Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Leo este artículo donde se afirma que el éxito mundial de Luis Sepúlveda comenzó a partir de la publicación francesa de El viejo que leía novelas de amor. Y no es cierto. La fama de Sepúlveda no proviene de la publicación de la novela en francés en abril del 92, sino de su traducción y publicación en alemán, en septiembre 1991, que estaba en la cabecera de los bestsellers alemanes durante la feria del libro de Fráncfort de ese año, en el mes de octubre, y Annemarie Metailié, la editora francesa, enseguida se avivó y compró los derechos y la hizo traducir a la carrera. Cuando salió editada en París, llevaba seis meses en la lista de los bestsellers alemanes. Puedo documentarlo todo con las dedicatorias de puño y letra de Lucho. La de la edición alemana dice: “De alguna manera, de muchas, y de todas maneras, Ricardo es culpable de la publicación de este libro en alemán. Por eso, este, uno de los dos primeros ejemplares que llegan a mis manos, que sea para Dinny [sic] and Ricardo, ¡coño! Y con mi cariño de siempre, Luis Sepúlveda, Hamburgo, Agosto 91”. La dedicatoria está firmada incluso antes de la fecha oficial de la publicación, Frankfurt am Main, September 1991, según consta en el colofón del libro. Faltaban ocho meses para que apareciese en francés. Por lo demás también poseo un ejemplar de la edición chilena, con dedicatoria personal de Lucho fechada en Hamburgo, 27 agosto 1990.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios