Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 8 de agosto de 2020
Abogado analiza absolución a Piñera

Claudio Nash: “La impunidad es lo que hace que las violaciones a los DD.HH. se repitan”

Lissette Fossa

nash_u_chile.jpg

Foto: Radio U. de Chile
Foto: Radio U. de Chile

"Creo que primó en algunos diputados que la sanción a Chadwick era ya suficiente en términos de responsabilidad política y que ésta no tenía que escalar al Presidente", afirma el académico experto en derechos humanos de la Universidad de Chile. Algo que considera que es un profundo error, pues no hay razones de justicia como para no haber iniciado el proceso de acusación constitucional contra el Presidente. Sin embargo, dice que para evitar la impunidad, la última palabra todavía la tienen los tribunales.

“Siempre hay esperanza. Los derechos humanos son una conquista de la humanidad, no una concesión del poder”, publicó en su Twitter Claudio Nash, el día 12 de diciembre de 2019 en que la Cámara de Diputados concedió impunidad política al Presidente Sebastián Piñera al incluso no ir al fondo de la acusación constitucional en su contra por graves violaciones a los derechos humanos. Y es que el profesor de la Universidad de Chile, doctor en derecho y coordinador de la cátedra de Derechos Humanos de la Universidad de Chile, es también muy activo en esa red social.

El académico, además, ha realizado diversas reflexiones en medios de comunicación, charlas y paneles, sobre delitos contra los derechos humanos. El interés por este tema ha sido creciente tras el inicio de las protestas, el 18 de octubre, y la respuesta represiva que tuvieron las manifestaciones por parte del Estado.

Consultado por INTERFERENCIA, Nash afirma que en el ámbito internacional los delitos que más han llamado la atención, en el contexto del estallido social, son los crímenes de tortura, violencia sexual, violaciones a los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes y las mutilaciones oculares. Sobre esto último afirma que son delitos que “van a marcar este periodo, para toda nuestra historia, porque no hay referencias sobre mutilaciones tan masivas en la humanidad en la historia reciente”.

Conversamos con el académico sobre la acusación constitucional contra el presidente Sebastián Piñera y que tenía como sustento la tesis de que el Presidente había abandonado su deber de velar por los derechos humanos de los ciudadanos. Nash, además, analiza los desafíos que tiene la justicia chilena, frente a los delitos de derechos humanos ocurridos los últimos meses.

- ¿Es una señal de impunidad que haya fracasado la acusación constitucional contra Piñera?

- A partir del 18 de octubre surgen distintos tipos de responsabilidad: estatal, penal y política. Lo que en el Congreso se resolvió es rechazar uno de los niveles de responsabilidad que es la responsabilidad política del Presidente, lo que es una mala noticia en términos de que es obligación de que estos crímenes graves de derechos humanos tengan una solución. Pero sin lugar a dudas, todavía quedan abiertos otros caminos para establecer responsabilidades en otros niveles. Por lo tanto, lo sucedido en el Congreso no es una buena noticia, pero todavía no podemos hablar de impunidad.

- Por ahora podemos hablar de que zafó de la responsabilidad política ¿No?

- Claro. Lo que hoy se produjo es que la Cámara de Diputados eximió de responsabilidad política al Presidente, por las graves violaciones a los derechos humanos. Y eso, sin lugar a dudas, es una mala noticia para los derechos humanos y para las víctimas también. Pero queda un largo camino por lograr establecer justicia en distintos niveles.

- ¿Qué otra herramienta tiene la ciudadanía para buscar responsables de crímenes de lesa humanidad?  Imagino que en lo político, la acusación constitucional era la carta más fuerte.

- Sin duda, la acusación era el mensaje más potente que tiene la clase política para establecer un juicio histórico, en términos de que los derechos humanos era un límite infranqueable y que el Presidente lo había traspasado por sus acciones. Pero hay abiertas otras vías, hay acciones penales en curso por crímenes de lesa humanidad, y si fracasa la justicia a nivel interno, también está la justicia penal a nivel internacional. E incluso está también la jurisdicción universal, que es la posibilidad de que en cualquier lugar del mundo un juez nacional pueda hacer justicia.

- Es raro que el mensaje para la ciudadanía sea que el Presidente no es responsable político de lo que ocurrió después del 18 de octubre, porque el Presidente es la máxima autoridad, y por lo tanto, quien carga con más responsabilidades ¿En qué se basan los diputados para negar esto?

- Desde el punto de vista jurídico y constitucional, yo creo que no hay una explicación para haber rechazado la acusación al presidente Piñera. Existían elementos más que suficientes para haberlo hecho responsable por el incumplimiento a sus obligaciones en materia de derechos humanos. La única explicación que uno puede encontrar es una explicación política, pero de la política con minúscula, que tiene que ver con la defensa de bloques y que algunos diputados se sumaron a eso. Pero la decisión no tiene sustento en las obligaciones constitucionales.

- ¿Puede ser un mensaje contradictorio que sí se apruebe la acusación a Andrés Chadwick, pero no la del Presidente, si Chadwick era su ministro y mano derecha?

- Sí. Creo que ahí lo que primó en algunos diputados fue que la sanción a Chadwick era ya suficiente en términos de responsabilidad política y que ésta no tenía  que escalar al Presidente, lo que de alguna manera ponía en riesgo la institucionalidad del país. A mí me parece que eso es un error, el Presidente es el responsable último de los graves crímenes de derechos humanos. El ministro del Interior es un colaborador del Presidente, pero quien tiene la responsabilidad de mando es el Presidente.

- La acusación constitucional contra Chadwick ¿Puede ser un antecedente para que sea llevado a cortes internacionales?

- La responsabilidad política no es sinónimo de responsabilidad penal para un tribunal internacional. Pero sin lugar a dudas, es un antecedente de contexto, que es importante para evaluar responsabilidades de tipo penal. Pero son dos cuestiones distintas, que obviamente están emparentadas. El estándar penal internacional es más alto en términos de acreditar cuestiones de crímenes mayores, que el estándar que se define para establecer responsabilidad política. No necesariamente es un elemento definitivo.

- ¿Qué genera en la sociedad el sentimiento de impunidad? ¿Qué relación se genera con la política, con la justicia, cuando hay crímenes que no tienen culpables?

- La impunidad tiene múltiples efectos. Por una parte, está la pérdida de credibilidad en las instituciones. Y por lo tanto, cuando se deja de creer que las instituciones están en condiciones de castigar crímenes, se genera un ambiente que permite la repetición de esto. Eso es el efecto más dañino que tiene la impunidad. Y lo que estamos viendo en Chile es el mejor ejemplo de eso, en Chile todavía existe impunidad por violaciones a los derechos humanos ocurridas en dictadura. Como sociedad no hemos sido capaces de resolver adecuadamente eso, por lo tanto, la impunidad y la repetición es el mayor problema para una sociedad como la chilena.

- La justicia chilena parece tener harto trabajo a futuro, no solo en el papeleo de tribunales por estos delitos de derechos humanos, sino también la reflexión en torno a estos crímenes.

La justicia en Chile tiene un desafío enorme. Por un lado, esta es la oportunidad de juzgar crímenes graves como no se hizo bajo la dictadura. Por lo tanto, la legitimidad del sistema de justicia, del Ministerio Público, de tribunales, de las autoridades que investigan esto, todos están en juego. Aquí, la administración de justicia tiene que entregar una respuesta pronto, y con castigos proporcionales a la gravedad de los hechos. Y no solo investigar quien lanzó una lacrimógena, o quien hizo desnudarse a adolescentes en una comisaría, sino quiénes están tras eso, quiénes permitieron que eso ocurriera, quiénes dieron instrucciones. La justicia tiene la obligación de investigar a todos los responsables. Y ese va a ser un desafío muy grande para la justicia chilena.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Estimados, Consulta. ¿se está efectuando una cadena de custodia forense para los balines y fragmentos de lacrimógenas retiradas de los cuerpos de las víctimas? Estos elementos son valiosas pruebas para determinar más allá de toda duda razonable el origen policial de los proyectiles. Esto último en atención a que carabineros y el gobierno han desarrollado la línea argumental de que los manifestantes habrían usado escopetas hechizas, y que traumas craneales pueden ser debido a pedradas de manifestantes. De ese modo, balines y fragmentos de proyectiles al ser guardados adecuadamente en una cadena de custodia con identificación de la víctima y testimonio, pueden ser analizados por algún organismo técnico forense nacional y/o internacional. Espero que los balines no terminaran en la basura o en manos de familiares

Es súper lamentable ser testigo del abuso sistemático contra el pueblo chileno solo buscan recuperar un país q nos roban día a día la clase que tiene el poder y reprime un clamor de justicia social cuantos más tienen q dar sus ojos su vida por recuperar un país el cual nos pertenece a todos los chilenos somos un país costero el cual le da pescado taiwanés Asus alumnos teniendo 4000 km de costa ? Somos el único país q privatiza sus aguas

Añadir nuevo comentario