Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de agosto de 2019
Análisis de la novela 'Beloved'

Toni Morrison, la adelantada

Ricardo Martínez

beloved_toni_morrison.jpg

Crédito: Penguin Random House
Crédito: Penguin Random House

El fallecimiento de Toni Morrison el 6 de agosto, a los 88 años, permite aproximarse no solo a la obra de una autora que se adelantó a su tiempo, prefigurando las luchas sociales contemporáneas de los afroamericanos. También con su partida es posible reflexionar sobre los cambios sustantivos que ella produjo en la manera de hacer literatura en los Estados Unidos.

En 2005 quien redacta este texto estuvo a cargo de dirigir una tesis de licenciatura en letras donde la autora de la misma, Elena Mansur, se enfocó en una novela que -con el transcurso de las décadas y de las relecturas- no solo fue revelando nuevas capas de significado, sino que se transformó en un antecedente crítico del espíritu de los tiempos actuales.

Una obra que antes que ninguna otra habló sobre la negritud desde la perspectiva de fines del siglo XX, sobre la migración, sobre perder la familia en un contexto de opresión, sobre la violencia contra la mujer. 

Esa novela se llamaba Beloved y cuando fue publicada, en 1987, logró con todos los merecimientos adjudicarse el Pulitzer al año siguiente, y resultar uno de los fundamentos para que Toni Morrison alcanzara el Nobel de Literatura en 1993. 

Vale la pena detenerse en esta obra en particular para poder aquilatar el legado de la autora.

UNA CIFRA Y UN TREN SUBTERRÁNEO

El inicio de Beloved resulta misterioso y oscuro: “124 era malicioso. Lleno de veneno de bebé”. Un par de frases que cuesta comprender y que siguen un principio que instaló en la literatura estadounidense Henry James a fines del siglo XIX: comenzar el relato con una expresión sintética y difícil de explicar que sumerja a la lectura en una incógnita. Esa incógnita solo será resuelta cuando se avance en el texto.

Y al avanzar en el texto la lectura se encuentra con el relato de una mujer afrodescendiente, Sethe, de la época posterior a la Guerra Civil Estadounidense (a partir de1865) que sufre diversos tipos de violencia; raciales, de género y sexuales, y que escapa de su condición de esclava por medio del Tren Subterráneo (Underground Railroad). Este tren no era realmente un tren en aquellos días de la segunda mitad del siglo XIX, sino que, en palabras de Mansur, “se refiere al camino nocturno y clandestino que asistía a los afroamericanos que trataban de escaparse y hallar la libertad; los voluntarios, algunos esclavos ya libres o grupos abolicionistas, escondían y guiaban a los viajeros hacia el norte, a los estados libres”.

En su camino a la libertad Sethe da a luz a una hija. Sin embargo, al alcanzar su destino en un estado no esclavista, la protagonista y sus hijos son descubiertos por su antiguo amo que los reclama para sí, ateniéndose, como indica Mansur, a la Fugitive Slave Law (la Ley de Esclavos Fugitivos) de 1850 que permitía a los dueños de esclavos reclamarlos en cualquier punto del país, impidiendo a los prófugos cobrar su libertad fugándose de un estado pro-esclavitud a otro libre”.

Para liberar a sus hijos de la amenaza de la vuelta a la esclavitud, Sethe prefiere asesinarlos, aunque solo termina matando a la pequeña. La historia de Beloved narra las visitas espantosas de la hija asesinada, como un fantasma, en Ohio, dieciocho años más tarde.

EL REALISMO MÁGICO POST-MODERNISTA

La cruda trama que narra la obra maestra de Toni Morrison abunda en datos históricos acerca de la era de la esclavitud en los Estados Unidos, pero, de manera muy sofisticada, logra proyectar lo que podría ser simplemente una novela histórica, más allá de la época en la que se circunscribe el relato.

De este modo, en esta obra de Morrison hay ecos fuertes de la cultura afrodescendiente posterior en los Estados Unidos. Como el Harlem Ranaissance, ese movimiento intelectual de los 20 en que los nietos de los primeros esclavos que fueron liberados repasaron su propia historia y trabajaron por recuperar una idea de la negritud, ahora desde el norte, reconociendo las raíces de su folklore en el periodo esclavista. O también como el periodo de las luchas por los derechos civiles en la década del sesenta.

Toni Morrison, en un mensaje literario escrito en clave, señala con mucha fuerza que los fantasmas y ecos de la violencia del pasado para la afrodesencencia vuelven una y otra vez, como una pesadilla de la que no se puede huir. En efecto ese es el subtítulo de la tesis de Mansur, “Fantasmas de la Esclavitud”. En eso han reparado diversos columnistas, hombres y mujeres, en estos últimos días en medios como el New York Times, la revista The New Yorker o el Washington Post.

Otro aspecto esencial en "Beloved" es el tratamiento de las imágenes y el carácter onírico de ciertos pasajes. En eso, Morrison fue una de las autoras fundamentales que trabajaron estos temas desde técnicas similares al movimiento latinoamericano del realismo mágico, entrada la década de los ochenta, que, aunque la misma autora en vida rebatió dicha etiqueta, diversos autores y autoras han perseguido como uno de los posibles marcos interpretativos de la obra.

Un dato no menor es que el realismo mágico o la escritura latinoamericana del Boom se había nutrido de lecturas de autores modernistas estadounidenses, como William Faulkner, y ahora se devolvía la mano, siendo la propia literatura de los Estados Unidos la que parecía inspirarse, de vuelta, en Latinoamérica.

Finalmente, en cuanto al estilo, Morrison entra de lleno dentro de la corriente que se ha dado en llamar post-modernista (en alusión al modernismo literario que dominó la escena anglosajona en toda la primera mitad del siglo XX), asumiendo temas en los que fue pionera, como un uso peculiar del lenguaje, la incorporación de temáticas de minorías, la explicitación de la violencia y la discriminación y las técnicas ya mencionada del realismo mágico.

De este modo, particularmente en Beloved, Toni Morrison anunció, con treinta años de antelación, muchas de las temáticas que hoy están en el centro de los debates ideológicos y valóricos, incluyendo la visibilización de las diversas formas en que se expresa la violencia hacia grupos postergados (mujeres, afrodescendientes).

Su compromiso con estos grupos fue una constante a lo largo de toda su existencia y, de cierto modo, un ejemplo para las reivindicaciones del presente. Todo ello por medio del arte de la escritura.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario