Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
¿Retorno a clases?

Mario Aguilar: “Vemos intereses de grupos empresariales en la vuelta a clases, no uno educativo”

Lissette Fossa

El líder del Colegio de Profesores asegura que no existen las condiciones de infraestructura, ni materiales ni de protocolos para la vuelta a clases presenciales, en medio de esta pandemia. Asegura que una vuelta a las escuelas podría provocar "una catástrofe sanitaria" y que la muerte de algún menor debido al contagio durante un posible retorno sería "devastador".

Este martes, la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados aprobó, en general, un proyecto de ley que fija los estándares para permitir un posible retorno a clases en los colegios del país, luego de que la educación presencial se suspendiera debido a la pandemia de Covid-19. En el mismo proyecto, además, se define una promoción automática de curso, usando como base las notas del alumno durante el 2019.

Durante la tramitación de este proyecto, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, aseveró: “Si estamos en condiciones de abrir una escuela para que sirva de un local de votación yo me pregunto muy legítimamente ¿No podemos, si se dan las condiciones sanitarias, abrirla para que los alumnos puedan beneficiarse de ese espacio protector?”.

La frase fue criticada por políticos de oposición y debatida en redes sociales, sobre todo por apoderados que afirmaban que la comparación no tenía sentido. Una de las voces que intervino en la comisión este martes y también cuestionó las palabras de Figueroa fue Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores. Aguilar ha insistido en que los profesores no ven las condiciones para volver a clases, sobre todo con respecto a infraestructura para implementar protocolos sanitarios correctos y por la naturaleza misma de la educación en Chile, que, por ejemplo, en muchas escuelas mantiene a más de 40 alumnos en una sala, por horas.

Para Aguilar, el Ministro de Educación “no ha mostrado para nada un buen criterio” ante la pandemia. En entrevista a INTERFERENCIA, asegura que los profesores no ven, en este momento, las condiciones para volver a clases presenciales y cree que es probable que si se decide una medida de este tipo “la gente no acate” y haya una alta ausencia de alumnos en las escuelas.

- Este martes en el Congreso se aprobó, en comisión de Educación,  un proyecto que habla de las condiciones para un retorno a clases ¿Qué postura tiene el gremio de profesores al respecto?

- A nosotros nos parece bien que haya un intento de regular por ley el retorno a clases en el contexto de pandemia, porque de acuerdo a lo que hemos visto, cuando esto queda al arbitrio del ministro de Educación, que no ha mostrado para nada un buen criterio, por supuesto que las comunidades escolares nos hemos sentido bastante amenazados. Es muy obvia su intención de forzar el retorno a clases a como dé lugar en el corto plazo. A pesar de que toda la evidencia sanitaria y el riesgo que implica es evidente. Sin embargo, lo sigue intencionando. Ayer hubo sesión en la Cámara donde fue a dar cuenta y la verdad es que dio unos argumentos que dejan nerviosas a las comunidades escolares.

Es mejor el tema sea regulado por ley, poner requisitos que aseguren que solo se puede volver cuando se demuestren condiciones y que la ley lo obligue. Es algo que nos parece que mejora el cuadro actual, que ahora está al arbitrio del ministro de Educación.

"El minisitro no ha mostrado para nada un buen criterio, por supuesto que las comunidades escolares nos hemos sentido bastante amenazados, es muy obvia su intención de forzar el retorno a clases"

- ¿Qué le parece que se empiece a hablar ahora, en este momento, de un retorno a clases? Porque una cosa es el avance de este proyecto de ley y otra son las intenciones del ministro ¿Estamos preparados como país para que los niños y jóvenes vuelvan a clases?

- No, para nada. Nosotros vemos que en el corto plazo de ninguna manera hay condiciones. La pandemia todavía está en un nivel alto, no está controlada para nada. Esta semana, a propósito de eso, salió un informe de la OMS que señala que la pandemia debe estar controlada, deben existir determinadas condiciones para que se pueda volver a clases, y esa condiciones no existen en Chile hoy, ni estamos cerca de eso. Los colegios no están preparados ni en infraestructura ni en condiciones materiales. Y volver tiene costos, lo han dicho los propios alcaldes, y las municipalidades no tienen presupuesto para implementar las medidas que se necesitan en los colegios. 

Es de muy alto riesgo, si se volviera a clases en los colegios, a mi entender, sería una decisión muy irresponsable. Hay que recalcar que se están haciendo clases, a pesar de las dificultades, en todo Chile. Mis colegas están haciendo clases online y trabajando muchísimo. Entonces, no es que no haya clases.

Hay evidencia nacional e internacional respecto de que los colegios son espacios de mucho riesgo de contagio. Y los niños sí tienen riesgo, de hecho en Chile han muerto cerca de 60 menores de 19 años, niños y jóvenes, por Covid-19. Es un número importante considerando que los colegios no están funcionando. El ministro ha dado a entender, en sus argumentos, que prácticamente los niños son inmunes y eso es falso. 

- Además, en caso de que muriera un niño o niña o joven, después de contagiarse en la vuelta a clases, sería un drama para ese colegio, el curso, sus compañeros, profesores, cargar con una muerte…

- Sería devastador algo así. Para una comunidad escolar, perder a cualquiera de sus miembros, un alumno, un profesor, un asistente de educación, una manipuladora de alimentos, sería terrible.

Recordemos que cualquiera de ellos podría contagiarse en el establecimiento o en el traslado. Recordemos que la mayoría se moviliza en transporte público. Solo una persona que fallezca sería devastador para esa comunidad escolar, porque si fallece alguien inmediatamente se sentiría que fue una muerte evitable… por eso yo digo que volver a los colegios en las condiciones actuales es muy irresponsable. Y por eso creo que la gente tampoco va a acatar una medida así. Si el ministro insiste en esto, la gente se va a rebelar y la gente no lo va a acatar.

- ¿Cómo han visto a los otros actores de la educación, trabajadores, apoderados, estudiantes, frente a este tema?

- Hay bastante consenso, similitud en la visión que te manifiesto con otros actores de la educación.

Nosotros, como Colegio de Profesores, hicimos una encuesta en nuestra página web y contestaron 70 mil personas. Había mucho interés en responder. Y el 97% está en desacuerdo con entrar a clases en las actuales condiciones y el 95% de los apoderados señala que no va a enviar a sus hijos a las escuelas si se impone retornar. Por lo tanto, es bien categórica la opinión de la gente.

"Para una comunidad escolar, perder a cualquiera de sus miembros, un alumno, un profesor, un asistente de educación, una manipuladora de alimentos, sería terrible".

- Es decir, cree que a nivel popular, la ciudadanía, tampoco va a apoyar el retorno a clases presenciales…

- Claro, no creo que se apoye. Si nos fijamos, ellos han querido volver a clases desde el primer momento. Primero no querían suspender las clases, después pusieron fecha de retorno  el 27 de abril, cosa que no pudieron aplicar, después Sebastián Piñera anunció la “nueva normalidad” y anunció la vuelta a los colegios en mayo, y tampoco se lo permitimos. Jaime Mañalich llegó a decir que había sido un error suspender las clases. Es decir, han estado todo el tiempo en esto. 

Yo pienso lo contrario, si no se hubiesen suspendido las clases ¿qué catástrofe sanitaria tendríamos ahora? Tendríamos más niños fallecidos y una expansión del virus que hubiese sido catastrófica. Y podría producirse una activación del virus muy grande si este retorno a los colegios se echa a andar. Lo han dicho los especialistas sanitarios.

- ¿A qué cree usted que se debe esta insistencia del ministro para volver a clases presenciales? ¿Hay presiones de las escuelas privadas? ¿presiones políticas?

- Yo creo que allí hay mucha presión de los grupos empresariales del país. Muchas veces para ellos los colegios, más que centros educativos, son guarderías, que permiten que la mano de obra que a ellos les produce grandes utilidades, sobre todo las mujeres, que en un país machista como Chile son responsables del cuidado de los hijos, vayan a trabajar. Por lo tanto vemos un interés económico, no hay un interés educativo.

En La Moneda hay mucha presión por lo que ellos llaman “la reactivación económica” y parece ser eso. No tenemos otra explicación de esta tozudez del ministro. De otro modo, no me lo explico, porque poner en riesgo de ese modo a las comunidades escolares por las razones que él da, no parece creíble.

- La mayoría de los profesores siguen haciendo clases online ¿Cómo han evaluado ustedes  ese proceso?

- Ha sido un proceso con muchas dificultades, pero mis colegas no se han restado a este proceso y aceptaron este desafío. Obviamente, nadie estaba preparado para que de un día para otro hacer clases online. Y a pesar de eso y muchas dificultades, se han generado soluciones creativas. Hay colegas que van a visitar estudiantes incluso, en escuelas rurales se recorren los campos, en otros lados se han hecho clases por WhatsApp y hasta por teléfono.

Igualmente hay un porcentaje de estudiantes que se quedan descolgados de esos procesos, pero incluso muchos de esos descolgados incluso si los colegios funcionaran, puede que no asistieran a clases, porque son estudiantes, un poco más grandes, y están ayudando a sus familias que quedaron sin ingresos. Hay un problema en conjunto que es grande y los profesores están tratando de dar respuesta. 

"En la Moneda hay mucha presión por lo que ellos llaman “la reactivación económica” y parece ser eso, no tenemos otra explicación de esta tozudez del ministro".

En vez de desacreditar a los profesores, que es lo que ha hecho el ministro, él debería agradecer el enorme compromiso que han mostrado los colegas en todo Chile, que han respondido con su trabajo para salir adelante en esta emergencia.

Además, hemos visto bastante carga de trabajo, que ha pasaba de antes, hoy día vemos que el profesor no para durante todo el día, Tiene que planificar las clases, buscar material, responder muchos mensajes, llamadas telefónicas, etcétera. Casi no tienen descanso, trabajan el doble de lo habitual. Por eso es muy ofensivo y dolió mucho la declaración del ministro diciendo que los profesores estaban cómodos en sus casas y que por eso no querían volver a clases, porque no reconoce el esfuerzo que han hecho.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Es ovbia la preocupación por nuestros niños; pero entre paros, protestas y un inconcebiblemente enorme lapso de tiempo sin clases(por las razones que sean), este señor Aguilar le va a heredar a Chile, toda una generación de jóvenes analfabetos listos para ser obreros. Costó mucho alfabetizar, se recorrieron los campos para atraer a las aulas a los adultos que faltaban, y ahora se hace lo contrario; justo cuando el mundo está entrando en un cambio tecnológico y un cambio de paradigma. Alguien tiene que defender el derecho a una educación decente de nuestros niños.

Añadir nuevo comentario