Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 20 de septiembre de 2020
Leonor Olate

Doctora del machi Celestino Córdova: “Su salud es crítica, está a la espera de una solución”

Paula Huenchumil

unknown.jpg

Celestino Córdova
Celestino Córdova

Córdova hoy cumple 75 días en su sexta huelga de hambre y solicita al gobierno la aplicación efectiva del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para cumplir su condena, al igual que los ocho presos mapuche de la cárcel de Angol. “Está en un estado de tortura permanente lejos de su rewe”, dice la médico.

En 2018 el machi Celestino Córdova, realizó una huelga de hambre que sostuvo por 102 días, en ese momento solicitaba conseguir una salida temporal de 48 horas para visitar su rewe (altar sagrado mapuche) a fortalecer su espíritu, en su calidad de autoridad ancestral. 

Hoy, Córdova cumple 75 días en su sexta huelga de hambre y solicita al gobierno la aplicación efectiva del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para cumplir su condena, al igual que los ocho presos mapuche de la cárcel de Angol. Hasta ahora, el gobierno ignora la protesta de los presos mapuche y el ministro de Justicia, Hernán Larraín delegó la situación a gendarmería.

El Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales, fue ratificado por Chile en septiembre del año 2008, y entró en en vigencia el 15 de septiembre de 2009. Los huelguistas apelan al artículo 10 del tratado que indica que, “cuando se impongan sanciones penales previstas por la legislación general a miembros de dichos pueblos deberán tenerse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales”. En este mismo artículo agrega en su inciso dos que “deberá darse la preferencia a tipos de sanción distintos del encarcelamiento”.

Celestino Córdova, quien cumple una pena de 18 años de presidio en la cárcel de Temuco por el crimen del matrimonio Luchsinger Mackay, fue trasladado el miércoles 15 de julio en la noche al Hospital Intercultural de Nueva Imperial.

“Desde el día uno hemos dicho que él es inocente y que fue condenado a base de un montaje. Lo condenó principalmente la prensa. Cuando no hubo una mayor investigación, fue torturado por carabineros durante la noche, herido a bala, recién a las siete de mañana lo llevaron al hospital. Tuvo mala asesoría, no habló durante el juicio, todo el mundo pensó que era culpable, pero los abogados le dijeron que no hablara”, dice a nuestro medio Giovanna Tafilo, una de las voceras del machi.

Tafilo señala que Celestino Córdova está dispuesto a llegar a “las últimas consecuencias”, y que la próxima semana comenzará una huelga de hambre seca. “Nos pidió que hoy hiciéramos rogativa, porque él se iba a dejar llevar por lo que le dijera la naturaleza y los espíritus ancestrales. Pedimos solidaridad internacional, porque el ministro de Justicia solo nos ha mandado a hablar con gendarmería, y eso no nos sirve, necesitamos resolver este conflicto”.

En esta ocasión, INTERFERENCIA conversó con la doctora Leonor Olate, quien examinó al machi este jueves 16 de julio. 

-¿Por qué Celestino Córdova fue trasladado al hospital? ¿Está recibiendo algún tipo de medicamento?

El machi está en un estado de salud crítico, bien lábil y necesita un espacio y una monitorización mucho más estricta de la que podía recibir en la cárcel, a la espera de una próxima solución de la problemática. 

No está con suero, en huelgas anteriores han intentando administrarle suero o realizarle exámenes de sangre, cuestión que no se puede hacer con un machi, porque transgrede espiritualmente a su ser. Cuando se ha hecho en huelgas anteriores, ha producido reacciones negativas en él, no solo como molestia, sino como un deterioro objetivo para los médicos que han estado ahí.

Hoy el machi está ahí para ser observado, por lo menos hasta ahora no ha habido un intento forzoso de realimentarle.

Él ya ha tenido varios episodios de descompensación, caídas, vómitos, hemorragias, situaciones bien graves dentro de la cárcel, era lo que nosotros observábamos. Pero a la vez también hay una necesidad de gendarmería o de la institución del Estado que el machi no vaya a tener una situación más grave de las que ya ha tenido, entonces se traslada en ese contexto.

-¿Qué es lo que más preocupa de su actual estado de salud?

Lo vi hace un par de horas. No podría decir que es solo una cosa la que me preocupa. Primero, el riesgo cardiovascular que él tiene, producto de una bradicardia -frecuencia cardiaca anormalmente baja- una bradiarritmia permanente. Lo segundo, tiene que ver con que ha tenido episodios de hemorragias, en más de una ocasión, eso puede seguir ocurriendo los próximas días y puede ser severo y muy deteriorante. Lo otro, es el déficit neurológico del machi, porque las cosas que yo estoy comentando, por lo menos lo cardiovascular y neurológico, también tiene que ver con las huelgas anteriores. Él ha hecho seis huelgas y una duró más de 100 días. 

En el examen neurológico, además de una alteración de la sensibilidad, de la movilidad, hay una disminución de la agudez visual del ojo derecho. Sin mencionar que está la posibilidad que se contagie de Covid-19, como cualquier persona, y el machi está muy inmunodeprimido. Además, comenta la opción de comenzar una huelga seca la próxima semana. La situación no es buena.

-Tal como comenta, Celestino Córdova suma seis huelgas de hambre en su cuerpo, ¿esto puede causar secuelas crónicas?

Cuando una persona tiene un periodo de ayuno prolongado, se activan ciertos mecanismos del cuerpo para bajar el metabolismo, para optimizar los recursos que tenemos. Por lo tanto, estas alteraciones metabólicas deberían ser transitorias en la mayoría de los casos. Por ejemplo, eso que él tenga una bradicardia, es decir, un corazón que late lento, es una consecuencia de la huelga anterior. Tiene que ver con este mecanismo adaptativo, que hizo que su corazón latiera más lento, como una forma fisiológica de responder al ayuno, pero con la cantidad de días que pasaron, se mantuvo con la bradicardia hasta el día de hoy. Su corazón late 45, no más de 50 latidos por minuto y tiene 33 años.

El primer día que yo lo examiné, ya tenía alteraciones neurológicas y leves de movilidad. Entonces, cuando los mecanismos regulatorios que son adaptativos pero transitorios, se mantienen en el tiempo, eso pasa a ser una secuela como tal.

-En el estado que se encuentra, ¿se puede hacer una estimación de cuántos días puede mantener la huelga?

Para mí, imposible, todo médico sabe el riesgo cardiovascular de un corazón que late en ese ritmo, es que puede producirse en cualquier momento un bloqueo de conducción, lo que puede significar una urgencia cardiovascular de un día para otro. Por otro lado, desde el punto de vista neurológico, hasta ahora se ha visto afectado su hemicuerpo derecho y zonas localizadas de su cuerpo, pero no sé cómo seguirá progresando eso.

Además de lo cardiovascular, lo segundo más grave, es el sangrado. Si vuelve a sangrar de forma masiva, puede tener un desenlace fatal. Es bastante variable, depende de las actuaciones que se den los próximos días, es difícil estimarlo  La posibilidad de la huelga seca aceleraría este procesos muy rápidamente.

-Desde el ámbito de la salud, ¿cómo ve que debería afectar el convenio 169 de la OIT a personas pertenecientes a pueblos indígenas?

La prisión afecta su salud y su bienestar y en el Convenio 169, en los artículos que las voceras demandan que se cumplan, se plantea la necesidad -más en el caso de una autoridad ancestral- poder cumplr su pena en su territorio, cercano a su rewe, que es lo que le confiere su fortaleza. Eso finalmente, esta privación, no le permite conservar la salud, porque está en un estado de tortura permanente lejos de su rewe. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me gustó leer su artículo

Felicitaciones por vuestra labor. Saludos

Quemó vivos a dos adultos mayores. Eso es horrible e imperdonable. Ese crimen está a la altura de los realizados por los de Punta Peuco. Y ciertamente estos asesinos, no merecen dejar de pagar la pena que la justicia chilena ha determinado. Celestino Córdova es tanto o más criminal que aquellos que quemaron a Rodrigo Rojas Denegri y lo mataron y a Carmen Gloria Quintana que después de un gran calvario pudo salvarse y sanar. Basta ya de minimizar los crímenes, porque todas las personas merecen vivir y quienes le cortan de tan dramáticamente modos sus vidas, merecen castigos ejemplares y no subterfugios para no cumplirlos.

Que posibilidad hay de lo queme igual que lo hizo el???

Añadir nuevo comentario