Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 26 de noviembre de 2020
Asamblea Constituyente 2006-2007

La asambleísta más joven en Bolivia: “La derecha no quería darle cabida a los pueblos indígenas”

Paula Huenchumil

captura_de_pantalla_2020-11-20_a_las_20.29.49.png

Elisa Vega Sillo - Captura del Diplomado en Dinámicas Decoloniales, Bolivia
Elisa Vega Sillo - Captura del Diplomado en Dinámicas Decoloniales, Bolivia

“Decían que la Asamblea debía ser para abogados o académicos. Este país era muy racista y colonial”, relata Elisa Vega, enfermera y médica tradicional, que después encabezó la Unidad de Despatriarcalización del Viceministerio de Descolonización. Actualmente retomó sus labores dirigenciales. 

Elisa Vega Sillo es del territorio indígena Kallawaya, ubicado en la Provincia Bautista Saavedra, con 21 años fue la representante más joven de la Asamblea Constituyente en Bolivia, un proceso que al igual que Chile, también se inició con protestas en octubre, pero en 2003 y ocupó el cargo oficial más alto dedicado a promover la igualdad de género, como jefa de la Unidad de Despatriarcalización, dependiente del Viceministerio de Descolonización, el cual dejó en 2015.

“Desde muy joven era dirigente de la organización Bartolina Sisa, compuesta solamente por mujeres de áreas rurales, mi madre era dirigenta, pero no sabía leer ni escribir, ni tampoco hablaba español. Entonces le ayudaba y de esa manera empecé a formar parte de la organización y a ocupar cargos regionales”, relata Elisa Vega en conversación con INTERFERENCIA.

Los kallawaya son un pueblo dedicado a la medicina tradicional y uno de los 36 pueblos indígenas en Bolivia. Elisa Vega fue la primera mujer que terminó el bachillerato y que estudió enfermería en su pueblo, debido a que no había acceso a la escuela para mujeres indígenas.

“Todavía la mayoría de las mujeres indígenas viven la desigualdad, no tenemos acceso a la educación, aún falta implementación de políticas públicas”, explica.

"Sin protestas no hubiésemos logrado tener una nueva constitución, un Estado Plurinacional", dice Elisa Vega.

En abril del 2004, producto de las presiones sociales, Carlos Mesa envió al Congreso una reforma constitucional, en la que modificó el artículo 232 °que estipula la promulgación de la Ley Especial para convocar a Asamblea Constituyente en caso de querer reformar totalmente la Constitución. 

Finalmente, en diciembre de 2007 se aprobó la Constitución Política. El proyecto fue votado artículo por artículo por dos tercios de los 164 asambleístas de los 255 elegidos en 2006. El 25 de enero de 2009 se llevó a cabo el referéndum constitucional, aprobándose la nueva Constitución con un 61,43% de los votos. (Leer artículo: Asamblea Constituyente en Bolivia: El proceso que también se inició con protestas en octubre).

- En 2003 los movimientos sociales en las protestas levantaron lo que llamaron “la agenda de octubre” y, entre sus demandas, precisamente reclaman por cambios constitucionales, ¿cuál fue su rol en esos momentos?

- Exactamente. Fue un proceso largo para llegar a la Asamblea Constituyente.

En 2003 la crisis estalló, yo era representante de las Bartolinas, organizábamos protestas. Nosotras estábamos al norte de La Paz y hacíamos marchas para llegar a la ciudad de El Alto, porque ahí se estaba viviendo muy fuerte la represión policial-militar, entonces teníamos que reforzar y apoyar. 

Tuvimos muchas dificultades, porque las mujeres íbamos adelante, pensando que los militares nos iban a respetar, pero no fue así, pasaban arriba de nosotras, disparaban, gasificaban. Hay mucha memoria e historia que aún no está totalmente visibilizada que permitió llegar a la Asamblea Constituyente 

Sin las protestas, sin la lucha, no hubiésemos logrado tener una nueva constitución, un Estado Plurinacional.

"Sufrí mucha discriminación por ser mujer indígena y por ser joven, tenía 21 años"

- En ese sentido, ¿en qué consistió la participación de los pueblos indígenas?

Se luchó mucho para la convocatoria de la Asamblea Constituyente. Primero el referéndum donde se consultó si la población boliviana quería una nueva constitución y ganamos. 

Yo salí como representante como Partido del Movimiento al Socialismo (MAS), el instrumento político por la soberanía de los pueblos, se lanzaron los diferentes ampliados y se presentaron las propuestas en las asambleas. Luego de ganar lo sectorial, mediante el partido político, logré llegar a la Asamblea Constituyente. Yo era muy joven, no tenía un presupuesto para financiar la campaña, entonces había que buscar formas, era uno de los principales obstáculos como pueblos indígenas y luego vinieron otros procesos.

Finalmente éramos 255 constituyentes de diferentes partidos políticos, en donde se logró garantizar la participación de los pueblos indígenas, además la convocatoria obligaba también la participación de mujeres, porque para nosotros como indígenas es importante la dualidad en la representación política. Eso fue la clave para que muchas mujeres indígenas pudiéramos ser parte de la Asamblea Constituyente, finalmente fuimos 88 mujeres. 

Cada constituyente tenía que presentar sus propuestas, yo sufrí mucha discriminación por ser mujer indígena y por ser joven, tenía 21 años, principalmente desde los partidos de la oposición, de la derecha, siempre decían que la Asamblea Constituyente debia ser para abogados o académicos. Este país era muy racista y colonial, estaba muy establecido que la mirada de que los pueblos indígenas no tenía cabida en estos espacios políticos, entonces sufrimos mucho rechazo tanto en la campaña y en las elecciones. Finalmente lo logramos gracias a la lucha y valentía de muchos, pese que no teníamos mucha experiencia política, batallamos y aprendimos.

"Estaba muy establecido que la mirada de que los pueblos indígenas no tenía cabida en estos espacios políticos"

- ¿Por qué era importante construir un Estado Plurinacional?

- Porque luchamos por las desigualdades que vivíamos en Bolivia, principalmente todos los pueblos indígenas, y peor las mujeres indígenas en áreas rurales, porque vivimos la discriminación y el racismo. No teníamos acceso a la educación y a la salud por sobre todo, esa ha sido nuestra lucha siempre. Han habido varias crisis en Bolivia, entonces gracias a esa lucha también se logró convocar a una Asamblea Constituyente donde diferentes pueblos indígenas de diferentes partidos políticos pudimos participar.

- La Constituyente se organizó en 21 comisiones, cada una a cargo de una temática, ¿cuál fue su rol y principal aporte?

- La visibilización de los pueblos indígenas, hemos tenido que pelear por nuestro idioma, nuestra vestimenta, nuestros planteamientos políticos, visibilizar que existimos. 

En mi región se maneja la medicina tradicional. He tenido que pelear mucho para que la medicina tradicional kallawaya sea reconocida. También está el tema de la justicia indigena originaria, que sea reconocida con la misma jerarquía que la justicia ordinaria, y por supuesto los derechos de las mujeres, el acceso a la titulación de las tierras y a la educación y a la participación política.

"La anterior constitución era un Estado unitario que no reconocía la diversidad".

La anterior Constitución era un Estado Unitario que no reconocía la diversidad, las formas de organización de los pueblos ni las autonomías indígenas en las que se ha planteado la autodeterminación de los pueblos, cada pueblo vivía invisibilizado.

Ahora tenemos varias normativas, pero aún nos falta mucho para la implementación de políticas públicas desde el Estado. Durante la última gestión del gobierno golpista que hemos vivido, vimos más acrecentado que aún no se ha terminado las discriminación ni el racismo hacia los pueblos indígenas, a muchas mujeres de pollera nos han humillado, quemaron la wiphala porque nos falta mucho para cambiar la visión, mirarnos y aprender a respetarnos en la diversidad.

Aún no vencemos el racismo, es una lucha cotidiana, porque la mirada de los pobres-ricos y de inferioridad-superioridad, sigue en la sociedad.

- ¿Cómo ha vivido su organización el triunfo de Luis Arce?

- Estamos decepcionados como pueblos indígenas, porque hay un salto también del gobierno porque son los mismos de siempre en la institucionalidad del Estado. Ahora no nos sentimos representados, falta descolonizarnos como bolivianos, está la mentalidad que el blanco siempre será nuestro gobernante y eso no nos deja continuar con nuestro proceso de cambio.

"Todavía peleamos por la representación directa de los pueblos indígenas, por los gobiernos autónomos".

Hay un divorcio entre los pueblos indígenas y la parte urbana, se está viendo en la actualidad. También hay un pelea interna dentro del MAS y eso nos tiene preocupados porque siempre hemos sentido que el MAS es nuestro instrumento político como pueblo, lo sentimos todavía, por eso estamos preocupados.

Es difícil conseguir la representación directa de los pueblos, todavía peleamos por eso acá, por la representación directa a la asamblea legislativa, por los gobiernos autónomos, pero las organizaciones políticas con sus propios lineamientos dificultan la autodeterminación. 

He estado siguiendo el proceso chileno, tengo amigas afrochilenas que estaban peleando por los escaños y creo que aunque cada territorio tenga su propio proceso y tiempos, es una buena opción apoyarse entre nosotros.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario