Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 5 de Diciembre de 2021
Entrevista a Becky Rom

“No hay ciencia que lo respalde”: organización contraria a mina de Luksic en EE.UU. confía en que estudio ordenado por Biden descartará su viabilidad

Diego Ortiz

Crédito foto de fondo: Jim Bradenburg - Save The Boundary Waters

Crédito foto de fondo: Jim Bradenburg - Save The Boundary Waters
Crédito foto de fondo: Jim Bradenburg - Save The Boundary Waters

La presidenta de Save The Boundary Waters está confiada en que el estudio ordenado por el presidente de Estados Unidos para resolver el futuro del lugar demostrará que el proyecto de Twin Metals en Minnesota amenaza el entorno silvestre donde pretende ubicarse.

El 20 de octubre pasado, una mala noticia golpeó las oficinas de Antofagasta Minerals, el gigante minero controlado por la familia Luksic: el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció un estudio en Minnesota del que podría emanar una prohibición de 20 años para la minería justo en el lugar donde la familia más rica de Chile busca levantar una mina subterránea de cobre, níquel y platino. 

El destino alternativo para el lugar -Boundary Waters Canoe (BWCA) y otras inmediaciones del Parque Nacional Voyageur- que parece favorecer la administración de Biden es formar parte de un área silvestre protegida en todo el entorno silvestre de dicho parque.

El proyecto minero de Twin Metals, la filial estadounidense de Antofagasta Minerals, había sido resucitado por el ex presidente Donald Trump, quien reinstauró dos permisos mineros a la empresa que habían sido revocados el 2016, pero que ahora sufren otro revés con los demócratas de nuevo en la Casa Blanca.

El anuncio Biden, en tanto, tuvo una buena recepción para los ambientalistas del lugar.

Save The Boundary Waters, la principal organización contraria a la mina, saca cuentas alegres. Su máxima representante conversó con INTERFERENCIA acerca de la importancia del anuncio de Biden y el futuro del proyecto; uno que espera traiga consigo la protección definitiva del sector.

La abogada Rebecca Rom –más conocida como Becky– presidenta nacional de la organización opositora, no tuvo una infancia común y corriente. Su padre se dedicaba a la venta de equipamiento de excursiones y aventuras, lo que significó vivir una vida apegada a la exploración de la naturaleza. “A los 14 ya guiaba viajes en canoa” y “aprendió a volar un avión antes de saber manejar un auto” son algunos de los datos biográficos que se revelan en un artículo sobre ella.

Hoy, su infancia y vida apegada a los lagos, bosques y montañas del BWCA sirven de inspiración para la cruzada que lleva junto a otros voluntarios para impedir la construcción de la mina de Andrónico Luksic y familia en las inmediaciones del parque. “Es un plan terrible en mi opinión […] y no hay ciencia que lo respalde en términos de estas garantías [ambientales] que ellos presentan como ciertas”, asegura.

Rom fue criada en el pueblo de Ely, Minnesota, lugar donde Twin Metals ha buscado ganar influencia los últimos años.

Mediante dos artículos, INTERFERENCIA dio a conocer en Chile dos importantes donaciones de la empresa de los Luksic en el lugar: escudos antidisturbios para la policía de Ely y fondos entregados a asociaciones musicales, equipos de softball de niños, y grupos scout. (Revise acá el primer artículo y acá el segundo).

"Este proceso estudiará los posibles impactos de la extracción de cobre y níquel en todo el lugar, incluyendo el BWCA, tierras públicas y aguas que crucen la frontera con Canadá -lugar protegido bajo el nombre de parque Quetico-, y también el área aguas abajo de Quetico y el BWCA, y el parque nacional Voyageur", explica Rom.

En conversación con este medio, Becky Rom discutió los alcances del anuncio de Biden para el proyecto y el parque BWCA; los problemas que traería consigo la construcción de la mina; la batalla legal que lleva adelante su organización contra el proyecto y la afectación ambiental.

Rom ejemplifica con el problema de los relaves, los cuales Twin Metals ha dicho que son de tecnología no contaminante. “La empresa llegó y dijo 'estos son ejemplos de historias de éxito para este tipo de relaves'. Y nosotros hicimos nuestro propio estudio, revisamos la documentación disponible del gobierno y, efectivamente, todos los mencionados tenían un historial de liberar químicos tóxicos y degradar la calidad del agua del área en que estaban ubicadas", asegura.

- ¿Cómo evalúan las medidas tomadas por el presidente Joe Biden en cuanto a la protección del BWCA?

- La administración de Biden dio un gran primer paso hacia proteger permanentemente a Boundary Waters. Lo que anunció el 20 de octubre e implementó el 21 es el comienzo de un proceso regido por la ley federal de Estados Unidos para determinar si las tierras públicas aguas arriba en el BWCA son el lugar correcto para la minería. Este proceso estudiará los posibles impactos de la extracción de cobre y níquel en todo el lugar, incluyendo el BWCA, tierras públicas y aguas que crucen la frontera con Canadá -lugar protegido bajo el nombre de parque Quetico-, y también el área aguas abajo de Quetico y el BWCA, y el parque nacional Voyageur.

Ya comenzó el proceso, se congelaron todas las actividades mineras durante el proceso de estudio, el que estará completo aproximadamente en dos años más. Luego, ese análisis será enviado a la secretaria del Interior, Deb Haaland, quien a partir de ese análisis decidirá si la prohibición de minería en el sector por 20 años debería ser implementada en las tierras públicas de Boundary Waters.

- ¿Este proceso de análisis contempla toda el área del parque BWCA que Save The Boundary Waters busca proteger?

- Sí. El Congreso ya protegió bajo ley federal el parque en sí, no hay minería en el BWCA. Antes, en 1978, el Congreso también protegió 89 mil hectáreas de bosque nacional a las afueras del parque. Esta protección [la propuesta por Biden] sería el paso final, protegiendo 91 mil hectáreas hacia el sur del BWCA, algo así como 650 kilómetros cuadrados. Es exactamente lo que deseábamos que la administración de Biden hiciera. Se protegerían los Boundary Waters.

- De ser aprobada la restricción a la minería ¿sería esa la lápida para el proyecto minero de Twin Metals?

-Bueno, no sería un buen paso para el proyecto. Siguen existiendo algunas determinaciones y actividades complicadas que quedarían por solucionar. Por ejemplo, nuestra organización demandó al Gobierno Federal cuando la administración anterior [la del republicano, Donald Trump] reinstauró dos permisos mineros que habían sido cancelados el 2016. Son los únicos dos permisos mineros en el bosque nacional Superior y los tiene Antofagasta Plc a través de Twin Metals. Cuando fueron reinstaurados y renovados presentamos dos querellas y esas aún no han sido completadas.

Ahora van a estar en espera mientras la administración de Biden los revisa y decide si fueron ilegalmente reinstaurados y renovados. Entonces tenemos que esperar que ese proceso se desarrolle; pero tenemos un gobierno que toma decisiones basadas en la ciencia al tiempo que respeta las reglas contenidas en la ley, por lo que somos optimistas de que un cuidadoso análisis de esos permisos significará que serán terminados.

- ¿Podría esta litigación afectar el proceso de estudios en la zona iniciado por Biden, o bien, al revés; son los estudios anunciados por Biden los que pueden afectar la litigación de los permisos de Twin Metals?

- Son cosas diferentes. El análisis será basado en la ciencia y contará con consulta pública de forma que las personas podrán tener un peso en la discusión, considerando que la gente de Minnesota y Estados Unidos se opone abrumadoramente al proyecto de Antofagasta Plc. Entonces, ese análisis determinará si las 960 kilómetros cuadrados tendrán una restricción por los próximos 20 años. Por otro lado, en cuanto las querellas, también los abogados de Biden están investigando los permisos, que habían sido cancelados y terminados hasta que la administración de Trump los resucitó.

Entonces hay un análisis legal, y otro basado en la ciencia. Son dos caminos distintos.

Ahora, si el análisis legal, las cortes de justicia y los abogados de la administración de Biden determinan que esos permisos fueron erróneamente reinstaurados y son cancelados nuevamente, entonces el análisis científico aplicaría a las aguas y tierras cubiertas en aquellos permisos. La restricción de 20 años, entonces, aplicaría también a las zonas donde Antofagasta Minerals busca abrir su mina.

- Pero ¿Qué pasa si el proceso judicial determina lo contrario?

- De considerar que los permisos son legales, entonces Antofagasta Minerals tendría unas 180 hectáreas de permiso federal para minería en medio de 100 mil hectáreas protegidas. Es difícil predecir qué podría pasar en ese caso. El plan actual minero que ha desarrollado Antofagasta Minerals -que es un plan terrible en mi opinión- dice que necesita más tierra federal, unas 404 hectáreas más, para ser viable económicamente. Y Antofagasta Minerals no tendrá la posibilidad de conseguir esas 400 hectáreas de aprobarse la prohibición de 20 años para los permisos.

¿- Por qué es un plan terrible el de Antofagasta Minerals?

- Este yacimiento es de muy baja ley. Tiene menos de un 1% de metales. Menos de un 1% de cobre, níquel, platino y paladio. Entonces el 99% de lo que es extraído es desecho. Antofagasta Minerals propone almacenar estos desechos para siempre en la superficie, a 180 metros de uno de los lagos recreacionales más bellos y populares del Bosque Nacional Superior, llamado lago Birch. Este lago fluye directamente hacia los Boundary Waters.

Este yacimiento es de muy baja ley. Tiene menos de un 1% de metales. Menos de un 1% de cobre, níquel, platino y paladio. Entonces el 99% de lo que es extraído es desecho. Antofagasta Minerals propone almacenar estos desechos para siempre en la superficie, a 600 pies de uno de los lagos recreacionales más bellos y populares del Bosque Nacional Superior, llamado lago Birch. Este lago fluye directamente hacia los Boundary Waters.

Acá tenemos un clima muy húmedo, no es para nada como los lugares donde Antofagasta Minerals tiene sus minas en Chile. Tenemos mucha agua, mucha lluvia y mucha nieve. La empresa propone un tipo de relave que no tiene represa y que, según dicen, sacará gran parte de la humedad de los desechos por lo que será muy seco, y simplemente lo apilarán a 40 metros de altura en este sitio gigante de 52 hectáreas a 180 metros del lago.

Ahora, el Departamento de Recursos Naturales de Minnesota revisó este tipo de relaves para el norte del Estado anteriormente, un sistema que se llama Dry Stack Tailings. En 2018, hace apenas tres años, dijeron que ese era el tipo equivocado de relave para el clima húmedo que hay acá. Cuando el relave esté seco, creará polvo, y todos esos residuos que son tóxicos serán soplados al ecosistema, pero cuando esté húmedo -que es como estará principalmente- será como un castillo de arena al que le echas un vaso de agua: se filtrará y esparcirá. No hay ninguna represa que lo contenga y está a 180 metros del lago... Y proponen dejarlo para siempre así.

- Antofagasta Minerals y su proyecto Twin Metals aseguran que esta es una mina con sistemas de última generación en cuanto a sustentabilidad y reducción de impacto ecológico que no permitirá la contaminación de Boundary Waters. ¿Tienen ustedes sus propios estudios acerca de cómo podría ocurrir la potencial contaminación del sector?

- Lo que pasa es que lo que propone Antofagasta Minerals es un sistema de almacenamiento para climas áridos o, también, árticos. Minnesota ya hizo sus propios estudios, ya que este sistema fue propuesto para otra mina, el cual concluyó el 2018 que era el tipo erróneo de almacenamiento para este clima húmedo.

Entonces la empresa chilena llegó y dijo "estos son ejemplos de historias de éxito para este tipo de relaves". Y nosotros hicimos nuestro propio estudio, revisamos la documentación disponible del gobierno para ver si los ejemplos dados tenían algún registro de degradar la calidad del agua y, efectivamente, todos los mencionados tenían un historial de liberar químicos tóxicos y degradar la calidad del agua del área en que estaban ubicadas.

No hay ningún lugar que sepamos en donde este sistema haya sido exitoso. Es un mal proyecto y no hay ciencia que lo respalde en términos de estas garantías que ellos presentan como ciertas.

- ¿Cuáles son las acciones a tomar por parte de Save The Boundary Waters en el futuro cercano?

- En corto plazo, estamos alentando a todos, no sólo los estadounidenses, sino también a nuestros amigos alrededor del planeta, a ingresar comentarios para la propuesta de restricción de 20 años para minería. El periodo de comentarios comenzó el 21 de octubre y permanecerá abierto por 90 días. Pueden ir a savetheboundarywaters.org/action y tomar acción enviando comentarios sobre porqué el gobierno debería implementar la prohibición. Eso es lo primero, involucrar al público y educarlo.

También estamos trabajando en una carta técnico-científica que sea muy comprensible sobre este ecosistema y el potencial impacto de la minería en el lugar. Estará revisado por pares en cuanto a los impactos a la salud pública, en las implicancias para la calidad del aire y en los efectos socioeconómicos. Luego, el Servicio Forestal tomará todo esto, lo analizará y hará una recomendación.

En el intertanto, estamos también trabajando con el Congreso. Les estamos pidiendo que tomen este análisis científico y que pasen una ley que haga que la restricción a la minería de 20 años sea permanente. Que es lo que pasó en 1978. Entonces tenemos dos pasos para nuestro proceso: trabajar con la rama Ejecutiva del gobierno federal, el Servicio Forestal, y luego solicitar al Congreso para que proteja el lugar para siempre.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Estamos a años luz … de cómo un país desarrollado.. no corrupto.. propone medidas con el fin de considerar y resguardar la naturaleza… que los caprichos económicos de algunos pocos ….. acá en Chile ya hubiera estado aprobado … por nuestra casta política… y todos mojados por el sucio dinero… aprendan… !!

Los permisos fueron aprobados en la época de Trump. Luksic le arrendaba su casa a Ivanka Trump , la hija de Donald. Curioso, al menos.

huele a que les hcieiron el cuento del tio pues todos saben que cualquier inicitativa como esta hubicada cerca de un parque nacional en USA son rechazadas y es quemar el dinero

Añadir nuevo comentario