Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 28 de Noviembre de 2021
Convención Constituyente

Vivienda digna: por qué RN articuló este derecho como la primera propuesta de norma constitucional

Camila Higuera

Este miércoles diez convencionales de Independientes RN-Evópoli, del Colectivo Socialista e independientes presentaron esta propuesta bajo la premisa de que busca solucionar un problema social histórico y transversal.

Luego de que este lunes se abriera la instancia para que convencionales presenten propuestas de norma constitucional, el miércoles pasado 10 convencionales de Independientes RN-Evópoli, del Colectivo Socialista y otros independientes ingresaron un oficio con la primera propuesta que aborda el “Derecho a una vivienda digna para los Chilenos”.

Según establece el Reglamento General, las propuestas de norma constitucional presentadas por convencionales deben tener entre 8 y 16 patrocinios. De esta forma, el oficio por el derecho a la vivienda digna fue presentado con las firmas de la convencional del Colectivo Socialista Adriana Cancino, los independientes Helmuth Martínez y Bernardo de la Maza, y 10 integrantes de la nueva articulación Independientes RN-Evópoli, Roberto Vega (RN), Paulina Veloso (RN), Angélica Tepper (Ind. RN), Álvaro Jofré (RN), Luciano Silva (RN), Manuel José Ossandón (Ind RN), Geoconda Navarrete (Evópoli).

Y de aquel grupo, el convencional Roberto Vega fue quien articuló la propuesta y reunió las firmas de sus pares para ingresar el oficio dirigido a la presidenta de la mesa directiva, Elisa Loncon. “Lo que teníamos todos en común era el derecho a la vivienda. Si tu analizas dentro de las promesas de campaña esto está tanto en la derecha como en la izquierda”, indicó el convencional a este medio. 

Vega agregó que además este es un tema que está pendiente desde hace bastante tiempo y que ha estado presente en las promesas de campaña de muchos candidatos parlamentarios, pero que no se han concretado en ningún gobierno.

“Lo que teníamos todos en común era el derecho a la vivienda. Si tu analizas dentro de las promesas de campaña esto está tanto en la derecha como en la izquierda”, indicó el convencional a este medio. 

“Me da la sensación de que los otros sectores están como esperando el tema de la consulta, que es la política antigua donde discutimos mucho y después se presentan las propuestas de norma que salen desde los mismos centros de pensamiento. Nosotros estamos trabajando de forma más rudimentaria, pero es un poco a los que nos comprometimos en la campaña”, puntualizó Vega.

De esta forma, el documento comienza con un preámbulo que destaca el histórico déficit cuantitativo y cualitativo del país en materia habitacional. Menciona que según la Cámara Chilena de la Construcción hay 2 millones 500 mil personas sin vivienda, cifra que ha aumentado por la pandemia y el alza de los intereses bancarios “producto del aumento de la inflación derivada de la inestabilidad que se ha ocasionado desde la crisis social de octubre de 2019 y la coyuntura internacional”, indica el escrito.

Agrega que la propuesta busca hacer el punto en que las viviendas sociales deben integrar a personas con necesidades especiales y tener en cuenta factores medioambientales. Además, expone sobre la necesidad de que las empresas constructoras e inmobiliarias que utilicen fondos públicos en el desarrollo de estos proyectos deben actuar con coherencia y ética.

La propuesta de norma comienza declarando que “los chilenos tienen derecho a una vivienda digna” y que las políticas de vivienda deberán realizarse cumpliendo criterios de integración y según la realidad de cada provincia y comuna. 

“Si se cambiaran las políticas de vivienda donde se privilegiaba la cantidad de casas construidas versus la calidad de casas porque cada vez las casas empezaron a ser más pequeñas, lo que no permite que la gente desarrolle sus familias”, agregó en ese sentido el convencional Roberto Vega. 

“Acá en Santiago se habla de la especulación del suelo cuando se va a construir una estación de metro. Eso no pasa en provincias, pero sí tenemos las mismas viviendas sociales que se construyen en Santiago, porque los planes de vivienda se hacen a nivel nacional”, puntualizó el convencional.

“Si se cambiaran las políticas de vivienda donde se privilegiaba la cantidad de casas construidas versus la calidad de casas porque cada vez las casas empezaron a ser más pequeñas, lo que no permite que la gente desarrolle sus familias”, agregó en ese sentido el convencional Roberto Vega. 

Por otro lado, la propuesta de norma dice que “el mal uso de subsidios o fondos gubernamentales ya sea por parte de las constructoras, inmobiliarias o promotores inmobiliarios será castigado con penas de prohibición absoluta para la empresa y sus altos ejecutivos para postular o manejar cualquier tipo de fondos públicos”

Este es un tema que se ha discutido ampliamente en los últimos dos años producto del controversial proyecto de ley promovido en 2019 por el ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), que busca no desplazar las viviendas sociales a las periferias pero que permite que en los ejes urbanos las inmobiliarias ignoren los planos reguladores y construyan con una mayor densificación a la permitida para proyectos de “integración social”. 

El proyecto fue promovido cuando el ministro del Minvu era el actual convencional Cristián Monckeberg (RN), quien es integrante del colectivo Independientes RN-Evópoli. El conflicto con la propuesta de normativa radica en que se abre el paso a la especulación inmobiliaria por el valor del suelo urbano puesto que la resolución de un seremi puede determinar aprobar un proyecto de edificación que puede no cumplir con las normativas sobre altura máxima, densidad, superficie predial mínima y dotación de estacionamientos. Actualmente, el proyecto se encuentra en el Senado a la espera de su discusión urgente e inmediata. 

Ahora, la mesa directiva debe verificar que la propuesta cumpla con los requisitos establecidos en el Reglamento General para declarar su admisibilidad o inadmisibilidad y luego en no más de cinco días, el órgano debe sistematizar la iniciativa y categorizarla según la materia que aborde.

“Queremos demostrar a todo el mundo que se puede avanzar con entendimiento si hablamos como gente civilizada. Poniendo el bien de Chile al frente vamos a construir una constitución que nos va a representar a todos. Si colocamos nuestras visiones políticas primero no vamos a llegar a ningún lado, nos vamos a dedicar a seguir discutiendo”, indicó el convencional Roberto Vega.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Hola, quiero acceder a sus noticias

El constituyente Vega, valga aquí recordarlo, es junto a su familia uno de los principales concentradores de derechos de agua del río Limarí (Ovalle), tanto a su nombre, como de sociedades y "palos blancos". Este asunto debería preocupar a la prensa independiente, pues es un ejemplo vivo de la concentración de agua que, al servicio del agronegocio, amenaza la vida misma en el Norte Chico. Esa es una de las zonas grises que deberían alumbrarse. Saludos.

El cambio de la Constitución debe ser tangible para la ciudadanía y uno de los beneficios que cumple con aquel requisito es llegar con viviendas dignas a los más necesitados en 1ra instancia.

Añadir nuevo comentario