Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 24 de noviembre de 2020
Nueva constitución

El Apruebo arrasa con un 78% y una preocupada élite sale rápidamente a intentar marcar la pauta 

Maximiliano Alarcón G.
Paula Huenchumil
Joaquín Riffo Burdiles

El presidente Piñera salió a blindar la constitución vigente diciendo que ninguna carta magna “parte de cero”. Los partidos de oposición, en tanto, destacaron a los manifestantes como los triunfadores de la jornada. Pero los protagonistas de las protestas, pese a aprobar en el plebiscito, miran con desconfianza a la institucionalidad y señalan que no soltarán las calles.

Fue una elección histórica, tanto por lo que se definía como también por los resultados. Finalmente el Apruebo se impuso con un 78,3% de los votos contra el Rechazo en el plebiscito de ayer domingo, en el cual 7,5 millones de chilenos –participación más alta en elecciones chilenas con un 50,59% del padrón– determinaron que este país tendrá una nueva constitución.

Tempranamente, la élite chilena salió a subirse al carro de la victoria y a intentar marcar la pauta de cómo debe ser el proceso constituyente que viene en adelante. Uno de los primeros en esto fue el presidente de la República, Sebastián Piñera.

“Una constitución nunca parte de cero, porque representa el encuentro de las generaciones. Una constitución siempre debe recoger la herencia de las generaciones que nos antecedieron, la libertad y voluntad de las generaciones presentes y la esperanza de las generaciones que vendrán“, dijo el mandatario a eso de las 21:30 horas de ayer domingo, cuando con un 27% de las mesas escrutadas ya era evidente que el Apruebo se imponía por sobre el Rechazo.

Para tristeza del presidente, si la nueva Constitución rescata aspectos de la actual carta magna, es algo que definirá la convención de constituyentes y no La Moneda. Pero de todas formas, las palabras de Piñera son una señal clara de la preocupación actual de la élite local.

Estos dichos resonaron en el discurso que dio la senadora Jacqueline Van Rysselberghe a eso de las 22 horas. La también presidenta de la UDI, partido fundado por el asesinado redactor de la actual constitución, Jaime Guzmán, afirmó que ahora la colectividad se enfocará en conseguir buenos resultados en la elección de constituyente para salvar también la esencia de la carta magna vigente.

“Entendemos y creemos representar a ese 20 y tanto por ciento que votó por el Rechazo y cree que no hay que partir de cero, que los cambios no son a partir de cero, y que los cambios que se necesitan requieren también poder perfeccionar y mantener aquello que nos ha hecho grandes”, dijo la congresista, quien decidió mostrarse alegre ante las cámaras pese a la aplastante derrota del Rechazo.

La violencia de las protestas fue otro punto cruzado entre ambos representantes de la derecha, y fue algo que también destacó el magnate Andrónico Luksic Craig, principal rostro de la familia con la fortuna más grande en Chile.

“Los chilenos hablaron hoy fuerte y claro, pacíficamente y como se resuelven las diferencias en una democracia. Ahora a trabajar con energía para q el proceso que viene sea el mejor para el país. Q prime la paz y avancemos juntos sin más violencia. Por un Chile mejor de verdad”, dijo el presidente del grupo Quiñenco y vicepresidente del Banco de Chile.

Los resultados del plebiscito también influyeron en los mensajes de los partidos de oposición al gobierno. No hubo un vocero potente, pero sí varios discursos, los cuales de manera transversal se esforzaron en destacar que los ganadores fueron las personas que se manifestaron desde el 18 de octubre. 

Un ejemplo concreto fue el presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahín, quien llamó a “abrirle el espacio a los ciudadanos para que estén en las listas de convencionales, para que participen del proceso, para que la Constitución la sientan propia”.

Si esto último ocurre o no todavía es incierto, pero algo que sí está claro es que los números de la jornada de ayer resuenan fuerte en los círculos de poder. De hecho, incluso analistas conservadores proyectaron ayer qué podría pasar en caso de que este proceso constituyente diseñado por el establishment no satisface a los protagonistas del estallido social.

“Vamos a ver cómo manejan las expectativas que generaron ahora. Crisis social 2.0 ya está sembrada”, dijo en su cuenta de Twitter el opinólogo político, Axel Kaiser, en medio del triunfo del Apruebo.

La calle no se suelta

INTERFERENCIA, en su edición de ayer domingo, planteó la pregunta de si la movilización se traduciría en el resultado electoral de la jornada. El análisis fino de seguro se irá haciendo en las próximas semanas, pero la primera estadística dice que el plebiscito superó por un 1,87% en términos de participación a la segunda vuelta presidencial de 2017, en la cual Sebastián Piñera se impuso por sobre Alejandro Guillier, en la cual votó un 49,02% del padrón.

En las últimas semanas nuestro medio conversó con decenas de personas que de una u otra forma han participado activamente de las manifestaciones. La posición de muchos era de ir a aprobar en el plebiscito, pero a la vez con un grado de escepticismo y desconfianza del proceso constituyente si es que este sigue su curso bajo las normas definidas unilateralmente por los partidos políticos tradicionales.

Ya con los resultados en la mesa, INTERFERENCIA consultó a distintas personas representativas de las manifestaciones ocurridas desde el estallido social, sobre qué pasará ahora en adelante, con el antecedente de los discursos triunfalistas de la élite. Las respuestas son bien coincidentes respecto de que las protestas no se detendrán.

Para Giovanna Grandón, quien será candidata a constituyente y en la actualidad es conocida popularmente como la “tía pikachu”, los poderes tradicionales “van a tratar de secuestrar el proceso, tratar de cambiar la constitución de nuevo como ellos quieren, pero la gente no los va a dejar, ya no queremos más de lo mismo y por eso la gente va a seguir en las calles hasta ver reales cambios”.

“A los mismos expertos, los letrados de la élite que nos ha gobernado en los últimos 30 años, la gente ya no quiere eso mismo. Los votantes va a ver qué constituyentes son independientes y les va a rebuscar la vida, para ver quién se merece realmente ser constituyente y hacer grandes cambios”, agregó.

Por su parte, Mauricio Lepin Aniñir de la comunidad mapuche Pelantaro y protagonista de una de las fotografías más viralizadas de las protestas en Chile- sostuvo la bandera wenüfoye que flameó en la marcha más grande Chile del 25 de octubre en la cima de la estatua de la Plaza de la Dignidad- también afirma que “la protesta va a seguir”. 

“No solo se estaba luchando por el Plebiscito, el tema social es de fondo y no se ha resuelto nada todavía, las protestas van a seguir hasta que haya soluciones concretas, además con la pandemia se hicieron más evidentes aún las necesidades de las personas”, añade.

Lepin, quien votó en Noviciado en Pudahuel, plantea que este proceso “lo secuestraron hace rato los políticos, toman esta victoria como propia, Lavín o Longueira, hasta el mismo Presidente. Ahora los mismos dirigentes, los jóvenes, tenemos que luchar para que los mismos no dominen el país de nuevo.Espero que podamos crear un país mejor para nuestro diario vivir más que nada, quizás no para mí, pero si para mis hijos y mis nietos. No es una lucha personal, es solidaria, eso hemos demostrado los jóvenes”, concluye.

En tanto, Gladys Roa, mujer de 66 años quien ha sido “mamá capucha” y primera línea desde el 18 de octubre, marchando periódicamente y resguardando a quienes se manifiestan en Plaza Dignidad, sostuvo que “ahora que ganó el Apruebo es el pueblo el que tiene que redactar esta nueva constitución, no los políticos. Son los jóvenes y todos los que estuvimos en la Plaza Dignidad los que pedimos este cambio y ahora debemos concretarlo. Viene mucho más trabajo por delante, porque no hay que soltar la calle”.

Por otro lado, Marta Valdés, vocera de la Coordinadora de Víctimas por Trauma Ocular señaló que “este triunfo demuestra el poder que tiene el pueblo cuando se moviliza y se organiza. Producto de esta demostración es que la gente no va a dejar las calles y seguirá movilizándose, estamos absolutamente convencidos. Gracias a esta movilización, se logró lo que se logró. Esto abrirá absolutamente la puerta para que se tome en cuenta y se le escuche a la gente. Este es un camino distinto, pero que demuestra que el pueblo exige ser escuchado. Estamos transitando en un camino muy favorable para que eso sea así”, dijo.

“Mientras no tengamos una Constitución que nos represente a todos, al pueblo empobrecido, al pueblo saqueado, no vamos a soltar las calles, al menos eso es lo que hemos conversado los distintos movimientos sociales por acá. Pese a que la élite desde el 15 de noviembre ha intentando apropiarse de la lucha con la firma de Acuerdo por la Paz y con todas las trampas que han impuesto a lo largo de ese tiempo, dependerá de nosotros que no se siga entrampando”, indicó a nuestro medio Ericka Ñanco Vásquez, integrante de la Asamblea de Mujeres del Ngulumapu desde Temuco.

Finalmente, la académica de la Universidad de Concepción y abogada constitucionalista, Amaya Álvez, analizó este panorama y proyectó cómo debería evolucionar el proceso.

“Hasta ahora se han visto signos de que se logró canalizar institucionalmente la demanda ciudadana, pero la potestad constituyente sigue estando en el pueblo. Entonces es muy importante que quienes han diseñado este proceso se acuerden de eso, para que al diseñar las instituciones, la participación de independientes, al votar los escaños indígenas, piensen que es necesario representar y abrir una validación del órgano que va a redactar la nueva constitución. Esa validación sólo es posible si hay incidencia real en lo que haga ese órgano constituyente”, dijo. 

Sobre este punto agregó que “cuando comience ese trabajo no pueden encerrarse en una pieza y redactar la nueva constitución a espaldas de la ciudadanía. Creo que hay que crear órganos de deliberación ciudadana que se vinculen al trabajo de la constituyente, para que se puedan manifestar voluntad desde la ciudadanía. No podemos pensar que la constitución la van a redactar 155 personas por su parte, eso haría que rápidamente se reactivaran las protestas por falta de comunicación”, sentenció.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Ojalá pueda cancelar con débito

Las asambleas territoriales seguimos luchando por una Asamblea Constituyente, la es la única que nos dará las garantías reales de participación y deliberación de la ciudadanía. En la serena estamos construyendo una AC comunal, esta nos otorgará los insumos y las definición a nivel nacional y local.

Añadir nuevo comentario