Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 7 de Diciembre de 2021
Funeral

El eluwun de Pablo Marchant, el weichafe de la CAM que fue sepultado en territorio en recuperación de Forestal Arauco

Paula Huenchumil
Francisco Velásquez

captura_de_pantalla_2021-07-14_a_las_07.44.11.png

Eluwun Pablo Marchant. Fotografía Paula Huenchumil
Eluwun Pablo Marchant. Fotografía Paula Huenchumil

Al interior del ex fundo Pidenco en Lumaco hoy se practica la autonomía y control territorial. Ahí se desarrolló desde el domingo el velorio de “Toñito” como le llamaban sus cercanos, quien murió al interior del fundo Santa Ana Tres Palos de la forestal Mininco (CMPC). Al lugar, llegaron más de mil personas y autoridades ancestrales de diferentes identidades territoriales mapuche.

“Su anhelo era vivir aquí. Desarrollar vida mapuche aquí. Siempre existió la posibilidad de que eso nos cueste la vida o la cárcel. Eso lo tenemos muy claro, estamos conscientes de aquello, y, por eso, alguna vez surgió la conversa de que si alguna vez llegara a ocurrir, él se quedaría aquí. Que aquí se le hiciera su despedida, su eluwun (funeral) y quedar en este mismo territorio”, explica Orfelina Alcamán Llanquinao, werken (vocera) del lof Pidenco Lumaco. 

Fue el viernes 9 de julio en medio de una acción de sabotaje de parte de un Órgano de Resistencia Territorial (ORT) de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) al fundo Santa Ana de Forestal Mininco, cuando Pablo Marchant Gutiérrez, de 29 años, murió tras recibir un disparo en su cabeza por parte de un carabinero. Los hechos aún no están claros, y solo se sabe que Marchant fue asesinado en el lugar, mientras que un trabajador de la forestal, Ceferino González, fue herido y se encuentra grave. (Leer Quien era Pablo Marchant, el weichafe de la CAM asesinado en un fundo de Mininco).

Durante la tarde del sábado 10 de julio se vio cómo la muerte de “Toñito” generó un repudio generalizado desde distintas comunidades mapuche que llegaron a las afueras del Servicio Médico Legal de Temuco como señal de apoyo para despedir a Pablo Marchant Gutiérrez. Desde ese mismo lugar comenzó el cortejo fúnebre hacia la comuna de Lumaco, región de La Araucanía, específicamente a Pidinco

En diciembre de 2016 el ex fundo Pidenco, de alrededor de dos mil quinientas hectáreas, fue recuperado como tierra mapuche. Ahí las familias realizan trabajos productivos, agrícolas y ganaderos. “Tenemos vida mapuche. La forestal no volvió, porque ese era el propósito de nosotros, y lo conseguimos. Todo este trabajo lo hacemos de forma comunitaria. Aquí no tiene nada que ver el Estado con el trabajo que desarrollamos. No funcionamos a través de proyectos. No creemos en la institucionalidad, ni en la forma del Estado y cómo entrega ‘ayuda’ a las comunidades, como ellos dicen. Partimos ejerciendo control territorial para desarrollar autonomía, para tener vida propia mapuche, para hacer libre a nuestra mapu”, comenta Orfelina Alcamán Llanquinao, werken (vocera) del lof Pidenco Lumaco. 

Las bajas temperaturas no fueron un impedimento para que las familias y comunidades mapuche llegaran al eluwün, es decir, al funeral tradicional de “Toñito”, donde compartieron alimentos, como carne, mote, sopaipillas, cazuela y mate, en küni o kütxal, que es una especie de “ramada”. En el lugar, también hubo presencia de gente chilena, quienes solidarizaban con el sufrimiento.

Rogativas de día y de noche acompañadas de los sonidos del kultrun, trutrucas, pifilcas, y los wiños (bastones de madera del palín), golpeándose uno con otros, acompañados de afafanes, el grito de guerra mapuche, y el baile del choike purrun, una danza tradicional mapuche, disparos al aire y una guardia armada es la que custodiaba el féretro del weichafe de quien señalan que fue “caído en combate en Carahue”. “Marichiweu”, diez veces venceremos, era gritado constantemente entre la multitud.

En el último día del eluwun, el martes 14 de julio, construyeron un chemamull para continuar la ceremonia y alrededor de las 14:00 horas autoridades del Pueblo Mapuche de diferentes territorios y corrientes políticas, dieron unas palabras, generalmente en mapudungun.

“Nosotros no vamos a negar que existe una guerra en contra de las forestales, en contra de los grupos económicos de Angelini, Matte y las demás inversiones. Nosotros vamos a dar la cara. No vamos a buscar la justicia por las leyes del Estado, no le vamos a pedir nada al Estado de Chile. La justicia la tenemos que hacer con nuestras manos”, fueron algunas de las palabras de Ernesto Llaitul, amigo de Pablo, quien fue dado por muerto durante algunas horas por parte de Carabineros la noche del viernes 9 de julio. (Leer Héctor Llaitul en la noche que se dio por muerto a Ernesto Llaitul: "No sé por qué Carabineros dio por hecho que era mi hijo")

Por su parte, el werken (vocero) Jose Huenchunao, del territorio lafquenche, dijo que ”lo importante es que aquí hay una línea de trabajo que han ido desarrollando los miembros de la CAM. El peñi cayó luchando contra los ricos. él era una persona íntegra”.

“Mis disculpas a la familia de este hermano que entregó su vida por nuestra causa, cuántos mapuche que están aquí deberían sentirse avergonzados, porque mucho hablamos, mucho decimos, pero no hacemos, eso es doloroso para aquellos que hemos construido o hemos ayudado a construir una alternativa distinta  a lo que plantea el Estado. Deberíamos sentirnos avergonzados que otra persona venga a luchar por lo que nos corresponde recuperar. Es una familia amiga que nunca volverá a ver a su hijo”.

Finalmente, Pablo Marchant fue llevado en caravana en el mismo territorio y sepultado en un eltuwe mapuche ancestral “un lugar donde estamos disputando territorialmente con el enemigo, donde estamos haciendo transformaciones en la mapu, en lo estructural, político e ideológico. Lo llevamos a un rewe del territorio nagche y ahí haremos el eluwun en un proceso de recuperación en contra de una forestal, que fue del extractivismo y ahora pasa a ser del mundo mapuche. Antes aquí estuvieron nuestro futakeche y que lo queremos recomponer para todos aquellos que se sientan comprometidos, para que sea un símbolo de las resistencias. Cuando el Toñito asumió un compromiso de por vida, pasó a ser un weichafe”, explicó el vocero de la CAM, Héctor Llaitul Carrillanca. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Por que omiten los videos donde salen disparando al aire? Tal cual funeral narco. Si total, ya dieron la vuelta en todos los noticieros.

Añadir nuevo comentario