Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 11 de agosto de 2020
Especial Elecciones 1970

Los profundos cambios impulsados por el programa de gobierno de la Unidad Popular

Luis Hernández Parker (*)

la_situacion_de_miles_de_pobladores.jpg

La situación de miles de pobladores.
La situación de miles de pobladores.

A diferencia de los movimientos de Jorge Alessandri y Radomiro Tomic, que primero proclamaron al candidato y después iniciaron la elaboración de sus respectivos programas, los partidos que formaron la llamada Unidad Popular, el 22 de diciembre de 1969 presentaron el que denominaron Programa Básico, y Allende tuvo que esperar hasta febrero de 1970 para ponerse en órbita. 

Cinco son los capítulos del plan de la Izquierda chilena, que agrupa partidos marxistas (PC y PS) y no marxistas (PR, API Y Socialdemócrata): El Poder Popular, La Nueva Economía, Metas en cultura y educación, Tareas sociales y Política internacional. 

Un país en crisis 

En la introducción se expresa que "Chile vive una crisis profunda por el estancamiento económico y social; pobreza generalizada; postergación de los trabajadores; mínimas oportunidades de la mujer y juventud". 

No obstante, "los problemas se pueden resolver porque Chile es un país rico. Lo que fracasó fue el sistema, que es capitalista y dependiente del imperialismo y dominado por sectores burgueses, ligados a ellos, que gozan de privilegios de clase a los que jamás renunciarán voluntariamente. Para ellos, vender a diario un pedazo de Chile es un gran negocio. En cambio, para la inmensa mayoría, vender a diario su inteligencia, esfuerzo y trabajo es un negocio pésimo. Las recetas "reformistas" y "desarrollistas", hijas de la Alianza para el Progreso y que hizo suyas Frei, no alteraron al sistema mismo. Los débiles intentos de cambios sociales naufragaron. El capitalismo niega la ampliación de la democracia y exacerba la violencia antipopular". Desde 1952, los norteamericanos invirtieron en América latina 7 mil 473 millones de dólares, y se llevaron 16 mil millones. Por eso, los grandes empresarios estrujan al Estado; producen lo que ellos quieren; despiden a los trabajadores cuando éstos piden aumentos de salarios; manipulan la distribución de alimentos. Entretanto, medio millón de familias carecen de viviendas; más de la mitad de los trabajadores reciben remuneraciones insuficientes. El capital imperialista y un grupo de privilegiados que no pasa del diez por ciento de la población, acaparan la mitad de ·la renta nacional. El alza del costo de la vida es un infierno en los hogares. .Alessandri y Frei aseguraron que pondrían término a la inflación. Los resultados están a la vista. Los chilenos están mal alimentados. Según estadísticas oficiales, el 50 por ciento de los menores de 15 años está desnutrido. Es la mejor demostración de que el sistema y la actual economía agrícola son incapaces. El latifundio es el gran culpable de los problemas alimenticios y, en general, el crecimiento de nuestra economía es mínimo. Por eso, la única alternativa verdaderamente popular es terminar con el dominio de los imperialistas, de los monopolios y de la oligarquía terrateniente e iniciar la construcción del socialismo. 

Para alcanzar esta meta suprema -dice el programa de la UP- debe forjarse la unidad activa del pueblo organizado. Al revés de otras experiencias, esta unidad no puede hacerse sólo por arriba: en las bases mismas a través de la creación de miles de comités. Apoyar al candidato no significa sólo votar por un hombre, sino pronunciarse en favor del reemplazo urgente de la actual sociedad. 

El poder popular 

"Las transformaciones revolucionarias sólo podrán realizarse si el pueblo toma en sus manos el poder y lo ejerce real y efectivamente. Este pueblo conquistó determinadas garantías y libertades, pero el poder mismo le es ajeno. Ahora la UP no puede significar un mero triunfo electoral y la designación de un Mandatario. Desde el Gobierno debe realizar los cambios de fondo. La victoria debe abrir paso al régimen político más democrático de nuestra historia y constituir un nuevo Estado, que garantizará el ejercicio de los derechos democráticos; la libertad de conciencia, prensa y reunión, la inviolabilidad del domicilio. El pueblo, así organizado, tendrá el poder de decisión. 

el_programa_de_la_unidad_popular.jpg

El programa de la Unidad Popular.
El programa de la Unidad Popular.

El Gobierno será pluripartidista; respetará los derechos de la oposición, siempre que se ejerzan dentro de los marcos legales. Iniciará una real descentralización. Modernizará las municipalidades para que sean los órganos locales de poder con financiamiento. Lo mismo las juntas de vecinos y las Asambleas Provinciales que funcionarán. La policía será reorganizada, para que combata la delincuencia común; pero no como órgano de represión. Para alcanzar éstos y otros fines es necesario: una nueva Constitución Política, que reformará el actual Parlamento. Una sola Cámara, con el nombre de Asamblea del Pueblo, en la cual residirá la soberanía popular. Ella cambiará las atribuciones del Presidente de la República; de los Ministros de Estado y del Poder Judicial. Todas las elecciones (Presidente, legisladores, regidores) se efectuarán en un mismo día. El Poder Judicial será autónomo; pero a los miembros del Tribunal Supremo (actual Corte Suprema) los designará la Asamblea del Pueblo. 

La Defensa Nacional será reforzada para la preservación de la soberanía nacional y la integridad territorial. Para ello: a) afianzamiento del carácter nacional de todas las ramas de las FF. AA. Rechazo del empleo de ellas para reprimir al movimiento popular; b) formación técnica y abierta a todos los aportes de la ciencia militar; c) integración de las FF. AA. con las actividades del país. 

La nueva economía 

Para reemplazar el actual sistema capitalista -dice la UP- es necesario planificar una nueva economía social, mediante: 1) la nacionalización de las riquezas básicas, de la banca privada; seguros, comercio exterior, de las grandes empresas y monopolios de distribución; de los monopolios industriales estratégicos y, en general, de aquellas actividades que condicionan el desarrollo económico y social del país (energía eléctrica transportes, comunicaciones, petróleo y gas licuado, siderurgia, cemento; petroquímica, química pesada y celulosa). Las expropiaciones de estas empresas se harán con pleno resguardo del interés del pequeño accionista; 2) se mantendrá y se respetará un área de la propiedad privada. Estas empresas, en número, serán la mayoría. En 1967, de las 30.500 industrias, sólo 150 controlaban monopólicamente todos los mercados. Sin embargo, las empresas privadas garantizarán los derechos de obreros y empleados; 3) existirá, además, un área mixta con aquellas empresas que combinen los capitales del Estado con los particulares. 

La nueva economía comprenderá, además: profundizaci6n y extensión de la Reforma Agraria; una política audaz de desarrollo económico, liberando al país de la subordinación al capital extranjero. 

las_deplorables_condiciones_de_trabajo_de_los_mineros_del_carbon.jpg

Las deplorables condiciones de trabajo de los mineros del carbón.
Las deplorables condiciones de trabajo de los mineros del carbón.

Cultura y educación 

Así como el sistema económico está deformado, lo está también el educacional y cultural. Las masas permanecen al margen y el nuevo Estado las incorporará a la actividad intelectual y artística. En concreto, se aplicará: a) un sistema educacional democrático, único y planificado. Incorporación de los grandes grupos de trabajadores a la Educación Física; b) democratización, autonomía y orientación de la Universidad. Amplio apoyo a la Reforma Universitaria; c) medios de comunicación masiva. La radio, TV, prensa, cine, editoriales, son fundamentales para la formación de una nueva cultura y de un hombre nuevo. Se les imprimirá una orientación educativa, liberándolos de su carácter comercial, adoptando las medidas para que las organizaciones sociales dispongan de estos medios eliminando en ellos la presencia nefasta de los monopolios. Habrá mucha preocupación por la industria cinematográfica. 

estudiar_el_anhelo_de_los_hijos_de_muchos_trabajadores.jpg

Estudiar, el anhelo de los hijos de muchos trabajadores.
Estudiar, el anhelo de los hijos de muchos trabajadores.

Las aspiraciones sociales son legítimas y posibles de satisfacer, como viviendas, reajustes, escuelas, universidades, salarios suficientes, congelación definitiva de las alzas de precios, trabajo estable, atención médica oportuna, luz, agua potable, alcantarillado, previsión social sin privilegios, jardines infantiles, turismo popular, etc. Los puntos básicos para estas acciones serán: a) efectiva política de remuneraciones; b) unificar, mejorar y extender el sistema de la seguridad social. Eliminación de los privilegios abusivos (como las jubilaciones millonarias de parlamentarios y de otros grupos) de la burocracia; c) atención médica y dental preventiva y curativa para todos; d) amplio plan de edificación de viviendas; e) plena capacidad civil de la mujer casada. Adecuada legislación de divorcio con disolución de vínculo, con pleno resguardo de los derechos de la mujer y de los hijos; f) eliminación de la actual división legal entre obreros y empleados. 

Política internacional 

Estará dirigida a: 1) afirmar la plena autonomía política y económica de Chile. Relaciones con todos los países del mundo, independientemente de su posición ideológica y política sobre la base del respeto a la autodeterminación y a los intereses de Chile. Vínculos de amistad y solidaridad con los pueblos dependientes o colonizados y en especial con aquellos que luchan por su desarrollo e independencia; 2) fuerte sentido latinoamericanista y antiimperialista. Defensa de la autodeterminación de los pueblos. Se reforzarán las relaciones con los países socialistas; 3) más in- dependencia nacional, y para ello denunciar la actual OEA como un instrumento y agencia del imperialismo norteamericanos. El Gobierno fomentará la creación de organismos realmente representativos de los países latinoamericanos. Se revisarán, denunciarán y desahuciarán, según los casos, los convenios que comprometen o limiten nuestra soberanía (tratados de asistencia recíproca, pactos de ayuda mutua suscritos con USA). También aquella ayuda extranjera que implique compromisos; 4) efectiva solidaridad internacional denunciando toda forma de colonialismo o neocolonialismo, Condena a la agresión de USA a Vietnam. Apoyo militante a la revolución cubana y a la lucha antiimperialista de los pueblos del Medio Oriente. Apoyo de una solución pacífica entre árabes y judíos. Condena de la segregación racial y antisemitismo; 5) en América latina afirmación de la personalidad de este continente. Apoyo a la integración sobre la base de economías que se liberen de las formas imperialistas. Solución de todos los problemas fronterizos con negociaciones que prevengan las intrigas del imperialismo. En lo diplomático, ruptura de toda forma de burocratismo y anquilosamiento. Un servicio exterior solidario con las luchas de los pueblos y no con sus verdugos". 

Este fue el documento que principalmente fue redactado por Orlando Millas y José Cademártori (PC); Clodomiro Almeyda y Jaime Suárez (PS); Alberto Baltra (PR); Jacques Chonchol y Rafael A. Gumucio ('Mapu), y que el 22 de diciembre de 1969 lo protocolizaron con sus firmas: Luis Corvalán, Orlando Millas, Bernardo Araya y Jorge Inzunza (PC); Carlos Morales, Hugo Miranda, Orlando Cantuarias y Bayardo González (PR ); Aniceto Rodríguez, Adonis Sepúlveda, Jaime Suárez y Hornero Julio (PS); Esteban Leyton, Juan Tuma, Antonio Rodríguez y Lautaro Ojeda (PSD ); Jaime Gazmuri, Rafael Gumucio, Julio Silva y Enrique Correa (Mapu), y Alfonso David, Eduardo Lema, Guillermo Ovalle y José Vera (Api). 

(*) Publicado en la revista Ercilla el 24 de junio de 1970

Mañana: Las primeras 40 medidas del gobierno popular

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me gusta este diario

Me gusta este diario

Interferencia excelente diario electrónico. Felicitaciones.¡¡¡

Me gusta este diario

Saludos

Valioso aporte de Interferencia al conocimiento más real de nuestra situación y vida actual, pero también a la memoria nacional, con esta valiosa recuperación de documentación de la Unidad Popular, el período más pleno de participación social, progreso, con los trabajadores y el pueblo como actores principales.. Agradecidos saludos

Añadir nuevo comentario