Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 14 de diciembre de 2019
A 20 años del caso Lucchetti

Exclusivo: El video que Luksic no quería que se viera en Chile

Maximiliano Alarcón G. (Desde Lima)

portada_luksic.jpeg

Andrónico Luksic y Vladimiro Montesinos en Lima.
Andrónico Luksic y Vladimiro Montesinos en Lima.

En marzo de 1998 Luksic se reunió con Vladimiro Montesinos, jefe de inteligencia y hombre de confianza de Alberto Fujimori. El objetivo era influir en un conflicto judicial que complicaba la instalación de una planta de la empresa Lucchetti en Perú. Hoy, INTERFERENCIA publica por primera vez los videos íntegros de esas reuniones secretas.

A las 18:20 horas del jueves 14 septiembre del año 2000 la historia política de Perú sufrió un brusco cambio de rumbo. A esa hora, dos congresistas opositores a Alberto Fujimori, que ya llevaba una década al mando del país, mostraron en un punto de prensa el primer “Vladivideo”.

El registro casero mostraba a Álex Kouri –otro parlamentario opositor– recibiendo 15.000 dólares en efectivo de parte de Vladimiro Montesinos, el temido jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) del régimen fujimorista y brazo derecho del Presidente. El pago tenía el objetivo de comprar los votos de Kouri para el oficialismo en medio de meses de tensiones políticas por la segunda reelección de Fujimori a inicios de ese año.

Tras la emisión del video, el fujimorismo se derrumbó en cosa de días. Una semana después, Montesinos voló a un asilo en Panamá y en noviembre de aquel año Fujimori aprovechó una gira internacional para refugiarse en Japón y renunciar a la presidencia vía fax. 

Pero las huidas no impidieron que durante los meses posteriores fueran apareciendo incontables “Vladivideos”, llamados así en alusión al nombre del jefe del SIN, quien grababa secretamente sus encuentros sin que sus invitados lo supieran. Unos tras otros, estos videos mostraban cómo Montesinos practicaba el cohecho con políticos, jueces, empresarios y directores de medios de comunicación. 

Unos meses después, ya en 2001, surgieron los Vladivideos Nº 856 y Nº 857. En dichos registros se ve al empresario chileno-croata, Andrónico Luksic Craig, sentado en la oficina de Montesinos. El encuentro secreto se realizó el viernes 6 de marzo de 1998.

El objetivo de Luksic era obtener el apoyo del poderoso Vladimiro Montesinos para agilizar la batalla judicial que la firma chilena Lucchetti, perteneciente al empresario, llevaba adelante en los tribunales peruanos. En octubre de 1997, el alcalde de Lima Alberto Andrade y entonces potencial candidato presidenciable, apoyado por Grupo Romero, competidor local de Lucchetti, había paralizado las obras de construcción de la fábrica de pastas chilena.

Todo indica que Montesinos le tendió una mano a Luksic. En junio de ese año la Corte Superior de Lima, presidida por Sixto Muñoz Sarmiento, rechazó la apelación de Andrade y unos meses después, en enero de 1999, la fábrica de Lucchetti comenzó a operar en Lima.

“Yo quería conversar con usted, viene mucha gente, acá y allá y hablan, es preferible hablar con la cabeza. Entre cabezas nos entendemos, ¿no?”, dijo Montesinos al recibir al empresario chileno en su oficina en marzo de 1998.

Tras el conocimiento de este Vladivideo se inició en Perú un proceso judicial en contra de Luksic por el cual incluso se decretó una orden de captura internacional. Tal como contará INTERFERENCIA en otra entrega de esta serie, finalmente el actual presidente del Grupo Quiñenco se salvó después de que la Corte Suprema peruana decretara en marzo de 2006, al final de la presidencia de Alejandro Toledo, la prescripción del delito de tráfico de influencias por el cual estaba imputado. 

Los videos en los cuales aparece el empresario no se encontraban disponibles para el público después de conocerse de su existencia en 2001. Los que sí se difundieron fueron los de Gonzalo Menéndez Duque, el entonces presidente del directorio de Lucchetti, donde le pide a Montesinos “una guerra corta” por el caso Lucchetti.

Preocupado de que se pudieran conocer más registros de las gestiones secretas de los ejecutivos y empresarios chilenos con Vladimiro Montesinos, Luksic contrató al reconocido abogado constitucionalista peruano Aníbal Quiroga, quien presentó un Habeas Corpus que la Corte Superior de Justicia de Lima (una suerte de Corte de Apelaciones) acogió, impidiendo en mayo de 2001 la difusión de más videos como informó El Mercurio en 2001. Hasta hoy, cuando INTERFERENCIA finalmente muestra los registros íntegros de Luksic con Montesinos.

Los Vladivideos se conservan hoy en los archivos del Congreso de Perú, donde pueden ser obtenidos a través de una solicitud hecha de manera presencial y que debe ser aprobada por el poder legislativo.

Nuestro medio obtuvo las filmaciones de los encuentros entre Montesinos y Luksic. Se trata en total de más de dos horas de conversaciones, que INTERFERENCIA subtituló dada la mala calidad del audio, y que pone íntegramente a disposición del público a través de nuestra cuenta de YouTube. Para ver el registro completo sigan estos links: Reunión Luksic-Montesinos Parte 1Reunión Luksic-Montesinos Parte 2.

Para leer las transcripciones enteras de los diálogos, que nuestro medio obtuvo en el Congreso peruano, vea documentos adjuntos al final de este artículo.

Este es el primero de una serie de artículos que revisita el llamado caso Lucchetti, probablemente el fiasco empresarial más grande en la carrera de Luksic. Muchos de los antecedentes ya habían sido publicados en la prensa chilena y peruana. Sin embargo, INTERFERENCIA también entrega información inédita, como los videos completos del encuentro secreto entre Luksic y Montesinos, desconocidos durante más de dos décadas.

Para hacer esta serie, nuestro medio entrevistó a unos 20 de protagonistas y testigos de los hechos, chilenos y peruanos, la mayoría de los cuales prefirieron mantener el anonimato. Accedió a las carpetas judiciales del caso y conversó, en Lima, con autoridades judiciales, políticas y periodísticas que en su momento tuvieron participación en el llamado caso Lucchetti. INTERFERENCIA también contactó a un asesor cercano a Andrónico Luksic hace más de una semana y en varias ocasiones, explicando el lineamiento general de esta serie de reportajes. Este asesor afirmó que el empresario no se iba a referir a este caso, por cuanto judicialmente ha quedado despejado después del sobreseimiento del tribunal supremo peruano en 2006. Nuestro medio también se puso en contacto con Cristina Bitar, experta comunicacional que asesoró a Lucchetti en esta crisis, pero la profesional declinó de momento a conversar con INTERFERENCIA por estar de viaje fuera de Santiago.

La pasta de mamá

En 1993 el fabricante de pastas Lucchetti se estableció en Argentina, dando inicio a la expansión de empresas chilenas en Sudamérica. Era la época en la que Chile se suponía era “el jaguar” de la región. Animado por la incursión transandina, Luksic, quien aún no cumplía 40 años, convenció a su padre, Andrónico Luksic Abaroa, que había adquirido esa empresa en 1968, de continuar la expansión. El destino escogido fue Perú.

Así, el actual dueño de Canal 13 y presidente del grupo empresarial Quiñenco, adquirió por US$1.878.000 casi 60 hectáreas en Lima con el fin de instalar una moderna fábrica de Lucchetti. Estos terrenos, según publicó la revista peruana Caretas en 2001, no debieron haber costado más de US$ 700 mil. La inversión total se estimaba en US$ 37 millones y, según declararon ejecutivos de Lucchetti al diario El Comercio de ese país en diciembre de 1997, la operación peruana de las pastas de Luksic esperaba facturar unos US$30 millones al año. 

La raíz de su conflicto fue que el lugar para emplazar la fábrica estaba en el Área Natural Protegida de los Pantanos de Villa, ubicada en el distrito de Chorrillos de Lima, un importante refugio de vida silvestre en la zona. La empresa adquirió terrenos a dos propietarios individuales. ¿Por qué hacerlo en un lugar que estaba protegido ambientalmente por el gobierno peruano? El ingeniero de la obra, José Sobrino, dijo al diario La República en octubre de 1997 que buscaban mostrar a los clientes que el producto era “tan bueno que lo fabricamos en medio de la naturaleza. Es una cuestión de marketing. Nuestra mejor carta de presentación es convivir con el ecosistema”. 

Pero es más probable que los motivos fueran comerciales: la zona cuenta con una ubicación conveniente para acceder al mercado nacional e internacional por su cercanía a carreteras y puertos. Además, según estudios de expertos, el pantano permitía acceder a agua dulce del subsuelo

El 23 de mayo de 1997 Lucchetti comenzó la construcción de la planta con una autorización provisoria del municipio de Chorrillos, sin tener todavía un estudio de impacto ambiental del proyecto que diera una autorización definitiva. A medida que los meses pasaban y la planta tomaba forma, la molestia de los vecinos y las acciones de los grupos ecologistas se intensificaron, tanto por el daño a la vida silvestre como por los ruidos molestos de las obras. Además, como el permiso provisorio sólo permitía el levantamiento de una industria liviana, la institucionalidad ambiental también comenzó a fiscalizar. 

Pero no fue hasta octubre de ese año en que apareció el verdadero enemigo para los intereses de Luksic. Alberto Andrade, alcalde metropolitano de Lima en 1997, se convirtió en el actor principal de la avanzada en contra de la fábrica. La entonces autoridad –fallecida en 2009– fue parte de la fundación del partido social cristiano Somos Perú, uno de los principales opositores al régimen de Fujimori. El propio Andrade albergaba en esa época esperanzas presidenciales de cara a las elecciones que se realizaron en 2000 y que finalmente ganó Fujimori. A ello se sumaron presiones del Grupo Romero, uno de los mayores conglomerados empresariales de ese país, y que hasta la llegada de la empresa chilena controlaba gran parte del mercado de las pastas en Perú.

El 2 de octubre de 1997 el Concejo de la Municipalidad de Lima acordó “a la brevedad (72 horas) … la inmediata paralización de las obras de construcción de la planta Lucchetti”, dando inicio a una larga batalla en tribunales para la empresa chilena y Luksic en Perú.

En enero de 1998, Lucchetti presentó una acción de amparo ante el Primer Juzgado Corporativo Transitorio Especializado en Derecho Público, con el fin de revertir la decisión municipal de Lima. Fue justo en esos días en que se comenzó a gestar el nexo entre Luksic y los ejecutivos de Lucchetti con las redes de corrupción de Fujimori y Montesinos.

En esos momentos, ante la opinión pública de ambos países se trataba sólo de un problema entre un privado y un municipio respecto de la instalación de una fábrica. Sin embargo, la opinión pública desconocía lo que estaba sucediendo detrás del telón.

Un mes después del recurso presentado por los abogados de Lucchetti, y tras lanzar una fuerte campaña de marketing en los medios peruanos, los tribunales peruanos accedieron a la acción de amparo el 6 de febrero de 1998. Sin embargo, el alcalde de Lima apeló, acción que finalmente también fue rechazada en junio de ese año.

El amigo Vladimiro

Vladimiro Montesinos Torres, actualmente de 74 años, es un capitán del Ejército peruano ya en retiro. Durante su juventud tuvo nexos con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, pero su nombre está en la historia de Perú y el mundo por su rol en el gobierno de Alberto Fujimori.

Desde 1990 hasta 2001, período en que gobernó Fujimori, Montesinos fue el brazo derecho del Presidente como jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Su mirada era fundamental para las decisiones del régimen y su estilo fue parte de la sentencia de muerte de aquel gobierno. Él era el poder en las sombras, temido por militares y civiles, una especie de Rasputín peruano. 

“Si uno tiene contacto con Montesinos tiene la impresión de que se trata de un hombre transparente, con cara bondadosa, pero detrás de esa cara bondadosa ahora conocemos se esconde una faceta de un personaje diabólico”, afirmó el propio Alberto Fujimori en un documental realizado por HBO.

Hoy el ex militar cumple una condena de más de 50 años en la cárcel de la Base Naval del Callao, por delitos como enriquecimiento ilícito, manipulación de medios de comunicación, el asesinato de decenas de personas en las oficinas del SIN y tráfico de armas, entre otras causas que aún no se resuelven.

Una de las particularidades de Montesinos era registrar en audio o video cada una de las reuniones que sostenía. Estos encuentros frecuentemente tenían que ver con corrupción, por lo que el jefe del SIN dejaba el rastro a propósito como “seguro de vida” frente a sus interlocutores. No se conoce la cantidad exacta de archivos, pero según él mismo ha dicho son más de 30 mil.

Cuando en septiembre de 2000 los Vladivideos comenzaron a revelarse, Andrónico Luksic supo que había cometido un gran error. Dos años antes él había estado en las oficinas del SIN pidiendo, como muchos, favores a Montesinos.

La relación entre Lucchetti y el militar partió el 8 de enero de 1998, el mismo día en que la empresa presentó su acción de amparo en contra del municipio limeño por la paralización de las obras de la fábrica. Aquel día llegó hasta la oficina del SIN uno de los hombres más cercanos a Luksic, el entonces presidente del directorio de Lucchetti, Gonzalo Menéndez Duque –fallecido el pasado 29 de junio–. “Yo quiero una guerra corta, sangrienta y decisiva. Como se ganan las batallas”, le dijo Menéndez a Montesinos. Un mes después, un tribunal fallaba a favor de los intereses de Lucchetti.

Este Vladivideo rotulado como Nº 864, se encuentra disponible en YouTube gracias a la colección de 150 registros publicada por el Lugar de Memoria peruano. Su contenido, revelado públicamente el 16 de marzo de 2001, muestra cómo el objetivo de la empresa era salir rápidamente del conflicto judicial en Lima y poder instalar la fábrica. Al entrar Menéndez a la oficina, Montesinos lo esperaba de pie. El ejecutivo iba acompañado de quien hizo posible la reunión, el publicista argentino Daniel Borobio, ex asesor de imagen de Fujimori y asesor comunicacional de José Antonio Kast en la elección presidencial chilena de 2017. 

El entonces presidente del directorio de Lucchetti fue claro, pidió una guerra corta y sangrienta y Montesinos correspondió. En un momento del diálogo el jefe del SIN se paró de su asiento y sin salir de la sala cogió el teléfono y llamó a Edgar Solís Cano, entonces viceministro del Interior de Fujimori, quien a la vez era el encargado de contactar a los jueces que veían causas que interesaban a Montesinos, según consta en información judicial peruana publicada por el diario La República

“Quiero que te comuniques ahorita con Percy Escobar y le preguntes si él tiene la demanda de la empresa Lucchetti contra Andrade. Llámalo ahorita por teléfono. Si la tiene él o la tiene el otro juez”, comentó por teléfono Montesinos a Solís.

Efectivamente, Percy Escobar Lino era uno de los jueces que revisaría el recurso presentado por Lucchetti junto con el magistrado Víctor Raúl Martínez Candela. Ya contactado, Montesinos le dijo a Menéndez que se fuera tranquilo, que él ya estaba trabajando en resolver el lío judicial y que “el juez va a manejar el asunto en función de lo que nosotros queramos a dónde llegue”, afirma el ex jefe del SIN en el video.

Los jueces fallaron a favor de Lucchetti y Alberto Andrade apeló, pero los chilenos no tenían de qué preocuparse en ese momento. El 10 de febrero de 1998, según consta en el audio Nº 858, Montesinos almorzó con alguien de la empresa, presumiblemente Menéndez, a quien le señaló que en la Sala Superior (equivalente peruano de la Corte de Apelaciones en Chile) el juez Sixto Muñoz era una garantía para confirmar el fallo de primera instancia, lo que efectivamente ocurrió.

Por cierto, casi todos los jueces que fallaron a favor de Lucchetti en esos años cayeron después en desgracia. La mayoría cumple actualmente penas de cárcel por delitos de corrupción y tráfico de influencias.

La difusión de este video ya tenía muy complicado a Andrónico Luksic, pero este sabía que podía suceder algo peor. Su pesadilla se cumplió el 4 de junio de 2001, día en que se desclasificaron los Vladivideos Nº 856 y Nº 857, los cuales fueron filmados el 6 de marzo de 1998 durante una reunión entre el propio Luksic Craig junto con Vladimiro Montesinos. Con esto el empresario se convirtió en el protagonista del caso de corrupción.

A diferencia de los diálogos con Menéndez, la actitud del militar frente a Luksic Craig fue distinta. Si con Menéndez el brazo derecho de Fujimori se dedicó principalmente a escuchar el problema legal de la fábrica, respondiendo con frases cortas y yendo al grano en las acciones, frente al vicepresidente del Banco de Chile, Montesinos parecía querer demostrar más y era el dueño de Lucchetti el de los monosílabos.

El hoy condenado militar le da una exposición completa sobre el desarrollo del caso Lucchetti en tribunales, añadiendo el contexto político y la implicancia que tenía para la economía peruana. El tono del ‘doctor’ coincide con constantes adulaciones al empresario.

“Yo quería conversar con usted, viene mucha gente, acá y allá y hablan, es preferible hablar con la cabeza, entre cabezas nos entendemos, ¿no?”, le dijo Montesinos.

En este diálogo Montesinos también garantiza que el resultado en tribunales será favorable a Lucchetti y le dicta al empresario cómo debe reaccionar. “Seguramente el día lunes probablemente le van a decir a usted: ya ganamos, ya salió la sentencia. Así que usted calladito, sabe usted que eso salió de otra forma. Entonces, en ese momento va a estabilizar el problema, terminó para ustedes, ustedes ya tienen la facultad de poder continuar las obras que están paralizadas hace varios meses”.

Unos meses más adelante, a inicios de 1999, Lucchetti pudo retomar la construcción de su fábrica y, pudo iniciar su negocio en Perú. Sin embargo, dos años después estallaría el escándalo al saberse de la existencia de estos encuentros secretos.

Pero incluso tras la caída de Fujimori y Montesinos a fines de 2000, Luksic no estaba solo. El gobierno chileno, encabezado por Ricardo Lagos, le prestó todo el apoyo a su delicada situación judicial en Perú. Y el nuevo mandatario de ese país, Alejandro Toledo, estaba rodeado de asesores chilenos, algunos de los cuales después fueron contratados por el propio Luksic, para aplicar un fuerte lobby a favor del empresario chileno.

Son precisamente esas las historias que INTERFERENCIA contará en las próximas entregas de esta saga de periodismo histórico.

Agradecimientos a la Unidad de Investigación del Diario La República, por su colaboración en la búsqueda de estos Vladivideos.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Felicitaciones por su trabajo! Me gustaría saber cómo puedo suscribirme. Gracias y mucho exito Felipe

Añadir nuevo comentario