Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de Julio de 2021
Primarias de Chile Vamos

Las claves del triunfo de Sebastián Sichel, el candidato de la “nueva vieja derecha”

Diego Ortiz

Sichel durante el discurso luego de su victoria, acompañado de Lavín y Briones

Sichel durante el discurso luego de su victoria, acompañado de Lavín y Briones
Sichel durante el discurso luego de su victoria, acompañado de Lavín y Briones

El desgaste de la figura de Lavín (UDI) y una candidatura que resaltó ser de centro, independiente y fresca fueron factores relevantes para el abultado triunfo de Sichel en la primaria de Chile Vamos. Sin embargo, detrás del ex ministro de Sebastián Piñera están Andrés Chadwick y el mismo mandatario –entre otros–; siendo la apuesta de la misma élite derechista de la que se desmarcó en campaña.

Durante su discurso victorioso, frente a sus colaboradores y simpatizantes, Sebastián Sichel aseguró estar orgulloso de ser una candidatura de centro e independiente.

Lo hizo después de obtener un 49% de las preferencias en las primarias de Chile Vamos, dejando atrás a Joaquín Lavín (UDI) con el 31% de los votos, a Mario Desbordes (RN) con un 9,81% y a Ignacio Briones (Evopoli) con un 9,78%. Con 657 mil votos, Sichel fue la tercera mayoría a nivel nacional, detrás de Gabriel Boric (1 millón 51 mil votos) y Daniel Jadue (685 mil votos).

“Acá ganaron millones de chilenos que han luchado toda su vida por salir adelante y que demuestran que muchas veces se puede con esfuerzo y perseverancia”, aseguró Sichel.

Ese fue el tenor de la campaña de este ex ministro de Desarrollo Social y ex presidente del Banco Estado de Sebastián Piñera, quien logró plantarse como un elemento novedoso dentro de la golpeada alianza de gobierno, cuyos candidatos de partidos fueron castigados por el electorado al preferir a un outsider.

Pero lo cierto es que quienes impulsan la aventura presidencial de Sichel no son ni independientes ni chilenos que han tenido que “luchar toda su vida por salir adelante”.

Sebastián Piñera, Andrés Chadwick, Marcela Cubillos, Andrés Allamand y Mariana Aylwin; son algunos de los nombres fuertes que acompañan a Sichel. Desde la vereda empresarial, además del mismo mandatario, figuran Juan José Santa Cruz y Jorge Errázuriz apoyando al ex presidente del Banco Estado.

La propia Evelyn Matthei (UDI), cuando aún asomaba como posible candidata presidencial, lo diría durante entrevista con El Mostrador: es “el candidato de los empresarios”. Detrás de Sichel, según reveló INTERFERENCIA, están importantes nombres ligados tanto al empresariado como a la política tradicional. (Revise acá el artículo). 

Una operación que comenzó incluso con una fake news. De eso se trata el artículo de INTERFERENCIA titulado La encuesta fake que sitúa a Sebastián Sichel como presidenciable, en el cual se explica como una empresa de opinión pública que nadie conoce situó al entonces presidente del BancoEstado disputando la popularidad de Joaquín Lavín y Daniel Jadue en una encuesta presidencial. El sitio web de esa firma fue inscrito en mayo por Paola Assael, miembro del directorio de la entidad bancaria. Además, un diario digital, del cual Sichel fue socio y gerente, amplificó la información.

En concreto, detrás de Sichel están Sebastián Piñera (ex RN), Andrés Chadwick (UDI), Marcela Cubillos (ex UDI), Andrés Allamand (RN), Tomás Fuentes (RN) y Mariana Aylwin (ex DC), entre otros. Desde la vereda empresarial figuran apoyando, además del mismo mandatario, Juan José Santa Cruz –a quien Sichel agradeció durante su discurso de ayer– y Jorge Errázuriz.

“A la derecha ortodoxa -esa que se rige por el capital, los movimientos de la bolsa y que erigió a Piñera dos veces– le conviene y le gusta mucho más la imagen de Sichel, porque es evidente que no van a votar por Evelyn Matthei o Mario Desbordes; y de Lavín ni hablar. Lavín es un camaleón político peligroso”, señaló una fuente cercana a Piñera para el artículo antes mencionado.

Otra batalla relevante en el ascenso de Sichel se jugó en Renovación Nacional, al producirse una alianza entre Carlos Larraín y Andrés Allamand para boicotear la campaña de Mario Desbordes. En concreto, se buscaba que los militantes y dirigentes del partido pudieran tener la libertad de apoyar cualquier candidato de Chile Vamos, lo que -traducido en términos prácticos- implicaba reforzar a Sebastián Sichel. 

Con el triunfo de Francisco Chahuán -el candidato de Allamand y Larraín- sobre Desbordes en la interna, la tarea estaba completa, pese a que el candidato decidió competir igualmente en la primaria, aunque se sabía derrotado.  

A la caza de Lavín

Pese a que Sebastián Sichel se convirtió en el candidato del oficialismo y de los poderes fácticos de la derecha, su candidatura logró endilgarle el carácter de derecha ortodoxa a Joaquín Lavín (UDI). 

En eso se convirtió el eterno ex candidato presidencial por el partido de Jaime Guzmán en las elecciones de 1999, de 2005 y ahora en 2021, quien recibió todo el desgaste de Chile Vamos; pese a haber liderado consistentemente las encuestas (la última versión de la Encuesta Criteria daba como ganador a Joaquín Lavín, con un 34% de las preferencias, aunque seguido de cerca por Sichel con un 31%.) y pese a que Lavín fue el único candidato del sector que no fue ministro de Piñera en este período. 

La última versión de la Encuesta Criteria daba como ganador a Joaquín Lavín, con un 34% de las preferencias, aunque seguido de cerca por Sichel con un 31%.

Con el correr de los días la candidatura gremialista fue perdiendo impulso, en parte gracias al propio Piñera, quien nunca lo consideró como un interlocutor válido en la discusión sobre el tercer retiro de los fondos de las AFP, en instancias en que el candidato de la UDI tenía una propuesta que acomodaba al sector: permitir el retiro de los fondos de cesantía en vez del de pensiones.

Fue así como Lavín llegó debilitado a los debates, y a la vez que intentaba ser jovial, advertía de los peligros del comunismo representados por Daniel Jadue. Sichel, en tanto, explotó una candidatura de corte progresista, de “centro” como muchas veces repitió, resaltada por el hecho de que era el único independiente dentro de los cuatro precandidatos de Chile Vamos y que, además, con 43 años, ofrecía un recambio generacional frente a políticos como Lavín, de 67 años y con casi una decena de elecciones en el cuerpo.

Coqueteando con el centro pero con un ojo en la extrema derecha

Ahora, con el cupo asegurado para la elección de noviembre, Sebastián Sichel deberá enfocarse no sólo en superar al otro ganador de las primarias, Gabriel Boric, sino también en cuidarse la espalda de nuevas candidaturas emanadas de la derecha y encantar a su vez al electorado concertacionista.

La mayoría de las veces, Twitter no es representativo de la realidad, pero sin duda desde el comando de Sichel pusieron atención a los temas más comentados durante la jornada de ayer. Y es que, dentro del triunfo, asoma también una posible amenaza en cuanto a las posibilidades del candidato de Chile Vamos de disputar los votos de la derecha.

Con más de 27 mil menciones, #SeVieneKast permaneció durante varias horas en los temas más discutidos en la red social. Una segunda candidatura presidencial de José Antonio Kast por el Partido Republicano, después de obtener un 7,93% de los votos el 2017, pareciera ser una certeza.

Con esto, el candidato de Chile Vamos correrá peligro de perder al electorado de la derecha más dura, una que difícilmente se vea seducida por una candidatura de tintes progresistas y de centro derecha.

Por otro lado, si Sichel quiere llegar a La Moneda deberá acortar la importante brecha de base que ya lo separa de Boric. Con más de un millón de votos, el candidato de Apruebo Dignidad casi duplica las preferencias obtenidas por el ex ministro de Piñera.

Ahora bien, el cómo y el cuándo salir a buscar al votante de centro derecha cuenta con una condición: la posible candidatura presidencial de la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC).

Con la DC, el PPD y el PS fuera de estas primarias, existe una oportunidad -al menos teórica- de captar votos desde la antigua Concertación, siendo el perfil mostrado por Sichel durante estas semanas uno que podría atraer al electorado más a la derecha de la ex Nueva Mayoría.

Ahora bien, el cómo y el cuándo salir a buscar al votante de centro cuenta con una condición: la posible candidatura presidencial de la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC).

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Felicitaciones por un periodismo urgente.necesario.de profundidad y veraz

buen análisis , faltaría profundizar quienes están realmente . como financistas , de la campaña de Sichel . Saludos.

Lo terrible del discurso, es la seguridad con que se miente, declararciones que no se condicen con un candidato independiente, defender el neoliberalismo con tal desfachatez, no puede un personaje inventado por la derecha, como este señor que en la vaguedad de una inclinacion politica se arrima a varios ´partidos , dando como resultado el reclutamiento de esta derecha que lo compra todo, incluido un candiadato que dicer ser de centro....lo unico que le queda por decir que es opus deis...seria la pefeccion para perpetur por 4 años mas un modelo economico, abusador, insensible., explotador. Señor candidato la clase media que ud dice representar desaparecio hace 30 años,

Añadir nuevo comentario