Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de octubre de 2020
INTERFERENCIA reveló plan en abril

Así será el centro de televigilancia que planea el intendente Felipe Guevara para el Gran Santiago

Lissette Fossa

shangai3.jpg

Vigilancia en Smart City en Shangai.
Vigilancia en Smart City en Shangai.

Con un costo operacional anual de $ 597 millones, el centro llamado Santiago Ciudad Inteligente -conocido como Panóptico- pretende mejorar el flujo de datos en transporte y medioambiente. Pero el foco está en seguridad y monitoreo de "incivilidades" con cámaras públicas y privadas, Waze y Sosafe, arroja dudas sobre su utilización, en un país en el que todavía late el estallido social iniciado el 18 de octubre.

Aunque pareciera que todos los ojos de las autoridades están puestos en contener la pandemia del coronavirus en el país, lo cierto es que en las oficinas de la Intendencia de Santiago se han dedicado a preparar y sustentar su proyecto de Ciudad Inteligente, un sistema de smart city, de monitoreo de la ciudad con disposición de cámaras de vigilancia interconectadas, información en vivo de calles, transporte y espacios públicos. Falta poco para que los consejeros regionales (cores), a quienes Guevara solicitó el financiamiento de este verdadero “Pentágono”, decidan si financiarlo. En tanto, proyecto sigue avanzando.

Para este proyecto, tal como informó INTERFERENCIA, el intendente Felipe Guevara solicitó a los cores metropolitanos la suma de 7.000 millones de pesos, para el financiamiento de tres años del proyecto y la instalación del centro de monitoreo en el subterráneo de la Intendencia.

El 13 de abril el intendente había hecho la solicitud de fondos a los cores, pidiendo la transferencia de $ 7.142 millones de pesos para el proyecto Habilitacion Centro Integrado de Región Inteligente Metropolitano Cirim, el que estaría bajo la administración de la Subsecretaría de Prevención del Delito. Esta suma equivale el gasto por la instalación del proyecto en tres años.

INTERFERENCIA pudo acceder al detalle del proyecto, que fue enviado esta semana a los cores. En el documento se refieren al proyecto como Santiago Ciudad Inteligente (SCI), en vez de con las siglas Cirim, y ya algunos lo comienzan a llamar como Panóptico.

En el documento se detalla que el objetivo del SCI es “contribuir a mejorar la coordinación entre las diferentes instituciones públicas, enfocar de mejor manera los recursos públicos y generar proyectos que entiendan la complejidad del territorio en sus diferentes ejes”. Para ello, la idea es que la central instalada en la intendencia monitoree una serie de situaciones que ocurren en la ciudad, como el estado del tránsito, el riesgo de aluviones, manifestaciones y protestas, seguridad, etc. Esto, a través de la interconección con cámaras y drones que ya existen, pero que no están coordinadas entre sí.

La idea del proyecto es que Santiago “evolucione” a una ciudad inteligente o smart city, que logre interconectar de manera digital la información para generar “eficiencia” a la hora de aplicar políticas públicas. De todas formas, el foco en la seguridad es un eje principal del proyecto, como lo plantea el documento : “Uno de los objetivos del Centro Santiago Ciudad Inteligente, es lograr la unificación de la información captada por estos sistemas de televigilancia que actualmente se encuentran operados por instituciones independientes entre sí”.

Este SCI estará dirigido por un delegado presidencial, quien tendrá una mesa de coordinación mensual en conjunto al gobernador regional y representantes del Consejo Regional. El documento proyecta al menos 22 funcionarios trabajando desde la Intendencia. En el organigrama del SCI, encabezada por el delegado presidencial, derivan cuatro unidades: Operaciones, Análisis, Comunicaciones y Soporte. Solo la planilla de trabajadores en este smart city tiene un costo anual de 597 millones de pesos.

“Los encargados de cada sector se denominan Territoriales, quienes vigilarán cada sector todos los días del año en horario continuado”, agrega el documento.

En la oficina en el subterráneo de la intendencia, el documento proyecta tener una serie computadores, pantallas, salas de reunión, sala de prensa y hasta una cocina. “Se puede observar que la Unidad de Operaciones, tendrá una planta abierta de 120 m2 y permitirá el trabajo de hasta 16 funcionarios. La Unidad de Análisis, tendrá un espacio disponible de 31 m2 y podrá soportar hasta 6 funcionarios”, dice el documento. El equipamiento total de esta oficina tiene un costo total de más de 85 millones de pesos.

