Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 6 de agosto de 2020
Calidad de los docentes

¿Por qué la educación no mejora? El BID tiene una respuesta poco convencional

Interferencia

Un factor clave en los pobres resultados escolares es que las mujeres más talentosas, que solían ser maestras, prefieren carreras más lucrativas.  

Durante la primera mitad del siglo 20, las mujeres tenían pocas opciones laborales. La mayoría eran obreras textiles.

Y el campo profesional era aún más restringido. Una de las pocas opciones era ser enfermeras o maestras, ya que estas profesiones eran consideradas una “extensión natural” de su género. Incluso Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888), quién inició su carrera como pedagogo en Chile y que llegó a ser presidente de Argentina, afirmó que “la misión de la mujer como educadora le está señalada por la naturaleza, porque ella tiene más corazón, porque, virgen o matrona, lleva en su seno el instinto maternal”.

Así, en 1907 el 50% de las docentes en Chile eran mujeres, cifra que se incrementó a 65% en 1920. En efecto, durante décadas la oferta en educación superior y de desempeño profesional era sumamente limitada para las mujeres, por lo tanto la pedagogía, debido a las condiciones de la época, concentró a las candidatas más talentosas, convirtiéndose en el sostén principal del sistema educativo.

El deterioro de la educación se da, según el BID, a partir de  tres puntos: la fuga de las mujeres más talentosas hacia otras profesiones, la explosión en la cobertura educacional y la progresiva caída en los sueldos de los profesores.

No es casual que la primera escritora latinoamericana en obtener el Premio Nobel de Literatura haya sido una profesora conocida con el seudónimo de Gabriela Mistral. Tampoco es anecdótico que, una vez que las mujeres comenzaron a emigrar hacia otras profesiones, la calidad en la educación decayera y los resultados de los estudiantes. Esta es, al menos, una de las conclusiones del libro Profesión: Profesor en América Latina. ¿Por qué se perdió el prestigio docente y cómo recuperarlo? de los investigadores Gregory Elacqua, Diana Hincapié, Emiliana Vegas y Mariana Alfonso, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que acaba de lanzarse en América Latina.

La realidad indica que en la prueba PISA, el porcentaje de estudiantes latinoamericanos con bajo desempeño -aquellos que no logran un nivel aceptable en competencias básicas- duplica el promedio de la OCDE. Además, dicho porcentaje es incluso mayor que el promedio de los países de ingreso medio bajo, a pesar de que varios países de la región son de ingreso medio alto y alto.

La publicación, que estudia las experiencias de Ecuador, Colombia, Brasil, Chile, México y Perú, entre otros países, explica el deterioro de la educación a partir de la unión de tres puntos angulares: la fuga de las mujeres más talentosas hacia otras profesiones, la explosión en la cobertura educacional y la progresiva caída en los sueldos de los profesores.

Millones de niños, millones de profesores

La apertura cultural que experimentaron las sociedades occidentales tras el estallido de la segunda ola feminista en la década de los 60, amplió la oferta de las carreras de la educación superior para las mujeres. Guiadas por sus intereses e incentivadas por la idea de tener mejores remuneraciones, muchas de las mujeres que ingresaron a la educación superior emigraron hacia nuevas carreras. Ser maestra de escuela ya no era una de sus pocas opciones.

Para generar la masa crítica de nuevos docentes, los gobiernos aumentaron los programas de formación inicial, pero descuidaron la calidad de la instrucción.

Con la partida hacia otras profesiones de las mujeres más talentosas, la calidad de los docentes empeoró. Esto coincidió con la masificación de la educación a partir de mediados del siglo 20, lo que obligó al Estado a aumentar de manera significativa el número de profesores. El resultado fue, por un lado, el progresivo deterioro de las remuneraciones, y por el otro una menor “calidad” de los docentes, según el libro del BID. Así, actualmente en Chile, Brasil y Perú, los maestros ganan un 50% menos que otras profesiones de mayor prestigio social, como ingeniería, derecho o medicina.

El ingreso de millones de niños y niñas a la educación inicial, básica y secundaria requirió a miles de profesores nuevos para abastecer la explosión de esta demanda. Este desafío, de escala monumental, planteó un problema serio para las políticas públicas educativas de la región: ¿de dónde saldrían los profesores que instruirían a esta masa de alumnos nuevos?

Para generar la masa crítica de nuevos docentes, los gobiernos aumentaron los programas de formación inicial, pero descuidaron la calidad de la instrucción debido a la premura de instalar rápidamente a esos nuevos maestros en las escuelas. Los autores de este libro hablan de una “fábrica de formación”, cuya versión chilena fueron los “profesores marmicoc”, personas que con unas pocas horas de capacitación salían como docentes calificados a formar niños y jóvenes a lo largo del país.

Frente a esta situación, los investigadores del BID sugieren aumentar las remuneraciones, con el fin de atraer a los mejores talentos de la sociedad hacia la pedagogía. También plantean crear una carrera docente sobre una base meritocrática que estimule, premie y capacite a los profesores con mayores resultados y, finalmente, entre las medidas más destacadas, proponen mejorar las condiciones laborales, disminuyendo las horas de clase por profesor, aumentando las horas de preparación y planificación.

Durante esta semana, Gregory Elacqua, economista líder de la División de Educación en el Sector Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ex asesor del Ministerio de Educación y co-autor del libro, estuvo en Chile presentando las principales conclusiones del estudio:

 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario