Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 4 de abril de 2020
Conflicto de intereses

Ministro de Agricultura Antonio Walker alojó en empresa lechera Manuka días antes de juicio en contra por maltrato animal

Diego Ortiz

jose_antonio_walker.jpg

Foto: Observador.cl
Foto: Observador.cl

Contraloría acreditó que Walker pernoctó en dependencias de Manuka cuando su ex gerente general estaba siendo juzgado por la muerte de miles de terneros. La autoridad reconoció el hecho, aduciendo el principio de eficiencia para aceptar la invitación, pues no habría hoteles a la redonda, pero el ente contralor demostró lo contrario.

En noviembre de 2018, el ministro de Agricultura, José Antonio Walker, viajó a Osorno para participar de la Exposición Internacional Agrícola, Ganadera e Industrial Sago FISUR. La visita resulta lógica, siendo uno de los eventos de mayor renombre dentro del rubro. Sin embargo, su participación en la exposición no fue el único motivo detrás de su viaje a la región de Los Lagos.

La inadecuada cercanía del ministro Walker con Manuka, responsable de macabra matanza de terneros fue el titular que eligió El Mostrador Mercados para explicar una arista desconocida en torno al viaje del titular de Agricultura. Según consigna el medio, el 26 de noviembre de 2018, Walker llegó a Sago FISUR en el auto del gerente general de Manuka S.A., Cristián Swett, una semana antes de que comenzara un juicio por maltrato animal en contra de quien precedió a Swett como gerente; Gonzalo García.

Lo cierto es que los servicios prestados por Manuka al ministro no se limitarían a un simple traslado.

La Contraloría General de la República, a través de un dictamen emitido por el contralor Jorge Bermúdez, se refirió a la relación entre la empresa de origen neozelandés Manuka S.A. -que cuenta con la participación del empresario chileno, Nicolás Ibáñez, en un 10% de su propiedad según El Mostrador- y el ministro Walker durante su visita a Osorno en noviembre del 2018.

El documento establece que José Antonio Walker fue recogido en el aeropuerto por un vehículo de Manuka y llevado a dependencias de la empresa, donde pasó la noche alojado en su casa de huéspedes para luego visitar en la madrugada los procesos productivos de la lechera, que es la parte que consignó El Mostrador.

El oficio no se centra en el juicio por maltrato animal que enfrentó días después el antiguo gerente general de la empresa visitada por Walker, sino que más bien se enfoca en los posibles conflictos de intereses presentes en los servicios de traslado y alojamiento entregados al ministro de Agricultura, quien es responsable de fiscalizar y normar la industria lechera.

Respecto a esto, Contraloría indica que “el ministro de Agricultura deberá abstenerse de aceptar aquellas facilidades […] con el fin de evitar y prevenir la ocurrencia de algún conflicto de intereses que afecte el principio de probidad”.

El dictamen responde a una denuncia interpuesta en la entidad por el diputado por la región de Los Lagos, Fidel Espinoza (PS). El parlamentario ha sido uno de los principales críticos en torno al accionar de la empresa neozelandesa en la región. En una columna de opinión publicada en El Mostrador, el congresista describió los hechos que lo llevaron a interesarse por el tema a fines de 2013: “un grupo de esposas de trabajadores de Manuka [..] se acercó a mi oficina para revelar aberrantes prácticas de matanza de terneros machos al interior del predio de esta lechería y en enero, con pruebas de video y fotografías, las denuncias fueron corroboradas”. La matanza, explicó, se realizó “bajo la lógica de que el rubro de la compañía es la producción de leche y no la de carne”.

Además, el parlamentario asegura que tanto Gonzalo García, a quién la empresa apuntó como responsable de los hechos, como el gerente de producción, Zachary Ward, protagonista de los videos de las matanzas al martillar la cabeza de los terneros, siguen ligados a la empresa. García fue recontratado luego de ser sindicado como el responsable y, consecuentemente, despedido, mientras que Ward pasó a formar parte de Grasslands, una empresa filial de Manuka con presencia en Estados Unidos y Nueva Zelanda.

El juicio contra García, que comenzó el 22 de noviembre –seis días después de la visita del titular de Agricultura a la empresa– resultó favorable para los intereses de la lechera: Gonzalo García fue absuelto como autor del delito de maltrato animal.

Los argumentos de Espinoza y la defensa de Walker que examinó Contraloría

El diputado Espinoza ingresó la denuncia por faltas al principio de probidad administrativa argumentando que los servicios de traslado, alojamiento y posibles reuniones no registradas en el portal de Ley de Lobby podrían haber tenido alguna relación con el resultado del juicio penal que se llevaría contra un alto ejecutico de Manuka S.A. por el delito de maltrato animal.

Por su parte, la subsecretaría de Agricultura, a quien Contraloría solicitó un informe, indicó que no habría existido falta a la probidad por tratarse de una visita enmarcada en el objetivo de "conocer de primera fuente los procesos productivos de un actor relevante a la industria, cuyas características podrían ser replicadas por el resto del sector lechero".

Bajo este argumento, Contraloría determinó que no era necesario el registro de la visita bajo Ley de Lobby, pero el Ministerio de Agricultura decidió hacerlo de igual forma por "razones de probidad y transparencia". Sin embargo, este registro no consignó los traslados efectuados al titular de Agricultura por la empresa y su pernoctación en la lechera, cuestión que luego subsanaría la entidad al rectificar y ampliar el registro disponible en el portal.

En cuanto a la estadía del ministro Walker en la empresa, a pesar de contar con recursos disponibles para alojarse en un hotel, la subsecretaría indicó que la decisión se tomó con motivo de la lejanía de los hoteles de Osorno con la lechera. Esto tomando en cuenta -dice la defensa de Walker- que la revisión en terreno de los procesos productivos de Manuka tendrían que realizarse a las 4 am dada la naturaleza de estos, tardando casi 50 minutos en llegar de Osorno al lugar.

Contraloría desmintió el argumento presentado por la cartera de Agricultura, indicando que el lugar no se encuentra tan lejano a un hotel, indicando que a menos de 14 minutos de la empresa hay instalaciones de calidad suficiente como para alojar al ministro de Estado.

La entidad, representada por el contralor Jorge Bermúdez, indicó que, si bien la visita de Walker a las dependencias de la empresa correspondían y concordaban con el "ejercicio de las funciones del cargo que desempeña", eso no ocurría con la utilización de vehículos de la empresa para su traslado desde el aeropuerto hasta Manuka, su alojamiento en la casa de huéspedes de la lechera y su movilización a la exposición SAGO Fisur en compañía del gerente general.

Por este motivo, la institución fiscalizadora superior del país indicó al ministro que éste "deberá abstenerse de aceptar aquellas facilidades […] con el fin de evitar y prevenir la ocurrencia de algún conflicto de intereses que afecte el principio de probidad".

Respecto a la denuncia de Espinoza sobre un posible efecto de la reunión del ministro Walker con la empresa y el juicio penal por maltrato animal, Contraloría indicó que no se presentó ningún antecedente que permitiera inferir la influencia de dicha reunión en la decisión final adoptada por el Tribunal Oral en lo Penal de Osorno, el cual absolvió al ex gerente general la empresa neozelandesa en Chile.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Son interesantes las noticias que publican

Añadir nuevo comentario