Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 19 de septiembre de 2020
También es cercano a Larroulet

El silencio de La Moneda sobre la doble militancia laboral de asesor de Piñera

Nicolás Massai D.

Tras publicar el artículo “La doble vida laboral de un asesor presidencial de Piñera”INTERFERENCIA trató, sin éxito, de obtener respuestas sobre el eventual conflicto de interés de Rafael Ariztía, ex ejecutivo de Bancard, quien hoy gana 7 millones de pesos fiscales mientras participa en un fondo de inversiones del cual es socio. El afectado aseguró que la nota de nuestro medio era “inexacta y malintencionada”.

Hasta el lunes en la noche, el sitio web de MFO Advisors indicaba que Rafael Ariztía Correa -funcionario de Presidencia e integrante del comité estratégico del Programa de Modernización del Sector Público con un salario fiscal de 7 millones de pesos mensuales-, era miembro del equipo de esa administradora de fondos, un multi family office que maneja inversiones para personas o familias con grandes patrimonios. Pocas horas después de que INTERFERENCIA publicara ayer el artículo “La doble vida laboral de un asesor presidencial de Piñera”, el sitio cambió.

En la mañana del martes se le agregó al sitio web de esta firma de inversiones una nueva línea a la biografía de Ariztía Correa en la que se señala que "a partir de marzo de 2018 dejó de participar activamente como ejecutivo de MFO, para colaborar con el gobierno de Chile como asesor de la Presidencia de la República".

Carlos Vial, que junto a Ariztía es uno de los cinco socios de MFO Advisors, explicó lo siguiente a INTERFERENCIA a través de un correo electrónico.

Entre 2002 y 2009, Rafael Ariztía fue asesor del grupo empresarial Bancard, encabezado por Sebastián Piñera, y trabajaba en la casa matriz en Apoquindo 3000.

“Rafael Ariztía no es empleado de MFO desde principios de marzo, cuando se unió al Gobierno como asesor. Nuestra página web así lo señalaba, pero revisando a raíz de su consulta, nos dimos cuenta que probablemente por el cambio de oficina, aparecía un error en la web que impedía revisar los CV… ya está corregido. Ojalá puedan rectificar la información”. 

Efectivamente, MFO se mudó el viernes pasado desde la Ciudad Empresarial en Huechuraba, a un barrio financiero al otro lado del cerro San Cristóbal. Pero se trataba de sus oficinas físicas, no de su página web.

Además, en el perfil en la red LinkedIn, Ariztía Correa figuraba hasta ayer en la noche, ocho meses después de ingresar como asesor a La Moneda, como empleado y socio de ese fondo.

Cabe señalar que este medio confirmó la actividad privada del actual servidor público en la administradora a partir de diversos datos. La aparición de Ariztía Correa en ese sitio web era solo uno más de ellos. Asimismo, INTERFERENCIA trató de contactarse con MFO Advisors previamente a la primera publicación, sin obtener respuesta.

Este medio le hizo algunas preguntas a Carlos Vial: si es que Ariztía Correa ha concurrido a la oficina de MFO desde que asumió su puesto en el gobierno; si es que dejó su contacto con los clientes de la administradora; si es que se han comunicado con él por temas de MFO; si es que ha recibido dineros por parte de MFO y si participará de las utilidades de la compañía.

Su respuesta fue la siguiente: "Efectivamente Rafael es socio de MFO Advisors y como tal tiene todos los derechos de un socio como en cualquier sociedad. No mantiene contacto con clientes de MFO y no tenemos comunicación con él para temas de la gestión diaria de la oficina”, dijo.

El que sí respondió el llamado fue el propio Rafael Ariztía Correa, quien aseguró que no participa activamente en MFO, y que la nota de nuestro medio le había parecido “inexacta y malintencionada”.

Además, INTERFERENCIA contactó este martes a Presidencia y también a Rafael Ariztía Correa. Este último contestó nuestra llamada, mientras que en La Moneda declinaron hablar sobre el tema.

Un hombre de confianza

Entre 2002 y 2009, Rafael Ariztía fue asesor del grupo empresarial Bancard, encabezado por Sebastián Piñera, y trabajaba en la casa matriz en Apoquindo 3000. Según una nota publicada por el diario La Segunda en junio de este año, este ingeniero civil de la Universidad Católica y con estudios en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, trabajó en esa época en los proyectos del Mapocho navegable y el Parque Tantauco que impulsaba entonces Piñera.

Después, Ariztía Correa trabajó en Celfin Capital, una de las corredores de bolsa chilenas más grandes. En 2011 abandonó la firma encabezada por Jorge Errázuriz y Juan Andrés Camus -que en 2012 fue adquirida por los brasileños BTG Pactual en unos US$ 500 millones- para integrarse a la Secretaria General de la Presidencia, entonces bajo el mando de Cristián Larroulet.

Hoy, Ariztía está nuevamente en el gobierno de Piñera y forma parte del influyente grupo de asesores presidenciales que encabeza Larroulet, siendo el coordinador del grupo permanente que asesora al Presidente en materia de modernización del Estado.

Alberto Precht, director ejecutivo de Chile Transparente y ex asesor de Piñera durante su primer mandato, afirmó a La Segunda que “el Presidente puso como secretario ejecutivo a un asesor que es de su absoluta confianza, Rafael Ariztía, que está instalado en el Segundo Piso, y que anteriormente fue jefe de modernización de la Segpres y que, a su vez, es muy cercano y de confianza de Larroulet”.

Ayer INTERFERENCIA concurrió hasta el palacio presidencial y pidió al equipo de prensa de La Moneda un pronunciamiento especto de la doble militancia laboral de Ariztía. Se indicó que para ese efecto se debía enviar un correo electrónico, lo que se concretó a las 12:37. La respuesta llegó a las 20:10 y vino desde el coordinador de comunicaciones, Juan José Lagorio, quien afirmó que "vamos a declinar de comentar".

El que sí respondió el llamado fue el propio Rafael Ariztía Correa, quien básicamente aseguró lo que apareció este martes en el sitio web de MFO Advisors: que no participa activamente en MFO, y que la nota de nuestro medio le había parecido “inexacta y malintencionada”.

Sin embargo, su cargo público no ha sido, al menos hasta ayer martes, una limitante para que siguiera yendo a su oficina privada.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

“inexacta y malintencionada” comenta, como si el trabajo de investigación del periodismo fuese realizar vocerías y tirarle centros para que se sientan felices.

Añadir nuevo comentario