El pago de softwares e ingeniería para administrar la información que gestionará esta central tiene un costo total, según estima la Intendencia, de 815 millones de pesos. Mientras que los equipos de hardware, es decir, computadores y pantallas, entre otras herramientas, suman un total de 469 millones de pesos.

La obras civiles para la adaptación del subterráneo de la Intendencia, para el funcionamiento del CSI, contemplan un gasto total de 329 millones de pesos.

Fuentes de información del Panóptico

Como diagnóstico, el proyecto tiene un fuerte foco en la seguridad. En un subtítulo donde se indica como objetivo “impulsar iniciativas que aborden incivilidades”, que es parte de la introducción al proyecto, se afirma que “existen múltiples fuentes de video televigilancia, cada uno transmitiendo a diversas centrales de monitoreo, tanto públicas y privadas. Sin embargo, no existe un espacio que permita la visualización y análisis, frente diferentes eventos que puedan realizarse en espacio público, dificultando así las labores de las policías”.

Eventos como los ocurridos en las manifestaciones del estallido social, protestas aún recientes, podrían verse vigilados por este sistema CSI que integra también cámaras privadas. A pesar de que se hace referencia a robos, rayados en paredes, abandono de mascotas y delitos menores, lo cierto es que el proyecto va a contar con las cámaras ya instaladas en zonas como la Plaza Dignidad, eje Alameda y principales plazas de la ciudad.

El recuadro 8 del documento indica “Proyectos de Televigilancia financiados por el Gobierno Regional en los últimos 10 años”. Esto, para justificar, por una parte, que el proyecto de smart city viene a hacer más eficiente todas esta inversión anterior, ya que unificaría la información de que cada proyecto entrega, poniendo el foco nuevamente en la seguridad. El recuadro, muestra el monto de los proyectos, donde se nota un leve aumento en la cantidad de proyectos de seguridad en 2019, comparado con años anteriores. 

Para procesar la información, dispondrá de dos unidades, una de Operaciones, que coordinará las acciones que se realicen y dispondrá “de computadoras, aplicaciones de software, que reciben, procesan y analizan los datos enviados por los sensores, ofrecen paneles de monitoreo y visualización; y, otra Unidad de Análisis, que “utilizará la información recopilada por diferentes sensores y procedimientos, con el objetivo de transformar los datos en información relevante para contribuir e impulsar proyectos integrales”.

“Sensores” son, básicamente, las fuentes de información de este panóptico capitalino. Son equipos y fuentes de información de entidades públicas y privadas. El documento muestra una lista de estos sensores, que incluyen para el sector público las cámaras municipales, cámaras al interior de Metro y drones de Carabineros, mientras que del sector privado las cámaras de autopistas concesionadas, cámaras de vigilancia del retail e información de la aplicación Waze.

Por el lado de los “sensores” públicos, un recuadro muestra las centrales de vigilancia, que administrarían información al SCI. Todas ellas dependen de Carabineros o Municipalidades.

“Aplicaciones como Waze que apuntan a optimizar el tránsito y que de recibir oportunamente información sobre semáforos fuera de servicio o la rotura de una matriz de agua van a colaborar eficientemente en desviar el tránsito de la zona en que se está gestionando el riesgo. Del mismo modo Sosafe y otras iniciativas ayudan a alimentar las bases de datos que SCI va a generar, administrar y analizar”, indica el documento, con respecto a las alianzas con privados.

El documento no tiene muchas referencias con respecto a los datos privados de los usuarios de Sosafe y de Waze y al protocolo que se usará para manejar dichos datos, aunque se señala que hubo indicaciones del Consejo para la Transparencia que se van a aplicar. Sosafe, como reporteó INTERFERENCIA, ya ha sido cuestionada por sus vínculos con la campaña de Sebastián Piñera y de Renovación Nacional. 

“La política de información del proyecto habilitación del centro Santiago Ciudad Inteligente, se rige por la Ley de Protección de la Vida Privada (Ley 19.628) y diversos principios que recomienda el Consejo Para la Transparencia”, consigna el texto de la Intendencia.

Adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF perfil_sci_cirim.pdf2.88 MB

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

el método chino de control político y social.

estoy pensando suscribirme , dado que me gusta como la información

Orwell 1984 . El regreso del Gran Hermano

Añadir nuevo comentario