Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 16 de junio de 2019
¿Tambalea Hermes Soto?

Caso Catrillanca: las declaraciones falsas de los pilotos de Carabineros

Maximiliano Alarcón G.
Francisco Marín

helicoptero_carabineros.jpeg

Foto Referencial (Aton Chile)
Foto Referencial (Aton Chile)

Los policías que, desde el aire, supervisaron el operativo que terminó con el asesinato del comunero, entregaron a la fiscalía testimonios contradictorios y, en algunos casos, derechamente falsos. Así lo indican documentos obtenidos por INTERFERENCIA.

El domingo 18 de noviembre el ministro de Interior, Andrés Chadwick, junto con el general director de Carabineros, Hermes Soto, comenzaron la “limpieza” al interior de la fuerza de orden tras el asesinato de Camilo Catrillanca. Buscaban calmar la crisis institucional desatada tras este crimen, en la que son apuntados como responsables políticos.

Es que, si bien el caso se centra en el homicidio del comunero, parte importante de la investigación -y de los cuestionamientos políticos- dicen relación con la “obstrucción a la justicia” llevada a cabo por miembros de la policía uniformada para que no se conozca la verdad.

La pregunta que todos se hacen es: ¿Quién o quiénes ordenaron mentir respecto de lo realmente sucedido? Para desenredar esta madeja hay que dilucidar lo que hizo cada cual en aquellos momentos claves.

INTERFERENCIA accedió a las declaraciones de los pilotos y tripulantes que estuvieron en el helicóptero C-02 que sobrevoló el lof Temucuicui la tarde del 14 de noviembre, día del homicidio de Camilo Catrillanca. También la de otros uniformados y civiles que desde tierra fueron testigos del accionar de la aeronave policial con sede en Pailahueque.

Estas comunicaciones evidencian que esa delegación aérea también fue parte de la fraudulenta versión oficial levantada ese día y que tiene su mayor expresión en la declaración conjunta de la patrulla del Gope que se movilizaba en el carro blindado J 40 y que fue la que cometió directamente el crimen.

“El 14 de noviembre, a las 16:18 el general Victtoriano informó vía Whatsapp de un procedimiento que decía relación con la sustracción de 3 vehículos, el mensaje textual es el siguiente: ‘Sector Collipulli 3 vehículos sustraídos, coordinar Cenco Malleco. El Coronel Contreras respondió a este mensaje: ‘Al lugar mi general’. A las 16:23 el Capitán Hoger contestó, en el mismo grupo de Whatsapp: ‘Dando partida a C-02 desde Pailahueque’”.

Esto es lo que señala, respaldándose en su mensajería de internet, el capitán Franco Luigi Argento Rojas, jefe de la Sección Aérea Araucanía de Carabineros, en declaración prestada ante el fiscal Roberto Garrido en la causa RUC 1801123886-2 “Caso Catrillanca”.

Tras esta alerta de robo, fueron cinco los que subieron al helicóptero bimotor de transporte utilitario MBB/Kawasaki modelo BK 117 patente C-02, posicionado en la base policial de Pailahueque, con el objetivo de monitorear desde el aire el operativo que buscaba recuperar los vehículos sustraídos.

Los hombres del tractor

El capitán Axel Hoger Guzmán era el piloto y quien estaba a cargo de la misión aérea. En su primera declaración ante la Fiscalía, entregada a las 00:55 horas del 15 de noviembre, manifestó que dos personas que salieron de los vehículos robados subieron al tractor azul en que fue asesinado Camilo Catrillanca.

“Al paso de un minuto volvieron a salir corriendo en primera instancia para luego caminar de forma pausada y muy normal, a mi parecer con intención de despistar y hacer creer que eran transeúntes del lugar, dirigiéndose al camino principal en el cual se interceptan con un tractor de color azul el que venía directo al punto donde se encontraban estos dos individuos. Hay una entrevista con ellos y posteriormente proceden a subir al tractor, el que ingresa a un camino interior sin salida y luego regresa para insertarse en la vía principal en dirección norte, justo por la ruta, donde venía el personal policial terrestre”, dice Hoger.

El piloto agrega en su declaración que se informó desde el helicóptero al personal terrestre de la presencia del tractor. Además Hoger señala que observó cómo el vehículo se encontró de frente con los carabineros que iban por tierra, y según su apreciación, habrían intentado evitar ser fiscalizados por la policía.

“El tractor efectuó un viraje en sentido contrario para evitar el control alejándose, según mi apreciación, desde la aeronave a unos 10 metros del personal policial, momento en el que escuchó en las comunicaciones que se estaban efectuando disparos en contra del personal policial y que además había una persona detenida y otra que había sido impactada por un proyectil balístico”, añade.

El suboficial del GOPE, Héctor Vásquez, quien tripulaba el helicóptero con la función de “observador” de los movimientos en tierra, también se plegó al entramado de mentiras.

A las 16:29 subieron a la aeronave y Vásquez le informa al jefe regional del GOPE, mayor Manuel Valdivieso, que va “despegando hotel”, nombre en clave del helicóptero en Pailahueque. Lo hacen con dirección a Quechereguas. Suben Hoger, el teniente Sebastián Flores Henríquez (copiloto), el cabo segundo Ramírez, el cabo Ignacio Elgueta Ancalaf -también del GOPE- y Vásquez.

Este último afirma que luego que los dos sujetos suben al tractor, este avanza como 50 metros. “Ahí me da la impresión de que se equivoca de camino y se devuelve, avanza como 100 metros y se encuentra con los funcionarios de Carabineros de Infantería y con un carro que iba más atrás. Ahí yo escucho por la radio que hay disparos, y que dicen que hay clave 25, lo que significa que a los funcionarios les estaban disparando, por lo que solicitan cooperación. Luego veo una persona en el suelo, que es uno de los que andaba con ropas oscuras, y escucho que dicen por la radio que hay un 44, es decir, un lesionado”, declaró Vásquez.

Como ha quedado demostrado en las pesquisas del Ministerio Público, no hubo disparos contra Carabineros hasta como una hora después que fueran baleados Catrillanca y su acompañante, el menor de 15 años de iniciales MPC. Tampoco hubo, previo al disparo letal perpetrado por el sargento Carlos Alarcón, comunicaciones que dieran cuenta de que Carabineros estaban siendo baleados. Los registros audiovisuales de Fuerzas Especiales de carabineros, exhibidos en la audiencia de formalización de 30 de noviembre que tuvo lugar en el Juzgado de Collipulli, fueron claros en mostrar esto.

El falso testimonio de pilotos y tripulantes del helicóptero C-02 tiene su consagración en la Declaración Voluntaria de Personal Aprehensor, suscrita por el suboficial Patricio Sepúlveda; los sargentos Carlos Alarcón y Raúl Ávila y el cabo 1º Braulio Valenzuela, la que como ha quedado claro en los últimos días, fue redactada por el abogado Inostroza Quiñiñir y contó con la venia del general Franzani, quien viajó a Pailahueque -ese 14 de noviembre- enviado por el Director General de Carabineros Hermes Soto.

En esta declaración se reafirman las falsedades antes enunciadas. Esto es que dos de las tres personas que se movilizaban en los vehículos robados a personal de la Escuela Santa Rosa, de Ercilla, se habían subido a un tractor azul “momentos en los cuales este personal es atacado con armas de fuego provenientes del costado izquierdo” ante lo cual ellos no tuvieron otra alternativa que hacer uso de sus propias armas.

La verdad se impone

Ni el Alto Mando de Carabineros ni el Gobierno han dicho la verdad en esta causa. Sólo lo han hecho cuando la fuerza de la evidencia los ha obligado a hacerlo. Incluso, el Ministerio Público, durante la audiencia de formalización del 30 de noviembre, estableció que ni Camilo Catrillanca ni su acompañante participaron del robo de autos que motivó todo el operativo. Esto desmiente la versión del capitán Hoger que afirmaba que quienes iban en el tractor acababan de bajarse de los autos robados.

Téngase presente que este falso relato fue coherente con lo expresado en las horas siguientes al crimen por el entonces intendente de La Araucanía Luis Mayol y por el jefe de la policía uniformada.

Mayol afirmó a pocas horas de ocurrida la muerte de Catrillanca que lo sucedido se dio en el contexto de un caso de “delincuencia común”. Mintiendo sin piedad aseguró que “la persona fallecida tiene antecedentes por receptación de vehículos”.

El general Hermes Soto reforzó este discurso al señalar que Catrillanca “había participado en distintos delitos” y “ya había sido detenido por la misma causa”.

Es decir, se quería transmitir que, cualquiera haya sido la circunstancia de la muerte del comunero, esta se justificada por tratarse de un delincuente. Esto generó un amplio rechazo en la población y entre los analistas de medios tradicionales.

Son estas declaraciones las que hacen pensar que Soto pudo ser parte de la confabulación para criminalizar a Catrillanca y exculpar a los agentes del GOPE del grave crimen cometido.

Quien sí se ha apegado a lo sucedido es el menor de 15 años que acompañaba a Catrillanca ese fatídico 14 de noviembre, quien además fue golpeado y detenido ilegalmente por Carabineros.

En declaraciones ante el Ministerio Público aseveró que el día del crimen estaban en la casa de Catrillanca arreglando el piso junto con otros parientes. “Queríamos matar un cordero, pero nos faltaba cilantro, entonces el peñi Camilo se subió al tractor azul y me dijo que lo acompañara” a la casa de su mamá.

De pronto Camilo le dijo que se devolvieran “ya que andaba el pájaro volando (helicóptero de Carabineros)”.

Puntualizó que cuando intentaban tomar un atajo para volver a casa se toparon con tres carabineros en la entrada de un camino de su comunidad: “escuché un disparo de escopeta en la parte lateral del tractor; saltó pintura. Entonces Camilo se echó hacia atrás y se devolvió por el mismo camino que veníamos y vi que desde el otro costado del camino salieron dos carabineros de entre las espinas.

“Ellos empezaron a disparar a la parte trasera del tractor, eran hartos disparos, se escucha como ráfaga (…) en un momento mi peñi Camilo me dijo ‘agáchate’ (…) más su voz era más bajoneada, distinta a como (hablaba) siempre”.

Después se escuchó otra ráfaga: “ahí fue cuando a mi peñi (hermano, amigo) le salió líquido de la nariz”.

Pero no todos los uniformados han mentido. Al interior de la misma aeronave piloteada por Hoger, navegaba como copiloto el teniente Sebastián Flores Henríquez. Este, en declaración del 21 de noviembre ante el fiscal Jorge Calderara, asegura algo que contradice las versiones de su superior:

“Mientras realizábamos el sobrevuelo sobre la comunidad antes de que yo viera al tractor detenido a un costado de la ruta, yo no vi movimiento de personas ni vehículos de terceros civiles cerca de donde ocurrían los hechos, ni cerca de la ruta ni a sus alrededores”.

Pero sin duda que una de las declaraciones más importantes en este sentido la brinda el Comisario de Fuerzas Especiales de Pailahueque, mayor Christián Fernández.

“Vía radial fui informado que los vehículos sustraídos habían sido detectados en el sector de La Laguna, y que unas personas habían descendido de los vehículos robados. También se informó de un tractor que se dirigía al lugar. No recuerdo haber escuchado que los sospechosos hubieran abordado el tractor”, aunque matiza señalando que ello se podría explicar “por el ruido que se genera en el interior de los carros que a veces impide captar completamente la comunicación”.

Este oficial dice además que en el trayecto al lugar “donde finalmente quedó detenido el  tractor, no recuerdo haber recibido disparos”.

Ni el capitán Hoger ni los otros acompañantes que sostuvieron en declaraciones ante el Ministerio Público las falsedades antes reseñadas, han sido imputados en esta causa.

Excluidos, renunciados y procesados

Cabe consignar que el Domingo 18 de noviembre el ministro de Interior Andrés Chadwick y el Director General de Carabineros Hermes Soto dieron a conocer, en La Moneda, que los cuatro carabineros del GOPE miembros del copo que dio muerte a Camilo Catrillanca Marín fueron dados de baja. Hicieron esto tras confirmarse que habían mentido en sus declaraciones iniciales.

En la misma ocasión Chadwick informó de la renuncia del General Mauro Victtoriano (Jefe Zona Araucanía) y del Coronel Iván Contreras Figueroa (prefecto FF.EE. de La Araucanía).

El viernes 7 del presente el General Soto, con la anuencia del Gobierno, desvinculó al jefe de Orden y Seguridad de Carabineros, General Christian Franzani. Hizo esto luego que la familia de Camilo Catrillanca anunciara que pediría que se le citara a declarar en la arista de obstrucción a la justicia de este crimen.

Recordemos que Franzani viajó la tarde del miércoles 14 de noviembre a La Araucanía, específicamente a la base de Pailahueque, donde participó de modo protagónico en las reuniones en las que se preparó la primera versión oficial de la policía uniformada, que ha comprobado ser completamente falsa.

También fue desvinculado de dicha institución el abogado Cristián Inostroza Quiñiñir, quien habría redactado la cuestionada declaración conjunta de los cuatro efectivos del GOPE presentada al Ministerio Público la noche del 14 de noviembre. Este abogado ya declaró como imputado en la arista “obstrucción a la justicia” del caso Catrillanca.

Junto a los anteriores fue excluido de las filas policiales el ex jefe del GOPE de la Araucanía, Mayor Manuel Valdivieso.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

gracias

Sobre este articulo, precisar que los aviones y helicópteros de carabineros se identifican con la letra "C" (charlie)" mas dos números, en este caso la matricula es C02, no se dice patente. Saludos.

Comentar si

En resumen: En el Helicóptero iban 5 personas el piloto capitán Axel Hoger Guzmán, el copiloto teniente Sebastián Flores Henríquez, el paramédico Germán Ramírez Moraga, y dos funcionarios del GOPE: el suboficial Héctor Vásquez Correa y el cabo Ignacio Elgueta Ancalaf, El piloto Hoger y el suboficial del GOPE, Héctor Vásquez, aseguran que han visto a dos de los ocupantes de los autos, los que visten ropas oscuras, abordar el tractor. Los otros tres tripulantes del helicóptero Sebastián Flores Henríquez,Germán Ramírez Moraga, Ignacio Elgueta Ancalaf declararán que no han sido testigos de aquello. La pregunta es ¿por que nadie se pronuncia sobre esto? claramente siguen mintiendo..................................

Añadir nuevo comentario