Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 18 de Junio de 2021
Mega elecciones de mayo de 2021

Chile pone fin a un ciclo político de 30 años

Víctor Herrero A.

votaciones_chile.jpeg

16M en Chile
16M en Chile

Los votantes castigaron duramente al duopolio que ha gobernado el país desde 1990. La derecha colapsó en todos los frentes y la ex Concertación va camino a descender hacia la tercera o cuarta fuerza política del país. El Frente Amplio, el Partido Comunista, la Lista del Pueblo y los independientes se alzan como los grandes ganadores -así como las mujeres en casi todos los frentes-, en lo que puede ser visto como el primer triunfo político del movimiento social que irrumpió el 18 de octubre de 2019.

Menos del 50% del padrón electoral acudió a las urnas este fin de semana para elegir, por primera vez en la historia política del país, a los representantes de una convención constituyente y a los gobernadores de las 16 regiones del país, además de alcaldes y concejales. Pero los poco más de seis millones de chilenos que sí sufragaron entregaron un veredicto demoledor: no quieren seguir transitando el mismo ciclo político que ha marcado las últimas tres décadas.

Las duras derrotas electorales de la derecha, el pobre desempeño de la ex Concertación, el crecimiento electoral del Partido Comunista y del Frente Amplio (que lograron arrebatarle a la derecha las comunas de Santiago y Viña del Mar), y la fuerte irrupción de independientes, en especial aquellos ligados a la revuelta popular del 18 de octubre y a organizaciones sociales de base, reconfiguran el escenario político como pocas veces se había visto en la historia del país.

Y una vez más, la mayoría de las encuestas, de los analistas y de la prensa tradicional erraron por completo en sus pronósticos, que arrojaban que -a grandes rasgos- el status quo se iba a mantener.

Lo que sí parece seguro es que las fuerzas políticas que dominaron durante más de 30 años ya no podrán elaborar sin contrapeso las políticas futuras de Chile.

El diario La Tercera, por ejemplo, proyectaba hace unas semanas que la lista unitaria de la derecha iba a obtener 60 asientos en la Convención Constitucional, seguida de la lista de la ex Concertación y el Pro con 44 escaños, y sólo 6 representantes de las listas de independientes.

La realidad fue otra.

Al cierre de esta edición el oficialismo apenas lograba 37 de los 155 escaños, quedando muy lejos de lograr el tercio, el mínimo al que aspiraba para ejercer, en caso necesario, una suerte de veto en la constituyente. La lista del Partido Comunista y el Frente Amplio, en tanto, obtenía 28 representantes, sobrepasando a la ex Concertación que se quedaba con 25. La Lista del Pueblo, un conglomerado de independientes con fuertes lazos hacia el movimiento social en torno al 18 de octubre, conquistaba 24 escaños, a sólo 1 de una coalición que ha gobernado en 22 de los últimos 30 años. Otras listas de independientes lograban, hasta anoche, 41 representantes. En conjunto, los independientes -la mayoría de estos de centro izquierda y de organizaciones sociales- son la fuerza mayoritaria en la convención que redactará la nueva Constitución de Chile.

Lo que sí parece seguro es que las fuerzas políticas que dominaron durante más de 30 años ya no podrán elaborar sin contrapeso las políticas futuras de Chile.

Y en el diario digital Ex-Ante, el diputado Pepe Auth auguraba que “con 34,8% de los votos en la elección de alcaldes y 33,1% en la de concejales, Chile Vamos sufrirá un retroceso electoral respecto de 2016, pero serán las Municipales su mejor resultado el 15-16 de mayo”. Al cierre de esta edición, la coalición de gobierno apenas superaba 20% de la votación en esos comicios, amén de perder alcaldías históricas como la de Santiago, Viña del Mar, Temuco, Maipú y Estación Central.

La derrota de Felipe Alessandri en Santiago, a manos de la concejala comunista Irací Hassler, ha sido probablemente la humillación electoral más grande de ese sector. A ello se puede agregar la sorpresiva y contundente victoria de Macarena Ripamonti (Revolución Democrática) en Viña del Mar, arrebatándole el municipio a la UDI que lo tenía desde hace más de 16 años. A eso se suma que, tras 12 años, Renovación Nacional perdió la alcaldía de Temuco a manos del PPD.

En los comicios a gobernadores, las dos caras que mejor reflejan cómo se han sacudido las placas tectónicas son las de Catalina Parot y Rodrigo Mundaca.

Hace un mes, el diputado Luciano Cruz Coke, que fue el jefe de campaña de Parot, aseguraba a Teletrece que “los números que tiene mi comando son que Claudio Orrego está bajo los 30 puntos, a muy poca distancia de Cata Parot… la definición probablemente va a ser entre Orrego y Parot”. Pero la candidata de Evópoli, que contó con una de las campañas mejor financiadas en todo el país, no sólo fue superada por Claudio Orrego (Democracia Cristiana), sino también por Karina Oliva (Comunes) y Nathalie Joignant (Partido Ecologista Verde). Ni siquiera juntando la votación con el otro candidato de la derecha, Rojo Edwards (Republicano) lograba llegar al segundo lugar y a la segunda vuelta.

La cara del triunfo y del giro político que se está dando en el país es la de Mundaca, el vocero de Modatima y promotor del acceso público al agua. Con más de 43% de los votos fue electo gobernador de la Región de Valparaíso como independiente dentro de la lista del Frente Amplio.

Pero las elecciones a gobernadores no sólo sepultaron a la derecha, sino también el proyecto de la diputada Pamela Jiles y el Partido Humanista. Pablo Maltés, su marido por el cual hizo una intensa campaña con vistas a medir sus fuerzas de cara a una posible aventura presidencial, apenas sacó 10% de los votos en la Región Metropolitana, saliendo en quinto lugar.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

ya era tiempo de terminar con el duopolio de las dos derechas.

Que buen resumen. Es momento que los partidos de izuquierda, comencemos a trabajar en serio en las transformaciones que el país requiere, teniendo en cuenta todas las variables que se requiere para gobernar, matriz productiva amigable con el medio ambiente, salud, educación, vivienda. Es importante mirar el ejemplo español y aprender de esa experiencia.

Por los resultados obtenidos , me da la impresión de que lo sucedido en esta mega eleccion no cambia los ultimos 30 años , tiene toda la pinta de que si se hace por primera vez una constitucion hecha realmente por los ciudadanos , esto cambiaria el pais que desde hace 211 años fue manejado por una elite no siempre bien ilustrada y tampoco tan patriota como siempre acostumbran a decir , pero que con sus hechos siempre lo han desmentido. Ojalá el cambio sea real y logremos una democracia un tanto más perfecta .

Tengo fe en Chile y su futuro. Dijo un ex presidente de Chile, yo crecí entre vulnerabilidades y vulneraciones de mis derechos como la mayoría, hoy ansioso de ver los cambios, luego de tantas luchas y perdidas.

Añadir nuevo comentario