Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 26 de octubre de 2020
Viñamarinos exigen mejoras en salud

Viña del Mar: el “monstruo” pide un hospital y Carabineros intenta silenciar la protesta a bocinazos

Catalina Mundaca y Francisco Oyarzún (desde Viña del Mar)

Frente a la intensificación de las protestas en la “ciudad jardín” el gobierno ha ordenado un fuerte despliegue policial, el cual ayer martes reprimió incluso antes de que se concentrara un grupo relevante de personas en las cercanías de la Quinta Vergara.

Ayer fue la tercera noche de la edición 61 del Festival de Viña del Mar y tal como en los dos primeros días la jornada no estuvo exenta de protestas contra el evento, tanto en las cercanía de la Quinta Vergara como en diferentes calles de la comuna. 

Si bien a nivel nacional no se han detenido las manifestaciones que estallaron el 18 de octubre del año pasado, distintos viñamarinos han aprovechado la contingencia del evento artístico para denunciar los problemas locales, los que para ellos son urgencias que se ven empañadas con el  tradicional espectáculo.

Durante la tarde de ayer martes, en la Plaza Vergara el ambiente era tranquilo. Varias personas se encontraban en el lugar a la espera de que se abrieran las puertas de la Quinta Vergara. INTERFERENCIA conversó con algunas de ellas para conocer sus impresiones sobre la realización del festival y el gran despliegue policial que se ha registrado por estos días en la ciudad.

“No debió hacerse el festival, hay otras prioridades”, sostuvo la viñamarina Estrella Flores. Una de estas prioridades, según contó la vecina, es la salud: “En el hospital no hay insumos, y todavía no inauguran el nuevo Hospital Gustavo Fricke”. Incluso, a juicio de Flores y otros vecinos, la llegada del festival tampoco ha significado una reactivación de la economía local.

Otras dos vecinas y funcionarias de establecimientos públicos de salud de Viña del Mar, quienes prefirieron mantener en reserva sus nombres, fueron enfáticas en relación a la crisis del Hospital Gustavo Fricke. “En el hospital hay sólo un scanner. Hay falta de insumos. Estuvimos dos semanas sin algodón, que es lo más básico”, dijo una de ellas.

Las mismas vecinas comentaron que hay una disparidad en las preocupaciones de las autoridades. “En el Cerro Forestal hay campamentos, no hay calles pavimentadas, hay narcotráfico, y no hay este nivel de operativos [policiales] allá”. Al mismo tiempo, manifestaron críticas al actuar de Carabineros al enfrentar las manifestaciones: “Se ganaron el odio de la gente. Carabineros debería desarticularse y crearse una nueva policía”. Igualmente, comentaron que ha sido objeto de comentario obligado la táctica aplicada por Carabineros en esta y otras jornadas: “Ellos vienen a provocar”.

La estrategia de Carabineros

Ayer el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, viajó hasta la “ciudad jardín” para supervisar las medidas de seguridad desplegadas a raíz de las protestas. Durante su visita, que se extendió por dos horas, Blumel visitó la 7ª Comisaría de Viña del Mar y aprovechó de saludar a los efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros que más tarde se desplegarían en los sectores aledaños a la Quinta Vergara.

Dicho despliegue comenzó a materializarse en las cercanías del acceso al recinto viñamarino ubicado frente a la Plaza Juan Francisco Vergara después de las 15:00 horas. Este incluyó motoristas, policía montada, radiopatrullas, un bus y un carro lanzagases. Al mismo tiempo, un helicóptero de la Policía de Investigaciones sobrevolaba la zona.

Durante la mañana de ayer martes circuló en redes sociales una convocatoria de funa al Festival, programada para las 17:00 horas en la Plaza Vergara. INTERFERENCIA estuvo en el lugar a dicha hora y el ambiente estaba tranquilo. De un momento a otro, Carabineros comenzó a realizar controles de identidad. Luego arribaron más de veinte policías motorizados que iniciaron nuevos controles y la revisión de bolsos y mochilas. En una de estas acciones, nueve motoristas cercaron a un sujeto para solicitarle su documentación. Así, el ambiente comenzó a tensionarse, a manos de carabineros.

Ante la presencia policial, transeúntes que se encontraban en la plaza comenzaron a aplaudir de forma sarcástica,  lo que motivó que los motoristas hicieran sonar fuertemente sus bocinas, en una estrategia de provocación que se repitió durante las horas siguientes. La gente reunida en el lugar entonó luego diversos gritos contra la presencia policial injustificada.

Minutos más tarde, dos piquetes de Fuerzas Especiales llegaron a la plaza y comenzaron a avanzar contra la gente reunida. De forma inusitada, un carabinero detonó una bomba lacrimógena y se paseó con ella en la mano por entre los presentes. Posteriormente, los piquetes se replegaron.

Sin embargo, al rato se sumaron más efectivos de Fuerzas Especiales que, esta vez, llegaron a detener personas. Un piquete avanzó contra una joven que portaba una pañoleta roja y la detuvo violentamente. Luego, se dirigieron hacia uno de los jóvenes que habían sido revisados anteriormente y lo detuvieron.

Las reacciones de los asistentes frente al arbitrario actuar policial se multiplicaron. La brigadista de salud Constanza Santelices comentó en aquellos momentos a INTERFERENCIA que estas jornadas no han cesado los “heridos por impactos de bombas lacrimógenas, algunos de ellos en las costillas, y el uso de agua con gas pimienta”. Incluso, contó que durante las manifestaciones del domingo, en la misma plaza, “mientras estaba atendiendo a una persona, un lanzaaguas me apuntó directamente y me dio vuelta”.

Cerca de las 19:00 horas, los grupos reunidos en la plaza se movieron marchando hacia la intersección de las calles Valparaíso y Quillota. Un momento después, regresaron los motoristas tocando sus bocinas, junto a un contingente de Fuerzas Especiales y un carro lanzaaguas. Mientras la gente se manifestaba con cánticos contra Carabineros, uno de los uniformados nuevamente detonó una bomba lacrimógena y se paseó con ella en su mano entre los asistentes.

Pasadas las 20:00 horas, continuaban los gritos contra Piñera y el actuar de Carabineros en la Plaza Vergara, al tiempo que los efectivos policiales respondían lanzando bombas lacrimógenas. Una vez finalizada la jornada, la intendencia de Valparaíso informó de 10 personas detenidas en los distintos incidentes registrados durante la tarde.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Efectivamente....los pacos se ganaron el odio y el repudio

Añadir nuevo comentario