Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 25 de junio de 2019
Beneficios y prebendas

La señorial vida del general Fuente-Alba

Manuel Salazar Salvo

fuente_alba.jpg

Juan Miguel Fuente-Alba en un visita a Arlington para reunirse con el Jefe de Estado Mayor del Ejército de los EE. UU., Lays Wreath.
Juan Miguel Fuente-Alba en un visita a Arlington para reunirse con el Jefe de Estado Mayor del Ejército de los EE. UU., Lays Wreath.

El comandante en Jefe del Ejército no solo eludió todos los escasos controles del poder civil para enriquecerse, sino que además llevó un estilo de vida de privilegios -y con capacidad de repartir prebendas a sus cercanos- imposible de ser ocultado.

Juan Miguel Fuente-Alba, el ex comandante en jefe del Ejército, confesó ante la ministra Romy Rutherford una serie de conductas que han escandalizado a todos los sectores políticos y ha dejada estupefacta a la mayoría de la ciudadanía civil y uniformada.

La ministra Rutherford desnudó uno de los aspectos más escandalosos e impúdicos de los conocidos hasta ahora: el ex comandante en jefe del Ejército entre 2010 y 2014, el general Fuente-Alba, derrochó a los menos 3.500 millones de pesos en gastos suntuarios y de lujo para él, su familia y diversos altos mandos que aún no han sido identificados.

En síntesis, Fuente-Alba:

- Gastó cerca de 12 millones de pesos mensuales durante cuatro años en el mantenimiento de su casa y de su familia, dinero que se sumaba a los costos del personal militar adscrita a ella –unas 25 personas- y de todos los servicios básicos, los cuales eran financiados por el Ejército.

- En su casa tenía cuatro cocineros, dos mayordomos, un telefonista, jardinero, choferes y el personal de servicio de apoyo que le asignaba el Ejército.

- Gastó una suma aún no precisada de dinero en regalos para generales y autoridades políticas. Los obsequios incluían pulseras de oro para las esposas de los generales y diversos otros objetos que llegaron a valores individuales de 250 mil pesos.

- Entregó “ayudas” a los ex comandantes en jefe de entre 400 mil y 800 mil pesos mensuales.

- Empleó fondos reservados para financiar los viajes de su esposa, de un hijo y de la comitiva que lo acompañaba, que incluía a un mayordomo.

- Entregó cerca de un 1,2 millones de pesos mensuales a oficiales del Estado Mayor, comandantes de división, comandantes de funciones matrices. comandantes de comandos, ayudantes del comandante en jefe, edecán presidencial y jefe de gabinete del ministro de Defensa. Los dineros eran para adquirir “ropas adecuadas de presentación”.  

Viajero incansable

A Fuente-Alba le gustaba viajar. Se le han contabilizado unas 50 salidas al extranjero. En casi todas ellas lo hizo con su cónyuge, Anita Pinochet, y en algunas otras con su hijo Fernando.

Los pasajes y los gastos eran costeados con fondos reservados. En muchas oportunidades, el general sólo estaba algunas horas cumpliendo la misión encargada y luego empleaba varios otros días para “descansar”. En una oportunidad fue enviado a Haití, cuando allí estaba la misión militar chilena. Salió desde Pudahuel y estuvo en Miami tres días; de allí voló a Haití donde permaneció algunas pocas horas y luego viajó a Punta Cana por otros tres días.

También le gustaba visitar Europa: Madrid, Londres, París, Roma, Bosnia Herzegovina, Chipre y Croacia, entre otros países y ciudades.

A Croacia lo hizo invitado por Andróniko Luksic a uno de sus hoteles, empresario con quien mantenía muy buenas relaciones. Luksic le facilitaba incluso su avión personal cuando el militar debía realizar viajes imprevistos y rápidos. 

En sus paseos por Europa no se fijaba mucho en los gastos. Se alojaba en los mejores hoteles, arrendaba automóviles de lujo, frecuentaba exclusivos restaurantes y compraba en tiendas de fama mundial. Los gastos eran pagados con fondos reservados del Ejército.

Rutherford imputó a Fuente-Alba la malversación de 3.500 millones de pesos. El procesamiento de la Justicia Militar consigna que los antecedentes de los viajes realizados por el encartado Fuente-Alba aportados por la Brigada de Delitos Funcionarios, Bridef, de la PDI, no sólo dan cuenta de que el general  viajó en sus comisiones de servicio acompañado de su cónyuge sino, además, de los altos valores pagados por la Comandancia en Jefe en estos viajes, lo que los incluía a ellos y a su comitiva, tanto en cuanto a tickets aéreos, como alojamientos y traslados.

Con esta fortuna, Fuente-Alba, entre 2005 y 2013, compró en Klassik Car nueve vehículos por un total de  235 millones; en Kaufmann adquirió cinco automóviles por 148 millones; en Aventura Motors compró un auto por 35 millones; y otro por $ 48 millones a nombre de su esposa. En total se gastó casi 500 millones de pesos en automóviles.

Fuente-Alba permanece detenido en el Regimiento de Policía Militar en Peñalolén.

Pero antes, durante décadas, miles de documentos con los timbres de “Secreto”, “Confidencial” y “Reservado” han impedido o dificultado el control de innumerables actividades realizadas por el Ejército, entre ellas los gastos reservados, las adquisiciones y transacciones de materiales bélicos, múltiples provisiones y servicios de todo tipo requeridos por los diversos Comandos y Direcciones de la institución castrense.

La falta de auditorías periódicas y los obstáculos puestos  a la Contraloría General de la República desde los albores de la dictadura militar sembraron los gérmenes de la corrupción que se ha extendido por más de 45 años en varias de las principales reparticiones del Ejército.

Tras el retiro del general Augusto Pinochet los comandantes en jefe de la institución fueron Ricardo Izurieta Caffarena (1998-2002, fallecido); Emilio Cheyre Espinosa (2002-2006); Óscar Izurieta Ferrer (2006-2010); Juan Miguel Fuente-Alba (2010-2014); Humberto Oviedo Arriagada (2014-2018); y, el actual, Ricardo Martínez.

El general Izurieta Ferrer está acusado de desvío de recursos presupuestarios mientras era comandante en jefe en el 2006, cuando autorizó pagos irregulares a militares que perdieron millonarios aportes depositados en el Fondo de Ayuda Mutua (FAM). Para mitigar las pérdidas, Izurieta resolvió devolver la plata a través de viáticos y contratos de trabajo, cuyas labores nunca se realizaron.

El general Oviedo Arriagada, en tanto, declaró como inculpado ante la misma ministra Rutherford, en diciembre de 2018, por su presunta implicancia en el uso de viáticos ilegales para diversos viajes efectuados al extranjero, el mismo caso donde está implicado el general Fuente-Alba.

Causas paralelas

A mediados de abril de 2016, el entonces ministro de Defensa, José Antonio Gómez, recibió un oficio del fiscal de la Fiscalía Centro Norte, José Morales Opazo, solicitándole información de todas las compras realizadas por el Ejército en el periodo 2010-2014, años en que el general Juan Miguel Fuente-Alba Poblete fue el comandante en jefe.

En ese cargo tuvo un sueldo bruto cercano a los 4 millones de pesos y obtenía unos 3,5 millones líquidos. Si hubiera ahorrado el total de su salario, al momento de pasar a retiro habría tenido unos 170 millones de pesos. No obstante, Fuente-Alba hizo múltiples negocios inmobiliarios con su familia y desde 2005 empezó a adquirir autos de lujo, que cambiaba varias veces al año.

Así, en 2015, el general ya retirado y su esposa poseían un patrimonio de varios miles de millones de pesos.

En agosto de 2016, el portal informativo Ciper informó que el general Fuente-Alba compró en 22,8 millones su primer Audi en Klassik Car. En la transacción, el militar entregó otro Audi en parte de pago, tasado en 18 millones y propiedad de Germán Korff Pfeiffer, dueño de una lavandería que funciona hace 20 años dentro de la Escuela Militar.

En la última década Korff ha facturado 2.260 millones al Ejército. A mediados de 1990, la Escuela Militar decidió externalizar el servicio de lavado de ropas. Fue entonces cuando la sociedad de Korff ganó la licitación para proveer de ese servicio a los militares.

