Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 22 de septiembre de 2020
Estrategia ' vamos por partes'

Guevara insiste con proyecto de televigilancia y pide $ 2.186 millones para oficina de monitoreo

Lissette Fossa

panoptico33.jpg

Centro de Televigilancia de Rio de Janeiro
Centro de Televigilancia de Rio de Janeiro

Pese a que el gobierno regional le dijo que no a su Panóptico hace más de un mes, el intendente metropolitano no ceja en su intento de construirlo igual, esta vez por partes. Ahora pretende financiar las instalaciones que funcionarían en el sótano de la Intendencia, y la semana pasada intentó aprobar el arriendo de drones de vigilancia de alta gama.

La Intendencia Metropolitana, encabezada por Felipe Guevara, junto a la Subsecretaría de Prevención del Delito, insisten en su plan de smart city o ciudad inteligente, enfocado en el control de la seguridad de la ciudad a través de cámaras y drones.

Esto, a pesar de que los consejeros regionales retiraron la petición de 7 mil millones de pesos que cuesta implementar este plan que busca combatir las "incivilidades", por lo que ahora la estrategia es ir desarrollándolo por goteo de cada módulo en que está compuesto.

Tal como publicó INTERFERENCIA la semana pasada, el 29 de mayo de este año la Intendencia ingresó al gobierno regional la solicitud del financiamiento del arriendo de 6 drones para televigilancia en la ciudad de Santiago. El proyecto, de un costo de 2.700 millones, tiene financiamiento de la Subsecretaría de Prevención del Delito y solicitaba a los consejeros regionales el resto del presupuesto, la suma de 1.800 millones de pesos.

Esto, a pesar de que los cores han priorizado el financiamiento de proyectos que busquen paliar los efectos de pandemia de coronavirus y de la crisis económica que ha generado la enfermedad. Ya en abril, los cores aprobaron de manera inédita el traspaso de 9 mil millones de pesos a las municipalidades para la compra de insumos médicos e iniciativas para enfrentar la propagación de la enfermedad.

Tras el fracaso de desarrollar el proyecto completo de una vez, Guevara ha ido por partes.

El 29 de mayo, solicitó a los cores 1.800 millones de pesos para el pago de arriendo de horas vuelo de seis drones durante tres años. Estos drones enviarán la información a un centro de monitoreo ubicado en el subterráneo de la Intendencia, centro que aún debe ser equipado y preparado.

Por lo anterior, este 5 de junio, Guevara ingresó al Consejo Regional dos proyectos, uno para las obras civiles, es decir, para la construcción de las oficinas del centro de monitoreo en el subterráneo de la Intendencia, y otro para el equipamiento de este centro.

Con el ítem “adquisición de equipos y equipamientos para el subterráneo de la Intendencia”, la Intendencia solicita un monto de 1.370 millones de pesos.

Mientras que, a través de otro documento, solicita el presupuesto para la “conservación del subterráneo del edificio de la Intendencia” por 816 millones de pesos.

Los 816 millones de obras civiles y los 1.370 millones en equipamiento suman 2.186 millones de pesos.

En el proyecto del equipamiento se incluye una serie de tecnologías, como softwares, pantallas y tecnología móvil, según especifica el documento enviado al gobierno regional.

En el proyecto participa como proveedor la misma empresa que ganó la licitación de los 6 drones, Videocorp.

La iniciativa se enmarca en el mismo smart city propuesto inicialmente, es decir, es un aparte del sistema de televigilancia interconectado con cámaras de carabineros, municipalidades, Metro, transportes y el sector privado (como carreteras concesionadas y aplicaciones web como Sosafe) conocido como Panóptico, que quería financiar Guevara en abril.

Incluso el proyecto trae los mismos referentes y partes iguales al informe enviado anteriormente, el cual INTERFERENCIA publicó con el artóculo Así será el centro de televigilancia que planea el intendente Felipe Guevara para el Gran Santiago.

“Estas herramientas contribuirán a que nuestra región evoluciones hacia una ciudad inteligente o smart city, ayudando a resolver las limitaciones de cooperación y coordinación entre las distintas entidades públicas y privadas, con énfasis en el desarrollo de temáticas de gran importancia para el desarrollo de la ciudad como lo son: la movilidad, la seguridad, el medio ambiente, el desarrollo económico, gestión de riesgos y la equidad social”, señala el documento del 5 de junio.

Según detalla el documento, el equipamiento en sí -como sillas, escritorios, libreros, etc- tiene un costo total de 85 millones de pesos. A esto, se suma el costo de equipos, como pantallas, que tiene un costo de 469 millones de pesos, y de software, que alcanza 815 millones de pesos. A esto corresponde la suma de 1.370 millones de pesos mencionada anteriormente.

El segundo documento solicita, para habilitar la oficina, el presupuesto para obras civiles por 816 millones de pesos. Un valor más alto al que se había presupuestado en el primero informe del proyecto de smart city, que había calificado en 329 millones de pesos el valor de las obras civiles para implementar la sala de monitoreo y coordinación de las cámaras en el edificio de la intendencia.

Las obras civiles incluyen, básicamente, armar toda la oficina de monitoreo: tabiques, pisos, salas de estar, pintura, entre otros. 

En el informe se incluye un mapa de cómo será este centro de monitoreo en el subterráneo del inmueble, el que es igual al mapa que aparece en el proyecto de smart city, lo que hace suponer que la Intendencia ha ido presentando la solicitud de presupuesto de a poco, dividiendo el proyecto original, pero con el mismo fin y priorizando la coordinación de cámaras con un objetivo en seguridad, en desmedro del monitoreo de transporte, medio ambiente y sectores de riesgo de desastre. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario