explotación de la Mina Salamanqueja -pasar de 30 mil a 37 mil 500 toneladas mensuales de producción de mineral- además de agregar otra área de extracción, denominada Mina Chacota, cuya producción sería de 15 mil toneladas mensuales. 

Este hito dio forma a la mina Nueva Pampa Camarones -la que contó incluso con capitales extranjeros- pero los actuales controladores no consideraron en la renovación de la empresa pagar la enorme deuda heredada de la administración anterior por razones medioambientales, la que acumula cuantiosas cifras hasta la fecha.

DAÑO IRREPARABLE

La multa mayor que recibió Pampa Camarones fue a raíz de una falta que la Superintendencia del Medio Ambiente consideró como gravísima. En 2013, la minera intervino 15 hectáreas del yacimiento Salamanqueja, destruyendo a su paso bienes arqueológicos. Así lo describió la sentencia unánime del Tribunal Ambiental de Santiago:

"En efecto, el daño ambiental alegado se configuró pues los eventos líticos destruidos eran bienes únicos, irrepetibles e irremplazables, y por lo tanto la pérdida, en este caso, es irreparable. La información que en un momento era posible extraer, por parecido u homogéneo que sea el evento lítico a los otros presentes en una misma zona, por las razones antes esgrimidas, ya no es posible de recuperar".

"En efecto, no se ha desvirtuado por la demandada que las 15 hectáreas del sitio arqueológico destruido por la empresa, contenía la mayor concentración y densidad de material arqueológico del sitio Salamanqueja 12-13, y su importancia para el estudio de las relaciones de los objetos entre sí. Por lo tanto, la pérdida de eventos de talla lítica, en el presente caso, fue de una entidad relevante y, por ende, significativa, constituyendo el caso de autos un daño al patrimonio arqueológico y cultural del país".

La sentencia fue ratificada por la Corte Suprema en marzo de 2017, y se consideró una multa por sobre los 2.000 millones de pesos. Si bien la infracción ocurrió en la época en que Pampa Camarones tenía otros controladores, este monto no ha sido cancelado a la Tesorería General de la República en más de dos años, según confirmaron desde esa misma institución, informando a su vez que la empresa comprometió un abono mensual de la deuda que tiene que ser cancelado la última semana de cada mes. Pagos de los que no existe registro público.

En total, el monto que adeuda en sanciones medioambientales Pampa Camarones es de $235 millones en multas leves, $237 millones en multas graves y $2.064 millones en esta multa gravísima.

Además, la empresa, ya con el control del brazo minero de LarrainVial, ha tenido sanciones no solo ambientales, sino que también por parte de la Dirección del Trabajo, por cargos como “no exhibir toda la documentación necesaria para efectuar las labores de fiscalización”, o “no suprimir los factores de peligro en el lugar de trabajo”. Según reporta en su sitio web esta misma entidad, y a diferencia de las multas ambientales, todas aquellas sanciones relacionadas a temas laborales fueron pagadas.

INTERFERENCIA se contactó con la empresa Pampa Camarones para hacer las consultas respectivas de este artículo. Hasta el cierre de esta edición, no fue posible obtener una respuesta, pese a que fue comprometida en un plazo razonable respecto del cierre de esta edición.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario