Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 17 de enero de 2021
Beneficios del descanso

Investigaciones apuntan a la importancia de dormir para combatir el Covid-19

Joaquín Riffo Burdiles

Además de los resultados de distintos estudios que sugieren que la melatonina -una hormona que regula el ciclo de sueño- puede ser una opción de tratamiento para enfrentar el coronavirus, los científicos apuntan a los beneficios de fortalecer uno de los hábitos que más se ha distorsionado durante la pandemia: dormir bien. 

A principios de noviembre, los resultados de un nuevo estudio dirigido por la Clínica Cleveland arrojaron que la melatonina, una hormona que regula el ciclo de sueño-vigilia y que se usa comúnmente como una ayuda para dormir de venta libre, podía ser una opción de tratamiento viable para el Covid-19. 

El análisis de los datos de los pacientes del registro Covid-19 de esa Clínica también reveló que el uso de melatonina se asoció con una probabilidad reducida de casi un 30 por ciento de dar positivo en el resultado del SARS-CoV-2 (el virus que causa el Covid-19) después de ajustar por edad, raza, antecedentes de tabaquismo y diversas enfermedades concomitantes. 

“Es muy importante señalar que estos hallazgos no sugieren que las personas deban comenzar a tomar melatonina sin consultar a su médico”, explicó en su momento Feixiong Cheng, autor principal del estudio y analista de datos del Instituto de Medicina Genómica de la Clínica Cleveland. “Los estudios observacionales a gran escala y los ensayos controlados aleatorios son fundamentales para validar el beneficio clínico de la melatonina para los pacientes con COVID-19, pero estamos entusiasmados con las asociaciones presentadas en este estudio y la oportunidad de explorarlas más”.

Durante el año, los beneficios de la melatonina fueron abordados en distintas investigaciones y artículos científicos, destacando su eficacia para  tratar las secuelas a nivel neurológico que deja el Covid-19 y evitar cuadros inflamatorios.

Pero tal como señala un reciente artículo del medio The Atlantic, que aborda la importancia del dormir bien para combatir la pandemia, distintos científicos coinciden es que más que en la aplicación de esta hormona, las señales apuntan a fortalecer y estructurar el descanso, para regularizar los ciclos de melatonina en el cuerpo. 

“La mayoría de los científicos del sueño parecen estar de acuerdo en que las intervenciones más cruciales que facilitan el sueño no serán medicinales, ni siquiera complementarias. La recomendación general es que hacer que los ciclos de melatonina de su cuerpo funcionen con regularidad es preferible a simplemente tomar un suplemento y continuar atracones de Netflix y mirar su teléfono en la cama”, se apunta en el texto. 

Entrevistado para el artículo, el profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en Baylor College of Medicine, Asim Shah, cree que el sueño es el núcleo de muchos de los problemas de salud mental que se han disparado durante el transcurso del año. “Hay una completa falta de estructura. Eso ha causado una gran alteración en los ciclos del sueño ”, dice. “Por lo general, todos tienen un horario. Reciben luz solar y generan melatonina que los pone a dormir. En este momento, vemos que la gente pierde interés en las cosas, se aísla, no hace ejercicio y luego no consigue dormir ". Así, la depresión y la ansiedad empeoran el insomnio y el ciclo se degenera. 

La pieza periodística del medio estadounidense apunta que “el único consejo de salud más banal que pedirle que se lave las manos es que duerma más. Pero es un cliché por una razón. El sueño nos fortalece y nos prepara para cualquier crisis, pero especialmente cuando los días son cortos y fríos, y la gente tiene poco más que hacer para empoderarse y protegerse. Los días monótonos pueden llevar a las personas a la depresión, el abuso del alcohol y todo tipo de salud subóptima. Bien puede resultar que el consejo estándar para una pandemia sea usar una máscara, mantener las distancias y dormir”. 

La pandemia y las alteraciones del sueño

En el texto, se relata cómo durante la pandemia, el departamento de neurología de la Universidad Johns Hopkins se ha visto inundado de solicitudes de consulta para personas que sufren de insomnio. Rachel Salas, una de las neurólogas del equipo, dice que inicialmente pensó que este aumento en los trastornos del sueño era simplemente el resultado de todas las ansiedades que acompañan a una devastadora crisis global: preocupaciones sobre la salud, el impacto económico y el aislamiento. 

De hecho, se han producido patrones de interrupción del sueño en todo el mundo. Aproximadamente las tres cuartas partes de las personas en el Reino Unido han tenido un cambio en su sueño durante la pandemia, según la Sociedad Británica del Sueño, y menos de la mitad está obteniendo un sueño reparador. “En el verano, lo llamábamos 'COVID-somnia'”, dijo Salas a The Atlantic.

En los últimos meses, sin embargo, Salas ha visto surgir un patrón más curioso. El sueño de muchas personas continúa siendo interrumpido por ansiedades pandémicas predecibles. Pero han surgido síntomas más desconcertantes específicamente entre las personas que se han recuperado del COVID-19. “Estamos viendo referencias de médicos porque la enfermedad en sí afecta el sistema nervioso”, dice. 

Según relató al medio estadounidense, después de recuperarse, las personas informan cambios en la atención, dolores de cabeza debilitantes, confusión mental, debilidad muscular y, quizás más comúnmente, insomnio. Muchos no parecen ansiosos o preocupados por las preocupaciones relacionadas con la pandemia, al menos no en un grado que por sí mismo pueda explicar su nueva incapacidad para dormir. Más bien, a veces es parte de lo que la comunidad médica ha comenzado a denominar “Long Covid”, donde los síntomas persisten indefinidamente después de que el virus ha abandonado a la persona. 

Cuando se trata de alteraciones del sueño, Salas se preocupa: “Espero que esto sea solo el comienzo de los efectos a largo plazo que veremos en los próximos años”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario