Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de Julio de 2021
En Fundo Santa Ana, Carahue

Quien era Pablo Marchant, el weichafe de la CAM asesinado en un fundo de Mininco este viernes

Paula Huenchumil
Lissette Fossa

Su círculo cercano le llamaba “Toñito” y lo despedirán en un eluwun, es decir, en un funeral tradicional para despedir a un weichafe (guerrero). “Vivió como quiso vivir, bajo sus convicciones”, dice Héctor Llaitul. Pablo Marchant será enterrado en un lugar en proceso de recuperación territorial.

Durante la tarde de este viernes 9 de julio, en medio de un enfrentamiento en el fundo Santa Ana de Forestal Mininco, Pablo Marchant Gutiérrez, de 29 años, murió tras recibir un disparo en su cabeza por parte de un carabinero. Aunque los hechos aún no están muy claros, se sabe que Marchant murió en el lugar, mientras que un trabajador de la forestal, Ceferino González, fue herido y se encuentra grave. 

Pablo Andrés Marchant Gutiérrez estudió parte de su enseñanza escolar en el Instituto Nacional, en Santiago. Según los datos del Servel, tenía domicilio oficial en Renca, sin embargo, hace años que ya no vivía en Santiago. Era ex estudiante de Antropología de la Universidad de Concepción.

Pablo no tenía apellidos mapuche, pero tiene ascendencia mapuche por el lado de su abuela, “él tenía una identificación respecto a ese  tuwün -origen territorial- y küpalme -antepasados- lo sentía muy compenetrado cuando entró a estudiar, se sentía muy identificado”, cuenta un cercano. Cuando estaba en la universidad estudiando antropología, Pablo Marchant, o “Toñito” como lo llamaba su círculo cercano, ya participaba en redes de apoyo y jornadas ligadas a la causa mapuche. Lo describen como un joven “ávido de conocimiento, de lecturas y de luchas, muy respetuoso y alegre”.

Pablo Marchant manifestó a sus cercanos que quería ser sepultado en territorio mapuche, deseo que también manifestó a distintos weichafe.

El joven militante de un Órgano de Resistencia Territorial (ORT) de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), será despedido en un eluwun, es decir, en un funeral tradicional mapuche y como un weifache, es decir, como un guerrero. Pablo Marchant manifestó a sus cercanos que quería ser sepultado en territorio mapuche, deseo que también manifestó a distintos weichafe, por lo que su familia aceptó su voluntad. Durante la tarde del sábado 10 de julio distintas comunidades llegaron a las afueras del Servicio Médico Legal de Temuco para despedir a Pablo Marchant Gutiérrez y comenzaron el cortejo fúnebre hacia la comuna de Lumaco, región de La Araucanía, específicamente a Pidinco. 

Mientras iba en la caravana, Héctor Llaitul- quien en la noche anterior fue informado confusamente que su hijo, Ernesto Llaitul, era el fallecido ("No sé por qué Carabineros dio por hecho que era mi hijo")- comenta que “Toñito” desarrolló gran parte de su espiritualidad de lo que es el mundo mapuche, “por eso se quiso ser quedar en el territorio donde se lucha, quedar cerca de nuestro ngen, pu newen, de nuestros fütakeche (ancianos)”.

“No será enterrado en cualquier lado, sino en un lugar donde estamos disputando territorialmente con el enemigo, donde estamos haciendo transformaciones en la mapu, en lo estructural, político e ideológico. Lo llevamos a un rewe del territorio nagche y ahí haremos el eluwun en un proceso de recuperación en contra de una forestal, que fue del extractivismo y ahora pasa a ser del mundo mapuche. Pretendemos dejarlo en un eltuwe mapuche ancestral donde estuvo antes nuestro futakeche y que lo queremos recomponer para todos aquellos que se sientan comprometidos, para que sea un símbolo de las resistencias. Cuando el Toñito asumió un compromiso de por vida, pasó a ser un weichafe”, dice Llaitul.

Héctor Llaitul señala que los amigos de Marchant están muy consternados por su muerte, pero “orgullosos de haber conocido a alguien de esta envergadura”. Recuerda que estaba participando en un seminario en Concepción cuando conoció a Pablo Marchant. 

“Él era amigo de mi hijo que estudiaba sociología en la misma universidad, se entendían muy bien con el Nano, de hecho mi hijo me lo presentó. Pablo manifestó mucho interés en la causa mapuche y se mostró agradecido de conocernos directamente”, rememora Llaitul.

"Vivió como quiso vivir, bajo sus convicciones, tenía mucha claridad política e ideológica respecto a la lucha de la CAM, por esto también lo reivindicamos como un weichafe por la liberación mapuche", dice Llaitul.

“Mi hijo hizo un proceso de descuelgue de la carrera de sociología y de vivir en Concepción y retorna a Lleu Lleu donde tengo residencia y me va acompañar, y a la siga de él, llega Pablo Marchant, es decir, ellos al parecer toman la decisión en conjunto y desde ahí, que hace su ingreso a nuestra organización y a la lucha autonomista el Toñito” cuenta Llaitul, quien afirma que eso ocurrió entre el año 2016 y 2017, antes del caso Huracán.

“Más allá de los riesgos y sacrificios que significa esta lucha, Toñito estaba contento entre nosotros, él manifestaba que se sentía un privilegiado de poder estar con mi familia y en la CAM, de estar en la lucha concreta. Vivió como quiso vivir, bajo sus convicciones, tenía mucha claridad política e ideológica respecto a la lucha de la CAM, por esto también lo reivindicamos como un weichafe por la liberación mapuche, siempre con ganas de aprender, estábamos en proceso de discusión permanente. Él por cubrir la salida de otros weichafe, sacrificó la vida”, agrega.

Pablo Marchant vivió con Héctor Llaitul en Lleu Lleu, pero después asumió la militancia de forma integral. Llaitul explica que en la Coordinadora Arauco Malleco tienen tres líneas de acción permanentes, en las cuales participaba Marchant.

"Toñito representa a muchos jóvenes, como lo hizo Matias Catrileo, un retorno al Wallmapu marcado por la convicción para luchar", cuenta Llaitul.

“Estar presentes en el control territorial, es decir, trabajar al interior de las recuperaciones con todo lo que significa eso, estar también en la resistencia amplia y en la autodefensa de las comunidades cuando son reprimidas y estar en la acción directa, muy específicamente en los sabotajes, y él cumplia con todo como gran parte de los que somos militantes activos o militantes de la CAM, como ‘camche’ que es el norte del militante, hacer una vida absolutamente integral y completa a la causa”, explica.

“Nosotros reafirmamos los principios y valores del weichan y del weichafe, Toñito representa a muchos jóvenes, como lo hizo Matias Catrileo, un retorno al Wallmapu marcado por la convicción para luchar e incluso ofrendar su vida”, opina Llaitul.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

1.- El Sr. Pablo Marchant no era un civil, era un guerrero integrante de un órgano armado (con armas de fuego) de la Coordinadora Arauco Malleco. Por tanto, existió un enfrentamiento entre dos organismos armados, uno de ellos de carácter regular que son las fuerzas policiales y el otro organismo de tipo irregular formado por el órgano que integraba el Sr. Marchant. No existe el asesinato entre dos organismos armados, a ello se le llama muerte en combate o simplemente baja. El guerrero Marchant fue dado de baja por una fuerza regular que concurrió a protejer a un grupo de ciudadanos civiles que fue atacado con armas de fuego de guerra por parte del órgano de la Coordinadora Arauco Malleco. 2.- El Sr. Marchant, en su condición de guerrero, estaba capacitado para usar un fusil de guerra M-16., el cual utilizó para disparar contra personas civiles de una empresa forestal, con el objetivo de asesinarlos. Aquí si corresponde el término ASESINATO. Prueba de ello es el estado crítico en que se encuentra el trabajador Ceferino González, el cual fue herido por disparos realizados por los guerreros del órgano armado integrado por el Sr. Marchant.

Alejandro: Supongo que debes ser perito forense del SML de la zona para estar tan seguro que el fuego que hirió a don Ceferino González fue de parte del grupo de Marchant. Por otro lado, más allá de la semántica sobre la presencias de grupos armados regulares o irregulares, le sugiero que revise las declaraciones de los mismos policías diciendo que no recibieron fuego enemigo (¿Enfrentamiento?). Ahora bien, ni hablar del bochorno que, para variar, justo los policías implicados no portaban sus cámaras gopro (parte del protocolo, por si usted no lo sabía). En fin. Eso no más, digo.... para que no venga cualquier ser humano a hablar tonteras que, por sonar coherentes, parecieran adquirir veracidad.

Hablan del asesinato del joven mapuche..... "O sea la alternativa de ser muertos por un civil armado con un fusil de guerra (los M-16 calibre 5,56 no son para cazar conejos) los Carabineros debieron haber optado por inmolarse y seguir la suerte del Cabo Nain, y del Sargento Benavides, ...rendir la vida si fuera necesario no significa no aplicar la ley e imponer el Estado de Derecho, ....ni ser estúpidos..." Si estaba armado, Pablo Marchant está bien muerto...

Claramente fue una ejecución realizada por un funcionario publico. Le dispararon a 3 metros de distancia, a la cabeza. Extrañamente ninguno de los funcionarios policiales tenia la cámara que deben tener. En resumen, estos funcionarios públicos "profesionales" dejan las cámaras guardadas, disparan a quema ropa, no tratan de detener, solo a matar, estaban cuidando una propiedad privada (desde el interior), y otras tantas situaciones que ameritan una investigación independiente y la respectiva aplicación de justicia.

Alejandrito. Las pericias preliminares confirman que el fusil que portaba el weichafe marchant no percuto ni un solo dispararo.. te pido un poco de rigurosidad. Si lees este Medio es por algo. No avergüences a tu otro tu

Me imagino que ninguno de Uds. es abogado. No es requisito de la legítima defensa, ni aún para los Carabineros, portar o tener prendida una Camara Go Pro, que es sólo para efectos de prueba, y que por no portarla les podrá llegar una sanción administrativa por no cumplir con un protocolo institucional. En todo caso, en el proceso judicial para establecer si existió o no legítima defensa, se utilizan todos os medios de prueba que permite el Procedimiento Penal. Y por último, nunca ha sido requisito para invocar la legítima defensa que se deba esperar a que el agresor ilegítimo materialice su agresión, en ese caso los Carabineros debieron haber esperado a que les dispararan, y ahí, si siguen vivos, se defienden amparados en la legítima defensa. Sin sentido.

Amigos, todos ustedes, ! Están enfermos!!!

A lo que llega el fanatismo, una verdadera secta... Por suerte este asesino esta muerto, uno menos que esta dispuesto a matar trabajadores inocentes.

No entiendo como alguien que lee este diario puede estar en contra de la causa mapuche y darse el tiempo de escribir mas encima vayan a leer el mercurio

Estimados respeto cada una de las opiniones, pero creo que muchas son producto del adoctrinamiento (eso es lo que nos da el actual modelo educacional y comunicacional) el tema principal acá creo yo es establecer en que contexto se produce la muerte de este joven y las graves lesiones a un trabajador, yo como ser humano pensante y que me preocupa la supervivencia de la especie, no puedo defender los intereses de empresas extractivistas que estan cometiendo genocidio al dejar sin agua y sin recursos a muchas comunidades solo para llenar de dinero a unas pocas familias de mi pais protegidas por el estado y sus fuerzas de orden, pruebe llamar si lo estan asaltado en su casa a ver si llega carabineros a defenderlo

Yo creo cuando levantas armas estás dispuesto a matar y tambien que te maten...ese es el juego..lo demás son palabras al viento justificando lo uno o lo otro...así es la guerra...y en el sur están en una guerra larvada desarrollándose...no olviden la CAM le declaró la guerra al Estado de Chile...entonces es sin lloriquear.

Que claro, don Armando. Pero en la naturaleza y en la historia de bién, los contincantes que optan por una acción violenta tiene la hidalguía y decencia de otorgar al contrario de otorgar al contrario de ecuanimidad. Disparar a mansalva y a tres metros de distancia, a un sector vital (cabeza), no tiene otro nombre que ASESINATO. Eso refleja claramente que es guerra sucia, impropia de un organismo decente del estado.

Este es el mundo al revés: no entiendo como defienden la muerte de un orate que andaba con una m16. Este país va cada vez peor por culpa de gente que no es capaz de ver mas allá de dus convicciones políticas. Pobre Chile es tu cielo rojizo…

Como una simple lectora y ciudadana. Yo me pregunto ¿Cuál es el motivo que tenía este joven de portar este tipo de armamento? ¿Cuál es el real poder de fuego de la CAM y quizás de otras organizaciones que van en la misma línea? ¿DE DONDE OBTIENEN LOS RECURSOS O QUIENES LOS APOYAN? creo que la tremenda devastación que ha dejado esta especie de guerra en la Araucanía debe parar de una vez por toda, no es posible que se justifique la gran cantidad de muertos que han resultado, debido a una causa, ya sea legítimo o no, para la recuperación de tierras ancestrales. La vida humana no es comparable a una hectárea o 100 hectáreas.

Añadir nuevo comentario