Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 3 de diciembre de 2020
Serie: Trabajar durante la pandemia

Bombero: “Cuando sales a un accidente, sería mentira decir que no me preocupa contagiarme”

Paula Huenchumil

Un bombero (47 años) que optó por reservar su identidad, conversó con INTERFERENCIA acerca su rutina en el cuartel con la actual pandemia del Covid-19. Al contrario de lo que pronosticaban con las cuarentenas parciales en la ciudad. Los llamados han disminuido, sin embargo, cada vez que está cerca de un lesionado, teme contagiarse.

Esta es una serie de relatos de personas que no pueden realizar teletrabajo, porque cumplen servicios básicos, o bien porque viven de su sueldo diario. En dos meses más INTERFERENCIA los contactará nuevamente para saber cómo cambiaron sus vidas con el Covid-19. Acá puedes leer el tercer relato: Enfermera: “Tengo esa sensación constante que puedo contagiar a mi familia, aunque yo sea rigurosa”

Mientras continúa el avance del Coronavirus en Chile, uno de los servicios que no ha dejado de funcionar y de manera voluntaria, es el Cuerpo de Bomberos. A lo largo del país, voluntarios de distintas compañías se han dedicado principalmente a realizar labores de sanitización y desinfección de superficies en lugares que tienen mayor afluencia de público.

En el ámbito internacional, también han cumplido diferentes funciones para enfrentar la pandemia. Por ejemplo, esta semana bomberos de Reino Unido comenzaron a transportar los cuerpos de las personas fallecidas a causa del Covid-19 a una morgue improvisada en una parque industrial ubicado en el condado Gran Mánchester, debido al colapso en hospitales y funerarias, las cuales no dan abasto para mantener a los cadáveres, consigna Mega. 

Según Memoria Chilena el primer cuerpo de bomberos chileno surgió por un incendio de grandes proporciones en la ciudad de Valparaíso, el 15 de diciembre de 1850. 

“Este siniestro dejó manifiesta la precariedad de las herramientas con que se contaba en la ciudad porteña, así como la falta de un protocolo apropiado a seguir. El director y dueño de El Mercurio de Valparaíso, Recaredo Santos Tornero, llamó a las autoridades y ciudadanos a protagonizar la constitución de un cuerpo de bomberos. La respuesta fue un rotundo éxito. El 19 de diciembre se nombró una comisión organizadora del Cuerpo de Bomberos; el 30 de abril de 1851 ya existían 330 voluntarios divididos en cuatro compañías; y el día 30 de junio, por acuerdo del Directorio, quedó consignado como día de fundación del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso”, indica el minisitio de la Biblioteca Nacional.

En la actualidad y tras las protestas sociales desde octubre de 2019, la ciudadanía confía especialmente en los Bomberos según una encuesta de Termómetro Social 2019. Asimismo, la entidad fue la mejor evaluada según un estudio de Activa Research en noviembre de 2019, indica Publimetro.

INTERFERENCIA conversó con un bombero de 47 años de la Región Metropolitana que optó por reservar su identidad. Desde que comenzaron las cuarentenas en la ciudad, ha estado gran parte de este tiempo acuartelado, siguiendo los estrictos protocolos de la compañía. Todos los días realiza teletrabajo, por lo que intenta establecerse una rutina para controlar la ansiedad. “Para nosotros el horario de las comidas son súper importantes, además son instancias de diálogo, de conversar con los demás”. Un trabajador que cumple un servicio básico en la actual crisis del Covid-19.

Este es su testimonio:

Soy bombero desde el 2014. Yo  estaba quedandome en el cuartel reemplazando gente cuando comenzó todo esto. Cuando decretaron la cuarentena, a nosotros nos acuartelaron con una dotación de gente puntual, dependiendo de las máquinas que tuviésemos en servicio cada compañía.

La verdad es que he vivido poco la cuarentena fuera del cuartel. Claro que te pega, porque entiendes que no puedes salir, no puedes ir a comprar cigarros o un sandwich, porque hay una logística atrás y la prohibición de salir se siente. Se vive con mucha ansiedad, porque hay mucho tiempo de ocio, aunque estemos con teletrabajo, entonces hay que ser bien ordenado en términos de horarios, para que no pase la cuenta.

Para nosotros el horario de las comidas son súper importantes, además son instancias de diálogo, de conversar con los demás, porque la mayoría del tiempo cada uno está metido en su pega. Además, tenemos que mantener un orden, porque el personal de limpieza viene lo justo y necesario.

Yo tengo dos hijos, no vivo con ninguno de los dos y no los he podido ver, pero hoy en día la tecnología te ayuda mucho, te permite conversar viéndote a la cara. Se pierde el abrazo y es complejo no tener ese acercamiento físico, pero eso le pasa a todo el mundo, independiente a lo que te dediques.

Igual desde que llegó esto del Coronavirus, han disminuido muchos los llamados, en algún minuto pensábamos que iban a haber más, porque si la gente se queda en la casa, hay más posibilidades de descuido, pero no.

Pero te mentiría si dijera que no te preocupa, cuando sales por ejemplo a un accidente-que es cuando más cerca estás de un lesionado- sería mentira decir que no me preocupa contagiarme, es una preocupación grande. Se toman más medidas de protección, pero a la vez sabes que tienes que trabajar, así que con mucho cuidado no más.

De todas formas en bomberos hay un protocolo súper marcado, hay que trabajar con mascarillas, con guantes siempre, manteniendo la distancia. Una desinfección constante de los uniformes, uso de alcohol gel y toda una limpieza cuando terminas la emergencia también. Cuando tenemos cambios de turnos, tenemos cambio de ropa también. Es todo muy estricto y eso también nos da tranquilidad. 

El Cuerpo de Bomberos tiene un departamento de psicología de la emergencia, ellos en varias reuniones vieron cómo afrontar la situación y llegaron a la conclusión de que turnos de cinco días de 24 horas era un buen número. Es decir, que puede darse que alguien se quede dos turnos, pero no tres, por salud mental. Esto se estableció en el momento que nos acuartelaron, hay compañías que tienen turnos más cortos, pero nadie puede estar más de 10 días encerrado en el cuartel.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario