Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de Octubre de 2021
Hijo de inmigrante alemán

El empresario chileno detrás de las redes activistas del AfD, el partido de ultraderecha alemán

Victor Herrero A.

chilenoaleman.jpg

Beatrix von Oldenburg y su marido chileno Sven von Storch junto al Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en julio de este año.
Beatrix von Oldenburg y su marido chileno Sven von Storch junto al Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en julio de este año.

Sven von Storch es oriundo de Osorno y está casado con la condesa Beatrix von Oldenburg, una de las dirigentes más polémicas del partido anti inmigración. Es sindicado como el cerebro de una serie de agrupaciones y sitios de Internet que propagan una ideología ultraconservadora.

“Un encuentro extraordinario en Brasil. Agradezco al presidente brasileño por la cariñosa bienvenida y estoy impresionada por su nítido entendimiento de los problemas de Europa y los desafíos políticos de nuestros tiempos”, escribió Beatrix von Storch en su cuenta de Instagram tras una reunión con Jair Bolsonaro el 21 de julio pasado. La diputada y una de las líderes del partido de ultraderecha alemán AfD (Alternativa para Alemania) afirmó tras la cita que “en una época en que la izquierda impone su ideología a nivel global a través de redes y organizaciones internacionales, nosotros, los conservadores, también tenemos que generar más vínculos y defender nuestros valores conservadores a nivel mundial ”.

La dirigente alemana, una de las más polémicas y dura aun para los estándares de la AfD, no asistió sola al encuentro con el mandatario en el Palacio de Planalto en Brasilia. En este y otros encuentros con la derecha dura brasileña -que también incluyó una reunión con Eduardo Bolsonaro, diputado e hijo del mandatario- estuvo acompañada de su marido Sven von Storch. Von Storch (50 años) es chileno, nacido en Osorno, y se radicó en Alemania a inicios de la década del 90 tras estudiar ingeniería comercial en ese país.

Aunque se ha mantenido al margen de la política partidista en Alemania, en abril de 2016 su nombre sonó como pre-candidato a la alcaldía de Osorno por Renovación Nacional.

En esos años conoció a la condesa Beatrix von Oldenburg y tras más de 15 años de relación se casaron en 2010 en un castillo en la pequeña localidad de Eutin, en el norte de Alemania. Aunque es una costumbre en declive en ese país, Beatrix adoptó el apellido del marido.

Al conocerse, ambos coincidieron en una visión muy conservadora de la sociedad, un acérrimo anti comunismo y en un deseo de defender los tradicionales valores cristianos de Alemania, Europa y Occidente en general.

Pronto formaron una dupla con ambiciones de empujar con fuerza una agenda conservadora: ambos son anti aborto, defienden la abstinencia sexual cómo método de control de la natalidad, son férreos enemigos del matrimonio igualitario, creen que hombres y mujeres tienen roles sociales distintos, son profundamente anti inmigrantes y, en especial, anti musulmanes. Entre fines de los años 90 y la primera década del nuevo siglo, la pareja formó una serie de clubes, asociaciones y páginas web para llevar adelante su tarea restauradora.

Algunos han comparado la ambición de la pareja con la del matrimonio Underwood de la serie de TV House of Cards.

Todas estas agrupaciones que han ido fundando los últimos 25 años están reunidas bajo una organización llamada Coalición Civil, que está presidida por ambos y que se financia con donaciones de ciudadanos. En 2013 la prensa reveló que Sven von Storch había retirado casi 100 mil euros de la cuenta de esa organización para usar ese dinero con fines personales. La pareja argumentó que había retirado el dinero del banco y había guardado los billetes en una caja fuerte para proteger a la Coalición Civil de una potencial corrida bancaria. Beatrix von Storch afirmó en una entrevista que su marido incluso viajó a Chile para retirar de su cuenta bancaria al menos 10 mil euros más y llevarlos de vuelta a esa caja de seguridad.

Sven von Storch dirige la página de noticias y comentarios Freie Welt (Mundo Libre), que no sólo publica noticias que hacen eco en el electorado de ultraderecha, sino que también otorga espacio a periodistas, publicistas e intelectuales de extrema derecha.

La Coalición Civil y sus casi 10 organizaciones subsidiarias han desempeñado un papel clave en el auge electoral y cultural de la AfD. Es el caso de la página de noticias y comentarios Freie Welt (Mundo Libre), dirigido por el ingeniero comercial chileno. En esta no sólo se transmiten noticias que hacen eco en el creciente electorado de ultraderecha, sino que también otorga espacio a periodistas, publicistas e intelectuales de extrema derecha.

Otra organización fundada y dirigida por los Von Storch es el Instituto de Estudios Estratégicos de Berlín, ciudad en la que ambos residen hace más de una década. Pese al nombre académico, se trata en realidad de una organización de lobby. En un editorial en su página web, Sven von Storch sostiene que “el instituto elabora conceptos, estudios y argumentos y los pone a disposición de los tomadores de decisiones políticas”.

Para cuando se formó AfD en 2013, los Von Storch ya contaban con una máquina ideológica bien aceitada por lo que Beatrix no dudó en unirse a ese partido. En un intento infructuoso por entrar a la escena política, dos años antes se había inscrito en el FDP, un tradicional partido liberal pro-mercado. Si bien los Von Storch son libremercadistas, su visión ultraconservadora en temas sociales le cerraba el ascenso en ese conglomerado.

En cambio, la AfD resultó ser un lugar natural para el matrimonio y ese partido, a su vez, necesitaba de la experiencia gestora y activista de los dos descendientes de familias nobles. Menos de un año después, Beatrix von Storch fue electa al parlamento europeo. Fue en su calidad de eurodiputada que en noviembre de 2015 estuvo en Santiago para participar de la reunión de la comisión parlamentaria mixta entre el Congreso chileno y el Parlamento Europeo.

Las polémicas opiniones de la diputada Beatrix von Storch llevaron a que a fines de 2016 la Fundación Friedrich von Hayek, dedicada a promover la obra del economista austríaco, le pidiera renunciar a su membresía.

Pero Beatrix von Storch incluso resultó ser demasiado polémica dentro de su propio partido, contribuyendo a la imagen ultraderechista de éste. En medio del debate por los refugiados sirios que estaban llegando a Europa y Alemania, la eurodiputada y abogada de profesión aseguró que, según las leyes de asilo, si los inmigrantes ilegales “no aceptan la orden de detenerse en la frontera, los funcionarios de protección de frontera pueden usar sus armas de fuego en contra de esas personas”. Cuando le preguntaron si eso incluía acaso también a mujeres y niños, Von Storch dijo que sí. Después del vendaval de críticas, dijo que en el caso de niños no, pero mujeres sí.

Estas y otras declaraciones polémicas llevaron a que a fines de ese año la Fundación Friedrich von Hayek, dedicada a promover la obra del economista austríaco, le pidiera renunciar a su membresía.

Sin embargo, ello no preocupó a la mayoría de los votantes anti inmigrantes que en septiembre de 2017 la catapultaron al parlamento federal alemán. Poco después, se convirtió en la vice vocera de la AfD a nivel nacional, uno de los cargos de mayor peso político en los partidos de ese país. También fue el año en que ese conglomerado entró por primera vez al parlamento federal, obteniendo 12,6% de los votos. Las encuestas indican que la AfD mantendrá o bajará levemente su porcentaje en las elecciones federales del próximo domingo 26 de septiembre.

El abuelo materno de Beatrix fue ministro de Finanzas de Adolf Hitler hasta 1945. En los juicios de Núremberg fue condenado a 10 años de prisión por crímenes de guerra.

En todos estos años, Sven von Storch, que tiene doble nacionalidad chilena y alemana, se ha dedicado al trabajo comunicacional, ideológico y recaudación de fondos. Y en eso ha sobresalido. “Sven von Storch le sirve a la gente la política en pequeños trocitos, cortados de manera precisa para apelar a distintos intereses, y así logra captar a ratos corrientes muy distintas, desde posiciones radicalmente libremercadistas, a otras euroescépticas, hasta políticas de familia cristiano-conservadoras”, escribió en noviembre de 2014 Handelsblatt, el diario económico más influyente de Alemania.

Aunque se ha mantenido al margen de la política partidista en Alemania, en abril de 2016 su nombre sonó como pre-candidato a la alcaldía de Osorno por Renovación Nacional, según informó Radio Bío Bío.

Dos familias

Tanto Beatrix como Sven provienen de familias aristocráticas del norte de Alemania, pero la historia de cada una es muy distinta. La Casa von Oldenburg perdió gran parte de sus tierras tras la caída del Káiser Guillermo II en 1918. El abuelo materno de Beatrix, Johann Ludwig von Krosigk, fue ministro de Finanzas de Adolf Hitler hasta 1945. En los juicios de Núremberg fue condenado a 10 años de prisión por crímenes de guerra, aunque gracias a una amnistía sólo estuvo dos años en la cárcel.

Los Von Storch también perdieron sus tierras, pero en 1945 con la ocupación soviética del este de Alemania. La confiscación de las tierras familiares fue una sorpresa para el patriarca Jürgen Detlev von Storch, ya que durante el nazismo fue un opositor del régimen de Hitler. De hecho, la Gestapo, la policía secreta del Tercer Reich, lo torturó y encarceló numerosas veces. La última vez incluso lo internó en un campo de concentración de donde logró escapar.

Los Von Storch perdieron sus tierras en Alemania en 1945 con la ocupación soviética, pese a que el patriarca era un férrero opositor del nazismo e incluso fue encarcelado varias veces por la Gestapo.

Junto a su hijo Berndt von Storch, entonces de 14 años, huyó a Alemania occidental. Y unos años después, en 1952, Berndt emigró a Chile para trabajar en un fundo que uno de sus tíos tenía en el valle de Casablanca. Después se estableció como agricultor en Osorno. Acá en Chile conoció a su esposa chilena de origen alemán, Antje Krüger, con quien tuvo cuatro hijos, siendo el más joven Sven von Storch.

Su hermano mayor Klaus von Storch ha tenido cierta notoriedad en el país. Ex piloto de la FACH, este ingeniero aeroespacial fue elegido en los años 90 como candidato chileno para ser astronauta, algo que finalmente nunca se concretó.

Otro hermano, Thomas, retornó junto al padre a Alemania después de la reunificación y lograron recomprar el antiguo fundo que había poseído la familia. Thomas von Storch falleció en un accidente aéreo en 2004.

El tercer hermano de Sven es Jürgen, un ingeniero civil industrial que, junto a Klaus, poseen una empresa de construcción que, entre otras cosas, se dedica al sector hidroeléctrico. La cuenta de Twitter de Jürgen von Storch muestra que es un asiduo seguidor de Sergio Melnick.

Respecto de los vínculos de Beatrix y Sven von Storch con la derecha dura chilena, en especial con el partido Republicanos de José Antonio Kast, no se sabe mucho. De todos modos, todos tienen en común sus lazos con Jair y Eduardo Bolsonaro.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Víctor! Buena compilación de datos y relaciones! Aunque, según escucho, el AfD en éstas horas finales de la campaña electoral en ese país, es un grupo con quien nadie, nin!gun partido, lo señala como coalicionable. No deja de ser interesante, la proyección hacia Chile. No habrá que perderla de vista.

Añadir nuevo comentario