Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 24 de Octubre de 2021
Alza de contagios y alta vacunación

No solo The New York Times y The Washington Post: crece preocupación internacional por el caso de Chile

Lissette Fossa

Artículos y columnas de opinión en México, Colombia, Argentina y España muestran que los altos contagios y la probable expansión de la variante brasileña en el país es un tema que no sólo llama la atención a los medios estadounidenses. El caso chileno incluso llegó a ser un ejemplo para la primera ministra escocesa, para descartar abrir sus fronteras.

La publicación de un artículo de The New York Times, de este miércoles fue una poco agradable sorpresa para el gobierno, que coincidió con la publicación de The Washington Post de una columna de opinión sobre el mismo tema: la del exitismo y la soberbia del gobierno chileno frente al proceso de vacunación, que habría llevado al país a un nuevo peak de contagios por Covid-19.

El lunes de esta semana The Washington Post, en su versión en español, publicó una columna titulada El exitismo del gobierno chileno eclipsa una campaña de vacunación que pudo ser ejemplar, de la corresponsal Yasna Mussa.

“Al mismo tiempo que el gobierno celebraba su éxito, expertos en salubridad advertían que la inoculación no podía presentarse como un hecho aislado, pues el proceso debía ir acompañado de cuarentenas, de un plan coordinado y, sobre todo, de un claro mensaje a la población: las vacunas no sustituyen las medidas sanitarias para evitar la propagación de los contagios”, afirma la columna.

El Ministro de Salud dio a entender que habría algún tipo de pauta común entre ambos medios extranjeros.

“Con estas cifras, el gobierno deja más claro cuál será su legado: haber mantenido al país en una permanente crisis política, social y ahora sanitaria, acumulando muertos por los que, más temprano que tarde, tendrá que rendir cuentas y aceptar su rotundo fracaso”, sentencia la columna.

A este artículo, le siguió el de The New York Times de este miércoles, titulado Despite Chile’s speedy Covid-19 Vaccination Drive, Cases Soar (A pesar de la rápida campaña de vacunación Covid-19 de Chile, los casos se disparan). En la nota, el medio estadounidense aduce que el exceso de confianza en el proceso de vacunación generó que no se tomaran medidas de movilidad más restrictivas, además del efecto que tuvo en el nivel de contagios actuales el permiso de vacaciones que entregó el gobierno y que las fronteras siguieran abiertas, incluyendo a países que presentaron una variante del virus más contagiosa, como Brasil y Gran Bretaña.

La peculiar respuesta del ministro de Salud, Enrique Paris, al análisis de los medios estadounidenses fue defender la gestión del gobierno y denunciar algún tipo de pauta común entre ambos medios extranjeros.

“Hoy día, curiosamente el Washington Post y el New York Times, ambos, se ponen de acuerdo parece, para transmitir esta noticia. Esta noticia no es verdad. Nosotros si no hubiésemos vacunado ¿Qué nos habrían dicho? Si no hubiésemos tenido una vacuna, nos hubiesen criticado cien veces más. Nosotros tenemos derecho a estar orgullosos del trabajo que hacen nuestros funcionarios de salud [...] Si eso causó una falsa sensación de seguridad, eso hay que revisarlo. Pero ¿Quieren que no digamos nada de lo que hacemos?”, declaró Paris, en un punto de prensa.

Sin embargo, el análisis que hacen ambos medios estadounidenses coincide con la preocupación de estos países ante lo que la BBC Mundo, hace una semana, denominó “la paradoja chilena”: un exitoso proceso de vacunación, que implica la inoculación de más del 30% de la población, con un peak de contagios que la semana pasada bordearon los 8 mil y el centenar de muertes diarias. 

Para los ojos de expertos internacionales, el alto índice de contagios en Chile estaría fuertemente relacionado con una incidencia mayor de la que se creía de la la variante del virus proveniente de Manaos, Brasil.

Para los ojos de expertos internacionales, el alto índice de contagios en Chile estaría fuertemente relacionado con una incidencia mayor de la que se creía de la la variante del virus proveniente de Manaos, Brasil, conocidos como P.1. Circula entre epidemiólogos y médicos la hipótesis de que al menos un tercio de los contagios actuales podría ser de esta cepa en el país y que ésta también explicaría los altos contagios en la región del Bío Bío

El escenario de contagios y de posible extensión de la variante P.1. genera resquemor internacional debido a las característica básicas que tiene una pandemia: la expansión del virus sin considerar fronteras, clima ni territorio, con un alto nivel de contagio. Que una variante como la P.1., más contagiosa que la variante original y que la europea, ataque a Chile tan rápidamente, pone en riesgo el resto de los países vecinos.

A esto, se suma que los ojos del mundo están atentos a los efectos que pueda tener la vacuna Sinovac, la más usada en el país, para evitar los contagios y la mortalidad, y cuánto demoran en generar inmunidad. Chile podría ser un buen referente para científicos de todo el mundo, que observan el comportamiento masivo de las vacunas. Los científicos aseguran que la inmunidad ante el virus recién se da 14 días después de la segunda dosis, lo que podría permitir que la mayoría de las personas vacunadas estén inmunizadas desde fines de marzo o en abril. 

Otras miradas atentas

Es a lo que se refirió, por ejemplo, el 23 de marzo el medio colombiano Semana, en un artículo donde habla de la preocupación por la expansión de la variante P.1. y donde nombra a Chile como uno de los países donde la variante ya había llegado.

El 26 de marzo Argentina decidió cerrar sus fronteras a Chile, Brasil y México, además de poner más restricciones a los viajeros de otros países. La decisión se dio en la semana de más contagios en Chile durante la pandemia.  Para el El País de España, la medida también se relaciona con evitar la expansión de la variante brasileña en Argentina.

“Tanto en Brasil como en Chile existe una alta circulación comunitaria de la cepa Manaos del coronavirus", dice El País.

“Tanto en Brasil como en Chile existe una alta circulación comunitaria de la cepa Manaos del coronavirus, una de las más contagiosas, y con la suspensión de viajes el gobierno busca limitar su propagación”, consignó El País, sobre esta decisión.

Un reportaje del medio Infobae, de Argentina, también advertía sobre el caso chileno y sobre la posibilidad de que el efecto de inmunidad de las vacunas sea más lento a lo esperado. El artículo destacaba el nivel de ocupación de camas UCI en el país, que en ese momento era de un 95%.

Ya en enero, Gran Bretaña había cerrado fronteras a varios países de Latinoamérica, incluyendo Chile, argumentando que la medida se hacía necesaria en el caso de nuestro país “debido a sus fuertes vínculos de viaje con Brasil, lo que constituye otra forma de reducir el riesgo de importar infecciones".

El Folha de Sao Paulo, también publicó hace unos días un artículo sobre el aumento de casos de Covid-19 positivo en Chile, y ha seguido de cerca el cambio de fecha de las elecciones de abril a mayo de este año.

La misma tesis sobre lo paradójico de las cifras chilenas, respecto a su alto nivel de vacunación, fue el reportaje que publicó la semana pasada la BBC Mundo, que indica que el aumento de los permisos de movilidad por parte del gobierno, incluyendo el de vacaciones, pudo haber generado el aumento de contagios en marzo. 

El caso chileno incluso llegó a ser un ejemplo lo que no tiene que ocurrir para la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon. La autoridad de ese país advirtió, frente a la prensa, sobre los datos "alarmantes" en Chile, de altos contagios frente a un plan de vacunación que ha avanzado rápido. Sobre la consulta de abrir los viajes internacionales, advirtió sobre la peligrosidad de las nuevas variantes que circulan en países como Chile. 

El científico Stephen Reicher, quien es miembro del grupo asesor Covid-19 del gobierno escocés, también tuiteó: “Chile es una advertencia. Lo ignoramos bajo nuestro propio riesgo".

En México, donde el gobierno ha comenzado a distribuir la vacuna de Sinovac, como en Chile, incluso se preguntan sobre efectividad tras los altos contagios que ven en Chile.

En México, donde el gobierno ha comenzado a distribuir la vacuna de Sinovac, como en Chile, incluso se preguntan sobre efectividad tras los altos contagios que ven en Chile. El columnista Federico Arreola, en una columna difundida en redes sociales, incluso expresa su preocupación por el funcionamiento de la Sinovac ante lo que califica como “el desastre chileno”.

“Pensaron que con 20% de la población vacunada ya podían relajar las medidas de protección contra el coronavirus —es falso: se necesita vacunar a más del 70% de la sociedad para cantar victoria—, y convencidos de que ya estaban liberados se fueron de vacaciones por millones”, dice la columna.

“La “exitosa” campaña de vacunación en Chile se basó en la aplicación mayoritaria de la vacuna menos eficaz, la china Sinovac, que además de la pobre protección que proporciona, como muchas otras requiere dos dosis”, consigna.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Sergio Ainzúa Alucema ACUMULANDO MUERTOS Matar al mensajero fue la no sutil intención del doctor Paris, quien oficia, no se sabe si mucho tiempo más, de Ministro de Salud" al descalificar al New York Times y al Washington Post como partes de un complot para cuestionar la gestión sanitaria de Gobierno y justo cuando este se revolcaba en el delirio existista del apropiado proceso de la vacunación. En una columna del diario recien mencionado, se lee: “Con estas cifras (las de nuestra actual crisis sanitaria,con más de 8 mil contagios diarios y avanzando a cero camas críticas) el gobierno deja más claro cuál será su legado: haber mantenido al país en una permanente crisis política, social y ahora sanitaria, acumulando muertos por los que, más temprano que tarde, tendrá que rendir cuentas y aceptar su rotundo fracaso”. Eso tiene que haber herido al Ministro,siempre tan agradecido y mesurado, al punto de hacerle perder toda compostura; situación anímica de la cual aún no se recupera y menos, mucho menos, si siente la cercanía y hasta la respiración del anterior Ministro, Jaime Mañalic quien, ya se sabe, se ha convertido en consejero de cabecera de Piñera quien, a fin de cuentas,toma las decisiones. Ahora resulta que lo de ambos diarios estadounidenses no se trataba de un complot ni de una alianza o cofradía de última hora para perjudicar la gestión del Gobierno. Y como la verdad se niega a morir, hoy el juicio internacional también cuestiona y deja ver múltiples señales de incuestionable preocupación en torno a cómo se manejan las cosas en este ámbito en Chile. Piñera, por fin, logró convertirse en un ejemplo internacional. Un ejemplo de lo que no hay que hacer.

Añadir nuevo comentario