Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de enero de 2021
Injusticias dentro de la elite

León Vial, el cuestionado empresario del Caso Cascadas que dejó en la calle a Virginia Struthers en Cachagua

Víctor Herrero A.

vial_zapallar_casa.jpg

Leonidas Vial
Leonidas Vial

El embargo y remate en 2019 de la casa de las hermanas Struthers -por adeudar tres cuotas de contribuciones- y el desalojo de éstas hace dos meses generó indignación entre residentes de la comuna de Zapallar. Todos se preguntaban quién había sido el comprador que, para muchos, actuó como depredador. La respuesta: León Vial.

La historia es esta.

Hace tres años Virginia Struthers se mudó al terreno y la casa que sus padres adquirieron en Cachagua en 1962. Como había tenido algunos problemas financieros con un negocio que tenía, decidió junto a sus hermanas Gillian y Jennifer que la propiedad quedara a nombre de ellas. Ambas viven hace más de 40 años en Inglaterra.

En diciembre de 2018 Virginia fue notificada que adeudaba dos cuotas de contribuciones por la casa que se ubica en un terreno de 1.000 m2 en el codiciado sector de Playa Las Cujas de ese balneario.

En abril de 2019, después de que se venciera una tercera cuota, un recaudador fiscal dejó una notificación en el viejo portón de madera de la parcela dando aviso que el inmueble quedaba embargado por no pago de contribuciones. Struthers asegura que nunca vio esa notificación. “Puede que se haya volado, caído, yo lamentablemente nunca lo vi”, afirmó en una reciente entrevista a La Segunda.

El 6 de agosto de 2019 se remató el bien raíz en el Juzgado de Letras de La Ligua. Sin embargo, ella no se enteró sino hasta dos semanas después, cuando se le acercó un abogado para ofrecer sus servicios por este hecho.

Virginia Struthers y sus hermanas se enteraron hace sólo unas semanas de que el misterioso mandante era Leonidas Vial. Por cierto, este también tiene una residencia en Zapallar.

Ahí comenzó una ardua batalla judicial. Se puso rápidamente al día con la deuda y confió en poder enmendar las cosas. Después de todo, sólo unos meses antes al Presidente Sebastián Piñera le bastó pagar un 10% de los 30 años de contribuciones impagas por su residencia en el lago Caburgua, para ponerse al día y no ser embargado. ¿Cómo no podría revertir la situación con menos de un año de deuda, la que apenas superaba 2 millones de pesos?

Pero un año después del remate, y tras varios reveses judiciales, a fines de septiembre de este año un receptor judicial junto a tres Carabineros la desalojaron de la propiedad. Struthers se fue a vivir a una pequeña cabaña arrendada, donde actualmente reside junto a un container donde están todas las cosas que rescató del inmueble familiar.

El hecho que a esta mujer de 63 años se le rematara la propiedad por tres cuotas impagas y que haya sido desalojada en medio de la pandemia sanitaria indignó a muchos vecinos de Cachagua y Zapallar e incluso fue noticia en algunos canales de televisión.

En todo este tiempo la gran interrogante para los residentes ha sido una sola: ¿quién fue el verdadero comprador de la propiedad? Desde el día mismo del remate se sabía que el único oferente fue Eugenio Guzmán Gatica, un abogado del bufete Portaluppi, Guzmán & Bezanilla. Pero a todas luces era un palo blanco.

Casa de Leonidas Vial en Zapallar

“Guzmán siempre decía que él tenía un mandante, que su rol era simplemente el de un abogado que hace su pega”, aseguró Virginia Struthers a este medio.

Entonces, ¿quién era el mandatario?

Un nombre conocido

Cerca del mediodía del pasado miércoles 28 de octubre el abogado Eugenio Guzmán se dirigió a una oficina ubicada en el subsuelo de la calle Huérfanos Nº 1.160, en pleno centro de Santiago. Ahí funciona la notaría Félix Jara Cadot y Guzmán estaba ahí para traspasar la propiedad de los Struthers a quién le había mandatado la compra, Agrícola e Inversiones La Viña S.A.

Se trata de la misma sociedad que fue parte del esquema de cascadas de SQM y que pertenece a uno de los hombres más influyentes del mundo financiero local: Leonidas Vial Echeverría.

Vial es uno de los dueños de la corredora de bolsa y banco de inversiones LarraínVial y, a través de esta, el segundo mayor accionista de Blanco y Negro, sociedad controladora de Colo Colo, amén de múltiples otras participaciones en empresas como La Polar, que preside junto a su hijo Manuel Vial Claro. Fue este último -que ahora también está en el directorio de LarraínVial en representación de su padre que se alejó de la corredora tras verse involucrado en el caso Cascadas- quien firmó el traspaso de la propiedad de los Struthers como representante de La Viña S.A.

Virginia Struthers y sus hermanas se enteraron hace sólo unas semanas de que el misterioso mandante era Leonidas Vial. Por cierto, este también tiene una residencia en Zapallar, cerca del restorán Chiringuito y de la costanera.

“Entre el lunes o martes que viene le vamos a hacer llegar una carta”, asegura la afectada. “Quiero que me reciba”.

Durante el último año, Struthers intentó varias veces negociar con el “verdadero comprador” a través de Guzmán. Pero este último nunca le reveló la identidad de su cliente, aunque sí hizo de correo entre ambos. Así, después del remate, la mujer ofreció pagarle 100.000 dólares a su mandante a cambio de recuperar su casa y terreno. El abogado transmitió el mensaje a Vial, quien hizo saber que sólo estaría dispuesto a dar marcha atrás por 200.000 dólares, un monto inalcanzable para Struthers.

Hasta hoy, la mayoría de los residentes no sabe que Leonidas Vial es quién estuvo detrás de un embargo y remate que ha conmocionado a muchos residentes. De hecho, hace unos dos meses iniciaron una petición en la plataforma Change.org dirigida al abogado Eugenio Guzmán en su calidad de representante de “Inversionista Mandante Desconocido”.

En la misiva, que a la fecha ha sido firmada por más de 3.800 personas, piden que el comprador reconsidere toda la situación. “Mediante la presente solicitamos al Señor Guzmán y su inversionista mandante (…) reflexionar con humanidad sobre esta situación, en contexto del difícil momento que vive nuestro país, en donde como sociedad hemos fallado, existiendo una herida abierta por las injusticias y desigualdades existentes”, se dice en la petición.

Oficio del Juzgado de Letras de La Ligua. Ordena remate de bien raiz.

La semana pasada, un grupo de vecinos incluso fue a hablar con la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, para dar a conocer su malestar, y enviaron copias de su petición en Change.org a los ministros Ignacio Briones, Hernán Larraín y a las senadoras Isabel Allende, Carolina Goic y Alfonso de Urresti, entre muchos otros.

Lobo de Sanhattan

Hasta ahora Leonidas Vial no ha dado muestras de estar conmovido. Por un lado, sobre el papel su actuar es perfectamente legal. Por otro, es una excelente oportunidad de negocio. Personas que conocen su forma de actuar aseguran que siempre está atento a “oportunidades inmobiliarias” como la de la familia Struthers.

De hecho, logró adquirir la propiedad en poco más de 400 millones de pesos, muy por debajo del valor comercial que hoy tiene un terreno de 1.000 m2 en Cachagua como el de las Struthers.

Un indicio de cómo ha aumentado la plusvalía de la tierra en ese balneario es que hace sólo unos siete años esa propiedad pagaba contribuciones trimestrales de 227.000 pesos, según contó Virginia Struthers en la entrevista a La Segunda. Actualmente, el tributo es de 740.000 pesos.

El alcalde de Zapallar, Gustavo Alessandri, aseguró hace unos meses a Teletrece que el alza de las contribuciones se ha vuelto “un impuesto expropiatorio”, dificultando de paso sus planes para construir más viviendas sociales en la comuna.

“Gente como Vial son depredadores, como Gordon Gekko”, afirma un conocido residente de la comuna, que prefirió no revelar su nombre, en referencia al protagonista de la película Wall Street de Oliver Stone.  “La codicia es buena. La codicia es correcta. La codicia funciona”, dice en una parte Michael Douglas, quien interpretó a Gekko.

Virginia Struthers concuerda. “Todos estos tipos que están tan forrados creen que pueden hacer lo que les canta, se sienten con todo el poder”, asegura.

De todos modos a ella y sus hermanas, que retiraron del juzgado los 400 millones del remate y lo han guardado sin tocar, les queda un cartucho judicial: todavía está pendiente un recurso de apelación en la Corte de Suprema que busca revertir el embargo y remate.

Y si no les va bien, afirma Virginia, no descartan hacer acciones de funa afuera de la casa del propio Leonidas Vial. La de Zapallar, claro.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Gracias buena info

Gracias

Me gusta la clase de noticias.felicitaciones.

Muy buenos sus artículos, se lee profesionalismo y lo. Más importante, independencia

Es buen diario, muy objetivo y con mucha informacion, Que el Chileno medio debe estar en sintonia con este periodico un saludo

Me da vergüenza que tipos como Leónidas Vial pertenezca a mi Colo Colo querido. Un ladrón de cuello y corbata siempre está protegido por la derecha.

Leonidas Vial sin dudas es un gordon gekko! Hay varios libros al respecto de este sinverguenza, que se ha salvado muchas veces de la carcel por su actuacion al limite o fuera de la ley. Lo del caso cascadas solo es uno mas! No me extraña que actua asi todo el tiempo!

Esto es un acto indecente de falta de respeto por la situación deaaduktos mayores que quedan en la desprotección e inseguridad en sus últimis años de vuda y hay gente que paga a persobas que trabajan en organusmos estatales que lucran entregando estos datos a inescrupulosos y no sentir un mínimo de compasión por los afectados, pero bueno parece que en este país tido vale

Habrá encontrado Petróleo este señor en el lugar , tanta insistencia por un sitio, con el turro que se gasta ?

Summum ius summa iniuria

Añadir nuevo comentario