Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 23 de septiembre de 2020
Receta conocida

¿Gana Joe Biden? Trump podría reelegirse sin conquistar el voto popular… tal como en 2016

Diego Ortiz

El candidato republicano, probablemente, no obtendrá más votos que Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre. Pero eso no fue impedimento para que saliera electo en 2016: en aquella oportunidad, tuvo 3 millones de votos menos que su contendora, Hillary Clinton. El actual presidente apuntará a ganar los denominados “estados clave”, algo que según las últimas encuestas podría ocurrir tal como hace cuatro años.

Treinta días atrás, el comando de Joe Biden, ex vicepresidente de Estados Unidos y actual candidato por el partido demócrata a la presidencia, seguramente leía con gusto y satisfacción las encuestas de intención de voto para las elecciones del 3 de noviembre. En aquel entonces, Biden lideraba por entre 5 y 9 puntos porcentuales la carrera por llegar a la Casa Blanca. Una remontada por parte de su par republicano, el presidente Donald Trump, parecía imposible. Hasta ahora.

En una columna de opinión publicada por el Boston Globe, el periodista John Ellis explica cómo se han dado vuelta las cartas para el partido demócrata, que ya no digiere las encuestas con tanta tranquilidad. Si bien el triunfo de Joe Biden en cuanto a voto popular es casi seguro – estiman una diferencia de entre 5 y 7 millones de votos a favor del ex vicepresidente norteamericano –, su elección podría no correr el mismo destino. (Revisa acá la columna de opinión en inglés del Boston Globe)

El 2016, Donald Trump ganó las elecciones con casi 3 millones de votos menos que su contendora Hillary Clinton. Esto se debe al “Colegio Electoral”, el sistema que ocupa Estados Unidos para realizar las elecciones, donde cada estado, de acuerdo al número de congresistas con los que cuenta, tiene determinado número de “electores”. Por su parte, los "electores" son elegidos por voto popular para que decidan quién será el presidente de la nación. California, por ejemplo, tiene 55 congresistas, por lo que obtiene 55 votos electorales, mientras que Texas, con 38 congresistas, tiene 38 "electores".

Esta receta permite que ocurra lo sucedido hace cuatro años, donde Trump llegó a la Casa Blanca obteniendo menos votos que Clinton, pero ganando más electores. Y es precisamente lo que buscará lograr durante la votación del 3 de noviembre.

Los “estados clave” marcarán el destino de la elección, algo que el comando republicano tiene claro. Estos corresponden a estados indecisos, donde no existe una preferencia histórica por un partido u otro, sin que exista una preferencia clara por demócratas o republicanos. Hace unas semanas, Biden sostenía una clara ventaja en dichos estados, algo que como explica el Boston Globe ha cambiado drásticamente, con Trump acechando a su contendor en todos los estados que indecisos que decidirán la elección.

A esto se suma el fenómeno de “sub encuesta” de Trump: el presidente republicano suele estar un 2% mejor de lo que las encuestas indican, ya que a los encuestados les avergüenza votar por él. El medio Bloomberg tituló a este grupo como el “votante tímido de Trump” (shy Trump voters, en inglés).

La columna en el Boston Globe explica el acercamiento de Trump apuntando a un error en la teoría de campaña de la tienda demócrata. Para estos, la elección se trataba, nada más ni nada menos, que de un referéndum a Trump, y con la economía devastada, con un mal manejo de la pandemia y con la nula capacidad de conciliación mostrada por el mandatario para solucionar las recientes protestas en Estados Unidos; el triunfo parecía seguro. El presidente y candidato republicano, entonces, le estaba haciendo la campaña al partido demócrata.

El Boston Globe se anima entonces a entregar un análisis distinto del panorama político en Estados Unidos a dos meses de las elecciones presidenciales.

Primero, destacan que para mediados de octubre existirá una vacuna para el coronavirus. Dada la posibilidad que tiene la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Drogas, en español) de acelerar la autorización de la vacuna si existe una crisis de salud urgente, la vacuna podría llegar a manos de los norteamericanos – y de Donald Trump – a dos semanas de que se elija un nuevo presidente, siendo más que lógico que el actual mandatario republicano se adjudique el crédito y lo ocupe a su favor luego de manejo irresponsable de la pandemia que le generó críticas transversales.

También destacan que la economía estará en malas condiciones ad-portas de la elección. Anticipan que Trump echará la culpa a los demócratas, quienes votaron en contra de una segunda inyección económica al país, provocando una caída en la demanda de los consumidores. Y aquí, en el juego de quién es más capaz de reactivar la economía, Donald Trump es más fuerte que su contendor, según numerosas encuestas.

Por último, la actualidad de las protestas en Estados Unidos es expuesta en la columna de opinión del Globe como algo que ayudará al actual mandatario. Si bien las manifestaciones se gatillaron durante su administración, Trump ha logrado de forma efectiva posicionarse como el protector del orden, mientras que Biden, aunque ha condenado las revueltas en numerosas ocasiones, no ha logrado sacarse la mancha de agitador de masas que el propio mandatario le colocó.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Hola, quiere recibir sus noticias son muy importantes.

El golpe de gracia de Trumpp contra A.Latina.La principal institución de crédito internacional entre nuestra subregiòn , el Banco Interamericano de Desarrollo B.I.D., va a cambiar de Presidente y esta vez , rompiendo con una tradición desde su nacimiento, el nuevo Presidente serà un norteamericano . En efecto, este puesto importantìsimo, pues desde él se puede orientar la polìtica de préstamos a nuestros Estados, habìa estado siendo ocupado siempre por un latinoamericano y en este ocasión era el candidato argentino que debìa ocupar esta responsabilidad. Pero Trumpp y la clase dirigente noteamericana han decidido otra cosa. Hay que decir que en la hora actual, cuando nuestro subcontinente està siendo golpeado a muerte por la pandemia y se ha convertido en el epicentro mundial de la misma, ha sido fàcil para Trumpp obtener el acuerdo, por ejemplo , de los mexicanos que entre crisis econòmica nacional y catàstrofe sanitaria han perdido toda capacidad de resistencia frente al vecino del norte. Si a esto agregamos el apoyo incondicional que han prestado siempre a todas las decisiones del imperio los gobiernos de Bolsonaro y del colombiano Duque podemos hacernos una idea del carácter que ha tomado la designaciòn del nuevo presidente del BID, que aparece màs como un nombramiento que una elecciòn. El nuevo Presidente es Mauricio Claver-Carone, hijo de una familia de “gusanos” es decir de los opositores cubanos que desde su exilio en EEUU han hecho constantemente la guerra al régimen castrista. En cuanto consejero especial de Trumpp, Claver-Carone ha sido determinante en la agresividad de los norteamericanos contra todo régimen màs o menos progresista que vea la luz en nuestra subregiòn. De ello se puede deducir, sin la sombra de una duda, lo que serà el giro que tomarà el BID. Una derrota màs pues para los intereses de nuestro subcontinente, cuando los EEUU parecen prepararse para una reediciòn de la doctrina Monroe : América para los americanos ….del Norte.

Añadir nuevo comentario