Ya en 2005, siendo Fuente-Alba director de la Escuela Militar, recibió un pago de 18 millones de parte de una persona que estaba a cargo de una lavandería en el Hospital Militar. Este pago no se hizo directamente a Fuente-Alba, sino que entregando un automóvil en la automotora Klassik Car. Este vehículo se utilizó como parte de pago para que el general pudiera adquirir uno de sus primeros automóviles Audi, según antecedentes que obran en poder del fiscal José Morales Opazo.

Ese no es era el único vínculo de Korff con el mundo militar. También integró una sociedad agrícola con Pedro del Fierro, el comerciante de armas que inició la cuestionada negociación para la compra de los tanques Leopard adquiridos por el Ejército en 1998 y que fue acusado de intentar extorsionar al ex ministro de Defensa, Edmundo Pérez Yoma. La lavandería de Korff también ha obtenido licitaciones del Comando de Bienestar del Ejército (COB) para  proveer del servicio de lavandería al Club Militar de Campo Peñalolén y al Centro Recreacional Farellones.

Vínculos con Cartoni

En mayo de 2016, Patricio Reyes, proveedor del Ejército, presentó una querella criminal por delitos de fraude al fisco y tributarios, en contra de Virgilio Cartoni, el principal vendedor de armas y vituallas para la institución, por supuestas anomalías en una millonaria licitación por más de US $ 11 millones, referida a la compra de uniformes de combate.

También fue querellado el general Antonio Cordero Kehr, que en 2011, cuando comenzaron a ocurrir los hechos denunciados, era el jefe del Comando de Apoyo de la Fuerza, CAF.

El libelo apuntaba a que la empresa de Cartoni, Comercializadora, Exportadora e Importador CyM S.A., habría evitado pagar impuestos por más de mil millones de pesos, gracias a la “complicidad” de funcionarios castrenses, quienes habrían modificado dolosamente las bases del concurso para favorecer a la firma.

La única hermana de Cartoni –Magali Cartoni Maldonado- está casada desde 1985 con Eugenio Ponce Lerou, ex presidente de Soquimich y hermano del ex yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou.

Virgilio Cartoni dejó la carrera militar como teniente. Pero en el Ejército permanecieron dos de sus primos: los generales Patricio Cartoni Viale y Alessandro Cartoni Pruzzo, quienes coincidieron con Fuente-Alba en el alto mando en 2005.

La relación entre el general y el comerciante de armas se traspasó hacia sus hijos Roberto Fuente-Alba Pinochet y Francesco Cartoni Castilla, quienes estrecharon lazos cuando ambos trabajaban para la Viña Concha y Toro y Fuente-Alba Pinochet lucía sus espléndidos automóviles de alta gama.

Otro dato no menor y por el cual en las cantinas de las unidades militares es recordado Fuente-Alba: durante su mandato como comandante en jefe ordenó comprar para el Ejército cuatro millones de dólares en bebidas alcohólicas, gasto que equivale a un 25% del total de vinos, cervezas y licores adquiridos por todas las instituciones públicas entre marzo de 2010 y marzo de 2014, que llegó a 16 millones de dólares.

En febrero de 2017 la jueza del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, Marcia Figueroa, determinó que las indagatorias respecto del presunto ilícito de lavados de activos cometidos por Fuente-Alba y otros oficiales siguieran siendo llevadas por el Ministerio Público, mientras que los hechos ligados a delitos funcionarios (cohecho, negociación incompatible y enriquecimiento sin causa) fueran derivados a la justicia militar, causa a cargo del ministro en visita, Omar Astudillo, a quien poco después reemplazó la jueza Rutherford.

A fines de la semana pasada la ministra Rutherford y el fiscal Morales Opazo se reunieron al parecer para coordinar sus investigaciones y decidir cómo siguen revisando este enorme y bochornoso cajón de sastre cuyos secretos recién empiezan a develarse. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Cuántos procedimientos mėdicos en el área de la salud pública. Cuántas gratuidades en educación. Cuántas pensiones más dignas. Tanto mejor destino para estos fondos reservados. Para este multimillonario fraude de los dineros fiscales.

Añadir nuevo comentario