Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 5 de marzo de 2021
Covid-19

¿Quién paga la cuenta del Covid-19? Profesores del King College del Reino Unido proponen que lo hagan los ricos

David Hope
Julian Limberg
The Conversation

En el siguiente artículo republicado de The Conversation, los autores explican por qué es factible financiar la pandemia con mayores impuestos a los ricos. Los investigadores David Hope y Julian Limberg son también autores de un estudio que apunta a que bajarle los impuestos a los ricos no trae mayores beneficios a la economía, sólo más desigualdad. 

Al minuto de decidir cómo financiar la pandemia del Covid-19, los gobiernos no deberían preocuparse de que subirle los impuestos a los más ricos pueda hacer daño a sus economías. Nuestro nuevo estudio - el cual no ha sido aún revisado por pares - sobre 18 economías avanzadas muestra que cortes sustantivos a los impuestos de los ricos durante los últimos 50 años han aumentado la desigualdad, pero no han tenido ningún efecto significativo en el crecimiento económico o en el desempleo. (Revise acá el artículo de INTERFERENCIA sobre el estudio realizado por los autores).  

Estos hallazgos arrojan nueva evidencia sobre un debate que por mucho tiempo ha dividido a los legisladores; con un lado que afirma que impuestos más altos a los ricos podrían aumentar los ingresos del país y reducir la desigualdad, y otro que argumenta que impuestos bajos para los ricos son la mejor ruta para una prosperidad económica más amplia.

Los datos publicados en el estudio sugieren que bajarle los impuestos a los ricos trae pocos beneficios para las economías, siendo a la vez un fuerte argumento económico para aumentar los impuestos a los ricos para así ayudar a reparar las finanzas públicas después de la pandemia. 

A medida que la pandemia ejerce presión sobre las finanzas públicas en todo el mundo, los impuestos más altos para los ricos vuelven a asomar en la agenda política. En Estados Unidos, el presidente Joe Biden ha prometido aumentar los impuestos a las corporaciones y a las personas con mayores ingresos. Las voces que exifen un impuesto sobre el patrimonio económico también se han vuelto más fuertes en países como Alemania y el Reino Unido. Dado el daño que el coronavirus ha dejado en las economías, la idea de conseguir que quienes tienen más patrimonio ayuden a pagar la factura tiene muchos partidarios. Pero, una vez más, está siendo contrarrestada por quienes insisten en que los impuestos bajos son cruciales para estimular la economía. 

Aquellos argumentos sobre las ventajas de eficiencia que generan los bajos impuestos a los ricos han sido poderosos impulsores de rebajas impositivas previas. El gráfico inferior muestra un nuevo indicador que mide los impuestos a los ricos en todos los países estudiados y a lo largo del tiempo al combinar las cargas impositivas más importantes en quienes más tienen, incluyendo impuestos sobre los ingresos más altos, el capital y las herencias. Desde la década de 1980, muchos países han legislado importantes recortes de impuestos para los ricos. Por ejemplo, los dos recortes impositivos del expresidente republicano de Estados Unidos, Ronald Reagan, redujeron sustancialmente los impuestos de tipo máximo en 1982 y 1987. En el Reino Unido, los impuestos a los ricos cayeron significativamente bajo la administración de Margaret Thatcher, con importantes recortes en 1979 y 1988. 

Nota: Las líneas rojas verticales muestran los años con mayores recortes a los impuestos de los ricos. Datos proporcionados por el autor.

La caída de los impuestos a los ricos ha coincidido con un creciente periodo de desigualdad, especialmente en la parte superior de la distribución de ingresos a nivel nacional, como lo muestra el siguiente gráfico. Esta es una tendencia que ha sido más severa en los países anglosajones. En Estados Unidos realmente se destaca, con más de una quinta parte del ingreso nacional antes de impuestos que ahora va al 1% más rico del país. 

Base de datos sobre desigualdad mundial, widworld World Inequality Database, wid.world (datos del 10 de julio de 2020).

Pocos beneficios económicos en la baja de impuestos a los ricos

Nuestra investigación comparó países que aprobaron leyes para recortar impuestos importantes a los ricos en un año determinado con aquellos que no lo hicieron. Por ejemplo, analizamos los resultados económicos en Australia después de la reforma tributaria de 1987 y los de Estados Unidos después de los recortes de 1982, para luego compararlos con los resultados económicos en países que no recortaron los impuestos a los ricos al mismo tiempo (los resultados pueden observarse en el gráfico de abajo). Repetimos estas comparaciones para cada recorte importante de impuestos a los ricos en 18 países miembors de la OCDE entre 1965 y 2015. 

Nota: Los cuadrados rojos muestran los años con mayores rebajas en impuestos para los ricos, mientras que los azules muestran los años en que esto no ocurrió. Proporcionado por los autores.provided

Nuestros resultados muestran que los países que implementaron estos recortes de impuestos vieron al 1% más rico aumentar sus ingresos en los años siguientes. Cinco años después de las reformas, el efecto fue un aumento de más de 0.8 puntos porcentuales en promedio de la participación del ingreso nacional del 1% superior (ver el gráfico a continuación). En comparación, en Estados Unidos, el 10% más pobre tiene una participación total en los ingresos del 1.8%. En contraste, no encontramos ningún efecto significativo de los recortes impositivos en el crecimiento económico y el desempleo. El producto interno bruto (PIB) per cápita y las tasas de desempleo son casi idénticas después de cinco años en países que redujeron los impuestos a los ricos y en países que no lo hicieron.

Nota: La línea azul oscuro muestra el efecto de recortes importantes a los ricos durante el tiempo. En azul claro, el área de 95% de confianza. Proporcionado por los autores

Los ricos pueden pagar la pandemia

Muchos analistas y políticos creen que los impuestos deberán aumentar en los próximos años para garantizar la sostenivilidad de las finanzas públicas. Impuestos más altos a los ricos podrían ayudar a financiar la política sustancial y potencialmente de largo plazo de gasto público y protección social de la pandemia. Podrían también ayudar a responder a desigualdades economicas y en salud, las cuáles sólo se han exacerbado con el Covid-19.

El aumento de impuestos luego de crisis no son inusuales. Históricamente, los principales motivadores de subir los impuestos a los ricos han sido las guerras y las catastrofes económicas. La crisis del covid-19 puede que tenga un efecto similar.

Nuestro estudio reciente muestra que el argumento para justificar los impuestos más bajos para los ricos es débil. Las reducciones importantes a los impuestos de los ricos desde 19080 han empeorado la desigualdad de ingresos sin mejorar la economía. está podría ser una noticia positiva para quienes aprueban subirle los impuestos a los ricos.  

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario