Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 13 de noviembre de 2019
Minuta de La Moneda

Artículo ‘fake’ sobre agentes venezolanos genera crisis en redacción de La Tercera

Andrés Almeida Farga
Víctor Herrero A.

la_tercera_28_de_octubre.png

La Tercera del 29 de octubre de 2019
La Tercera del 29 de octubre de 2019

INTERFERENCIA supo del intento del gobierno de poner en agenda la prentendida existencia de activistas venezolanos y cubanos como instigadores de la quema del Metro. En el caso de La Tercera , la información generó una crisis interna, mientras que en El Mercurio, aparentemente pasó desapercibida.

Durante el fin de semana el gobierno hizo circular una minuta que señalaba que tenía un detenido en su poder por los ataques del Metro de los primeros días de las protestas y que había evidencia de la participación de ciudadanos venezolanos y cubanos en los hechos que motivaron la declaración de guerra por parte de Sebastián Piñera el domingo antepasado.

Los datos fueron publicados por La Tercera el lunes 28 de octubre de 2019 con llamado en la portada del periódico, y resultaron ser nitroglicerina pura que estalló en la redacción. Esto, pues la información no fue corroborada, indignó a la comunidad venezolana en Chile -incluida la representante diplomática de Juan Guaidó, Guarequena Gutiérrez- y porque los periodistas del diario se sintieron pasados a llevar por el modo en que fue creado el artículo.

INTERFERENCIA contactó a casi una decena de profesionales del diario. A través de estos testimonios se pudo establecer la existencia de dicha minuta (la cual fue incluso ofrecida a nuestro periódico), la que -según varios testimonios- llegó a La Tercera el día domingo de manos de su director, José Luis Santa María, quien pauteó los términos del artículo a eso de las 19:00 horas, el cual quedó a cargo de la edición y cierre por parte del subdirector Víctor Cofré.

Según estas versiones, la minuta apareció luego de una reunión del sábado a la que habrían acudido los directores de La Tercera y El Mercurio a La Moneda. INTERFERENCIA se contactó con Santa María, quien no tuvo comentarios respecto del tema, y a Carlos Schaerer, director de El Mercurio, quien tampoco se quiso refererir al tema.

El artículo en cuestión apareció en las primeras ediciones del lunes de La Tercera, firmada por uno de los periodistas del diario, pero en las ediciones posteriores -la que está online y fue impresa para Santiago- la firma correspondió a "Equipo de La Tercera".

Al otro día, a las 21:15, el diario publicó un desmentido de la nota, en la que se excusa por no corroborar la información y en la que enfatiza que no quiso generar un clima de xenofobia.

Sin embargo, a esa altura la redacción de La Tercera estaba incendiada. Según cuentan varias fuentes, durante la mañana del lunes hubo una tensa reunión de editores para tratar el tema de la firma retirada durante la madrugada del lunes por parte del periodista autor de la nota, quien de todos modos recibió distintas críticas en Twitter, por dicha información.

Víctor Cofré, subdirector de ese diario, fue contactado para saber concretamente cómo se había concretado la rectificación, pero no quiso referirse al tema.

El ambiente en el diario de Álvaro Saieh era de desazón. El sindicato de la empresa estaba preparando una declaración en favor del periodista, en un contexto en que el derecho de los profesionales a firmar o no los artículos está en entredicho. Según dijeron varias fuentes a INTERFERENCIA, los periodistas no pueden retirar su firma de las notas que escriben, aun en los casos en que estas cambien radicalmente de contenido en los procesos de edición, aludiendo al argumentos de estilo (todas las notas deben estar firmadas por personas naturales). Cualquier excepción a la norma debe ser autorizada al más alto nivel.

Justamente esa fue la situación del artículo en cuestión, pues Santa María debió atender la exigencia del periodista, desatando una crisis larvada en la redacción.

Según cuentan varias fuentes, durante las protestas aparecieron situaciones que tienen molestos a los periodistas. Se habla de textos preseteados, cuyo foco ya está fijado desde antes de reportear o textos que son diametralmente alterados en la edición, respecto de los originales. Incluso se habla de censura, como fue en el caso de la cobertura de la Gran Marcha del 25 de octubre, en la cual se asignó un equipo completo para sondear la opinión de los manifestantes, pero cuyo resultado nunca vio la luz. Se habla de un "divorcio" entre lo que los periodistas ven y recogen, y lo que aparece en las páginas del diario.

La discreción de El Mercurio

La revuelta que enfrentó La Tercera contrasta con la calma de El Mercurio. El día domingo 27 de octubre, un día antes de la publicación de La Tercera, en la página C6 del diario de la familia Edwards, un artículo de un tercio de página estuvo dedicado a una materia similar, el que se titula en condicional: Existirían elementos para identificar un presunto autor de red de Metro. La bajada de la nota, que es el texto que complementa el título, dice: "También aseguran que se analiza una eventual arista extranjera en los hechos de violencia".

La nota refuerza la idea de un ataque coordinado y la presencia de twitteros activistas en favor de las manifestaciones provenientes de Venezuela y Rusia.

El mismo lunes 28 de octubre, el fiscal del caso, descartó la presencia de extranjeros en los ataques del Metro.

Esto en un contexto en que existen antecedentes que permiten pensar en que el gobierno desde el domingo 20 de octubre está creando la idea de la existencia de un enemigo con poder suficiente como para justificar las decisiones políticas que han significado una represión que ha costado a la fecha al menos 20 muertos, 1.233 heridos, 110 personas que acusan torturas, de las cuales 18 dicen haber recibido violencia sexual o violaciones, y 3.712 detenidos.

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

Las direcciones de ambos diarios son afines al gobierno, esto fue solo un hecho mas que lo confirma. Triste para el periodismo de nuestro país.

Añadir nuevo comentario