Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 21 de septiembre de 2019
Crisis por incendios forestales

“Explotar la Amazonía”, palabra de Bolsonaro

Interferencia

bolsonaro_en_manaus.jpg

Bolsonaro en la ciudad amazónica de Manaus, en tiempos de campaña
Bolsonaro en la ciudad amazónica de Manaus, en tiempos de campaña

El pulmón del mundo está en crisis y el presidente de Brasil, país en donde se encuentra un 65% de la Amazonía, ha basado su gestión en el gobierno en fomentar la explotación de recursos naturales mientras niega los datos respecto de la deforestación.

Durante los últimos días han causado conmoción las trágicas informaciones respecto de la Amazonía brasileña. Según el organismo brasileño Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe), entre el 1° de enero de 2019 y el 20 de agosto de este año han ocurrido 72.843 incendios en la zona, un 80% más en comparación al mismo período registrado en 2018.

Ante la situación, las críticas apuntan al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuyo gobierno tiene como una de sus principales características el promover el uso de este territorio para fines económicos, principalmente la exploración minera y agrícola.

Ayer miércoles el mandatario brasileño contestó a la emergencia diciendo que posiblemente sean algunas ONG ambientalistas las que fomenten los incendios, "para llamar la atención contra mi persona, contra el Gobierno de Brasil, y esa es la guerra que nosotros enfrentamos", dijo.

A raíz de esto, INTERFERENCIA recopiló algunas frases de Bolsonaro que dan cuenta de cuál ha sido su posición antes y posterior de asumir el gobierno, respecto de la Amazonía brasileña.

En diciembre de 2017, mientras aún aspiraba a dirigir el país, asumió que el cambio climático era un problema, pero aseguró que el problema de esto era la sobrepoblación

“En 2011, teníamos 7 mil millones de personas en el mundo. Para 2025, tendremos 8 mil millones. El problema de este crecimiento demográfico explosivo conduce a la deforestación. No plantarás soja en la terraza de tu edificio ni criarás ganado en el patio. Tenemos que tener una política de planificación familiar”, afirmó.

En la ocasión también dijo que la Amazonía no era de los brasileños y que para que realmente lo fuera, se debían buscar alianzas con países como Estados Unidos para fomentar la explotación de sus recursos.

Para sostener este enfoque extractivo, ha buscado modificar las demarcaciones indígenas que protegen los territorios. Incluso, ha argumentado que supuestamente las personas que habitan estos lugares desean ver la explotación minera.

"El 70 % de los indios tiene nuestra cultura y quieren el desarrollo de la tierra", dijo en abril de este año. Sin embbargo, Bolsonaro no trepidó en pasar la institucionalidad gubernamental que ve los asuntos indígenas desde le Ministerio de Justicia, al de Agricultura, el que es dirigido por Tereza Cristina Correa, una conocida representante de los intereses de la agroindustria brasileña, quien ha sido apodada por sus detractores como la musa del veneno. Asimismo sucedió con el Servicio Forestal Brasileño, el que también fue a parar a manos de Correa, dejando el Ministerio de Medioambiente.

Una de las causas a las cuales se atribuyen los incendios es la deforestación. Según el Instituto de Investigaciones Espaciales (Inpe), 2.254 km2 de árboles fueron talados en julio de este año, un 278% más que en 2018.

Ante estos datos, el presidente brasileño optó por la negación, lo que causó una reciente polémica, en la cual Bolsonaro terminó destituyendo al director del Inpe de Brasil, Ricardo Galvao. “Si todos los datos de deforestación de los últimos diez años fueran verdad, la Amazonia ya no existiría”, dijo en julio pasado.

También cuando Noruega y Alemania congelaron en torno a 60 millones de euros de sus aportes al Fondo Amazonía la semana pasada, Bolsonaro replicó que Noruega "no tiene moral para dar ejemplo" porque allí "matan ballenas". Respecto de Alemania, el jefe de Estado brasileño dijo que "la querida Angela Merkel [la canciller alemana]" debería "tomar el dinero y reforestar Alemania".

Frente al cambio climático, Jair Bolsonaro ha protagonizado otras polémicas. Por ejemplo, en noviembre de 2018 -como presidenrte electo- rechazó organizar la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP25), la que finalmente se realizará en Chile en diciembre de este año.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario