Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 23 de julio de 2019
Comunidad Mariano Millahual en Pucón

La casa de veraneo que el subsecretario Ubilla compró en territorio mapuche

Victoria Viñals (desde Pucón)
Claudia Urquieta

img_4633.jpg

Vista desde la casa de Rodrigo Ubilla en la Comunidad Mariano Millahual / Interferencia
Vista desde la casa de Rodrigo Ubilla en la Comunidad Mariano Millahual / Interferencia

En 2009 el actual subsecretario del Interior compró dos terrenos al interior de una comunidad mapuche por 10 millones de pesos, donde actualmente tiene una residencia en la punta de una colina. El problema es que nunca debió comprar dicha propiedad, pues contraviene la Ley Indígena de 1993.

A mediados de febrero, Rodrigo Ubilla subrogó a Andrés Chadwick como ministro del Interior. En ese cargo, dio una entrevista a La Tercera donde aseguró que “algunos de los incendios que se han producido en el último tiempo están asociados al tema de la causa mapuche”. Las declaraciones fueron rechazadas por parlamentarios y opositores al gobierno, pero la polémica se dio por superada rápidamente.  

Donde siguieron resonando las declaraciones del alto funcionario de La Moneda fue en la comunidad mapuche Mariano Millahual, ubicada en el sector de Quetroleufu a unos 13 kilómetros de Pucón. A los comuneros les resultó indignante que “el señor Ubilla” hablara así de los mapuche, siendo que él mismo tiene una casa de veraneo en esa comunidad desde hace varios años. En opinión de los vecinos de Ubilla en esta zona cercana al balneario de Pucón, su versión podía resultar esperable de quien ignora la relación que tienen los mapuche con la tierra y la naturaleza, pero no por parte de alguien que convive con ellos desde hace años.

La indignación de la comunidad con su vecino Ubilla venía desde que se enteraron de que el Ministerio del Interior supo desde el primer momento que Camilo Catrillanca no murió en un enfrentamiento, pese a lo cual el propio subsecretario instruyó al otro día que se diera a conocer la falsa versión de su muerte, que exculpaba a Carabineros.  De tal modo, lo de los incendios solo fue la gota que rebalsó el vaso.

En terreno INTERFERENCIA verificó que el predio de agrado de 10.000 metros cuadrados del subsecretario del Interior efectivamente se encuentra dentro de la comunidad Mariano Millahual.

Alertados por los vecinos de la comunidad Mariano Millahual de la existencia de una propiedad de Ubilla en territorio mapuche, INTERFERENCIA viajó hasta La Araucanía para verificar la información y seguirle el rastro a la historia de cómo Ubilla se hizo de terrenos que están en territorio mapuche. Es decir, bajo el amparo de la ley indígena de 1993, la que -en un intento de evitar la fragmentación de las tierras de este pueblo original y la especulación inmobiliaria- prohíbe a los no mapuche adquirir dichas propiedades.

En terreno, INTERFERENCIA verificó que el predio de agrado de 10.000 metros cuadrados del subsecretario del Interior efectivamente se encuentra al interior de la comunidad Mariano Millahual. La residencia es espaciosa pero sencilla, y se ubica en la cima de una colina. Una gran terraza ofrece una vista hermosa sobre la zona de Quetroleufu, en Pucón.

Una sociedad limitada y una hectárea

El 17 de mayo de 2014, dos meses después de que Rodrigo Ubilla dejara su cargo como subsecretario del Interior en el primer gobierno de Sebastián Piñera, este militante de Renovación Nacional creó la Sociedad de Inversiones Quetroleufu Limitada. Esta persona jurídica tiene como giro la realización de inversiones, y como socios figuran -además de Ubilla- su esposa Regina Olivares y los cuatro hijos del matrimonio. La sociedad se creó por escritura pública en la notaria de Armando Ulloa en Lo Barnechea, donde Ubilla aportó dos inmuebles de 5.000 metros cuadrados, por un valor de 5,1 millones de pesos cada uno.

Ambos predios, identificados como “Lote doce” y “Lote catorce” eran propiedad de Rodrigo Ubilla desde 2009, año en que los compró por 5,5 millones pesos cada uno a Guadalupe Moris.

En ese acto, y según consta en la escritura pública con fecha 2 de noviembre de 2009, Moris declaró ser dueña de parte de un predio denominado Lote 127-B1 de 94.781 metros cuadrados. A este terreno se le realizó una subdivisión de la cual resultaron los predios que le vendió a Ubilla, quien pagó la suma acordada en dinero efectivo.

Moris había adquirido esas propiedades producto de la liquidación de su sociedad conyugal con Jorge Painaquir, realizada en febrero de 2008, quien a su vez los había adquirido mediante una compraventa fiduciaria realizada a Rumaldo Painaquir en 2007.  

El artículo 13 de la Ley establece que las tierras indígenas están protegidas y no pueden ser adquiridas de ningún modo, salvo entre comunidades o personas indígenas de una misma etnia.

El día que Ubilla verificó la compra de los terrenos en la notaría de Luis Espinoza de Pucón, además de Moris, también estuvieron presentes Rumaldo y Jorque Painequir. Ambos ratificaron la compraventa “declarando extinguidos y a su entera satisfacción” los saldos de precios establecidos en la compraventa de 2007 y la separación de bienes y liquidación de la sociedad conyugal, en lo que tenía que ver con los terrenos vendidos a Ubilla, exclusivamente.

El contrato de la compraventa realizado entre Ubilla y Moris tuvo varios elementos llamativos. El primero fue que la propiedad estaba exenta del pago de contribuciones (característica que corresponde a toda tierra indígena). La vendedora declaró bajo juramento que los inmuebles “son pequeñas propiedades rústicas, de escaso o nulo valor agrícola, que no tributa bajo ningún sistema porque no se han desarrollado actividades productivas en la misma”.

También se estableció que los predios quedarían sujetos a la prohibición de cambiar su uso en función al Decreto Ley 3.516 de 1980, destinado a proteger los terrenos rurales.

Finalmente, en las escrituras se señala que las propiedades se encuentran libres de todo tipo de figuras jurídicas que “pudieran afectar o limitar el derecho de dominio o las facultades de uso, goce o disposición sobre la propiedad. Las partes declaran que el cumplimiento de esta cláusula es elemento determinante en la celebración del contrato prometido”.

Nunca se mencionó en la documentación de compraventa que se trataba de tierras indígenas. Sin embargo, sí lo eran.

Los predios comprados por Ubilla son tierras indígenas por estar al interior de una comunidad que goza de un título de merced vigente desde 1908 y que está registrada ante la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) como tierra indígena desde 2000, es decir, nueve años antes de la adquisición por parte de Ubilla.

titulo_de_merced.jpg

Portada del título de merced de la Comunidad Mariano Millahual de 1908. Vigente hasta 1983 cuando fue dividida / interferencia
Portada del título de merced de la Comunidad Mariano Millahual de 1908. Vigente hasta 1983 cuando fue dividida / interferencia

mapa_titulo_de_merced.jpg

Mapa del terreno de la Comunidad Mariano Millahual en 1908 / Interferencia
Mapa del terreno de la Comunidad Mariano Millahual en 1908 / Interferencia

Tierras protegidas

En 1993 entró en vigencia la Ley 19.253 que creó la Conadi y las normas de protección, desarrollo y fomento de los pueblos indígenas en Chile. En el título II de la Ley se establecen normas de protección a la tierra indígena y declara que estas son aquellas que -entre otras razones- hayan sido adquiridas mediante títulos de merced, una antigua figura jurídica que data de los tiempos de la colonia.

Además, la ley establece que la propiedad de las tierras indígenas “tendrá como titulares a las personas naturales indígenas o a la comunidad indígena definida por esta Ley”, y en virtud de esta razón las declara exentas del pago de contribuciones territoriales.

El artículo 13 de la Ley establece que estas tierras, “por exigirlo el interés nacional, gozarán de la protección de esta Ley y no podrán ser enajenadas, embargadas, gravadas, ni adquiridas por prescripción, salvo entre comunidades o personas indígenas de una misma etnia”.

Además, esta Ley creó el Registro Público de Tierras Indígenas, en el que se inscriben y acreditan todas las tierras consideradas como tales por la misma Ley.

Y en ese mismo registro están incluidos los predios de Ubilla, precisamente por estar estos dentro de la Comunidad Mariano Millahual, cuyo dominio de tierra fue reconocido en 1908 mediante el título de merced 1341.

En 1983 se adjudicaron judicialmente los terrenos a los habitantes históricos del lugar. De esta partición, Rumaldo Painaquir se adjudicó la hijuela 127, la que fue reinscrita en el Conservador de Bienes Raíces de Pucón en 1996, y se formalizó como tierra indígena en el Registro Público de Tierras Indígenas en 2000.

hijuela_127_mapa.jpg

Mapa de las hijuelas resultantes de la división del título de merced. En amarillo, la hijuela 127 lugar donde se encuentran los lotes 12 y 14 propiedad de Rodrigo Ubilla.
Mapa de las hijuelas resultantes de la división del título de merced. En amarillo, la hijuela 127 lugar donde se encuentran los lotes 12 y 14 propiedad de Rodrigo Ubilla.

En 1996, año en que fue reinscrita la propiedad, la hijuela 127 fue dividida en dos, resultando los predios 127-A y 127-B, el que a su vez se dividió en 127-B1 y 127-B2. Mientras el Lote 127-A fue permutado con autorización de la Conadi ese año, las tierras correspondientes al lote 127-B se encuentran inscritas actualmente a nombre de Rumaldo Painequir, y de ellas se desprenden los lotes doce y catorce, actualmente de propiedad del subsecretario de Interior.

Ni la división en hijuelas otorgadas por el título de merced que dio origen al dominio mapuche sobre esa tierra, ni la liquidación de la sociedad conyugal mediante la cual Guadalupe Moris adquirió para sí los predios, hacen perder la calidad indígena de la tierra, las que -por cierto -según establece la ley, sólo puede ser adquirida por otros indígenas, o permutada por otras tierras de igual valor que, a su vez, adquieren esta calidad.

img001.jpg

Inscripción de la Hijuela 127 a nombre de Rumaldo Painaquir en el Registro Público de Tierras Indígenas / Interferencia
Inscripción de la Hijuela 127 a nombre de Rumaldo Painaquir en el Registro Público de Tierras Indígenas / Interferencia

Un subsecretario en territorio mapuche

La casa de Ubilla está en lo alto de una colina, unos tres kilómetros hacia el interior de la comunidad mapuche Mariano Millahual. Para llegar a ella hay que recorrer un camino de tierra donde está la casa de la familia Painaquir y, más arriba, la sencilla casa del cuidador. El camino termina en la casa de Ubilla. Aunque exenta de lujos, la casa se ve grande y cómoda.

INTERFERENCIA llegó hasta la casa de veraneo del subsecretario para conversar con él o alguno de sus familiares, que también son dueños a través de la sociedad que formaron. Sin embargo, no había nadie en la propiedad. Consultado, el cuidador respondió escuetamente que “el señor Ubilla se encuentra fuera de Chile” y que este verano él y su familia no habían ido de vacaciones como todos los años anteriores.

“Me parece harto malo que tenga una casa en esta comunidad y que al mismo tiempo esté diciendo todas esas cosas por la prensa. Tendría que saber respetar a la comunidad donde él mismo vive. A él no se le ha hecho nada. No hay quemas, ni nada. Tampoco se le ha ido a quemar su casa.", dice el lonko de la comunidad. 

En entrevista con este periódico, el lonko de la comunidad, Gerardo Millahual, dijo que sabía que Ubilla tenía esa casa de veraneo en la comunidad y que -tras las últimas declaraciones del subsecretario, aquellas que vincularon la causa mapuche con los incendios forestales- un grupo de vecinos se había organizado para ir a hablar con él y pedirle explicaciones por sus dichos.

Esto, porque más allá de la legalidad de la compraventa del terreno indígena, adquirido en contravención a lo establecido por la Ley indígena, lo cierto es que para estos mapuche les resulta molesto que Ubilla realizara esas declaraciones, siendo que él mismo vive en territorio mapuche desde hace años.

Sentado en su casa al interior de la comunidad, lo primero que hizo el lonko fue referirse al asesinato de Camilo Catrillanca. “Nunca creí que fuera verdad lo que salió en la prensa sobre la muerte de Camilo. Yo le creo a ese niño que iba con él y no a las autoridades, ni a los carabineros que declararon”.

Consultado por este medio sobre la propiedad del terreno de Ubilla y la contradicción entre dichos y los hechos, el lonko declaró que “me parece harto malo que tenga una casa en esta comunidad y que al mismo tiempo esté diciendo todas esas cosas por la prensa. Tendría que saber respetar a la comunidad donde él mismo vive. A él no se le ha hecho nada. No hay quemas, ni nada. Tampoco se le ha ido a quemar su casa. Su casa ahí está. Como dijo el señor Ubilla, que los mapuche anden quemando cosas, en esta comunidad nunca se ha visto. Quizás en otra comunidad, más cerca de Temuco, pero aquí no. Esta comunidad es bastante tranquila”.

Respecto a la compra de los terrenos, dijo: “Yo no le encuentro buena pinta a la compra que hizo, porque son tierras que no se pueden comprar”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Por la boca muere el pez.

Después de la primera venta de mapuche a mapuche, la ley permite venta a no indígena. Todo legal, le compró a una chilena.

Añadir nuevo comentario